Antonio de Vea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Antonio de Vea, fue un marino español, asentado en Lima, Perú, recordado por haber dirigido en 1675 una expedición de exploración de los canales australes de Chile, en busca de posibles asentamientos ingleses.

Biografía[editar]

Se desconocen sus datos biográficos y sólo se puede deducir que era un experto navegante, pues en 1674 ya había alcanzado el grado de capitán de mar y tierra, además que en esa fecha el virrey del Perú le designó como jefe de una expedición que partiría a reconocer el estrecho de Magallanes.

Antecedentes de la expedición[editar]

La acción de los filibusteros en el mar Caribe y especialmente el asalto a la ciudad de Panamá por Henry Morgan en 1670, además de la toma de prisioneros ingleses en Valdivia de la expedición de John Narborough ese mismo año,y la información proporcionada por el indígena chono, llevado a Lima por el capitán Bartolomé Gallardo el año 1675, hicieron creer al virrey del Perú y al gobernador de Chile que efectivamente los ingleses se habían establecido en el estrecho de Magallanes o tierras adyacentes.

Ante esto el virrey don Baltasar de la Cueva Henríquez mandó reclutar tropas, recoger armas, fundir cañones y reconocer todos los buques mercantes que pudieran adaptarse para la guerra, pidió a las ciudades un donativo voluntario para ayudar en los gastos pero, como esta acción requería cierto tiempo, decidió enviar de inmediato una expedición de reconocimiento para confirmar las informaciones transmitidas por el indígena en el sentido de que ya había hombres extranjeros en territorio.

Expedición al Estrecho[editar]

El virrey colocó al mando de esta expedición al capitán don Antonio de Vea proporcionándole un navío Nuestra Señora del Rosario, y construyendo otros dos barcos más pequeños para navegar por los canales. Además embarcó en la flota ocho experimentados pilotos españoles para ayudar en la navegación y embarcó como práctico al indígena que había proporcionado la información sobre la existencoa de poblamientos en la región.

Las naves zarparon del puerto del Callao el 21 de septiembre de 1675 siguiendo la ruta del archipiélago Juan Fernández, que solo avistaron, recalando en el canal de Chacao el 13 de octubre. En la navegación del canal de Chacao, la nave de Vea chocó con la roca Remolinos sufriendo una gran avería que obligó a su capitán vararla en la costa para evitar su pérdida y poder repararla.

Con uno de los barcos menores y varias piraguas Vea zarpó el 30 de octubre al sur. Exploró durante dos meses los archipiélagos al norte del golfo de Penas sin encontrar a los ingleses. El aspecto de la región, el clima frío y lluvioso, la pobreza del suelo y la falta de vegetales útiles para la alimentación humana le convencieron que era imposible que allí se estableciesen colonias y que todo era un embuste de los indígenas por lo que decidió regresar al Perú.

Antes de poner proa al norte, el 13 de enero de 1676 fijó en la isla San Esteban, probablemente la actual isla Javier o la isla Wager en el golfo de Penas, una plancha de bronce haciendo constar que esas tierras eran propiedad de España. El 28 de enero llegó a Chacao luego de 3 meses de fatigosas y estériles exploraciones. Allí tuvo que permanecer otro mes en espera del capitán Iriarte que andaba explorando los canales.

Viaje del capitán Pascual Iriarte[editar]

Vea había dejado al capitán Pascual Iriarte a cargo de las reparaciones del navío averiado, pero como estas demoraban, Iriarte tomó otra nave en Chiloé y emprendió un viaje de reconocimiento llegando hasta la boca occidental del estrecho de Magallanes.

El 17 de febrero de 1676, estando en los islotes Evangelistas, quiso dejar un testimonio de dominio para lo cual envió un bote a tierra para colocarlo, en el que iba su propio hijo. Se levantó un mal tiempo y el bote y sus tripulantes se perdieron y nunca fue encontrados, regresando Iriarte al norte.

Regreso a Lima[editar]

Se reunieron en Chacao, en el canal de Chacao, y zarparon a Perú el 6 marzo , recalando en Valparaíso el 30 del mismo mes y llegando a Callao el 19 de abril de 1676. En ambos puertos el capitán Vea informó de la falsa alarma del poblamiento inglés. Los gastos en Perú habían sido enormes, se habían reclutado 8.433 hombres y durante todo ese tiempo en Lima no habían cesado las rogativas y procesiones para alcanzar la protección del cielo ante los ingleses.

El virrey decretó la disolución de las tropas, felicitó a los expedicionarios y castigó al indio autor de los rumores con 200 azotes y presidio perpetuo en la isla San Lorenzo del Callao.

Legado[editar]

Esta exploración tuvo el mérito de haber despejado las dudas sobre el establecimiento de poblados ingleses en las cercanías del estrecho de Magallanes lo que permitió a las colonias de las costas del Pacífico vivir cierto tiempo en paz y tranquilidad.

Véase también[editar]

Bibliografía utilizada[editar]

  • Anuario Hidrográfico de la Marina de Chile – Año XI (1886). Espedición de Antonio de Vea (1675-1676). Santiago - Chile – Imprenta Nacional. 
  • Instituto Geográfico Militar (1970). Atlas de la República de Chile. Santiago - Chile - Instituto Geográfico Militar. Segunda edición. 
  • Instituto Hidrográfico de la Armada de Chile (1974). Atlas Hidrográfico de Chile. Valparaíso - Chile - Instituto Hidrográfico de la Armada. Primera edición. 
  • Instituto Hidrográfico de la Armada de Chile (1981). Derrotero de la Costa de Chile Volumen II. Valparaíso - Chile - Instituto Hidrográfico de la Armada. 5ª edición. 
  • Instituto Hidrográfico de la Armada de Chile (1982). Derrotero de la Costa de Chile Volumen III. Valparaíso - Chile - Instituto Hidrográfico de la Armada. 5ª edición. 

Enlaces externos[editar]