Angelus Silesius

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Angelus Silesius.

Johann Scheffler, más conocido como Angelus Silesius (25 de diciembre de 16249 de julio de 1677), fue un poeta religioso germano nacido en Breslavia, en la antigua región alemana de Silesia (ahora parte de Polonia).

Biografía[editar]

Nació en el seno de una familia luterana. Su verdadero nombre era Johann Scheffler pero es más conocido por su seudónimo, que eligió en honor de su región de nacimiento y con el cual firmaría todos sus poemas.

En 1653 se convirtió al catolicismo, en 1661 fue ordenado sacerdote, convirtiéndose en asistente del obispo de Breslavia.

Después de una temporada en la Colegiata de San Matías de Breslau, sumido en la pobreza total, dado al ayuno y las prácticas ascéticas, muere a los 53 años de edad.

El Peregrino Querúbico[editar]

Cherubinischer Wandersmann o El Peregrino Querubínico.

La más importante y conocida de sus obras lleva el título de Rimas espirituales: gnómicas y epigramáticas que conducen a la divina contemplación (Geistreiche Sinn-und Schluss-reime, 1657) que después fue llamada El Peregrino Querubínico o Querúbico (Cherubinischer Wandersmann), considerada la obra más importante del misticismo europeo de la época. Esta obra es básicamente una colección de aforismos rimados imbuidos de un extraño panteísmo. Sus versos recorren los grandes temas y sutiles paradojas del misticismo cristiano desde esta perspectiva: la eternidad en el tiempo, la dependencia entre Dios y el hombre, el abismo insondable de Dios, el desprendimiento o la vacuidad y la pobreza espirituales, para lo cual Silesius se inspiró en obras de autores como Jakob Böhme, Maestro Eckhart, Juan Taulero, Blois, y San Juan de la Cruz.

La belleza de su obra ha sido admirada por poetas tan importantes como Goethe y, más tardíamente, Jorge Luis Borges. Su influencia se extiende a la obra de Schopenhauer, Wittgenstein, Heidegger y Cioran.

Fráses célebres[editar]

Frase que el poeta y escritor argentino Jorge Luis Borges eligió para definir a la poesía.

Die Rose ist ohne warum; Sie blühet, weil Sie blühet... La rosa es sin porqué, florece porque florece...

El ojo con el cual veo a Dios es el mismo ojo con el que Él me ve.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Angelus Silesius, El peregrino querúbico, Ediciones Siruela: Madrid, 2005. ISBN 84-7844-841-1