Antonio Vidaurre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Antonio Benito Vidaurre de Orduña, (Madrid, 24 de enero de 1724 - íd, 2 de octubre de 1780), pintor, poeta y autor dramático español del siglo XVIII.

Biografía[editar]

Hijo de un vizcaíno oficial de la Contaduría de la renta del tabaco, casó en 1742 con María Ángela McCarty, de origen irlandés, que falleció a los doce años de matrimonio y que no le dio hijos que superaran la infancia, por lo que determinó hacerse sacerdote y el conde de Altamira le propuso para un beneficio de la ciudad de Baena. Le ordenó en Segovia su amigo el obispo Alonso Marcos de Llanes Argüelles en 1776. Estuvo empleado en las contadurías de diversos nobles: la marquesa de Astorga, la duquesa de Atrisco y la condesa de Baños, y de sacerdote sirvió a las congregaciones de San Pedro y de Nuestra Señora de la Esperanza; acumuló algunos conocimientos sobre pintura, paleografía y matemáticas. Poco antes de fallecer de asma, dispuso que se quemaran los sainetes que compuso, como en efecto se hizo, de suerte que son raros de encontrar, y está enterrado en la Parroquia de San Sebastián de Madrid.

Como pintor fue de mediana inspiración y algunos de sus cuadros colgaban según José Antonio Álvarez y Baena en sus Hijos de Madrid ilustres en el Convento de Trinitarios Descalzos, en la casa del marqués de Mortara y en el Oratorio del arzobispo de Sevilla Llanes ya citado. Aunque escribió algunas piezas dramáticas de mayor calado, como la comedia La famosa Arcadia, representada por Martínez y que duró 23 días en cartel, o La gran clemencia de Tito, La ventura con el sueño reintegra el cetro a su dueño o El Job de la ley de gracia, se consagró al teatro popular y en especial a escribir loas como El divino monte de piedad o El divino médico del agua, sainetes y piezas menores, como el fin de fiesta Del gracejo en la demanda todo es una mojiganga (1763). Imitador de Pedro Calderón de la Barca, de suerte que incluso continuó su auto sacramental El gran teatro del mundo, tanto para Ramón de la Cruz como para Leandro Fernández de Moratín era uno de los representantes de la comicidad burda y sin ideales ilustrados que tanto aborrecían.

Obras[editar]

  • Funestos ayes ... que á impulsos de el dolor, y estimulos del pesar, tributa el fiel affecto de un corazón cortesano al nunca bien sentido fallecimiento de nuestro inclyto monarca D. Fernando VI. Madrid, 1759.
  • Metrico jubilo... de la solemne proclamación, y feliz elevación al trono de la monarquia Española del inclyto... D. Carlos de Borbon, tercero de este nombre..., Madrid, 1759.
  • Rendido elogio que con motivo de la beatificación del Beato Simón de Roxas consagra la humilde pluma de don Antonio Benito Vidaurre de Orduña, Madrid Ofic. de Antonio Marin, 1766.
  • Compedio de la Passion de N. S. Jesu-Christo, resumida en un soneto por d. Antonio Benito Vidaurre, quien le dedica á la excma. señora marquesa de Astorga, duquesa de Atrisco &c. su ama, y señora [S.l.] [s.n.] [S. XVIII]

Fuentes[editar]