Any Given Sunday

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Any Given Sunday
Título Un domingo cualquiera
Ficha técnica
Dirección
Producción Clayton Townsend
Lauren Shuler Donner
Guion John Logan
Oliver Stone
Música Bill Brown
Fotografía Salvatore Totino
Montaje Tom Nordberg
Keith Salmon
Stuart Waks
Stuart Levy
Protagonistas Cameron Diaz
Al Pacino
Dennis Quaid
James Woods
Jamie Foxx
Ll Cool J
Charlton Heston
Andrew Bryniarski
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1999
Género Drama
Duración 162 minutos
Clasificación Bandera de los Estados Unidos R
Bandera de Argentina +16
Bandera de España +18
Bandera de Chile +14
Bandera de México C
Bandera de Brasil +18
Bandera del Perú +14
Bandera de Australia MA
Idioma(s) Inglés
Compañías
Productora Warner Bros.
Ficha en IMDb

Un domingo cualquiera es una película de 1999 dirigida por Oliver Stone con la actuación de Al Pacino, Cameron Diaz, Dennis Quaid, Jamie Foxx, James Woods, Lawrence Taylor, Aaron Eckhart, y LL Cool J.

Argumento[editar]

Los otrora exitosos Miami Sharks, equipo de fútbol americano comandados por el entrenador Tony D'Amato (Al Pacino), está en apuros con varias derrotas consecutivas, falta de público y héroes en el ocaso de sus carreras, particularmente su Quarterback de 40 años, Jack "Cap" Rooney (Dennis Quaid), quien desesperadamente se aferra a lo poco que le queda como jugador profesional.

En el decimotercer juego de la temporada, sufre una lesión por lo que es sustituido por el segundo Tyler Cherubini, quién nada más entrar el campo se lastima el tobillo. D'Amato se ve obligado a poner el equipo en manos del joven Willie Beamen (Jamie Foxx), quien apenas conoce el manual de jugadas. Beamen juega con gran nerviosismo, llegando incluso a vomitar en el campo. Pero cumple a pesar de caer derrotados, una cuarta derrota consecutiva que demuestra que los métodos de D'Amato han quedado obsoletos.

Fuera del campo de juego, D'Amato tiene problemas con un fallido matrimonio y con sus hijos, y a menudo se encuentra en conflicto con Christina Pagniacci (Cameron Diaz), la joven presidenta y co-propietaria de los Sharks, que cuatro años atrás, ganaron dos campeonatos consecutivos, pero en el mundo del deporte profesional, esto es historia pasada. Ahora, ella intenta modernizar al equipo aunque eso implique deshacerse de sus héroes, incluyendo al entrenador.

Willie debe salvar la temporada del equipo clasificándolo a playoffs, lo cual logra, pero es un jugador con talento pero al que el éxito se le sube a la cabeza, lo cual molesta al entrenador. Willie, debido a sus experiencias en el fútbol colegial. Se siente usado por D'Amato y cree que cuando Cap vuelva, el retornará a su sitio en el banquillo para no salir nunca más. Esto desencadena diversos conflictos con sus compañeros que derivan en una humillante derrota en el último partido de la temporada.

Beamen recapacita pero conforme a lo planeado. Rooney se recupera y comandará al equipo en la primera ronda de los playoffs, dónde Miami visitará al poderoso equipo de Dallas. Cap logra una gran actuación hasta que cae lesionado de nuevo tras anotar un touchdown. Willie entonces tiene que volver al campo, y siguiendo el consejo de su entrenador intenta que el equipo crea en él para trabajar juntos y así, conseguir el triunfo.

Reparto[editar]

El director Oliver Stone tiene un papel no acreditado dentro de la película como narrador deportivo.

Otros datos[editar]

  • Oliver Stone escribió parte del guion de esta película en los años ochenta pensando en Charles Bronson como protagonista. Su primera opción para el papel de Tony D´Amato fue Robert De Niro.
  • La NFL se negó a colaborar con Oliver Stone por mostrar un punto de vista negativo sobre dicho deporte.
  • En la versión europea de la película se han cortado doce minutos para proporcionar un ritmo más rápido y duro.
  • En el principio de la película se escucha una frase de Vince Lombardi: "Creo firmemente que el mejor instante del hombre, la mayor satisfacción de todo lo que ha querido, es cuando ha entregado su corazón a una buena causa y yace exhausto en el campo de batalla, victorioso".
  • El carácter en cierto modo motivador de la película la ha hecho una referencia para equipos deportivos de todo el mundo. Sobre todo el discurso de D'Amato antes del último partido, dónde expresa que una pulgada es la diferencia entre ganar y perder y se tiene que trabajar juntos como un equipo para conseguirla.