Antonio Brú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Antonio Brú Espino (Madrid, España, 1962) es Doctor en Física por la Universidad Complutense de Madrid (1995). Ha trabajado desde 1990 hasta 2002 en el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) en Madrid. Entre 2002 y 2005 trabajó en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y desde 2003 es profesor en el Departamento de Matemáticas Aplicadas de la Universidad Complutense de Madrid.

Investigación sobre el cáncer[editar]

Antonio Brú comienza sus investigaciones sobre la dinámica del crecimiento tumoral en 1993.[1] En mayo de 2005, la Universidad Complutense realizó un comunicado de prensa[2] donde puso en conocimiento la inminente publicación en Journal of Clinical Research[3] del artículo científico Regulation of neutrophilia by granulocyte colony-stimulating factor: a new cancer therapy that reversed a case of terminal hepatocellular carcinoma[4] por Antonio Brú y su equipo. Este anuncio creó una fuerte controversia en la clase médica, medios de comunicación y opinión pública, ya que afirmaba que el cáncer avanzado se podría tratar y curar si se consigue una inflamación peritumoral persistente y duradera, a base de neutrófilos, utilizando un factor de crecimiento de neutrófilos (G-CSF) usado ya en oncología para recuperar los niveles de estas células sanguíneas tras la quimioterapia.

El hecho de que Brú fuese un profesor de la Universidad Complutense, que hubiesen colaborado previamente con él investigadores del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y que la teoría que él postulaba era una mezcla de matemáticas y biología, hizo que la noticia alcanzase una gran transcendencia mediática al asegurar que el enfermo desahuciado había vuelto a trabajar, que había otro caso exitoso en vías de publicación y que, por tanto, el éxito de su terapia era hasta la fecha del 100% (dos tratados, dos curados). Ello hizo que muchos enfermos de cáncer en situación terminal reclamasen el tratamiento a sus médicos en forma compasiva o recurriesen a la automedicación.

La base teórica y experimental que sustenta la hipótesis procede de estudios matemáticos y de la valoración del crecimiento de colonias de células tumorales in vitro e in vivo. El crecimiento de las colonias, según sus investigaciones, tiene unas características determinadas:

-Su dinámica se debe principalmente al contorno de las células y la tendencia de una célula para duplicar la interfaz es una función de la curvatura local: Physical Review Letters (1998) "Super-Rough Dynamics on Tumor Growth"[5] (con 49 citas index)
-Todas las colonias celulares estudiadas mostraron exactamente la misma dinámica de crecimiento que corresponden a la epitaxia de haces moleculares la clase de universalidad (MBE). La dinámica de MBE se caracterizan por 1), una tasa de crecimiento lineal, 2), la restricción de la proliferación celular a la colonia de la frontera del tumor, y 3), la difusión de la superficie de las células en el borde de crecimiento. Biophysical Journal (2003) "The Universal Dynamics of Tumor Growth".[6] (con 110 citas index)
-El crecimiento del tumor es un fenómeno superficial MBE en el que la difusión en la superficie es el factor determinante. Los informes de experimentos realizados en ratones muestran que esta dinámica puede cambiar al estimular la respuesta inmune, que indujo la fuerte neutrofilia alrededor del tumor. Los neutrófilos obstaculizan tanto la difusión de la superficie celular e indujo una nueva dinámica compatible con el lento apagado, el trastorno Edwards clase universalidad Wilkinson. También fueron vistos efectos clínicos importantes, incluyendo necrosis tumoral notablemente alta (alrededor del 80% -90% del tumor), un aumento general del tiempo de supervivencia, e incluso la eliminación total de algunos tumores. Physical Review Letters (2004) "Pinning of Tumoral Growth by Enhancement of the Immune Response".[7] (con 18 citas index)

Antonio Brú y su equipo describen cómo todas las células crecen siguiendo un mismo patrón, lo que denominan Dinámica Universal del Crecimiento Tumoral. Esta dinámica puede ser expresada según una ecuación que describe el proceso de crecimiento. Una de las características críticas de esta ecuación es la actividad que las células tienen en el borde de la colonia tumoral. A. Brú descubrió que estas células se movían en busca de espacio entre la rugosidad del propio borde tumoral, situación más propicia para el crecimiento.[8] De ahí supuso que rellenando este espacio con otras células (neutrófilos) podría impedir la movilidad de las células tumorales encapsulándolas, pasando de un estado proliferativo a un estado quiescente y, por fin, a la necrosis. Hay que puntualizar que según la Dinámica Universal del Crecimiento Tumoral, el tipo de tumor sólido en sí no es lo importante, ya que todos crecen de la misma manera, aunque con distintos coeficientes de crecimiento. Esta hipótesis es contraria a la aceptada hoy en día por la oncología convencional en dos puntos: el tipo de crecimiento, que generalmente se considera exponencial y Brú habla de lineal; y el principal motivo para ese crecimiento, que es la búsqueda de nutrientes y Brú habla de espacio.[9]

Aunque Antonio Brú ha solicitado públicamente la realización de ensayos clínicos independientes para confirmar los resultados, estos no se han llegado a realizar. Se habló de que en el hospital Ramón y Cajal de Madrid se llevarían a cabo dichos ensayos sobre 25 enfermos, pero el comité ético no encontró satisfactoria la documentación aportada[10] y el hospital se retiró del ensayo antes incluso de que Brú lo rechazara.[11] En 2007 el equipo encabezado por Antonio Brú presentó una nueva propuesta de ensayo clínico en la Fundación Puigvert de Barcelona, esta vez para tumores de próstata, pero nuevamente fue denegada como se explica en la última carta de A. Brú dirigida a la opinión pública.[12]

En diciembre del 2009, Europa Press[13] y SINC (servicio de información y noticias científicas)[14] informan del artículo publicado por este equipo en Medicinal Research Reviews, y donde hacen una recopilación exahustiva de todos los experimentos publicados en los últimos 40 años en relación con el papel de los leucocitos neutrófilos y el crecimiento tumoral.

A principios del 2010 se publica un nuevo trabajo, presentado en Hindawi Mediators of Inflammation, donde se informa que las citotoxinas de las líneas celulares del adenocarcinoma colorrectal y carcinoma escamoso de faringe, son sensibles como focos de inflamación y adhesión de los Neutrófilos (PMN) a las células tumorales.

Situación actual de su investigación contra el cáncer[editar]

Según las declaraciones del propio Antonio Brú en su página web,[15] la revistas Dsalud[16] y Revista Fusión,[17] los ensayos clínicos solicitados han sido denegados por los oncólogos españoles, y los grupos afines y la investigación independiente podría paralizarse por falta de apoyo financiero.

A fecha de diciembre del 2009, tanto Antonio Brú como su equipo multidisciplinar, siguen investigando.

Críticas[editar]

Las investigaciones de Brú han sido acogidas con gran escepticismo dentro de la comunidad oncológica española. Surgieron dudas sobre la realidad del caso publicado y solidez de la teoría que sustentaban el efecto antitumoral del G-CSF.

Las críticas más habituales han sido:

  • La teoría es inverosímil y no está demostrada en fase preclínica, ya que el número de animales utilizado es muy inferior al de un estudio medio y el tipo de tumor analizado no tiene equivalencia en humanos.[18] Esta razón ha sido esgrimida por Fundación Puigvert de Barcelona para rechazar una propuesta de ensayo clínico en pacientes con cáncer de próstata solicitada por Brú.[19]
  • Brú no es médico y, según representantes de la SEOM y la AECC, la investigación clínica en Oncología (es decir, en este caso el seguimiento del paciente con cáncer hepático) debe ser realizada por médicos especializados.[20] [21]
  • ...habría que hacer una auditoría para ver "si realmente se trataba de un cáncer". De momento, añade, "sólo sabemos lo que dice el autor, que es matemático, no médico". Eduardo Díaz Rubio, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).[22]
  • El nivel de la revista es una manera de someterte a la crítica de tus compañeros, por lo que si el resultado fuese realmente tan espectacular hubiese aparecido en una publicación de mayor categoría. Joaquín Arribas, jefe de Investigación Oncológica del Instituto de Investigación Vall d'Hebron de Barcelona.[22]
  • G-CSF se ha venido suministrando a los pacientes de cáncer más de una década sin que se hayan observando propiedades curativas.[23]
  • Sólo ha investigado dos casos y publicado uno sin biopsia. Un solo paciente no constituye un experimento clínico, ya que los resultados pueden deberse a otros factores y por lo tanto no es suficiente para extraer conclusiones[24]
  • Ha tratado a pacientes sin haber realizado una investigación previa suficientemente rigurosa.[22]
  • Parte de los médicos que colaboraron al principio con las investigaciones de Brú dejaron de hacerlo tras considerar que se arriesgaba demasiado con su hipótesis. Eso dejó a Brú con los investigadores iniciales provenientes de su familia y círculo de amistades.[24]

La terapia propuesta por Brú no ha sido validada científicamente, algo que se achaca a las múltiples trabas administrativas que se han encontrado el equipo y esta investigación en España. En las críticas, Antonio Brú esperaba encontrarse refutaciones científicas fundamentadas, pero desde el primer día recibió ataques de la clase oncológica española,[22] [25] [21] reiterados ataques mediáticos,,,[21] [24] [23] (el último respondido por Brú[26] ), cancelaciones de conferencias.[27] [28] Y a pesar de que el presidente de la SEOM en aquella fecha, Antonio Antón, aplaudía la noticia y decía que sin duda merece la pena un ensayo clínico[29] llama la atención que dijese cosas distintas el mismo día, la misma persona, pero en medios distintos.[25] A los pocos días, la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica), la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), así como los máximos responsables de la oncología en España comenzaron a verter duras críticas contra la propuesta del señor Brú, ya que según ellos, sus hipótesis carecen de base científica.[20] [22] [25]

No consta en ninguna publicación matemática que las premisas o los resultados de Brú sean incorrectos, aunque las conclusiones derivadas de éstas se cuestionan en algunas publicaciones de Medicina y Biofísica[30]

Para The Lancet Oncology[31] o para la prestigiosa y reconocida matemática Natalia L. Komarova, en su artículo "Mathematical modeling of tumorigenesis: mission possible",[32] tales conclusiones son ampliamente valoradas y aplaudidas.

Antonio Brú ha solicitado públicamente la realización de ensayos clínicos que confirmen sus descubrimientos y ha repetido en diversas ocasiones que hasta el momento no ha tenido ni una sola crítica de carácter científico, ni siquiera para denegarles proyectos y que le hubiera gustado que se generase una discusión científica honesta, que sin duda, hubiera sido enriquecedora para todos. [15] [26] [33]

Referencias[editar]

  1. «Un grupo español prueba con éxito una nueva terapia en un paciente de cáncer>el pais.com 31-5-05».
  2. «Una investigación española que logra la curación de un cáncer de hígado en fase terminal mediante el fortalecimiento del sistema inmunológico> U.C.M.».
  3. Regulation of neutrophilia by granulocyte colony-stimulating factor: a new cancer therapy that reversed a case of terminal hepatocellular carcinoma 8: 9-13 [1].
  4. «Regulation of neutrophilia by granulocyte colony-stimulating factor: a new cancer therapy that reversed a case of terminal hepatocellular carcinoma> Journal of Clinical Research».
  5. Publicación 1998:[2]
  6. Publicación 2003 (MBE):[3]
  7. Publicación 2004:[4]
  8. Imagen movimiento: [5]
  9. «Descubierta la dinámica universal del crecimiento tumoral».
  10. «El tratamiento propuesto por Brú encierra riesgos severos> elmundo.es salud, 21-1-06, suplemento 648».
  11. «REFUTACIÓN DEL ARTÍCULO DE "EL MUNDO" DEL 21-01-06 CONTRA LA PROPUESTA TERAPÉUTICA DE ANTONIO BRU en la página 53».
  12. «EN RELACIÓN A LAS NOTICIAS APARECIDAS RECIENTEMENTE. Madrid, 20 de julio de 2007».
  13. «Especialmente los neutrófilos.El sistema inmunitario innato puede incidir en el crecimiento tumoral».
  14. «Refuerzan la teoría de la respuesta inmunitaria innata como nueva vía en la lucha contra el cáncer».
  15. a b http://www.mat.ucm.es/~abruespi
  16. Dsalud:[6]
  17. Revista fusión: [7]
  18. «Phys. Rev. Lett. 92 (2004): A. Brú, S. Albertos, J. A. García-Asenjo, and I. Brú - Pinning of Tumoral Growth».
  19. ayudacancer.wordpress.com.
  20. a b «Comunicado de prensa conjunto SEOM y AEEC (jun-2005)».
  21. a b c «Autorizaciones inauditas> elmundo.es salud, suplemento 627».
  22. a b c d e «Críticas a un estudio español que asegura haber curado un tumor > elmundo.es salud».
  23. a b «El tratamiento propuesto por Brú encierra riesgos severos> elmundo.es salud, suplemento 648».
  24. a b c «El extraño caso del profesor Brú> elmundo.es salud Suplemento 620».
  25. a b c «"Debemos velar por que no se engañe al paciente con cáncer"> elmundo.es salud, Antonio Antón, presidente de la SEOM, 31-5-05».
  26. a b http://www.mat.ucm.es/~abruespi/Indexnew.html
  27. «Los oncólogos vetan una charla de Brú en un congreso médico en Ourense».
  28. «"El mundo no se acaba en España, habrá que irse fuera"».
  29. «"Sin duda merece la pena un ensayo clínico"> el pais.com, Antonio Antón, presidente de la SEOM, 31-5-05».
  30. [8],[9]
  31. The Lancet Oncology [10]
  32. Natalia L. Komarova[11]
  33. «Discovery Dsalud >>> Antonio Brú: "Bastaría Potenciar El Sistema Inmune Para Superar El Cáncer" <<<».

Artículos publicados en revistas científicas[editar]

Documentos gráficos[editar]

  • Conferencia realizada el 12 de noviembre de 2008 en U.C.M. bajo el título: Matemáticas y cáncer [12].
  • Conferencia realizada el 19 de noviembre de 2008 en U.C.M. bajo el título: Matemáticas y Tuberculosis [13].