Antrostomus vociferus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Chotacabras cuerporruín
Caprimulgus vociferusAAP065B.jpg
Macho adulto
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Subclase: Neornithes
Infraclase: Neognathae
(sin clasif.): Cypselomorphae
Orden: Caprimulgiformes
Familia: Caprimulgidae
Subfamilia: Caprimulginae
Género: Caprimulgus
Especie: C. vociferus
Nombre binomial
Caprimulgus vociferus
Wilson, 1812

El chotacabras cuerporruín, guabairo o atajacaminos mexicano (Caprimulgus vociferus) es una especie de ave Caprimulgiformes de la familia Caprimulgidae que vive en América del Norte y Central. El chotacabras se suele oír, pero es difícil de observar.

Descripción[editar]

Mide entre 22-27 cm de largo. Esta ave se confunde en ocasiones[2] con Caprimulgus carolinensis que tiene una llamada similar pero de menor tono y más lenta. Los adultos tienen un plumaje moteado. Las partes superiores son de color gris, negro y marrón, las inferiores son de color gris y negro. Tienen un pico muy corto rodeado de cerdas y un cuello negro. Los machos tienen una mancha blanca debajo de la garganta y puntas blancas en las plumas exteriores de la cola. En las hembras, estas son de color marrón claro.

Ecología[editar]

Se trata de un ave noctura que durante el día descansa en ramas o sobre hojas secas caídas donde pasa inadvertido gracias a su coloración protectora. Habita en bosques mixtos o de hoja caduca en el sureste de Canadá, este y suroeste de Estados Unidos y América Central. Las aves del norte migran al sureste de Estados Unidos y al sur de América Central. Las presentes en América Central son en gran medida residentes. Estas aves se alimentan en la noche, capturando insectos en vuelo (mariposas nocturnas, escarabajos y otros insectos), y que normalmente duermen durante el día. Anidan en el suelo, en lugares ocultos entre las hojas muertas, y por lo general ponen dos huevos a la vez. El ave permanecerá en el nido hasta casi ser pisado.

Esta ave está desapareciendo a escala local. Larry Penny ha registrado una disminución de 97% desde 1983 en el Estado de Nueva York. Se han propuesto varias razones para la disminución, como la destrucción del hábitat, la depredación por gatos y perros cimarrones, y el envenenamiento por insecticidas , pero las causas reales siendo difícil de encontrar.[3] No obstante, la especie en su conjunto no se considera amenazadas a nivel mundial debido a su amplia distribución.[4]

Referencias culturales[editar]

Debido a su etérea canción, el chotacabras es el tema de numerosas leyendas y se utiliza frecuentemente como un símbolo auditivo de la América rural. Una leyenda de Nueva Inglaterra dice que el chotacabras puede sentir el alma saliendo, y puede capturarla. Este es usado como trama en relato corto de H. P. Lovecraft "El horror de Dunwich". Esto está probablemente relacionado a una creencia anterior de nativos americanos y en general del folclore estadounidensede que el canto de estos pájaros es un presagio de muerte.[5]

Esta ave es mencionada en la famosa canción de Hank Williams titulada "I'm so lonesome I could cry", donde se dice que su canto es demasiado triste como para permitirle volar.

Referencias[editar]

  1. BirdLife International (2012). «Antrostomus vociferus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2012.1. Consultado el 13 de febrero 2013.
  2. Henninger (1906) combina el nombre científico de C. carolinensis con el nombre común de "Whip-poor-will". Como C. carolinensis no se produce en la zona, es obvio que se refiere a C. vociferus.
  3. PCM (2008)
  4. BLI (2004)
  5. Enciclopedia de las supersticiones, p. 716

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]