Annales Bertiniani

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Annales Bertiniani
de Varios autores. Se cree que lo iniciaron escribas de la corte de Ludovico Pío. Posteriormente empezó a redactarse fuera de palacio, a comienzos de la década de 840. En principio fue continuado por Prudencio de Troyes (†861) y posteriormente por Hincmaro de Reims (hasta 882)
Género Crónica
Subgénero Historia medieval
Tema(s) Historia de Francia del siglo IX
Edición original en Latín
Título original Annales Bertiniani
País Bandera de Francia Francia
Fecha de publicación Década de 840
Edición traducida al español
País Bandera de ? ?
[editar datos en Wikidata ]

Los Annales Bertiniani o Anales de San Bertín son una crónica franca encontrada en la abadía de San Bertin, región Nord-Pas-de-Calais (Francia), del que toma su nombre. La crónica cubre el periodo entre el año 830 y el 882. Fue incluida en Monumenta Germaniae Historica. Se consideran una continuación de los Annales regni Francorum. Los anales de San Bertín son una de las principales fuentes del siglo noveno en el imperio carolingio, y proporcionan información fidedigna de los acontecimientos ocurridos en la corte del rey franco Carlos el Calvo. Es una fuente importante por poner fecha a acontecimientos de la época como el Tratado de Verdún y las expediciones vikingas.

Autores[editar]

Fue escrito por varios autores. Se cree que lo iniciaron escribas de la corte de Ludovico Pío. Posteriormente empezó a redactarse fuera de palacio, a comienzos de la década de 840. En principio fue continuado por Prudencio de Troyes (†861) y posteriormente por Hincmaro de Reims (hasta 882),[1] Hay claros indicios de que el texto original de los anales sufrieron al menos cambios menores en revisiones posteriores.[2]

Contenido[editar]

Los anales contienen principalmente información de primera mano e incluyen documentos como cartas papales y extractos de actas de concilios.

El texto proporciona informes de incursiones de bandas de vikingos prácticamente anuales durante la primera mitad del siglo IX. Los grugos vikingos procedentes de Dinamarca y otros lugares de Escandinavia remontaban navegando ríos como el Sena, Loira y Rin, devastando y saqueando los monasterios carolingios. Esta especialización en los centros monásticos, que albergaban una gran cantidad de riqueza, ha llevado a algunos historiadores a creer que los escritores contemporáneos del lugar (que como Prudencio y Hincmaro, eran prácticamente todos clérigos) exageraban la importancia de las racias vikingas al ser ellos los principales objetivos de los ataques e hinchaban las pérdidas producidas porque los reyes frecuentemente pagaban los daños producidos, como hizo Carlos el Gordo en el asedio de París.[3] La mayoría de los historiadores actuales sin embargo creen que los vikingos supusieron poco más que una persistente y engorrosa amenaza militar para el régimen carolingio.[4] Después de 841, con las únicas excepciones de los años 874 y 875 ya no hay referencias a actividad vikinga.[5]

Los Annales entre otras cosas destaca por sus referencias de los pueblos germánicos, en especial de un grupo de vikingos llamados a sí mismos "rus" y que visitaron Bizancio sobre el año 838. Temiendo regresar a casa a través de las estepas, que les hubiera hecho vulnerables al ataque de los Magiares, los rus viajaron a través de Alemania. En algún lugar cerca de Maguncia el emperador franco Ludovico Pío les interrogó y le dijeron que su jefe se llamaba "Chacanus" (término latino para "Khagan") y que vivían en el norte de Rusia, y que su origen ancestral era Suecia.[6]

Su narración se termina en 882 cuando el anciano obispo Hincmaro se vio forzado a huir de su catedral en Reims debido a la aproximación que estaban realizando invasores vikingos.[7] Murió poco después en Épernay, y nadie continuó su trabajo.

Importancia[editar]

Junto con los Anales de Fulda,[8] los relatos de los francos del este de los mismos hechos, los Annales Bertiniani son la principal fuente para el estudio histórico carolingio del siglo IX.[9]

Referencias[editar]

  1. F. Gras, J. Viellard, S. Clémencet. Hincmar, Annales Bertiniani, Paris, 1964
  2. Janet Nelson, The Annals of St. Bertin (Manchester, 1991), pp. 7-19
  3. Peter Sawyer, The Age of the Vikings (London, 1971), p. 120
  4. Simon Coupland and Janet Nelson, 'The Vikings on the Continent', en History Today Vol. 38, Nº 12 (1988), pp. 12-19
  5. Annals of St. Bertin, 841-82
  6. Gwyn Jones, A History of the Vikings, 2nd ed., London, Oxford University Press, 1984, pp. 249-250.
  7. Annals of St. Bertin, 882
  8. Reuter, Timothy (1991). Los Anales de Fulda , Historia del siglo IX. Manchester: Manchester Medieval Sources series. ISBN 978-0-7190-3457-2. Consultado el 5 de junio de 2014. «p.1–14» 
  9. Nelson, Janet L. (1991). The annals of St-Bertin: Ninth-century histories (en inglés). volumen 1. Manchester University Press. ISBN 978-0-7190-3425-1. 

Bibliografía[editar]

  • The Annals of St. Bertin, traducido al inglés por Janet Nelson, Ninth Century Histories, Vol. I (Manchester, 1991)
  • Nelson, Janet. Charles The Bald (Londres, 1992)

Enlaces externos[editar]

  • Anales de Metz.
    • Texto francés en el sitio de Philippe Remacle: trad. de François Guizot, que cubre el período 883 - 903, a continuación del final de la de los Anales de San Bertín.