Antonio Machado Álvarez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Antonio Machado Álvarez, más conocido por su seudónimo Demófilo (Santiago de Compostela, 6 de abril de 1846Sevilla, 4 de febrero de 1893), fue un escritor, antropólogo y folclorista español. Hijo del médico y naturalista Antonio Machado y Núñez y padre de los poetas Manuel Machado y Antonio Machado.

Biografía[editar]

Su madre, Cipriana Álvarez Durán (Sevilla, 1827). Su padre, Antonio Machado y Núñez (Cádiz, 1812), fue catedrático de Ciencias Naturales en la Universidad de Sevilla; en esta ciudad transcurrió gran parte de su vida y en ella estudió Filosofía y Derecho. Su maestro Federico de Castro le inculcó las ideas del evolucionismo y del krausismo, con lo que posteriormente se inclinará a la filosofía social utilitarista de Herbert Spencer. Ocupó interinamente la cátedra de Metafísica en la Universidad de Sevilla y ejerció también como juez municipal. Hombre muy inquieto, abrió bufete de abogado. Fue nombrado catedrático de Folclore en la Institución Libre de Enseñanza (Madrid) y participó activamente en la Revista Mensual de Filosofía, Literatura y Ciencias (1869–1874), con sus primeros trabajos sobre literatura popular. En el verano de 1982, acuciado por problemas económicos aceptó un puesto de abogado que le ofrecían unos amigos en San Juan de Puerto Rico. Apenas llegado a la isla cae enfermo. Es rescatado por su cuñado y llevado de vuelta a Sevilla donde muere el 4 de febrero de 1893, con apenas cuarenta y siete años.[1]

Librepensador y de ideología liberal progresista muy próxima al krausismo, fue padre, junto con Ana Ruiz Hernández, de cinco hijos entre los que se encuentran los poetas Manuel y Antonio Machado. A causa de la tradición familiar materna, sintió siempre un gran interés por la literatura popular y de hecho sus hijos aprendieron casi a leer en el Romancero de su pariente Agustín Durán. Desde su creación en 1871, formó parte de la Sociedad Antropológica Sevillana junto con su padre e impulsor de dicha institución, Antonio Machado y Núñez. Publicó junto al krausista Federico de Castro Cuentos, leyendas y costumbres populares (1872). El interés por los estudios folclóricos se plasmará de nuevo en la revista La Enciclopedia (1877), de periodicidad decenal, en cuyas páginas creó una sección permanente sobre literatura popular.

Londres en 1878 A raíz de la creación de la primera sociedad de folclore, madura la idea de crear algo semejante en España; Cuando el romanista e hispanista Hugo Schuchardt viajó a España en 1879, entabló amistad con él y mantuvo una crecida correspondencia sobre el folclore español. Por fin el 3 de noviembre de 1881 hace públicas las Bases de la organización de El Folclore Español, «sociedad para la recopilación y estudio del saber y las tradiciones populares». De este modo se constituye la sociedad El Folclore Andaluz y se inicia la creación de sociedades regionales y locales en función de sus peculiaridades lingüísticas, geográficas y culturales de las distintas comarcas de España entera. En marzo de 1882 creó además una revista homónima mensual y febrero de 1883 que, al año siguiente, pasó a llamarse El Folclore Bético-extremeño y que ha sido reimpresa varias veces modernamente en edición facsímil.

La obra del pueblo español, la del primero y más importantes de los factores de la historia patria, ha sido completamente desatendida hasta aquí, y por nadie estudiada; diríase, o que en España no ha existido pueblo, o que su papel se ha limitado sólo al tristísimo simbolizado en aquella fórmula que ha hecho considerar a algunos de nuestros concilios como el origen de nuestras Cortes: omni populo asentiente, esto es, media docena de infelices que movían afirmativamente la cabeza cuando hablaban el obispo o el magnate que les proporcionaba el sustento. La grave falta de todos los historiadores y especialmente de los de España de concretar sus investigaciones al conocimiento de los hechos que realizó una persona o, cuando más, una clase determinada, hace que la historia, que a nuestro juicio debiera ser el complejo, no la suma, de las biografías de todos los individuos, diste mucho de ser una ciencia todavía.

Machado, 1882-83: 7

Antonio Machado tenía pues una concepción muy moderna sobre la nueva ciencia del Folclore o, como él escribía, Folk-Lore, y conocía y había traducido del inglés algunas de las obras capitales de la disciplina antropológica, como la de Tylor, por ejemplo. De hecho, aventuró su propia definición de la disciplina:

Esta es, para mí, la ciencia que tiene por objeto el estudio de la humanidad indiferenciada o anónima, a partir desde una edad que puede considerarse infantil hasta nuestros días.

Machado tenía una idea muy moderna de lo que era el pueblo, muy diferenciada del habitual Volkgeist o espíritu de la raza herderiano:

No es ya para mí el pueblo un ser impersonal y fantástico, una especie de entelequia de que son órganos ciertos hombres a quienes por esta razón decimos del pueblo, sino el grado medio que resulta de la cultura de un número indeterminado de hombres anónimos, es decir, que no han tenido la energía orgánica necesaria para diferenciarse de los otros lo suficiente para tener una personalidad distinta y propia, razón que les obliga a aceptar y adoptar como suyo, completamente suyo, lo producido por otros.

Machado, 1883: 50

En Madrid dirigió una colección de libros de y sobre folclore, la Biblioteca de Tradiciones Populares (1883–1888), que alcanzó once volúmenes. A la sociedad andaluza siguieron luego la extremeña, castellana, gallega, asturiana y catalana. Los amigos de Antonio Machado y Álvarez se contagian de su afición al folclore y se convierten en folkloristas ellos mismos, como Luis Romero y Espinosa.

En ambas publicaciones contó con la ayuda intelectual, editorial y económica de Alejandro Guichot y la colaboración, entre otros, de Luis Montoto, Francisco Rodríguez Marín y otros. También publica una colección de enigmas y adivinanzas y se adentra en el estudio del flamenco y la flamencología con la Colección de cantes flamencos, primera antología de esta expresión poética.

Tradujo del inglés la obra de William George Black Medicina popular: un capítulo en la historia de la cultura (Madrid: El Progreso Editorial, 1888), la clásica de Edward B. Tylor Antropología o Introducción al estudio del hombre y la civilización (Madrid: El Progreso Editorial, 1887, reimpresa tres veces más); y del francés, anotada por él mismo, la segunda edición de las Investigaciones acerca de la historia y de la literatura de España durante la Edad Media de Reinhart Dozy (Sevilla: Administración de la biblioteca científica-literaria y Madrid: Librería de D. Victoriano Suárez, sin año, pero 1872, dos vols.). Mantuvo una activísima correspondencia, entre otros con el ya citado Hugo Schuchardt, pero también con los escritores Teófilo Braga y Manuel Martínez Murguía.

Obras[editar]

  • Obras Completas, ed. Enrique Baltanás, Sevilla, Biblioteca de Autores Sevillanos, 2005, 3 vols.
  • Biblioteca de las Tradiciones Populares Españolas, Sevilla: Francisco Álvarez y Cª, 1883–1886 (Madrid: Est. Tip. de Ricardo Fé) 1882 a 1888, once vols. Contiene: t. I: Introducción / Antonio Machado Álvarez. Fiestas y costumbres andaluzas / Montoto y Rautenstrauch. Cuentos populares / Antonio Machado Álvarez. II: El folk-Lore de Madrid / por Eugenio de Olavarria y Huarte. Juegos infantiles de Extremadura / recogidos y anotados por Sergio Hernández de Soto. De los maleficios y los demonios / de Juan Nyder, trad. del latín por J. Mª Montoto y Vigil. III: El mito del basilisco / Guichot. Continuación de los juegos infantiles de Extremadura / Sergio Hernández de Soto. De los maleficios y los demonios. IV: Folk-Lore gallego / E. Pardo Bazán y otros escritores de Galicia. Conclusión de los maleficios y continuación de fiestas y costumbres andaluzas. V: Estudios sobre literatura popular, primera parte / Antonio Machado Álvarez. VI: Apuntes para un mapa topográfico-tradicional de la villa de Burguillos perteneciente a la provincia de Badajoz / por Matías R. Martínez. Tradiciones de Extremadura / C.A.D. VII: Cancionero popular gallego y en particular de la provincia de La Coruña: tomo I / José Pérez Ballesteros. VIII. A rosa na vida dos povos / Cecilia Schmidt Branco. Folk-lore de Proaza / L. Giner Arivan. IX: Cancionero popular gallego y en particular de la provincia de La Coruña: tomo II / José Pérez Ballesteros. X. Cuentos populares de Extremadura / recogidos y anotados por Sergio Hernández de Soto. XI: Cancionero popular gallego y en particular de la provincia de La Coruña: tomo III / José Pérez Ballesteros. A partir del t. II el ed. pasa a ser Alejandro Guichot y Compañía. Posteriormente, desde el t. VII la colección es editada en Madrid en la Librería de Fernando Fé.
  • «El folclore del niño», en España, 1885–1886, tomos CV–CVI.
  • Colección de cantes flamencos, 1881; muy reimpreso, por ejemplo como Cantes flamencos recogidos y anotados M., Ediciones Cultura Hispánica, 1975.
  • Colección de enigmas y adivinanzas, 1833.
  • Batallas del libre pensamiento, 1885.
  • Artículos varios, 1904, volumen I de sus Obras completas.
  • Junto a Federico de Castro, Cuentos, leyendas y costumbres populares, 1872.
  • Adivinanzas francesas y españolas Sevilla, 1881 (Imp. de El Mercantil Sevillano).

Referencias[editar]

  1. Gibson, Ian (2006). Ligero de equipaje. Madrid: Santillana Editores G. p. 73. ISBN 8403096860. 

Bibliografía[editar]

  • PINEDA NOVO, Daniel, Antonio Machado y Álvarez. Vida y obra del primer flamencólogo español. Madrid: Ed. Cinterco y Fundación Andaluza de Flamenco, 1991.
  • Cartas a Schuchardt. La correspondencia inédita de los folkloristas y otros intelectuales españoles con el romanista y lingüista Hugo Schuchardt. Sevilla: Fundación Machado, 1996.
  • BALTANÁS, Enrique, Los Machado. Una familia, dos siglos de cultura española, Madrid: Fundación José Manuel Lara, 2006.

Enlaces externos[editar]