Apagón de Ledesma de 1976

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El apagón de Ledesma de 1976 fueron una seria de cortes del suministro eléctrico a través de la fábrica de Libertador General San Martín, ocasionados intencionalmente por la dictadura gobernante bajo el nombre de Proceso de Reorganización Nacional. Fue ocasionado entre el 20 y 27 de julio por los militares para así poder secuestrar unas 400 personas en Ledesma, las cuales eran estudiantes, militantes políticos o sociales, sindicalistas o alguna persona involucrada con la guerrilla.[1] [2]

Los apagones y el terror[editar]

El primer corte del suministro eléctrico se produjo el 20 de julio de 1976 a la medianoche en Libertador General San Martín y Calilegua. Relatos de la gente que vivieron el hecho cuentan que en un principio se imaginaron que se trataba de un corte de luz común, para reparar alguna instalación eléctrica o que fue productor de un desperfecto. Pero cuando la gente comenzó a escuchar ruidos de frenadas, arrancones bruscos de autos, personas que abrían puertas a patadas y gritos de la gente, los pobladores se percataron de que el pueblo de Ledesma estaba viviendo un episodio de represión y secuestro.[1]

El saldo fue de 400 personas secuestradas de las cuales 55 aún continúan desaparecidas, figuran entre la lista de los 30 000 desaparecidos por la dictadura. Entre ellos no se encuentra quien fuera intendente de Ledesma en la Década del ´50, el médico Luis Arédez, ya que el mismo fue secuestrado por las fuerzas de seguridad el día 24 de marzo de 1976. Su esposa Olga Arédez fue una de las personas que más se destacó en la búsqueda de los responsables del hecho.[3] Pero murió en el 2005 a causa de una supuesta bagazosis, una enfermedad que se manifiesta en personas expuestas a los polvos de la caña de azúcar enmohecida e irónicamente esta contaminación la produce la fábrica de azúcar Ledesma. Sin embargo, nunca pudo acreditar médicamente haber contraído esa enfermedad, habiendo perdido los juicios que iniciara con la intención de lograr cobrar una indemnización. Por otra parte, siempre llamó la atención de los vecinos, el hecho de que, en 100 años de existencia de la empresa, sería el único caso de bagazosis que se conoce en la ciudad.

Vinculación con la empresa Ledesma[editar]

Muchos vecinos que vivieron este hecho como también sobrevivientes testificaron y posteriormente denunciaron que directivos de la empresa agroindustrial Ledesma, proveyeron a los militares de personal y vehículos para la captura de personas. Se afirmó que en vehículos de la empresa Ledesma eran trasladados los detenidos, los cuales quedaban detenidos en las comisarías y luego trasladados a Buenos Aires, principalmente a un centro de detención existente en Guerrero.

Olga Arédez, luego de haber perdido en diferentes instancias el juicio por bagazosis que le iniciara a la empresa Ledesma, la vinculó directamente en el secuestro de personas:

Mi marido fue cargado en la parte trasera de una camioneta con el logotipo de la Empresa Ledesma impreso en las puertas de dicho vehículo. La camioneta era conducida por un empleado de la propia empresa (...) Posteriormente me entrevisté con el Administrador del Ingenio Ledesma, el Ingeniero Alberto Lemos. Él admitió que la Empresa había puesto sus móviles a disposición de la acción conjunta llevada a cabo por las fuerzas armadas, en sus palabras, "para limpiar al país de indeseables". También aseguró que mi esposo, debido a su actividad como asesor médico de los obreros, había resultado muy perjudicial para los intereses económicos de la empresa Ledesma.

Testimonio de Olga Aredes.[2]

En esa época el ingenio Ledesma no era el encargado de la distribución de la electricidad, esta ha sido acreditado en la causa judicial en la cual se investiga la responsabilidad de CPBlaquier, por lo que en modo alguno fueron los responsables directos de los cortes de luz. Para algunos, la supuesta ayuda que brindaba el ingenio tenía una razón, un ejemplo fue el secuestro de Luis Arédez; él era un médico que había sido trabajador en Ledesma y se habría enfrentado con los jefes de la firma para exigir mejores condiciones sanitarias para los trabajadores de Ledesma. Su gestión de trabajador en Ledesma duró poco, alrededor de un año, ya que renunció el 1° de octubre el año 1959. Así como el doctor Arédez varios de los secuestrados tenían vinculaciones con la empresa, auqnue en el caso de ésta, se había extinguido 16 años antes de que fuera secuestrado, y en su mayoría, estos había exigido en el pasado mejores condiciones laborales.[1]

Citación de Carlos Pedro Blaquier a la justicia[editar]

El 26 de abril de 2012 el fiscal federal de la provincia de Jujuy, Domingo Batule mandó a realizar dos allanamientos a dependencias de la empresa, el fiscal ordenó la indagatoria de Carlos Pedro Blaquier (presidente del ingenio Ledesma desde 1970) siendo citado el 11 de mayo a declarar el 17 del citado mes,[4] [5] en el marco de una causa que investiga violaciones a los derechos humanos acontecidos durante el Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983). El juez Fernando Poviña le prohibió salir de Argentina al empresario del ingenio jujeño, además mandó a detener a cuatro policías que habrían estado implicados en la noche del apagón.[6] Así mismo el abogado querellante, Pablo Pelazzo confirmó que Alberto Lemos (administrador de la empresa en la época del apagón) también tiene prohibida la salida del país, además deberá prestar declaración al día siguiente que Blaquier,[5] caso igual para el jefe de personal, Mario Paz de Ledesma en esos años.[3]

El 19 de mayo del mismo año la querella confirmó que solicitará la captura internacional de Blaquier, una vez que la Dirección de Migraciones confirme oficialmente el rumor de que salió del país.[7]

Finalmente Blaquier quedó procesado como cómplice en primer grado de la privación ilegal de la libertad agravada de 29 personas el 16 de noviembre de 2012. Además fue procesado el gerente administrativo de la empresa Ledesma, Alberto Lemos. El juez también remarcó las relaciones de Blaquier con José Alfredo Martínez de Hoz, los créditos que beneficiaron a Ledesma y las políticas de liquidación de los ingenios azucareros del norte del país que sirvieron para concentrar la industria en Salta y de Jujuy. A la fecha están pendientes la imputación por tormentos y homicidios, y el pedido de detención.[8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]