Antropogonía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Prometeo lleva el fuego a la humanidad, de Heinrich Friedrich Füger (c. 1817).

La antropogonía es la clase relato de carácter mítico-religioso sobre el origen del hombre, su creación o surgimiento y por extensión de su cultura.

La creación del hombre en Sumeria[editar]

Los sumerios, instalados en la Baja Mesopotamia, crearon varios relatos para la creación del hombre; en todos ellos aparece como siervo -aunque no esclavo- de los dioses. Ante la carencia de cuidados y atenciones, los dioses crearon a los hombres para que les hicieran templos, les confeccionaran vestidos y les consiguieran comida. Nammu creó al hombre con la arcilla del Abzu. Otras narraciones cuentan que el hombre brotó de la tierra igual que las plantas.[1]

La creación del hombre en Grecia[editar]

Existen varios mitos relacionados con la creación del hombre en la Antigua Grecia, el mito Pelasgo -el primer hombre-, el mito sobre las cinco edades o razas del hombre, el mito de Deucalión y Pirra y el mito del titán Prometeo, amigo de los hombres, para quienes robó el fuego a los dioses.[2]

En el mito de los Pelasgos, el primer hombre que brotó de la tierra de Arcadia es Pelasgo, a él siguieron otros a los que enseñó a construir cabañas y a alimentarse de bellotas, y a coserse túnicas de piel de cerdo.[3]

Según cuenta Hesiodo, el mito de las cinco edades o razas del hombre indica que, como un fruto más, los primeros hombres nacieron espontáneamente de la Tierra como súbditos de Crono. Estos primeros hombres fueron la denominada raza de oro, vivían sin preocupación, no envejecían y la muerte no era más que un sueño. Desaparecieron. Vino la raza de plata, comedores de pan, creados también por acción divina. Estaban sometidos a sus madres y eran pendencieros. Zeus los destruyó a todos. Vino después la raza de bronce, nacieron como frutos de fresnos, comían carne además de pan y eran guerreros e insolentes. La peste se los llevó a todos. La cuarta raza también era de bronce, aunque más noble y generosa, habían sido engendrados por dioses en mujeres mortales. Lucharon por Tebas, son héroes y habitan los Campos Elíseos. La quinta raza es la raza actual de hierro, descendientes indignos de la cuarta. Son degenerados, crueles, maliciosos, lujuriosos, malos hijos y traicioneros.[3]

En el mito del Titán Prometeo se cuenta que cuando ya estaba todo creado faltaba la criatura que pudiera albergar dignamente el espíritu. Prometeo bajó a la Tierra y cogiendo arcilla modeló una criatura a imagen de los dioses. Para animar esa arcilla modelada pidió a todos los animales cualidades, buenas y malas, y las encerró en el pecho de la figura. la olímpica Atenea, diosa de la sabiduría y amiga de Prometeo, quedó admirada e infundió en la figura el hálito divino.[4]

El mito de Deucalión (hijo de Prometeo) y su mujer Pirra cuenta como éstos se salvaron del diluvio provocado por la ira de Zeus, al construir una balsa en el monte Parnaso que les permitió su salvación. Zeus finalmente se apiadó y paró el diluvio. Deucalión y Pirra pudieron finalmente bajar a tierra y vieron que no quedaba ninguno de su especie. Ante un templo a Temis suplicaron la regeneración de la raza exterminada. La diosa Temis respondió: arrojad detrás de vosotros los huesos de vuestra madre. Entendió Deucalión que se refería a la gran madre Tierra por lo que fueron arrojando piedras que fueron conviertiéndose en humanos, la que arrojaba Deucalión tenína forma humana masculina y las arrojaba Pirra forma femenina. Así recuerda el hombre la tosquedad y dureza de donde procede.[5]

La creación del hombre en el Génesis[editar]

El Génesis es el primer libro de la Torá ("La Ley" o Pentateuco) y también el primer libro del Tanaj, la biblia hebrea (conocida por los cristianos como el Antiguo Testamento). La biblia es el conjunto de libros canónicos del judaísmo y el cristianismo

En los primeros capítulos del Génesis se describen en una forma popular el origen y creación del mundo, el hombre y la vida en general. La gran mayoría de los cristianos consideran los primeros capítulos del Génesis como escritos simbólicos, que no deben ser entendidos literalmente. Mientras que sólo unos pocos, los creacionistas y defensores de la teoría del diseño inteligente, creen que sean históricamente correctos.

La historia de la creación del hombre en el Huerto del Edén aparece en el segundo capítulo. En el primer capítulo Dios crea primero a los animales, y entonces crea al hombre y a la mujer a su imagen, sin establecer ninguna prioridad entre ellos; pero en el segundo capítulo, en la creación del Huerto del Edén, muchos ven que Yahweh Elohim crea a los animales, Adán y finalmente crea a Eva de una costilla de Adán, o de su costado según la traducción (Génesis 2:18).


Junto con el origen del hombre, en el relato Bíblico encontramos fechas, que teniendo en cuenta la fecha comúnmente aceptada del diluvio universal de 2370 a.E.C. nos permiten retroceder en la corriente del tiempo hasta 4026 a.E.C. fecha en la que se sitúa la creación de Adán. Esto se determina según Génesis 5:3-29 y Génesis 7:6, 11.

Si sumamos los 1.656 años de Génesis 5 a 2370 a.E.C., llegamos a 4026 a.E.C. para la creación de Adán, quizás en el otoño, puesto que en el otoño comenzaba el año en los calendarios más antiguos.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Génesis, 1.27)[6]

De la costilla que le había sacado al hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. (Génesis, 2.22)[7]

La creación del hombre en el Corán[editar]

El Corán es el libro sagrado del islam (religión monoteísta abrahámica), que para los musulmanes contiene la palabra de Dios. En el capítulo, sura o azora 53, referido a Alá, se dice:

Él ha creado las parejas, macho y hembra,
a partir de una gota de esperma cuando se eyacula.(Corán, 53: 45-46)

La creación del hombre en la religión escandinava[editar]

Para la mitología nórdica existen dos versiones o mitos sobre el origen del primer hombre. En uno de los mitos el primer hombre -Askr o fresno- y la primera mujer -Embla u olmo- nacen de los troncos de los árboles a los que tres dioses -Odín, Vili y - dotan de vida. En otra versión dos seres humanos salen del árbol cósmico Yggdrasill.[8]

Otros relatos sobre la creación y el origen del hombre[editar]

Todas las culturas y religiones tienen relatos o mitos sobre la creación del mundo y también sobre la creación del hombre. Los mitos sobre la creación son historias mitológico-religiosas que suelen describir la creación del mundo, del primer hombre, de la Tierra, la vida y, en general, del universo usualmente como un acto deliberado de creación realizado por una o más deidades.

Referencias[editar]

  1. Federico Lara Peinado, Himnos sumerios, Tecnos, 1988, Estudio preliminar, pág XXXVI y ss.
  2. Antropogonía griega, Henar Velasco López, Universidad de Salamanca
  3. a b Robert Graves 81981), Los mitos griegos, Ariel, 2007, pág. 9 y ss.
  4. Gustav Schwab, Las más bellas leyendas de la antigüedad clásica, Gredos, pág. 37
  5. Gustav Schwab, Las más bellas leyendas de la antigüedad clásica, Gredos, pág. 45-48
  6. Génesis, 1.27 - Biblia del Peregrino, Luis Alonso Schökel, Ega-Mensajero, pág 81
  7. Génesis, 2.22 - Biblia del Peregrino, Luis Alonso Schökel, Ega-Mensajero, pág 82
  8. Francisco Díez de Velasco, Hombres, ritos, Dioses, Trotta, 1995, pag. 226

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]