Anomalocarididae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Anomalocarididae
Rango temporal: Cámbrico-Devónico Inferior
Família Anomalocaridae.PNG
Anomalocaris, Schinderhannes y Kerygmachela, tres géneros de anomalocarídidos.
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Lobopodia
Clase: Dinocarida
Orden: Radiodonta
Familia: Anomalocarididae
Géneros
[editar datos en Wikidata ]
Región bucal de Laggania.

Los anomalocarídidos o anomalocáridos (Anomalocarididae) ("gambas extrañas")[1] son una familia extinta de animales marinos muy antiguos conocidos a partir de fósiles hallados en yacimientos del Cámbrico en China, Norteamérica, Australia y el norte de África.[2] Los anomalocarídidos son los animales del Cámbrico más grandes conocidos (algunas formas chinas llegaron a los 2 metros de longitud), y muchos de ellos fueron probablemente carnívoros activos (aunque hay indicios de que un género, Laggania, se alimentaba de plancton). Los anomalocarídidos prosperaron durante el Cámbrico (inferior y medio), y sobrevivieron hasta el Devónico Inferior.

Características[editar]

Los anomalocarídidos eran animales segmentados nadadores, y que alrededor de la boca tenían dos apéndices que se asemejan al cuerpo de las gambas. La boca era una estructura circular con la forma de una rodaja de piña, pero con un anillo de dientes duros y afilados en el orificio central. La boca era más rectangular que redonda, y los dientes no se encontraban en la mitad. Esto les permitía escarbar las corazas de pequeños artrópodos como los trilobites. De hecho, se han hallado muchos trilobites con marcas de mordeduras. Los anomalocáridos también tienen ojos grandes y un cuerpo flanqueado por una serie de lóbulos para nadar.

En comparación con muchas de las otras criaturas marinas de sus tiempos, los anomalocáridos eran extremadamente ágiles. Los lóbulos de sus flancos se podían mover en forma de onda, cosa que les permitía moverse a grandes velocidades o simplemente "levitar". La coraza de los anomalocáridos era más flexible que la de sus presas, permitiendo una mayor movilidad.

Después de morir, aquellos grandes organismos tendían a desintegrarse y a quebrarse en trozos; esto solía pasar cuando mudaban la piel. Fósiles completamente intactos de los anomalocáridos son muy raros. Cuando fueron descritos los fósiles por primera vez, los brazos de alrededor de la boca fueron clasificados como artrópodos de otro tipo, se pensaba que la boca era una medusa fosilizada denominada Peytoia y que el cuerpo era un esponja llamada "Laggania", sin relacionarlos con la cabeza. Las piezas no fueron finalmente relacionadas hasta los años 80; desde entonces se ha descrito una serie de géneros y especies, que se diferencian en pequeños detalles de los brazos, en si tienen cola o no, en la situación de la boca, etc. Curiosamente, cuando aquellos fósiles están totalmente reconstruidos, sí que se asemejan (en su aspecto exterior) a una gamba gigante, con un par de apéndices cerca de la boca.

El nombre Anomalocaris se refería originariamente a los brazos (que fueron la primera parte que recibió un nombre), y después se aplicaron al resto del animal entero a causa de la ley de prioridad de la nomenclatura zoológica.

Clasificación[editar]

Se conocen cuatro géneros de anomalocarídidos: Anomalocaris, Laggania, Schinderhannes y Amplectobelua. Se ha clasificado con los anomalocarídidos a una serie de otros animales que se consideraban relacionados, como Parapeytoia, Pambdelurion y Kerygmachela, pero probablemente pertenecen a clados diferentes.

En comparación con Anomalocaris, Laggania no tiene timón en la cola y posee una cabeza considerablemente más grande, con los ojos al costado (en lugar de delante) de la boca, una adaptación que podría ser desventajosa en un cazador activo. Como resultado de esto, algunos científicos lo han definido como un animal que se alimentaba de plancton. En cambio, Amplectobelua eran más compacto y tenía un cuerpo más amplio que Anomalocaris, con los ojos en los lados de la boca.

Los únicos parientes cercanos de los anomalocarídidos son los opabínidos, otro grupo enigmático de animales antiguos.

Referencias[editar]

  1. Palabra neolatina compuesta del griego ἀνώμαλος anomalos y καρίς karis (gen.: καρίδος), es decir "gamba o camarón extraño". Notése qua aunque "anomalocárido" es un término ampliamente usado, el uso de "ídido" al final es técnicamente la forma correcta, tal y como se indica en Xianguang, H.; Bergström, J.; Jie, Y. (2006). «Distinguishing anomalocaridids from arthropods and priapulids». Geological Journal 41 (3–4):  pp. 259. doi:10.1002/gj.1050. .
  2. van Roy, Peter; Briggs, Derek E. G (2011) (free full text). A giant Ordovician anomalocaridid. 473. 510–513. doi:10.1038/nature09920.

Enlaces externos[editar]