Ao Ao

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Ao Ao es el sexto hijo de Taú y Kerana y uno de los monstruos legendarios de la mitología guaraní.


Mitología[editar]

El Ao Ao es una especie de animal cuadrúpedo, con un gran parecido con una oveja, pero con cabeza de jabalí; y con la diferencia de que es más grande y además muy feroz. Posee la facultad de reproducirse solo y vive en una gran manada en las zonas más inhóspitas de cerros y montañas.

El Ao Ao se alimenta de carne humana y de oveja. Por eso es perseguido por capataces de estancias. Vive persiguiendo a las personas que se aventuran por los cerros. Una forma de escapar de este ser es subiéndose a una palmera pindó, considerado un árbol sagrado. De ese modo el Ao Ao queda desorientado, pierde el rastro de la víctima y abandona la persecución. Cualquier otro árbol será arrancado de cuajo por este personaje y su víctima caerá en sus garras.

Por su capacidad de reproducirse solo es considerado como la deidad de la fecundidad. Además era considerado como el dominador de los cerros y montañas.

Aó Aó es un animal maligno parecido a la oveja y se cree que es uno de los siete hijos de las dos deidades maléficas Taú y Keraná. Es caníbal y está armado de poderosas uñas con las cuales devora a cualquier persona que encuentra en su camino. Es dominador de cerros y montañas, y nadie puede salvarse de él ni bajo tierra ni en los árboles. Se dice que tiene varios hijos, todos caníbales y feroces como él. Cuando salen en manadas, persiguen a las personas y si estas tratan de salvarse trepando a los árboles, los Aó Aó van a rodearlas en círculo y a los gritos de ¡aó-aó-aó-aó! cavan las raíces de los árboles, los derriban y devoran a sus víctimas.

La única salvación contra este engendro es subir a una planta de pindó, pues con la palmera no puede, porque es árbol sagrado del Calvario, bendecido por Tupá por ser la única planta que alimentó a Jesús Infante por los duros caminos de Egipto,


Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

COLMAN, Narciso R. (Rosicrán): Ñande Ypy Kuéra ("Nuestros antepasados"), 1929.