Anexo:Personajes de Los hombres de Paco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Protagonistas[editar]

  • Francisco «Paco» Miranda Ramos (Paco Tous), entre 2005 y 2010:
Hombre sensible, educado y abierto. Vive con todas las mujeres importantes en su vida, su madre (durante los primeros 8 capítulos), su mujer, su hija y su hermana. Es trasladado junto con Lucas y Mariano a la comisaría de San Antonio tras armarla gorda en su antigua ocupación. Paco es el inspector jefe del grupo, y la falta de profesionalidad de sus hombres hace que invierta más tiempo en ocultar las meteduras de pata que en resolver los casos. A veces pierde los nervios, pero no se puede encontrar nada de maldad en él. Destaca por su inocencia. Su hija será lo que más quiere, y lo que más protegerá. Además, la relación de ésta con Lucas causará dolores de cabeza a Paco.
En la tercera temporada tiene problemas con Lucas, ya que este piensa que Paco fue el culpable del asesinato de su padre. Al final Lucas descubre que su padre sigue vivo, por lo que se une más a Paco, lo que molesta a Sara.
Al final de la cuarta temporada, la comisaría es secuestrada en el día de cumpleaños de Sara. Debido a esto, en la quinta temporada, Paco sufre crisis de ansiedad, provocadas por el secuestro de la comisaría, y acude al psiquiatra Félix Montejo. Logra superar su crisis, acepta la relación de Sara con Lucas y arregla los errores cometidos con Lola. Fue comisario durante un período de descanso de Don Lorenzo, ya que Gonzalo Montoya había vuelto al alcohol, e incluso había intentado suicidarse.
Intentó interferir en la decisión de Sara de ser policía, pero el plan se estropeó debido a una metedura de pata de Curtis y Quique, a los cuales les había pedido el favor de que le hicieran pasar un verdadero infierno en los operativos.
En un principio dirige el caso Káiser junto a la Interpol, y exige a Smith y De Gaulle que le proporcionen toda la información, poniéndoles contra las cuerdas. Finalmente ambos ceden al chantaje, y revelan la verdadera finalidad de la operación. En la séptima temporada se separa de Lola tras sufrir esta una crisis nerviosa e irse a Barcelona. Echa a Mariano de su casa, ya que se da cuenta de que éste le trataba como a un padre, no como a un amigo, porque siempre que tenía un problema buscaba la solución en Paco. Viaja a Siria con Mariano a buscar a Lucas, ya que sospecha que su hija está flirteando con Aitor. Al cabo de un año, y después de estar postrado en un hospital por culpa de la puñalada que le dio Satán nueve meses atrás, Don Lorenzo le nombra como relevo suyo, convirtiéndose así en el comisario de San Antonio.
  • Lucas Fernández (Hugo Silva), entre 2005 y 2009:
Es el policía más atractivo y joven del grupo. Es un hombre de acción, está constantemente alerta , duerme con la pistola debajo de la almohada, hasta el punto de considerarla parte de su cuerpo. Las teorías y los manuales policiales no van con él, pero desde su experiencia y forma de ser, nunca duda. Nunca valora las consecuencias de sus actos hasta que es demasiado tarde y entonces planta cara a la situación. Se hizo policía por tradición familiar, su padre y su abuelo lo fueron y su vocación policíaca le viene de siempre. El padre de Lucas era el amigo inseparable de Paco, su compañero del alma. Cuando su padre murió, Paco se hizo cargo de él, ejerciendo de padre. Los lazos que les unen son sólidos e intocables. La cercanía de Lucas con la familia Miranda fue tal que llegó a casarse con Silvia, la cuñada de Paco. Esa relación fue un total fracaso por incompatibilidad de caracteres. Comparte piso con Mariano, en un piso en el mismo bloque que Paco. Durante toda la serie, la hija de Paco, Sara, vive obsesionada por él. Lucas es consciente de ello e intentará constantemente que ella se olvide él. Sara jamás le olvidará y más adelante, se enamora de ella, llegando a tener varias relaciones apasionadas y románticas, de amor verdadero. Esta relación hizo que casi pierda la amistad con Paco. Soportó que Aitor saliera con Sara una temporada, pero finalmente vuelven juntos y acaba casandose con Sara en el episodio «Tiroteo nupcial».
Se infiltró con Povedilla en una cárcel para seguir los pasos de André Salazar, que formaba parte de una banda criminal europea que parecía tener como objetivo falsificar dinero. Huyó de la cárcel con Povedilla y Salazar y logró ganarse la confianza de Salazar y de Allison, pero Philippe Mignon desconfiaba de él. Más tarde descubren que el objetivo es alguien que se hace llamar 'Kaiser', el líder de la banda. Finalmente la banda descubre que Lucas es policía e intentan matarle, pero en el último momento Allison recibe órdenes del Kaiser para dejarle marchar, y deciden secuestrar a su hermana, Carlota. De esta forma, pusieron a Lucas entre la espada y la pared, y lo utilizaron como contra infiltrado, y le exigían los planos del Banco de España a cambio de su hermana. Sabiendo que en cuanto le entregara los planos a la banda le matarían a él y a su hermana, con la ayuda de Sara, que en ese momento ya era policía, tendió una trampa a Salazar colocando una bomba debajo del camión de la banda y consiguió salir de allí con su hermana. Pero cuando Lucas se disponía a contarle todo a la policía, Allison le devolvió la jugada a Lucas e hizo que pareciera que él había matado al Superintendente Smith de la INTERPOL. Así pues, Lucas se convirtió en un fugitivo. Se reunió con Paco y Mariano cuando Salgado, al enterarse de que Sara había estado colaborando con Lucas, detuvo a la becaria. Cuando Lucas se disponía a irse, Mariano vio a Allison alejarse de la furgoneta de Lucas, y fue a avisarle de que le habían vuelto a tender una trampa. Usaron esa trampa para hacer estallar la furgoneta y fingir su muerte. Finalmente, logró resolver el caso, destapando la identidad del Kaiser, que resultó ser Allison, y los verdaderos planes de la banda, que finalmente no eran la falsificación de dinero, sino el robo de unos lingotes de oro que el gobierno español había vendido a China. Debido a esto, Lucas se ganó la fama y el reconocimiento de todas las agencias de policía mundiales, y Marina Salgado, la Comandante del CNI, le ofreció un puesto en la Agencia, tuvo que irse unos meses a Estados Unidos para realizar el entrenamiento de la CIA, así se convirtió en un alto cargo de operaciones especiales del CNI. Cuando volvió de Estados Unidos para acudir a la boda de Pepa y Silvia, se enteró allí mismo de que Sara le había sido infiel con Aitor durante su ausencia. Allí, todos los invitados, sufrieron un tiroteo por parte de la camorra italiana, en el que Lucas recibió un disparo en la pierna. Finalmente, cuando el tiroteo acabó, Sara tuvo que elegir entre Lucas y Aitor, quedándose con el primero, y se fueron los dos a vivir a la casa que Lucas compró para vivir con Sara mientras estaba en Carolina.
Natural de Estepona, separado y «metepatas», Mariano ha sido acusado en diversas ocasiones de acosar a Inés, su ex esposa. Él aún la ama, y cree que ella siente lo mismo. Durante la primera temporada la vigila y procura que nadie se acerque a ella. Vive con Lucas, su mejor amigo aparte de Paco. Mariano es, además, el experto en negociaciones con secuestradores, debido a su afición a las películas de secuestros. Como Paco y Lucas, todos tienen ese toque inocente y bonachón. Será el infiltrado por excelencia en los casos. Por ejemplo, se disfrazó de mujer (Monique), lo que al final llevó a que Don Lorenzo se enamorara de él. Y tendrá una relación inestable con Bernarda, y sobre todo con su hijo, Coque. Después de la muerte de Bernarda se enamora de Lola (la esposa de Paco), pero fue un amor imposible. Sin embargo, se vio apoyado por los suyos y superó el gran bache, a pesar de padecer esquizofrenia debido a un tratamiento para olvidar al que se había sometido. Siempre se siente ofendido en cuanto a sus problemas de peso, creyendo que todo el mundo se burla de él. Mantiene una relación con la comandante Salgado, pero la deja de querer. Se casa con ella bajo la tensión del momento, no teniendo el valor de decirle que ya no la quiere, y planea dejarla después de que su suegro muera. Don Lorenzo le cuenta todo a Marina, por lo que la relación finaliza.
Tras el caso G8, investigaron un caso aparentemente basado en sucesos paranormales, ovnis. Sin embargo, todo era una tapadera, la camorra italiana vertía residuos tóxicos en espacios naturales, pagando a concejales y demás para que hicieran la vista gorda. En esta temporada, Mariano se aleja más de Paco debido a que acusa a este de no ayudarle durante su intento de negociar con la camorra un alto el fuego y además acusa a Paco de no hablarle de su relación con su ex, aunque posteriormente se reconciliará con Paco debido a que después de hablar con un suicida y convencerle de que no se matase, se dio cuenta de que Paco y Marina eran muy importantes para él y pedirá a Paco que colaboren en el caso satánico y que no se vaya de San Antonio. En el capítulo 114 se ve que aún sigue enamorado de la comandante Salgado.

La familia y amigos[editar]

  • Don Lorenzo Castro (Juan Diego), entre 2005 y 2010:
Es un hombre muy serio, padre de Lola y Silvia, jefe y suegro de Paco y Pepa. Lleva 41 años en la comisaría de San Antonio y 24 como comisario. No puede entender la torpeza de su yerno y sus hombres. Tampoco soporta a Pepa, la hermana de Paco, por ser lesbiana, aunque acaba aceptando que salga con su hija. Se enamorará de Ruth, la ex psicóloga de la comisaría, a la que acaba matando durante el secuestro de la comisaría, al enterarse de que esta pertenece a la banda de Uriarte y esta infiltrada en la comisaría. Continuamente dirigirá a sus «santos cojones» las decisiones de Paco y sus hombres. Ahora vive con Paco y Mariano. Un año después del caso Káiser, la vida no se lo ha puesto fácil, sufrió un duro golpe en la cabeza y tenía perdidas de memoria, fué al hospital, narcotizado por sus hombres y ahora se ha recuperado. Resolvió el caso G-8 junto a Paco y sus hombres, y ahora están investigando a la camorra italiana. En la última temporada debe superar el trauma provocado por la muerte de su hija Silvia en sus manos el día de su boda con Pepa. Participara de manera directa en el caso del Caníbal satánico. Al principio no se lleva muy bien con Decker y Reyes, pero más adelante acaban resolviendo sus diferencias. Será uno de los responsables de la muerte de Satán al dirigir el operativo que se llevó a cabo para detenerle. Un año después de los acontecimientos se jubila definitivamente pasando el mando de la comisaría de San Antonio a Paco.
La hija de Paco. Adolescente con las hormonas revueltas, rubia, guapa y atractiva, su máxima intención en la vida es seducir a Lucas, y utilizará todos los medios que estén a su alcance. Aun así, Sara utilizará sus encantos para manejar al hijo de Bernarda, su vecino, y sobre todo para ayudar a Lucas en sus casos, para así conseguir su atención. Tras descubrir respuesta en Lucas, ella empezará a ver a sus padres con otros ojos, ya que ella cree que sus padres manipulan negativamente a Lucas. Actualmente es policía en la comisaría de San Antonio y trabaja en el grupo de su padre Paco. Fue detenida tras ayudar a Lucas en la sombra en la sexta temporada. Momentos antes de casarse con Lucas tiene una pelea con Alison, en la cual, la segunda le dice que es el Káiser y finalmente, se casa con Lucas pero herida por un disparo que recibe en su enfrentamiento con Allison, al final consigue recuperarse. Cuando se entera de que Lucas estaba renunciando al trabajo que le ofrece el CNI en el extranjero por ella, le convenció para que se fuera prometiéndole esperarle. Pero como era de esperar, no tuvo cuidado a la hora de dejar a Aitor entrar en su vida y actualmente cree que todavía siente algo por Aitor, ya que le ayuda en operativos y que le ha salvado la vida varias veces, también influye que tiene a Lucas lejos de ella. Aunque intenta resistirse acaba engañando a Lucas con Aitor. En el capítulo 100 se casa con Aitor en una boda paripé, y llega incluso a romper el teléfono para que Lucas no llame, pero después de pasar la noche intenta arreglar el teléfono, arrepentida de lo que ha hecho. En el capítulo 102 deja bien claro que no se arrepiente de querer a Aitor pero no obstante en el último capítulo, donde tiene lugar la elección final, se queda con Lucas. En la última temporada vuelve a San Antonio para decirle a Paco que esta embarazada de Lucas y para acudir a la boda de Rita y Curtis, pero justo después de que se cancele la ceremonia se pone a dar a luz en casa, y sin tener tiempo a que llegue la ambulancia, tiene que dar a luz dentro de casa con la ayuda de Aitor, Rita y Lis.
La mujer de Paco, ama de casa empedernida y a la vez, ama de familia. Es la hija Don Lorenzo, el comisario jefe de la policía y hermana de Silvia. Lola es además una mujer inteligente y sensata, que no se dejará engañar fácilmente, usará todo lo que tenga entre manos para conseguir algo o ayudar a las personas que quiere. Protegió a Carlota de la banda del Káiser al irse a vivir con ella momentáneamente a Argentina. Volvió a San Antonio tras la detención de Sara. Actualmente vive en Barcelona por una depresión debido al disparo que recibió Sara al final de la sexta temporada.
  • María José «Pepa» Miranda Ramos (Laura Sánchez), entre 2008 y 2010:
La hermana de Paco. Es lesbiana y mantiene una relación con Silvia. Montoya y Curtis se sienten atraídos por ella. Antes de venir a San Antonio trabajaba como agente en Sevilla, pero acabó viviendo en San Antonio dado que coincidió con su hermano Paco en las investigaciones a Julio Olmedo y se lo propuso y lo más importante, se reencontró con Silvia, su gran amor desde la adolescencia, ya que ambas protagonizaron un "escándalo" en la comunión de Sara, al besarse delante de todos. Don Lorenzo, su jefe y futuro suegro no la traga por lo acontecido y por su condición sexual, lo que este no sabía es que Silvia jamás pudo olvidar el beso que le dio Pepa, hará todo lo posible por hacerle ver a Silvia que Pepa solo es un capricho, pero todo sus esfuerzos por intentar separarlas serán en vano ya que tanto Pepa como Silvia están locamente enamoradas la una de la otra.
Silvia quería ser madre pero las cosas se complicaron ya que Pepa en un principio no quería tener ningún hijo y Silvia se enteró de la peor manera y delante de todos durante un operativo sintiéndose humillada por las palabras de Pepa, era tal la tensión entre ellas que hasta llegaron a las manos en la comisaría y Silvia dio por finalizada su relación con Pepa. Destrozada por su ruptura con Silvia, buscó consuelo en Aitor estando totalmente borracha y se lió con él, pero cuando el amor es más grande que el rencor nada se puede hacer ante lo inevitable, así que ambas superaron sus problemas gracias al enorme amor que se tienen y terminan casándose. Durante el banquete son atacadas por la banda del Gordo, que hirió de muerte a varios comensales, entre ellos Silvia, desgraciadamente, ni ella, ni Don Lorenzo, pueden hacer nada para salvarle la vida. Después de una larga agonía finalmente fallece en los brazos de los dos seres que más ha amado, su esposa Pepa y su padre. Después de estar 6 meses siguiendo la pista del Gordo, finalmente lo encuentra en un pueblo italiano. Se reúne con Aitor, al que le dice que ha encontrado al Gordo, y van los dos a su encuentro para llevárselo detenido a España. Pero finalmente Pepa lo mata a sangre fría para vengar a Silvia.
En la ultima temporada tiene un rollo de una noche con Decker, el nuevo forense. Más tarde se une con Aitor para enfrentarse al CNI para que les dejaran en paz por el caso del Gordo. Al cabo de unos días consiguen librarse de la presión del CNI. Al final, en los acontecimientos que tienen lugar un año después de la resolución del caso del Caníbal satánico, se puede ver que ha rehecho su vida con otra agente del Cuerpo.
Es la comandante del CNI enviada a la comisaría para hacerse con la investigación del Káiser. En el pasado estuvo bajo las órdenes de Don Lorenzo y ahora ambos colaboran en el trabajo de forma seria y distante. Paco y Mariano están intentando emparejarla con el comisario, pero encontrará el amor en Mariano. Se volverá tan dominante en la relación como en el trabajo, lo que provocará un desamor en el subinspector, quien se casará con ella bajo la más absoluta presión. Acaba enterándose de todo por Don Lorenzo y deja a Mariano. Ahora ha vuelto para hacerse con la investigación del caso de la camorra, y colaborar con San Antonio para atrapar al Gordo. Ha iniciado una relación con Paco, pese a la desaprobación de Mariano. Tras la muerte del Gordo a manos de Pepa, tendrá que ejercer su rol de alto mando del CNI y chantajear a la hermana de Paco para que haga un favor sucio al CNI, o de lo contrario, irá a la cárcel e imputarán también a Aitor. Es ella quien acaba por cumplir el trabajo, matando a un científico y extrayéndole un chip del cuerpo. Blackman le dispara, pero todo era un plan para que el CNI no la asesinara. Cuando la están trasladando a la ambulancia, su superior la encañona con una pistola, pero Blackman consigue que la bala disparada salga desviada hacia otro lado. Cuando sale del hospital se encuentra con Paco, y aunque en un principio parece que no la perdona, se acaban reconciliando y Paco le pide que se case con él.
  • Carlota Fernández Vázquez (Clara Lago), entre 2007 y 2008:
Carlota Fernández es hermana de Lucas por parte de padre, aunque ellos en un principio no se conocen. Su madre murió a manos de un corrupto que buscaba el dinero, que Tomás había escondido en una casa situada en la isla del Hierro. Para protegerla, al principio Lucas dice que es su novia, pero luego se descubre que no. Es de la edad de Sara y se hacen muy amigas. Tuvo un idilio con Aitor, pero fue secuestrada por la banda del Káiser, lo cual puso fin a la relación. Actualmente está viviendo en Argentina para mayor seguridad.
La madre de Paco y Pepa, Concha se siente joven, usa tanga y tops, vive con su hijo y la familia de éste, pero pasará sus horas con Lola y Bernarda, las otras mujeres del barrio. Atrevida y malpensada por naturaleza, constantemente encontrara en Paco falsos engaños y falsas historias. Experta en la seducción, Concha intenta ligar con Quique, uno de los hombres de Paco. Actualmente se encuentra de vacaciones en Marina Dor.

Comisaría[editar]

Curtis lleva el pelo a lo afro y es muy hortera. En un caso en el que tenía que estar protegido, tuvo relaciones con Bernarda. Es tan vago que hace que su torpeza se multiplique. Tiene un perro llamado Rosendo Canino. Él y Quique siempre son los que acaban metiendo a Povedilla en todos los líos. Durante el secuestro de la comisaría recibe un disparo, durante su estancia en el hospital se da cuenta de que Quique es su verdadero amigo. También es tiroteado en una confrontación relacionada con el caso Palenque, por querer impresionar a Pepa. Después de salir del hospital, escucha a Pepa y a Silvia hablando, y descubre que a Pepa solo le da pena. En la última temporada se lía con Rita y le pide matrimonio. Justo antes del día de la boda cree que se ha acostado con una stripper que llevaron a su despedida de soltero y mientras se lleva a cabo la ceremonia se lo confiesa a Rita, quien acaba cancelando la ceremonia para que se siguiese con la investigación del caso del Caníbal. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo uno de los que le pega un tiro para matarlo. Un año después se puede ver que Curtis y Rita se acaban casando y esperando un hijo.
Es un becario de policía inocente y tímido, con problemas de visión, lo que le hace llevar gafas con lentes gruesas. Por culpa de un problema de timidez no podrá comunicar bien lo que piensa. Desde hace tiempo está saliendo con Rita, aunque su relación ha ido pasando por todo tipo de situaciones. En principio, no la veía nada atractiva, después se empezó a enamorar de ella y más tarde la dejó embarazada. Enamorado hasta los huesos, Povedilla tomó la decisión de casarse con ella, aunque las cosas no han salido como él esperaba. Su paso por la cárcel, al estar infiltrado con Lucas, le marcará, ya que allí sufrió abusos sexuales por parte de otro preso. Al salir de su infiltración en la cárcel recibe su placa, además de una medalla al mérito policial. Povedilla ha estado al borde de la muerte en varias ocasiones, ha sido enterrado vivo y la banda de Salazar estuvo a punto de matarlo después de su infiltración. Es uno de los personajes más populares de la serie, después de hacer el Camino de Santiago, deja a Rita. También ha sufrido ladillas, se ha perdido con Don Lorenzo en Guadarrama, se ha comido el brazo incorrupto de Santa Teresa y ha protegido a los líderes del G-8 junto a Quique, Nelson y Rita. Termina siendo el instructor de los becarios que llegan a la comisaría de San Antonio. Al principio de la última temporada tiene que andar con un bastón por la lesión de espalda que se produce durante el tiroteo que tuvo lugar en la boda de Pepa y Silvia, aunque durante una conversación con Win-E se descubre que la mayor parte del tiempo fingió la lesión para no tener que salir de operativo por miedo de que mataran a alguno de sus amigos sin que él pudiera hacer nada. Ayuda a Paco durante la investigación del colegio abandonado en el que estudiaba cuando era un niño el Caníbal y su hermano. Allí descubren que eran gemelos univitelinos, a la vez que descubren que Satán tiene encerrada en la buhardilla del colegio a la novicia, la cuarta víctima de Satán, rescatándola y llevándola a la comisaría de San Antonio, y dejando a Paco enfrentándose a Satán. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo uno de los que le pega un tiro para matarlo.
  • Margarita «Rita» Peláez (Neus Sanz), entre 2005 y 2010:
Es más torpe, si cabe, que el resto de los hombres de Paco. Se destaca por su gran simpatía y sus ganas de bromear. Mantiene una relación con Povedilla y un «roce» con el gemelo de éste, después de solucionar el problema, volverá con su «cari». Actualmente no quiere saber nada de Povedilla debido a que éste la dejó después de hacer el Camino de Santiago. También quiere que Montoya sea de nuevo feliz y le presentará a su prima Marga. Cree que Povedilla está de nuevo enamorado de ella ya que está con ella en todo momento, además tiene una hija con él, llamada Sabina. En la última temporada se lía con Curtis y este último le pide matrimonio. Después de la confesión de Curtis, suspende la ceremonia para que siga adelante la investigación del Caníbal. Participa en el operativo para detener Satán, siendo una de las personas que le pega un tiro para matarlo. Finalmente, un año después, se aprecia que acaba casándose con Curtis y quedándose embarazada por segunda vez.
El nuevo becario, fue compañero de academia de Povedilla. Policía nuevo que trabaja para Paco y que tuvo un lío con su hija, y por este motivo ha tenido varios enfrentamientos con Lucas. En el capítulo «La traca final», él y Lucas salvan la comisaría de los hombres de Uriarte. Mantuvo una corta relación con Carlota, la hermana de Lucas, pero todavía siente algo por Sara. Fué salvado por Lucas de un intento de asesinato de Arrieta. Al ver que tiene una pequeña oportunidad con Sara, sigue adelante y empiezan a mantener una relación de amantes, aunque finalmente Sara se queda con su verdadero amor, Lucas. Se reúne con Pepa en Italia para atrapar al Gordo, al que Pepa ejecuta a sangre fría. Después de ayudar a Pepa a que no matase al objetivo que le marcó el CNI, estos últimos detienen a Aitor para presionar a Pepa. Aitor accede a matar al objetivo del CNI pero finalmente va al operativo y descubre que el objetivo es un científico, al descubrirlo, les pide ayuda a Pepa, Reyes y Decker para que le ayuden a tender una trampa al CNI para ganar tiempo antes de que maten al científico. Cuando Sara vuelve embarazada de Lucas, Aitor le ayuda a dar a luz en casa y durante ese rato le confiesa a Lis que está enamorado de ella desde que se cruzaron en el ascensor el día de Navidad. Un año después se muestra que Aitor y Lis están casados.
La inspectora jefe Reyes es una atractiva mujer que ronda los 40 años, pero que se conserva muy bien. Es la madre de la becaria Lis, pero por expreso deseo de ésta, tratan de mantenerlo en secreto. Bajo su fachada de mujer competente y triunfadora, Reyes es sensible, neurótica e insegura. Llega a la comisaría con ideas para mejorar el trabajo y modernizar métodos, pero le cuesta imponerse, sobre todo por la frontal oposición de Don Lorenzo, que cree que ha venido a pre jubilarlo. Reyes cubrirá el hueco dejado por Montoya, fallecido en el tiroteo de la Camorra y eso le hará estar en el punto de mira de todos. Reyes mantiene una tórrida aventura con Aitor, aunque sabe que tarde o temprano éste se irá con una chica de su edad, sin sospechar que será su propia hija, Lis. Más adelante, Aitor romperá con ella porque no quiere meterse otra vez en un triángulo amoroso. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo una de las personas que le pega un tiro para matarlo. Un año después se puede ver como ha iniciado una relación sentimental con Decker.
Decker, el nuevo forense, es un chileno mujeriego, socarrón e irreverente, capaz de comerse un bocadillo mientras realiza una autopsia, escuchar rock cuando analiza huellas o quedarse con el reloj de un cadáver. A pesar de esa actitud que desquicia a todos, Decker se toma su trabajo muy en serio. Es extremadamente culto, se ha formado con los mejores y vive cada caso como un desafío personal. Sin embargo, no puede evitar ver siempre el lado cómico de cualquier situación; para él, saltarse las normas es casi una cuestión de principios. Es borde e irónico, tiene una intuición muy aguda para encontrar el punto flaco de su interlocutor y pincharle. Pero aunque pueda parecer cruel, no puede evitar sentir empatía hacia la gente que sufre y en ciertas ocasiones, puede mostrarse muy comprensivo… para volver a pinchar al minuto siguiente. Se enamorará de Pepa y tendrá con ella un rollo de una noche, pero Pepa le deja bien claro su postura al recordarle que es lesbiana y que no pasará nada entre ellos salvo una amistad. Revela que perdió a su mujer y sus dos hijos en un accidente de tráfico, lo cual explica su forma de ser tan fría. Descubrirá que el nieto de Paco corre peligro, ya que encuentra oxitocina en su piel en un análisis que le hace Reyes. Un año después se puede ver que ha empezado una relación sentimental con Reyes.
  • Rocamora, en 2005:
Rocamora es un policía de la comisaría de San Antonio que está a la sombra y no participa en diálogos, pero si se suele mencionar bastante físicamente. Tiene barba blanca y negra, y usa gafas.

Los becarios[editar]

Lis tiene veinte años y es hija de Reyes. Es guapa y decidida, el tipo de chica que intimida a los tímidos y estimula a los lanzados a conquistarla, sobre todo a Dani. Ella se esforzará por conquistar a Aitor, por el que se siente atraída apenas lo conoce. Es independiente, segura de sí y muy inteligente. Se esfuerza por estar siempre a la altura y tiene una gran preparación física. Se lleva muy bien con su madre, con la que comparte ropa y confidencias con naturalidad. Empeñada en que no crean que es una enchufada, pide a su madre que oculten al resto de la comisaría su parentesco, aunque más tarde su madre lo diga en voz alta en medio de la comisaría. Ayuda en la investigación del colegio al que iba el Caníbal cuando era un niño. Se enfrentará con su madre por Aitor, aunque cuando descubra que lo han dejado, se reconciliará con su madre. Durante el parto de Sara, Aitor le confiesa que está enamorado de ella desde que se encontraron en el ascensor el día de Navidad. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo una de las personas que le pega un tiro para matarlo. Al cabo de un año se muestra que Aitor y Lis están casados.
Dani es un chico que cae bien desde el principio por su amabilidad, pero detrás de ese encanto se esconde un gran liante, rebelde y atrevido. No ha estudiado, es un superviviente, un chico de recursos al que no le importa saltarse las reglas para conseguir lo que quiere. En el ámbito profesional, Dani se enfrentará con Povedilla, ahora oficial instructor y encargado del adiestramiento de los becarios, y en el sentimental, con Aitor, con el que rivalizará por el amor de Lis, una de las pocas chicas que ha logrado desarmarlo. Sufre el hostigamiento de Povedilla, obligado este a hacerlo por orden de Don Lorenzo. Pese a ello, Dani no cede y usa a Win-E para descubrir el verdadero carácter de Povedilla, al descubrirlo, acaba humillándolo, ya que Win-E enseña en medio de un operativo un vídeo en el que sale Povedilla desnudo. Ayuda a Paco y a Povedilla en la investigación del colegio al que iba el Caníbal cuando era un niño. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo uno de los que le dispara para matarlo.
Amaia tiene una empatía patológica y todo le parece siempre bien. Está dispuesta a comprender a todo el mundo por su carácter vitalista y desprejuiciado, pero también porque desde que era pequeña ha pisado todos los charcos. Es sobrina de Curtis, al que admira por su vocación policial. Siempre ha sido su niña bonita y Curtis la ha seguido muy de cerca, pero se equivoca al sobreprotegerla. Amaia sabe distinguir cuando la cosa va en serio y cuando le quieren tomar el pelo. Consecuencia directa de esa manera de ser es su vestuario, viste sin complejo prendas que nadie más se atrevería a ponerse. En comisaría, Amaia en un principio se siente atraída por el forense Deker, pero luego conocerá a otra persona aún más estrafalaria, Blackman, del que se enamorará para fastidio de su tío y amargura de Goyo. Recibe un disparo y se desploma al suelo, aparentemente muerta, pero logra sobrevivir. Mantiene una relación con Blackman, aunque lo acaba dejando porque ella dice que le corta las alas y que si están juntos él no podrá seguir salvando vidas. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo una de las que le dispara para matarlo.
Goyo es buena persona y está convencido de que no ha tenido suerte en la vida, ni con sus habilidades físicas ni con las intelectuales. Tiene una personalidad algo paranoica, pues cree que el mundo entero confabula en su contra cuando lo que le ocurre es que es víctima de sí mismo. Quiere a sus amigos por encima de todas las cosas y cuando hay que dar un paso al frente para ayudar a alguien, él es el primero. Está enamorado de Amaia desde que la vio en la Academia de Policía, pero no se lo ha confesado a nadie, aunque se le nota. Participa en el operativo para detener a Satán, siendo uno de los que le dispara para matarlo.
Daniel llega nuevo a la comisaría. Es trabajador y tímido y se siente atraído por Lis, tiene un pasado que no le deja seguir con su vida

Secundarios y recurrentes[editar]

Perdió a sus padres con tan solo 9 años. Es un justiciero de las calles de Madrid que imparte el orden de su propia mano, al margen de la ley. Fue detenido por la comisaría y Don Lorenzo lo entrega a Félix que le examinara para demostrar que esta loco. Tras el reconocimiento, el psicólogo afirmó que no podía hacer tal cosa, pues el joven estaba en sus cabales. Para demostrar su locura a Don Lorenzo, Blackman se apuntó a las sienes y apretó el gatillo, pero no salió ninguna bala.
Colaboró en el caso de la Camorra y seis meses después de esto, vuelve a la comisaría de San Antonio magullado y sin recordar nada sobre su vida. Decker intentará hacer todo lo que pueda para que pueda recuperar la memoria, ya que Blackman dice haber visto al Caníbal la noche en la que fue apaleado por unos tipos desconocidos. Se enamora de Amaia, la sobrina de Curtis y comienza a salir conella, aunque acaban rompiendo, y desde entonces no se sabe nada más de él.
Profesional psiquiatra que hizo su primera aparición tras el secuestro de la comisaría a manos de la banda de Uriarte. Ayudó a Paco a superar la crisis de su matrimonio, le ayudó a aceptar la relación de Sara con Lucas y le aconsejó en lo referido a la decisión de Sara de ser policía, además también aconsejo a Paco para que ayudara a Povedilla a superar su trauma de la prisión. También ha tenido cabida en la trama policial, permaneciendo con Lucas en el duelo con la banda del Káiser en la sierra de Gredos y formando parte de un operativo organizado por Paco y Mariano en un psiquiátrico. Tras un tiempo sin aparecer, Don Lorenzo ordena que el justiciero Blackman sea dictaminado por él, para demostrar que está loco. Paco contará con su ayuda, debido a la amenaza de un secuestrador que tiene un rehén. Reaparece durante la investigación del caso del Caníbal satánico para hacer un seguimiento a la novicia que encontraron Paco y Povedilla en el colegio abandonado.
Aparece en el capítulo 100. Es un agente del CNI que lleva 6 años infiltrado en la camorra italiana, por eso no tiene vida propia, no tiene número de teléfono, ni relaciones sociales. Es un tipo que hipoteca su vida por la Policía. Paco y los suyos terminan interviniendo, por error, en el caso en el que lleva trabajando tantos años. Mas tarde, Paco es contactado por Bravante para que se reúna con él sin refuerzos, Jota, ve una oportunidad de avanzar en el caso en el que lleva infiltrado años y no duda en decirle a Paco que vaya a la cita, aun sabiendo que su vida puede estar en peligro. En la cita, Bravante, amenaza a Paco con matar a todos sus hombres, entre los que se encuentra su hija, si no ejecuta a Don Vittorio para proteger los intereses de la banda. Paco, para salvar a su hija, logra sacar a Don Vittorio de comisaría y llevarlo a un descampado para matarlo, pero en el último instante se arrepiente. Jota, sigue a Paco hasta el descampado y se ofrece para cargarse él mismo a Vittorio, ya que él no tiene vida, no tiene una familia y amigos a los que querer como Paco. Paco se niega y se dispone a devolver a Don Vittorio a comisaría pero Jota no le hace caso y le pega un tiro a Vittorio en la cabeza para proteger su identidad como infiltrado. Tras esto, los miembros de la camorra, que permanecían escondidos para comprobar si Don Vittorio era asesinado, le disparan en la cabeza con un rifle de precisión de larga distancia.
Es el mejor amigo de Coque, le gustaba Kira. Ayudó a Lola en el bar trás la muerte de Bernarda. Tiene un grupo llamado Pignoise, actuará en diversas ocasiones en Los Cachis.
Amiga y compañera de clase de Sara. Se fué a estudiar medicina fuera de España.
Es el inspector de la Interpol que colabora junto a Smith y la comisaría en el caso Káiser. Es serio, implacable y no le tiembla la mano a la hora de tomar decisiones por las que peligren las vidas de los chicos de la comisaría. Actualmente su colaboración en el caso ha disminuido debido a una metedura de pata. Su última aparición se produjo en el capítulo «El canuto de la verdad», en el que podíamos ver como entregaba una placa a Povedilla. En el capítulo «Tiroteo nupcial», Silvia afirma que había hablado con él, y que le había confirmado que la banda acababa de activar el virus, por lo que se supone que De Gaulle continúa en la investigación del caso Káiser en un segundo plano, y que no fue relevado tras el incidente en el hangar.
Es un alto mando de Asuntos Internos que investiga a Paco, Mariano y Aitor por la presunta implicación como corruptos en el caso de la Camorra. Es desconfiado y no tiene escrúpulos. Era amigo de Montoya en el pasado, pues jugaban juntos al pádel, pero la amistad se rompió ante sus actitudes tan contrapuestas en el trabajo. Ha expedientado a casi toda la comisaría por ocultar información. Don Lorenzo ordenó a Rita que le mantuviera alejado de la sala de interrogatorios, donde Blackman iba a interrogar al detenido, así pues, la agente intentó entretenerle contándole acerca de Montoya y su prima Marga. Trujillo intentó evadirse de la situación, y acabó siendo narcotizado sin previo aviso, escondiéndole Rita tras el escritorio. Más tarde, al demostrarse que se equivocaba en lo referente a Paco, Mariano y Aitor, se marcha de la comisaría. No obstante, le comunica al CNI todo lo ocurrido y la comandante Salgado irrumpe en San Antonio para colaborar en la investigación.
Marga es la prima del pueblo de Rita, que inicia una relación con Montoya. En un principio, parece que es un parche del inspector para olvidarse de Rita, pero acaba enamorándose de ella. Ha vuelto al pueblo tras unos días, porque Rita le dijo que Montoya no la quería. Gonzalo intentó contactarla, pero desistió.
Es la nueva camarera de Los Cachis/Lizarrán, donde Paco y compañía acuden a tomarse cafés y desayunos. Es bastante simpática con todos, y parece conocerles bien, pese a sus escasos diálogos y apariciones.
Coque es el hijo de Bernarda, se dará cuenta de lo que siente por Sara, aunque nunca entenderá que ella ame a Lucas, e intentará conquistarla. Sin embargo, nada pudo hacer. Se fue a Barcelona, sin explicaciones.
Sobrino de Lucas que vino a pasar unos días a San Antonio. En su estancia se encapricha de Lola y ésta estuvo pensándose la idea de ser infiel a Paco. Después Perico intenta ligar con Sara, pero a pesar de sus «técnicas de enamoramiento» no tiene éxito.
Hijo de Bernarda. Es fruto de una de las muchas relaciones del pasado de Bernarda, y por tanto hermanastro de Coque. Desaparece misteriosamente de la serie y no se le vuelve a nombrar.
Es la ex mujer de Mariano, ella cree que él está constantemente acosándola y le denunciará en varias ocasiones, Mariano no se da nunca cuenta de la importancia de estas denuncias, y hará que Lucas y Paco le adviertan. En el fondo, aún quiere a Mariano, mucho más de lo que ella cree, pero se da cuenta demasiado tarde, pues el subinspector comenzó una relación con Bernarda.
Estuvo saliendo con Silvia tras la ruptura de esta con Lucas. Estuvieron a punto de casarse hasta que se entera de que Silvia le está engañando con Lucas. Estudió abogacía, pero no ejerce y es dueño de una fábrica de palillos. Es un hombre honrado y de hacer las cosas bien, hasta el punto de hacer de abogado de Lucas durante un juicio. Dejó a Silvia tras estar un tiempo sin dar señales de vida.
Inspector jefe de la comisaría central. Llevó a cabo la investigación del secuestro de la comisaría de San Antonio, incluyendo la muerte de Ruth Montalbán. Se marchó cuando Don Lorenzo fué declarado inocente.
Kira es una joven rebelde e independiente que ha pasado su infancia en diversos reformatorios. La joven está necesitada de cariño y de un ambiente familiar, que encontrará en casa de Paco, gracias a Lola, quien la aceptará como una hija después de verla pasando drogas en Los Cachis. La asistente social que hizo el informe no dio el visto bueno, y por tanto volvió al centro de menores.
Es un personaje que aparece en varias ocasiones durante la primera temporada. Su misión es enterarse de lugares, fechas y nombres de los traficantes, asesinos y ladrones de la zona. Paco, Lucas y Mariano le utilizarán a cambio de un supuesto futuro «puesto en la policía nacional». Sin embargo, solamente recibirá unos euros por sus confidencias.

Fallecidos[editar]

Es la hermana de Lola, pelirroja y muy atractiva, es inspectora y forense de la policía . Es la ex de Lucas, con quien estuvo casada un año, más tarde creyó que Lucas estaba interesado por ella y volvió a caer en las redes de éste. Es, junto con Lucas, la primera que supo que Sara está enamorada de Lucas. Tras unos vaivenes con su futuro marido Márquez el cual la deja por su indecisión, atrasó la boda tres veces y por sus rollos con Lucas, verá en Gonzalo Montoya un rayo de luz, que al poco tiempo se verá tapado. La llegada de Pepa y su reencuentro con ella le hará revivir sentimientos escondidos desde su adolescencia, donde ella y Pepa protagonizaron un "escándalo" al besarse delante de todos en la comunión de Sara, al principio Silvia tiene miedo a lo que está sintiendo, pero poco a poco Silvia se dará cuenta que ya no puede ocultar lo que siente por Pepa y será ella la que se lanzará al besarla. Ambas saben que tendrán que luchar por su amor ya que el miedo de Silvia y la aversión que siente Don Lorenzo por Pepa no se lo pondrá fácil. Don Lorenzo intentara hacer ver a Silvia que lo de Pepa es un capricho, pero al final, el amor es más grande y a este no le quedará otra que aceptar su relación. Silvia sentirá deseos de ser madre y durante una noche loca, Pepa y Silvia hablan de tener un hijo, pero al día siguiente Pepa no está por la labor ya que apenas se acuerda de lo que hablaron durante la fiesta porque iba borracha, Silvia al sentirse humillada por las palabras de Pepa se hundirá y decide romper su relacción. Silvia y Pepa arreglan sus diferencias en un principio, pero se acaba enterando de que Pepa se acostó con Aitor estando borracha, por lo que rompe definitivamente con ella. Pepa no se da por vencida e intenta volver con Silvia, finalmente volvieron juntas después de su período de crisis. Silvia muere como una heroína el día de su boda con Pepa, en el último episodio de la octava temporada. Reaparece en la última temporada como «espectro» para guiar a Paco y a Pepa a la posición de las fuerzas del Mal en la tierra.
  • Gonzalo Montoya (Aitor Luna), entre 2005 y 2009:
El policía perfecto, pese a su juventud, posee varias carreras, es experto en criminalística y es uno de los inspectores con más proyección del cuerpo. Su perfección le hará sentir vergüenza de Paco y sus hombres, aunque en el fondo sabrá valorar su papel en los casos y poco a poco les irá tomando cariño. Estuvo enamorado de Silvia y en la tercera temporada será el novio de la psicóloga, su relación se rompe y empieza una relación con Ruth Montalbán. Durante este tiempo, Silvia se entera de que esta embarazada de él, pero no quiere decirle nada para no estropear su relación. Se entera de que iba a ser padre cuando a Silvia le disparen y pierde al niño. Después del secuestro de la comisaría por parte de los hombres de Uriarte y de la muerte de Ruth, entra en una depresión y se refugia en el alcohol, más tarde, con ayuda de sus compañeros, consigue superarlo. Cuando aparece Pepa en el capítulo «Las últimas palabras de Julio Olmedo» se queda enamorado de ella, hasta que se da cuenta que es lesbiana y que esta saliendo con su ex novia, Silvia. Entabla una amistad con Rita debido a que colaboran en muchos operativos. Estuvo saliendo con la prima de Rita, Marga, pero se da cuenta de que, realmente, esta enamorado de Rita. Siendo novio de Rita, muere como un héroe en el último y trágico capítulo de la octava temporada, durante la emboscada de la camorra en la boda de Pepa y Silvia.
Conocido como Quique entre sus compañeros, es el mayor de los hombres de Paco, con el pelo pelirrojo anaranjado. Destaca por su torpeza y atolondramiento mental. Es bestia y animal. Es un homosexual «encerrado en el armario». En una de sus bromas habituales con su compañero, Curtis se le declarará para reírse de él, pero por el contrario, él acepta la declaración de Curtis. A partir de ahí acepta que es homosexual y su vínculo de amistad con Curtis será más fuerte. Muere en el último capítulo de la octava temporada como un héroe, intentando rescatar un arma se quitó el escudo y lo mataron.
Vecina de la familia Miranda y amiga de Lola, con la que se reencuentran trás la llegada de esta a San Antonio, separada de su marido por unos cuernos, Bernarda, vive con sus hijos y es propietaria de un bar, que mas adelante llevara junto a Lola. Berny, debido a su naturaleza desconfiada, es la causante de que Lola se meta en líos. Adicta al sexo, tendrá una relación con Nacho, una estrella del cine porno. Posteriormente encontrará el amor en Mariano, con quien conseguirá una relación estable. Falleció en la tercera temporada a causa de un atentado dirigido a Paco. En el capítulo «Y si Adelita se fuera con otro» se descubre que la bomba la puso Robles. Mariano cuando se entera durante la infiltración, quiere acabar con él.
Nelson es un policía negro. Su llegada a la comisaría se produce en unas condiciones un tanto peculiares, ya que los agentes de San Antonio han sido acusados de racistas, tras una pelea entre Aitor y un sospechoso negro. Jefatura, para acallar las críticas, decide trasladar a Nelson para demostrar a todos que la integración de las minorías es un hecho en san Antonio. Nelson no tarda en adaptarse al particular estilo de investigación que Curtis, Quique, Povedilla, Rita y el resto imprimen a sus casos. Las descabelladas hipótesis de trabajo, las ocurrencias disparatadas y el innegable amor a una profesión como la policíaca, son las constantes en el devenir del joven e inexperto Nelson. Muere junto a Quique como un héroe durante el último capítulo de la octava temporada intentando rescatar un arma para protegerse de la emboscada tendida por la camorra.
Es el superintendente de la Interpol y miembro de la cúpula de la investigación del caso Káiser. Murió en la cuarta temporada asesinado en un encuentro con Lucas por un integrante de la banda del Káiser. Su muerte esconde muchos secretos y será uno de los sucesos más intrigantes del caso, además de ser el principal motivo por el que, Lucas, estuvo erróneamente en busca y captura durante la sexta temporada.
El subinspector Pacheco es un serio investigador de Asuntos Internos. Tras el asesinato de Torres en la comisaría llega junto con la inspectora Escobar para investigar dicho suceso, empezarán a investigar a Paco como presunto culpable de un caso ocurrido en el pasado. Falleció en la tercera temporada tras ser disparado por su corrupta compañera, Eva Escobar.

Villanos[editar]

La banda de Uriarte[editar]

Líder mafioso relacionado con asuntos de drogas y tramas de corrupción policial. Su carrera acaba tras el fracasado secuestro de la comisaría. Se prestó a declarar en la comisaría contra Don Lorenzo tras la muerte de la misma.
Comisario que pertenece a un grupo de policías corruptos. Comete un crimen del que Sara es testigo, por eso intenta matarla, Lucas lo impide deteniéndolo. Sabía cosas y poseía un dossier sobre el caso Uriarte y por eso, es asesinado por un sicario enviado por «Castresana», el padre de Lucas.
  • Francisco Trujillo Mendizábar «Robles» (Alberto Jiménez), en 2007. Fallecido:
Trabajaba para la banda de Uriarte. Sustituto de Tomás Fernández en el cargo de «Castresana». Fue el que llevó a cabo el secuestro de Lucas y un enlace principal para encontrar al peligroso criminal. Más tarde fue asesinado por Uriarte justo antes de su detención.
Tomás Fernández, el padre de Lucas y Carlota, fue un policía corrupto a las órdenes de Uriarte. Antes creían que estaba muerto, pero en realidad se escondía bajo el nombre de Castresana para protegerse. Eva Escobar lo mató pero antes de morir dejó una deuda pendiente con los demás corruptos de millones de euros y por eso buscaban a Carlota. En el último capítulo de la tercera temporada, Lucas encuentra el dinero en la casa de su padre, y Mariano y Lola encuentran la prueba de que Ruth es el topo de San Antonio. Gracias a la estrella que Tomás regaló a Carlota.
Otro integrante de la banda. Participó en el secuestro de la comisaría y disparó a Silvia cuando esta estaba embarazada, haciéndole perder el niño. En la quinta temporada se le hace mención, ya que una chica que aparece muerta a las puertas de comisaría estaba relacionada con él.
La inspectora Escobar es una implacable y seria investigadora de Asuntos Internos encargada junto el inspector Pacheco de investigar un caso que afecta a la comisaría de San Antonio, algo que llevara a investigar a Paco, como sospechoso de estar involucrado en un oscuro caso policial. Durante el desarrollo de la tercera temporada Lucas descubrió que ella pertenecía a la banda de Uriarte. Falleció de un disparo por parte de uno de los hombres de Uriarte, al querer contarle a la policía todos los delitos de Uriarte y su banda.
Mujer atractiva, desenvuelta y profesional que se incorpora a la comisaría como psicóloga. Tendrá que analizar el perfil psicológico de los policías. Será la enemiga número uno de Silvia, debido a la relación que mantendrá con su padre, el comisario, un hombre más mayor que ella; durante este tiempo se liará un par de veces con Lucas y esto hace que Don Lorenzo termine su relación con ella. En el comienzo de la tercera temporada Ruth saldrá con Gonzalo Montoya. Al final de la cuarta temporada se descubre que es amiga de Uriarte y su banda, que estuvo con el comisario don Lorenzo por interés, para sacar información y traiciona a Paco y a sus hombres. El comisario la mata cuando descubre que era el topo de San Antonio.
  • Hombres de Uriarte:
No se sabe cómo se llaman pero hubo más integrantes que se pudieron ver durante el secuestro de Lucas y en el asalto a la comisaría. Algunos de ellos fueron interpretados por Javier Mora, es el que droga a Lucas cuando es secuestrado por la banda, más tarde también participa en el asalto a la comisaría; por Roberto Álamo, persona que inicia el asalto en la comisaría, mata a Eva Escobar y ordena a Ruth matar a Don Lorenzo y por Helena Carrión. Sus apariciones corresponden a la tercera y cuarta temporada.

La banda del Káiser[editar]

Jefe de la banda, planea el robo del siglo. Quiere insertar millones de billetes falsos para provocar un caos internacional. Todos los servicios de inteligencia europeos trabajan codo con codo para descubrir su paradero. En el último capítulo de la cuarta temporada la identidad es revelada, todo era una cortina de humo, Allison Morris era el Káiser, sin llegar a saberlo ningún miembro de la banda. Fue detenida en el camión horas después.
Es la mano derecha de Salazar y lleva los asuntos en cuanto a informática de la banda. Le ayudó a salir de prisión y elimina los obstáculos con los que se topen para cumplir sus objetivos. Se encapricha de Lucas, al que conoce mientras esta infiltrado haciéndose pasar por un miembro de la banda de Salazar, mas tarde descubre que este es policía y lo incrimina con un vídeo manipulado e incompleto de la muerte de Smith desde el faro. También es la persona que secuestra a Carlota, la hermana de Lucas. Mató a Salazar porque no quería que diera información a Lucas sobre sus planes. Fué quien colocó una bomba en el coche de Lucas, lo que provocó su supuesta muerte. En «Tiroteo nupcial», se dispone a matar a Sara, tras revelarle que ella es el Káiser, acaba herida y detenida en el camión horas después.
  • André Salazar (Miko Jarry), en 2008. Fallecido:
Hombre con más peso de la banda y cumple órdenes del Káiser, sin saber quién es. Estuvo en la cárcel, pero se dio a la fuga para poder seguir cumpliendo órdenes. Muere en un centro comercial por un disparo de Alison cuando iba a darle información a Lucas.
Miembro de la banda que ocupa el trabajo con explosivos. Lucas se convertirá en su mayor enemigo y deseará acabar con él. Finalmente fue detenido por la policía e interrogado por Lucas para poder llegar a Salazar. Más tarde se escapa del furgón policial que lo trasladaba. Colaboró en el robo del siglo, y tomó como rehenes a los miembros de comisaría que se infiltraron en la base militar. Al final del capítulo «Tiroteo nupcial», se ve caer un cuerpo del avión en el que él viaja en compañía de los hombres de Paco, Don Lorenzo y Salgado. En el primer capítulo de la séptima temporada «El replay de Don Lorenzo» se descubre que fue la persona que se lanzó en paracaídas desde el avión y que posteriormente fue detenido.
Actúa junto a Allison, y es soporte principal de Salazar en sus planes. Allison y él son más que compañeros, ya que ambos mantenían una relación sentimental, este quizás es el motivo por el que tanto odia a Lucas, ya que Allison filtreó con él en ocasiones. Tuvo un accidente de bomba, y Arrieta le asesinó para que no diera lugar a problemas, también era conocido como "El Marsellés" y reventó la caja fuerte de tres casinos de Atlantic City.
Se escapó de la cárcel junto con Salazar y fue su escolta durante su estancia en prisión. Fué detenido gracias a Povedilla, el cual fue víctima de sus abusos sexuales.
En principio, la comisaría y la Interpol pensaban que era el presunto Káiser. Se le encontró muerto y congelado en un arcón en la guarida del Káiser. Principalmente se cree que su asesino fue Ernesto Monzón, pero más tarde se descubre que el autor fue John Arrieta, al estar sus huellas en el cadáver. Julio llevaba consigo un cubo de Rubik, donde escondía los planos de un edificio que necesitaban Salazar y la banda. Mariano encontró en su interior dichos planos e hizo entrega de ellos a Don Lorenzo. Lucas acabó entregándolos a Salazar para que le entregaran a su hermana. Son vitales para que el Káiser lleve a cabo el robo del siglo, en el último capítulo de la cuarta temporada se descubre que son del banco de España, posteriores a la reforma. La muerte de Julio Olmedo, es otro suceso importante en el caso.

La banda del Gordo (Camorra Napolitana)[editar]

  • Ludovico Stratta «El Gordo» (Fabio Sartor), entre 2009 y 2010. Fallecido:
De nombre desconocido, poco se sabe de este capo de la mafia que mueve los hilos de una organización con un entramado que involucra cientos de empresas, familias mafiosas y redes de corrupción policial internacionales. Tiene un sinfín de tapaderas legales con las que blanquea el 60% de los ingresos obtenidos en extorsiones y tráfico de drogas. Actúa desde Nápoles controlando las actividades de su organización, aunque las últimas detenciones de la policía de San Antonio, que supusieron un duro golpe al entramado criminal, lo hicieron salir de su escondite para liderar personalmente la operación que tenía por objeto aniquilar a los responsables de desmantelar varios de sus operativos. Tras el asedio que sus hombres protagonizaron contra los policías presentes en la boda de Pepa y Silvia, que se cobró la vida de cuatro agentes, Silvia, Montoya, Nelson y Quique, escapó en una moto conducida por uno de sus sicarios cuando la policía acudía al lugar y detenía a los francotiradores. Muere seis meses después en su escondite en Italia a manos de Pepa, que llevaba 6 meses buscándole. Su nombre real era Ludovico Strada.
Es el número dos de la organización, el consejero y mano derecha de "El Gordo", y encargado de las negociaciones y gestiones de la banda. Convoca a Paco a una reunión secreta para negociar la vida de sus compañeros y familiares en el cuerpo de policía, a cambio de ejecutar a Don Vittorio, jefe de una de las familias de la organización al que habían capturado recientemente. Tras descubrir que se oculta en un búnker bajo la casa que tiene en el campo, es detenido, y con él se captura a varios componentes importantes de la mafia a los que logran relacionar con la trama criminal.
Capo de una de las familias que componen la banda del "Gordo", dedicada a hacer desaparecer residuos tóxicos de empresas asociadas con la mafia. Su familia es la primera pieza de la organización con la que se topan Paco y sus hombres por error. Tras descubrir sus actividades, consiguen retener a su cuñado, pero Vittorio secuestra a Nelson para canjearlo por su cuñado. Mariano, haciéndose pasar por policía corrupto, acepta dinero por ocultar sus negocios y acuerda con él un lugar para intercambiar los rehenes. Cuando Vittorio se percata de que su cuñado está muerto, detiene a Paco y Mariano y los entierra en su huerto con las cabezas en la superficie para que mueran de hambre y sed. Sin embargo, logran convencer a la hija pequeña de Vittorio para que les deje hablar por el móvil simulando un juego, y avisan a Curtis que acude con refuerzos, con lo cual logran salvarlos y capturar a Vittorio. No obstante, el Consiglieri amenaza con matar a toda la brigada de policía si Paco no ejecuta a Vittorio para proteger los intereses de la banda. Paco logra sacar a Vittorio de comisaría y llevarlo a un descampado, pero se arrepiente. No obstante, el agente Vidal Reus, infiltrado de la policía en la mafia, le pega un tiro a Vittorio en la cabeza para proteger su identidad.
Miembro de la familia Palezze y cuñado del capo de dicha familia. Es detenido por Paco y sus hombres cuando descubren que están vertiendo residuos tóxicos ilegales. Vittorio secuestra a Nelson para extorsionarles y pedir la liberación de su cuñado. Sin embargo, Fabrizio logra escaparse, desprendiendose de sus ataduras pero cae por accidente sobre el pico de un bidé roto y muere, por lo que Paco y Mariano tienen que fingir que sigue vivo para poder realizar el intercambio, para ello le ponen en silla de ruedas y dirigen sus movimientos mediante cuerdas. Sin embargo, cuando lo entregan a Vittorio se descubre la farsa y Paco y Mariano son apresados.
Miembro del clan Palezze perteneciente al clan de los corsos. Intenta vengar la captura de Don Vittorio matando a Paco y Mariano con uno de sus sicarios, pero dicho sicario resulta ser un agente del CNI infiltrado que les salva la vida golpeando por la espalda a Lazzo, que es detenido. Poco después logra escapar de la policía que lo escolta en la comisaría y para poder escapar secuestra a Santiago Segura, que se encuentra en ese momento en la comisaría de San Antonio para poner una denuncia. Curtis se ofrece como rehén, y Lazzo obliga a Segura y Curtis a quitarse los pantalones para salir bajo una sábana sin que se sepa que piernas pertenecen a quien. Pero Rita descubre que piernas son de Lazzo y dispara para salvar la vida de su compañero y de Santiago Segura. Cuando le van a llevar a declarar ante el juez, Nicoletti y Fangio, dos miembros de la Camorra, lo asesinan junto con los agentes que le escoltaban.
Es la mujer de Bravante. En un primer momento, cuando entran en su casa los hombres de Paco, intenta encubrir a su marido, pero Paco la convence para que les diga el paradero de su marido. En el último capítulo es amenazada por "el Gordo" para que no declare en su contra, amenazándola con matar a sus hijos. Ella atemorizada dispara contra la juez, pero no la mata porque Blackman, momentos antes, le había puesto un chaleco antibalas. Acaba detenida por la policía.

La orden de (Los Testigos de la Resurrección)[editar]

Hijo de uno de los sacerdotes fundadores de la orden de «Los Testigos de la Resurreción», el padre Damián, quien violó a una mujer y de esa violación nacieron dos gemelos univitelinos. El padre Damian ocultó a uno de ellos incluso de su propia madre, que creyó haber dado a luz un único vástago: Amadeo. Fue educado desde niño como si fuese el propio Satán por su padre, que regía el colegio religioso donde se criaba su hermano. Al cumplir 10 años, fue enviado a este colegio. Satán intentó convencer a Amadeo de hacer el mal como él, aunque su hermano no quería seguir sus pasos. Como consecuencia, Satán incendió su habitación con los demás niños, y le reveló que en realidad son dos gemelos obligándole a matar a un gato. En 1998, el padre Damián secuestró a Amadeo y fingió su muerte. En el 2010 inició lo que consideró «su obra» para hacer llegar las Tinieblas a nuestra era. Debía asesinar personas que representaran las 6 virtudes teologales: la Caridad, la Justicia, la Templanza, la Castidad, la Fortaleza y la Esperanza en seis puntos geográficos que formarían la estrella de Salomón y abrirían las puertas del infierno. Realmente esas personas habían donado sangre a su padre en un accidente. En un primer momento se le arrestó y se suicidó en la comisaría, pero de nuevo apareció, haciendo creer a la policía que había resucitado. En realidad quien se había suicidado era su hermano Amadeo, manipulado e hipnotizado. Una vez concluido el asesinato de 5 de sus víctimas, se enfrentó a Paco, su última víctima a quien hirió de gravedad, pero de inmediato fue abatido por todos los hombres de Paco.
  • Amadeo Millán Rodríguez (Manu Fullola), en 2010. Fallecido:
Hermano gemelo de Satán. Criado por su madre en el colegio religioso Virgen del Espino, que estaba subvencionado por el padre Damián. Cuando su hermano llegó al colegio, este le intentó convencer de que siguiese sus pasos. Cuando se negó, su hermano incendió la habitación de sus compañeros del colegio y le reveló que era su hermano gemelo. En 1998, fue secuestrado por el padre Damián y fingió su muerte para que cuando Satán comenzase su obra, este le hipnotizara y se hiciera pasar por él delante de la policía. Se suicidó de forma brutal en la sala de intrrogatorios de la comisaría. Sería una de los 6 virtudes teologales: La Justicia. Que quería morir en comisaría
  • Padre Damián (Kasbeel-Matusalem) (Celso Bugallo), en 2010. Fallecido:
Uno de los fundadores de una orden religiosa dispuesta a todo por conseguir de nuevo atraer a los fieles a las Iglesias. Violó a una mujer para tener un hijo a quien adoctrinar como si fuese el mismísimo Satán reencarnado, con el objetivo de sembrar el caos y el miedo al Apocalipsis y así lograr que la gente vuelva a necesitar a Dios. Cuando sufrió un accidente en el cual 6 personas le donaron sangre, supo como debía hacer que su hijo llevase a cabo su plan. En 1998, secuestró a su otro hijo Amadeo y fingió su muerte para que Satán lo utilizase más tarde en su obra. Cuando por fin concluye la penitencia que lo tenía postrado en la cama como un parapléjico durante 8 años, deciden convocar una reunión de los obispos miembros de la orden para así dar por terminada la misión de su hijo, haciendo creer que sus oraciones han acabado con el diablo. En cuanto le comunica a su hijo que todo era una farsa y el no es Satán, El Caníbal ataca a su padre y lo mata.
Webmaster de una página web satánica que reúne a los seguidores del Caníbal, a quien realmente creen Satán y lo ayudan en su obra. Lideró un grupo de seguidores en su infiltración al hospital donde creían que se encontraba la cuarta víctima del Caníbal, que según informó la policía, logró sobrevivir. Intentó secuestrarla haciéndose pasar por médico, pero en realidad quien estaba allí era Lis, haciéndose pasar por la víctima para tender una trampa al asesino. Fue arrestado e intentó escapar de comisaría robando disimuladamente un boli que usó para quitarse las esposas y asesinar a un policía en la sala de interrogatorios. Tras tomar a Lis como rehén, fue detenido de nuevo por Dani. Tiene un aspecto imponente y robusto.