Anexo:Plantas medicinales (N-Z)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La plantas medicinales cuyo nombre más conocido comienza por N - Z son:

Se reseñan algunas de las plantas con uso medicinal más conocidas.

Icono de aviso medico
Advertencia: Wikipedia no es un consultorio médico.


Nogal[editar]

Juglans regia
Juglans regia
Juglans regia, el nogal común, nogal europeo o nogal español, y, en México, nogal de Castilla es la especie más difundida en Europa, extendiéndose por todo el suroeste y centro de Asia, hasta el Himalaya y sudoeste de China.
Las hojas en infusión para afecciones de la piel, inflamaciones de los ojos (conjuntivitis, blefaritis), eczemas, heridas, arañazos, tinte natural y evita caída el pelo; la cáscara en decocción para diarreas, tónico para la anemia, tinte natural, evita caída del pelo

Nuez vómica[editar]

Strychnos nux-vomica
sus semillas contienen los alcaloides estricnina y brucina, estimulante y tónico, prácticamente en desuso por su gran toxicidad y estrecho margen de seguridad

Orégano europeo[editar]

Origanum vulgare; orégano mexicano Lippia berlandieri
Sus propiedades han sido ampliamente estudiadas, siendo las más importantes su actividad antioxidante, antimicrobiana y, en estudios bastante primarios, antitumoral, antiséptica y también se la considera tónica y digestiva.
En la medicina tradicional, el de orégano ha sido utilizado como un auxiliar en el tratamiento de la tos.
Carminativa, digestiva (dolor de estómago, indigestión), respiratoria (bronquitis), afecciones de la piel (acné, dermatitis); condimento; aromaterapia
Palmera enana - Chamaerops humilis

Palmera enana[editar]

(Chamaerops humilis)
Acción: Según la OMS la palmera enana tiene la capacidad de aliviar los síntomas hipertrofia benigna de la próstata. Los efectos no se manifiestan hasta 4-6 semanas de tratamiento
Dosificación: El extracto fluido se toma dos veces al día (1-2 ml por dosis), o bien el estracto seco siempre dos veces al día (160 mg por dosis).
Contraindicaciones: Debe ser usado bajo supervisión médica si está tomando anticoagulantes.[1]

Plumajillo, milenrama[editar]

Achillea millefolium
baja la fiebre, tónico suave, heridas, catarro, regulación menstrual; cosmetología

Romero[editar]

Rosmarinus officinalis
También conocido como rosmarino[2]
Se le atribuyen cualidad tónica, contiene alcanfor, se utiliza en casos de alopecia, estimula el cuero cabelludo y favorece el crecimiento del cabello. Las puntas floridas se usan para tratar la disquinesia biliar.
Se le atribuyen también propiedades espasmolíticos, pot lo que se usa para tratar espasmos gastrointestinales, amenorreas y dismenorreas, a la vez que tiene un leve efecto diurético
Catarro, gripe, dolores reumáticos, indigestión, fatiga, pérdida de la memoria, dolor de cabeza, caspa, diurético, reconstituyente del sistema nervioso, limpias, aires, baños postparto. Se usa también para condimento y cosmetología.

Ruda[editar]

Ruta chalepensis
Antiespasmódico, tos, estimulante del flujo menstrual, tónico circulatorio, antiinflamatoria, antibiótica, mal de aire, espanto, perrillas, dolor de cabeza; plaguicida natural y repelente de insectos
Existe una variedad de Aloe vera moteada. Corresponde al Aloe barbadensis var. chinensis.
Otros usos que se le dan a la ruda son en casos de gripe, resfriado, artritis, heridas, varices, ataques de epilepsia, fiebre (ya que mitiga los ardores), falta de apetito y enfado. Actúa en contra de picaduras venenosas principalmente de los escorpiones, es antiparasitario, quita ardor en el área de los riñones, mitiga inflamaciones de garganta y dolores de pecho. Es útil al aumentar las contracciones del parto.
El efecto externo de la ruda es irritante y su manejo continuo puede ocasionar ardor, eritema, picazón y vesicación de la piel. Causa además dermatitis y fotodermatitis en personas sensibles.

Sábila[editar]

(Aloe vera y otras especies)
Principios activos[3]
Aleomodina: Actúa sobre la mucosa intestinal, regulando su funcionamiento.
Aloetina: bactericida y antivirósica, neutraliza el efecto de toxinas microbianas y virales.
Alimitina: previene y controla la propagación de ciertas formas cancerígenas.
Aloeoleina: mejora úlceras duodenales y estomacales. A ello se suma el efecto "buffer" que disminuye la acidez.
Emolina, emodina, barbaloina: A través de reacciones orgánicas, generan ácido salicílico de efecto analgésico y antifebril.
Creatinina: Resulta fundamental en las reacciones de almacenamiento y trasmisión de energía.
Saponinas: Antiséptico.
Carrisina: Refuerza el sistema inmune, aumenta las defensas.
Amonoácidos: Interviene en la formación de proteínas; también fundamental para el sistema inmune.
Vitaminas: Beneficiosa para todas las funciones del cuerpo humano y la salud en general.
Mucílago: Actividad emoliente sobre la piel.
Fosfato de manosa: En particular actúa como agente de crecimiento de los tejidos. Se comprobó su efecto cicatrizante sobre distintas úlceras, especialmente bucales.

Salvia europea[editar]

Salvia officinalis
gases gastrointestinales, transpiración excesiva, alteraciones nerviosas, amigdalitis, tónico y estimulante hepático, desinfectante de heridas; cosmetología (caspa, ayuda a devolver el color al pelo canoso); condimenticia; apicultura

Salvia de bolita[editar]

Buddleja perfoliata
antisudorífica, anticatarral, tratamiento de la tuberculosis, dolor de cabeza, bilis, aires, espanto, mareos, nervios, inflamación del riñón.

Santa María[editar]

Tanacetum parthenium
dolores menstruales, artritis reumatoide, migrañas, cólicos, favorece la menstruación, baja las fiebres, nerviosismo, histeria, decaimiento, catarro, indigestión, diarrea, aires, espantos; plaguicida natural y repelente de insectos

Saponaria[editar]

Saponaria officinalis
en cosmetología en forma de enjuagues, champúes y evaporaciones naturales limpia perfectamente la piel y para el cuero cabelludo (psoriasis, excema, forúnculos, acné, fortalece el cabello)

Sauco[editar]

Flor de Sambucus mexicana
las flores en infusión son antiespasmódicas, se emplean para afecciones respiratorias (bronquitis, dolor de pecho, tosferina), trastornos digestivos (bilis, diarrea, disentería, dolor de estómago), afecciones de la piel (caspa, caída del pelo)

Serpol[editar]

Thymus serpyllum
también es conocido con los nombres comunes de Serpol, Tomillo Salvaje, Serpillo, Serpollo o Hierba luna. Es una especie nativa para la mayor parte de Europa y el Noreste de África.
Es un arbusto pequeño, mide alrededor de 2 cm de altura, con tallos rastresros de hasta 10 cm de largo, con hojas perennes ovaladas de 8.3 mm de largo.
Sus flores al estar directamente en contacto con el sol se vuelven muy aromáticas, son de color lila, rosa, morado o blanco.
Es parte de la familia Lamiaceae, y se relaciona con la menta y plantas de ortiga muerta.
Origen y distribución:
Se encuentra principalmente en toda Europa y en determinadas regiones de Asia.
Se cría en los callados y laderas de las montañas, en los linderos áridos de los bosques y, con preferencia, en los pequeños hormigueros. En busca de calor que necesita para su desarrollo. Se le encuentra en lugares pedregosos expuestos al sol.

Usos en medicina herbolaria[editar]

Esta variedad de tomillo ya se conocía y se apreciaba en la antigüedad. El serpol es diurético, limpia los órganos nobles del interior del cuerpo. También se utiliza como afrodisíaco en la medicina natural. Se usa como tónico amargo, expectorante, catarros de las vías respiratorias.

Usos en la alimentación[editar]

Es utilizado como condimentos para muchos platos de carne, ensalada, y platos de vegetales que contengan la berenjena.[4]

Tomate[editar]

Solanum lycopersicum
También conocido como jitomate.
El tomate y sus derivados (salsas, tomate frito, tomate triturado, ketchup, pizzas, zumos) y la sandía contienen licopeno. El licopeno posee propiedades antioxidantes, y actúa protegiendo a las células humanas del estrés oxidativo, producido por la acción de los radicales libres, que son uno de los principales responsables de las enfermedades cardiovasculares, del cáncer y del envejecimiento. Además, actúa modulando las moléculas responsables de la regulación del ciclo celular y produciendo una regresión de ciertas lesiones cancerosas.

Tomate de árbol[editar]

Solanum betaceum
También conocido como sachatomate, tomate andino o tamarillo.
Los usos medicinales que se le dan en Colombia y Ecuador están relacionados con las afecciones de garganta y gripe. El fruto o las hojas, previamente calentadas, se aplican en forma tópica contra la inflamación de amígdalas o anginas especialmente. Para la gripe, se debe consumir el fruto fresco en ayunas. Se sabe que el fruto posee alto contenido de ácido ascórbico.
Otra propiedad atribuida es como remedio de problemas hepáticos en Jamaica y Bolivia.
En Venezuela se utiliza este fruto para elevar la hemoglobina, en el tratamiento de la anemia.

Tomillo[editar]

Thymus vulgaris
antiespasmódico, tos, infecciones respiratorias, diarrea, cicatrizante de heridas, afecciones de la piel y del cuero cabelludo; cosmetología (seborrea, caspa); condimenticia

Toronjil morado, melisa mexicana[editar]

Agastache mexicana
estomáquico, antiespasmódico, nervios, afecciones digestivas (cólicos, dolor de estómago, bilis) dolores reumáticos, golpes, susto, espanto; apicultura; condimenticia

Tronadora, retama[editar]

Tecoma stans
control de la diabetes, padecimientos digestivos (dolor de estómago, disentería, bilis, empachos, problemas del hígado), asma, tos, baja el ácido úrico, anemia, gastritis

Topozán[editar]

Buddleja americana
se emplean las hojas y la raíz, principalmente esta última, para regularizar la digestion y moderar el calor del cuerpo;
Valeriana officinalis

Valeriana[editar]

Valeriana officinalis
de ella se obtiene el ácido isovaleriano de efecto relajante y propiedades ansiolíticas e hipnóticas, estas pueden causar malestar. Externamente en alcohol para dolor de pecho, espalda, cerebro y calambres musculares
Acción: Los ingredientes activos son un misterio, pero los investigadores se inclinan hacia una acción general de sus componentes, trabajando en conjunto, producen efectos benéficos sobre la mente. Un estudio cruzado plantea que es eficaz en el tratamiento de los trastornos de ansiedad, para tratar el insomnio. En particular, no se reduce el número de despertares nocturnos, pero mejora la calidad de sueño ligero. Los efectos se dejan sentir, antes de 2-4 semanas
Dosis: La dosis ideal es un té con una cucharadita de valeriana por taza. Son suficientes dos o tres tazas al día, la última antes de ir a dormir.
Contraindicaciones: no es recomendable para personas con problemas hepáticos, o que toman medicamentos para tratar el hígado.[1]

Referencias[editar]

  1. a b (Vidal), 2010.
  2. Plantas medicinales. Infojardín [1]
  3. Medicina Tradicional Andina y Plantas Curativas. Ministerio de Salud PASSE 2008. Pag. 368-372
  4. Schauer, Thomas (1978). A Field Guide to the Wild Flowers of Britain and Europe, Collins, London, p. 184. ISBN 0-00-219257-8.

Ver también[editar]

Bibliografía[editar]

  • ACCT, 1985. Contribution aux Etudes ethnobotaniques et floristiques a la Dominique. París. ACCT 400 p.
  • AGUILAR GIRON JI., 1966. Relación de unos aspectos de la Flora Util de Guatemala. Guatemala. Min de Agricultura 375 p.
  • ALCOM JB., 1984. Huastec Mayan Ethnobotany. Austin UniversitY of Texas Press. 982 p.
  • ARTECHE A. 1992. Fitoterapia. Vademecum de Prescriptions. Bilbao. CITA 835 p.
  • AYENSU ES, 1981. Medicinal Plants of the West Indies.Algonac. Reference Publications. 282 p.
  • BEZÁNGER-BEAUQUESNE L. PINTAK K. TORK M. 1975. Les Plantes dans la Therapeutique Moderne. París. Maloine. 529 p.
  • CÁSERES A. 1996. Plantas de Uso Medicinal en Guatemala. Edición Universitaria. Universidad de San Carlos de Guatemala. 402 p.
  • CÁCERES A. JAUREGUI E. LOPEZ BR. LOGEMANN H. 1992. Cuadernos DIGI 7-92. Actividad antifúngica de plantas de uso medicinal en Guatemala. Guatemala. DIGI-USAC. 89 p.
  • CÁCERES A. SAMAYOA B. 1989. Cuadernos DIGI 6-89. Tamizaje de la actividad antibacteriana de plantas usadas en Guatemala para el tratamiento de afecciones gastrointestinales. Guatemala. DIGI-USAC. 138 p.
  • CECCHINI T. 1978. Enciclopedia de las hierbas y de las plantas Medicinales. Barcelona. Ed. Ed. de Vecchi, 533 p. ISBN 978-84-315-2065-6
  • CEMAT-FARMAYA, 1992. Fichas populares sobre Plantas Medicinales (Serie 2). Guatemala. 180 p.
  • CEMAT-IMEPLAM, 1980. Informe del Primer Taller sobre Botánica Medicinal Guatemalteca. Guatemala. 51 p.
  • CESA - Intercooperación Suiza. Usos tradicionales de las especies forestales nativas en el Ecuador, Quito. CESA. V3. 256 p.
  • CODEMPE - ECUARUNARI. 1999. Manual de la medicina de los pueblos Kichwas del Ecuador. Quito, ECUARUNARI. 79 p.
  • DASTUR JF. 1977. Medicinal Plants of India and Pakistan. India. CB Taraporevala Sons y Cia. 212 p.
  • DE FEO V. 1992. Medicinal and magical plants in the Northern Peruvian Andes. Fitoterapia 63: 417-440.
  • DEL FIERRO P. PANCEL L. 1998. Experiencia silvicultural del bosque nativo de Chile. Santiago: Publicaciones L.Castillo. 420 p.
  • DÍAZ JL., 1976. Uso de las Plantas Medicinales de México. México. IMEPLAM. 329 p.
  • DIESELDORFF EP., 1977. Las plantas medicinales del departamento de Alta Verapaz. Guatemala. Tip. Nac. 52 p.
  • DUKE JA. 1985. CRC Handbook of Medical Herbs. Boca Ratón, CRC Press. 677 p.
  • ESTRELLA, E. 1990. El pan de América; etnohistoria de los alimentos aborígenes en el Ecuador. 3.ª edición Quito, Ediciones Abya-Yala. 388 p.
  • FERRANDIZ VL., 1974. Medicina Vegetal. Villadrau. Ediciones Cedel. 415 p.Pág. 259.
  • FARGA C. Lastra J. 1988. Plantas de uso común en Chile. Tomo I. Santiago. SOPRAMI. 119 p.
  • FONT QUER P. 1976. Plantas Medicinales. Barcelona. Labor. 1033 p.
  • FORÉS, R. 1997. Atlas de las plantas medicinales y curativas; la salud a través de las plantas. Madrid. Culturam. 111 p.
  • GARCÍA RH. (1991) Plantas curativas Mexicanas. México. Ed. Panorama. 263 p.
  • GEILFUS F., 1989. El árbol al servicio del agricultor. Santo Domingo. ENDA-Caribe/CATIE. 778 p.
  • GIRAULT L., 1987. Kallawayas Curanderos Itinerantes de los Andes de Bolivia.
  • GIRÓN LM. FREIRE AV. ALONZO A. CÁCERES A. (1991) Ethnobotanical survey of the medicinal flora used by the Caribs of Guatemala. J. Ethopharmacol 34:173
  • GRACIA AB., 1974. Vitaminas y Medicina Herbaria s/p.
  • GRIEVE M., 1988. A Modern Herbal. London. Penguin Books 912 p.
  • GUZMÁN DJ., 1975.Especies Útiles de la Flora Salvadoreña. (Tomos I y II). San Salvador. Min. de Educación. 703 p.
  • HARTWELL JL. 1982. Plants used against cancer. Lawrence, Quarterman Publications. 710 p.
  • HASTING RB., 1909. Medicinal legumes of México: Fabaceae Papilionoideae. Part One. Econ. Bot. 44:336-348.
  • HUTCHENS AR., 1991.Indian Herbology of North America. Boston. Shambala. 382 p.
  • IIN, 1978. Aspectos de la medicina popular en el área rural de Guatemala. Guatemala Indígena 13:1-616.
  • ITZIK, A. 2007. Las plantas curativas. Montevideo, Arquetipo. 354 p. ISBN 9789974804388
  • HONYCHURCH PN. (1986) Caribbean Wild Plants and their Uses. Hong Kong. Chichester, John Wiley & Sons. 338 p.
  • HOUSE P. LAGOS-WITTE S. 1989. Manual de 50 Plantas Medicinales de Honduras. Tegucigalpa. CONS-H/CIIR/UNAH. 134 p.
  • HOUSE PR., LAGOS-WITTE S, OCHOA L, TORRES C, MEJÍA T, RIVAS M. 1995. Plantas Medicinales Comunes de Honduras. Tegucigalpa. UNAH/CIMN-H/CIIR/GTZ, 555 p.
  • KEYS JD., 1976. Chinese Herbs. Rutland. Charles E. Tuttle Co. 388 p.
  • LEWIS DW. ELVIN-LEWIS MPF. 1977.Medical Botany. New York. John Wiley & Sons. 515 p.
  • LINARES E. FLORES B. BYE R. 1988. Selección de Plantas Medicinales de México. México. Ed. Limusa. 125 p.
  • LINARES E. BYE R. FLORES B. 1990. Tés Curativos de México. México. UNAM. 140 p.
  • LYLE EC. SIMON JE. (1989) Species and medicinal plants: Recent Advances in Botany, Horticulture & Pharmacology. 4 267 p. pp. 58-59
  • MARTÍNEZ M. 1992. Las Plantas Medicinales de México. México. Ed. Botas. 656 p. ISBN 968-6334-07-6
  • MEJÍA JV., 1927. Geografía de la República de Guatemala. Guatemala. Tipografía Nacional. 400 p.
  • MELLEN GA., 1974. El uso de las plantas medicinales en Guatemala. Guatemala Indígena 9: 102 - 148.
  • MENDIETA RM. DEL AMO S. 1981. Plantas Medicinales del Estado de Yucatán. Xalapa. INIREB. 428 p.
  • MORTON JF. (1981) Atlas of Medical Plants of Middle America. Springfield, Charles C Thomas. 1420 p.
  • NÚÑEZ E. (1964). Plantas Medicinales de Puerto Rico. Puerto Rico. Universidad de Puerto Rico. 245 p.
  • NÚÑEZ E. 1986. Plantas Medicinales de Costa Rica y su Folcklore. San José. Universidad de Costa Rica 318 p.
  • ODY P. 1993. The Complete Medical Herbal. London. Dorling Kindersley. 192 p.
  • OLIVER-BEVER B. (1986) Medicinal Plants in Tropical West Africa. Cambridge. Cambridge University Press. 375 p.
  • ORELLANA SL. 1987. Indian Medicine in Highland Guatemala. Albuquerque. Univ. Of New México Press. 308 p.
  • PASSE, Medicina Tradicional Andina y Plantas Curativas. Ministerio de Salud - Programa de Apoyo al Sector Salud en el Ecuador - Gobierno del Ecuador - Unión Europea. Septiembre de 2008. 554 p.
  • PITTIER H. 1971. Las Plantas Usuales en Venezuela. Caracas. Fundación Eugenio Mendoza. 620 p.
  • PLANTER, 1989. Obtención y Aprovechamiento de Extractos Vegetales de la Flora Salvadoreña. San Salvador. Universidad de El Salvador. 619 p.
  • POTTERTON D. 1983. Culpeper's Color Herbs. New York. Sterling Publishing Co. 224 p.
  • PRUTHI JS. (1979) Spices and and Condiments. New Dehli. National Book Trust. 269 p.
  • ROBINEAU L. 1991. Hacia una farmacopea caribeña. Santo Domingo. ENDA-Caribe. UNAH, 475 p.
  • RONQUILLO FA. MELGAR MF. CARRILLO JE. MARTÍNEZ AB. 1988. Especies vegetales de uso actual y potencial en alimentación y medicina en las zonas semiáridas del nororiente de Guatemala. Cuadernos DIGI 5-88. 249 p.
  • SCHULTES RE. HOFFMAN A. 1980. The Botany and Chemistry of Hallucinogens. Springfield. CC Thomas. 437 p.
  • SEAFORTH CE. ADAMS CD. SYLVESTER Y. 1985. Guide to the Medicinal Plants of Trinidad & Tobago. London. Common wealth Secretariat. 221 p.
  • SINGH YN., 1986. Traditional medicine in Fiji: Some herbal folk cures used by Fiji Indians. J. Ethnopharmacol, 15:57 – 88.
  • STANDLEY PC. 1930. Flora of Yucatan. Chicago. Bot. Ser. Pub. 279. Vol 3, 492 p.
  • STANDLEY JC. WILLIAMS LO. 1961. Flora of Guatemala. Fieldiana: Botany 24(7): 281 p.
  • STANDLEY JC. WILLIAMS LO. 1966. Flora of Guatemala. Fieldiana: Botany 24(8): 37 - 412.
  • STANDLEY JC. WILLIAMS LO. 1970. Flora of Guatemala. Fieldiana: Botany 24(9): 236 p.
  • STANDLEY JC. WILLIAMS LO. 1975. Flora of Guatemala. Fieldiana: Botany 24(11): 93 – 354.
  • THOMAS OO., 1989. Perspectives on ethno-phytoterapy of “Yoruba” medicinal herbs and preparations. Fitoterapia 60:49 - 60.
  • THOMSON WAR. 1980. Las Plantas Medicinalles. Barcelona. Ed. Blume. 220 p.
  • VÉLEZ F. VALEY de VÉLEZ G. 1990. Plantas alimenticias de Venezuela. Caracas. Fundación Bigott. 277 p.
  • VIDAL. 2010. Le Guide des Plantes qui soignent - La phytothérapie à l’épreuve de la science. Editora Vidal. Francia. 468 p. ISBN 978-2-85091-192-7
  • VOLÁK J. STODOLA J. 1984. Plantes Médicinales. París. Gründ. 319 p.
  • WHITE, A. 1982. Hierbas del Ecuador. 2ed. Quito, Ecuador, Libri Mundi. 379 p.
  • ZIN J. WEISS C. 1980. La Salud por medio de las Plantas Medicinales. Santiago. Ed. Salesiana. 387 p.