Anexo:Patrimonio de la Humanidad en el Perú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Flag of UNESCO.svg Flag of Peru.svg

Bienes culturales y naturales[editar]

Perú cuenta actualmente con los siguientes lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco:

80 - Machu Picchu - Juin 2009 - edit.jpg Santuario histórico de Machu Picchu
Bien mixto inscrito en 1983.
Localización: Departamento del Cuzco 13°9′48″S 72°32′46″O / -13.16333, -72.54611

Ubicado a 2.430 metros de altura en un paraje de gran belleza, en medio de un bosque tropical de montaña, el santuario de Machu Picchu fue probablemente la realización arquitectónica más asombrosa del Imperio Inca en su apogeo. Sus murallas, terrazas y rampas gigantescas dan la impresión de haber sido esculpidas en las escarpaduras de la roca, como si formaran parte de ésta. El marco natural, situado en la vertiente oriental de los Andes, forma parte de la cuenca superior del Amazonas, que posee una flora y fauna muy variadas. (UNESCO/BPI)

81 - Cuzco - Juin 2009.jpg Ciudad del Cuzco
Bien cultural inscrito en 1983.
Localización: Departamento del Cuzco 13°31′31″S 71°58′09″O / -13.52528, -71.96917

Situada en el corazón de los Andes, esta ciudad se convirtió bajo el gobierno del inca Pachacutec en un centro urbano complejo con funciones religiosas y administrativas diferenciadas. Su área circundante estaba dividida en zonas claramente delimitadas para la producción agrícola, artesanal y manufacturera. Al adueñarse de la ciudad en el siglo XVI, los conquistadores españoles conservaron su estructura, pero construyeron iglesias y palacios sobre las ruinas de los templos y monumentos de la ciudad incaica. (UNESCO/BPI)

Chavín de Huantar Août 2007 - El Castillo.jpg Sitio arqueológico de Chavín
Bien cultural inscrito en 1985.
Localización: Departamento de Ancash 9°35′33.99″S 77°10′42.43″O / -9.5927750, -77.1784528

El sitio arqueológico de Chavín ha dado su nombre a la cultura que se desarrolló entre los años 1500 y 300 a.C. en el alto valle de los Andes peruanos en el que se encuentra. La arquitectura de este conjunto monumental de plazas y amplias terrazas rodeadas por construcciones de piedra labrada, así como su ornamentación en gran parte zoomorfa, dan un aspecto impresionante a este lugar de culto, que es uno de los sitios precolombinos más célebres y antiguos. (UNESCO/BPI)

Laguna Llanganuco-Huaraz Peru.jpg Parque Nacional Huascarán
Bien natural inscrito en 1985.
Localización: Departamento de Ancash

En la Cordillera Blanca, la cadena montañosa tropical más alta del mundo, se alza a 6.768 metros sobre el nivel del mar el monte Huascarán, que da su nombre a este parque. Sus profundas quebradas surcadas por numerosos torrentes, sus lagos glaciares y su vegetación variada forman un conjunto de belleza espectacular. Este sitio alberga especies animales como el oso de anteojos y el cóndor andino. (UNESCO/BPI)

Chan chan wall1.jpg Zona arqueológica de Chan Chan
Bien cultural inscrito en 1986, en peligro desde ese mismo año.
Localización: Departamento de La Libertad

Chan Chan fue la capital del reino chimú, que conoció su máximo esplendor en el siglo XV, poco antes de sucumbir al poder del Imperio Inca. La disposición de esta ciudad, una de las más importantes de la América precolombina, fue el resultado de la aplicación de una rigurosa estrategia política y social, evidenciada por su división en nueve “ciudadelas” o “palacios” que forman unidades independientes. (UNESCO/BPI)

Manu riverbank.jpg Parque Nacional del Manú
Bien natural inscrito en 1987.
Localización: Departamento de Madre de Dios y Departamento de Cuzco

Este inmenso parque de 1.500.000 hectáreas posee una gran variedad de vegetación estratificada entre 150 y 4.200 metros de altura. El bosque tropical de las zonas menos elevadas alberga una variedad incomparable de especies animales y vegetales. Se han identificado en él hasta 850 clases de pájaros. Algunas especies poco comunes como la nutria y el armadillo gigantes han encontrado refugio en este sitio, donde también se ha podido observar la presencia frecuente de jaguares. (UNESCO/BPI)

22 - Lima - Août 2008.jpg Centro histórico de Lima
Bien cultural inscrito en 1988, extensión en 1991.
Localización: Lima

Lima, la “Ciudad de los Reyes”, fue la urbe y capital más importante de los dominios españoles en América del Sur hasta mediados del siglo XVIII. Pese a los graves daños sufridos por los terremotos, posee numerosos monumentos arquitectónicos, como el convento de San Francisco, el más grande de esta parte del mundo en su género. Muchos edificios limeños son creaciones conjuntas de artesanos y artistas locales y arquitectos y maestros de obras del Viejo Continente. (UNESCO/BPI)

Brillenbär.jpg Parque Nacional del Río Abiseo
Bien mixto inscrito en 1990, extensión en 1992.
Localización: Departamento de San Martín

Este parque se creó en 1983 para proteger la fauna y la flora altamente endémicas de los bosques lluviosos característicos de esta región de los Andes. El mono lanudo de cola amarilla, que se creía extinto, se encuentra únicamente en esta zona. Los trabajos de investigación llevados a cabo desde 1985 han permitido descubrir hasta ahora 36 sitios arqueológicos, situados entre 2.500 y 4.000 metros de altitud, que proporcionan una idea bastante completa de lo que fue la sociedad preincaica. (UNESCO/BPI)

Lignes de Nazca Décembre 2006 - Colibri 2.jpg Líneas y geoglifos de Nazca y Pampas de Jumana
Bien cultural inscrito en 1994.
Localización: Departamento de Ica

Situados en la árida planicie costera del Perú, a unos 400 kilómetros al sur de Lima, los geoglifos de Nazca y Pampas de Jumana cubren unos 450 km2. Trazadas en el suelo entre los años 500 a.C. y 500 d.C., las líneas plantean uno de los mayores enigmas de la arqueología debido a su número, naturaleza, tamaño y continuidad. Los geoglifos representan criaturas vivas, vegetales estilizados, seres fantásticos y figuras geométricas de varios kilómetros de longitud. Se supone que tuvieron una función ritual vinculada a la astronomía. (UNESCO/BPI)

Iglesiacompañia.jpg Centro histórico de la ciudad de Arequipa
Bien cultural inscrito en 2000.
Localización: Departamento de Arequipa

Construidos con la roca volcánica denominada sillar, los edificios del centro histórico de Arequipa son representativos de la fusión de las técnicas de construcción europeas y autóctonas, plasmadas en el trabajo admirable de los arquitectos y maestros de obras españoles y los albañiles criollos e indígenas. Esa fusión se patentiza en los robustos muros de las edificaciones, las arcadas y bóvedas, los patios y espacios abiertos, y la compleja decoración barroca de las fachadas. (UNESCO/BPI)

PeruCaral19.jpg Ciudad sagrada de Caral-Supe
Bien cultural inscrito en 2009.
Localización: Departamento de Lima

Caral-Supe es un sitio arqueológico de 5.000 años de antigüedad que abarca 626 hectáreas. Está emplazado en una meseta desierta y árida que domina el valle verdeante del río Supe. Sus orígenes se remontan al periodo arcaico tardío de los Andes Centrales y hacen de él el centro de civilización más antiguo de las Américas. La ciudad, excepcionalmente bien preservada, es impresionante por la concepción y complejidad de sus elementos arquitectónicos y espaciales, sobre todo las plataformas monumentales de piedra y tierra y los patios circulares bajos. Caral es uno de los dieciocho asentamientos urbanos de la región y su arquitectura, compleja y monumental a la vez, comprende seis grandes estructuras piramidales. El plano de la ciudad y algunos de sus componentes –en particular, las estructuras piramidales y el conjunto residencial de la clase dominante– atestiguan claramente la existencia de funciones ceremoniales reveladoras de una fuerte ideología religiosa. (UNESCO/BPI)

Incatrail in Peru.jpg Qhapaq Ñan, sistema vial andino
Bien cultural inscrito en 2014.
Localización: Departamento de Cuzco, Áncash, Junín, Puno, Huánuco, La Libertad y Piura.
Este bien es compartido con Flag of Argentina.svg Argentina, Flag of Bolivia.svg Bolivia, Flag of Chile.svg Chile, Flag of Colombia.svg Colombia y Flag of Ecuador.svg Ecuador

Se trata de una vasta red viaria de unos 30.000 kilómetros construida a lo largo de varios siglos por los incas –aprovechando en parte infraestructuras preincaicas ya existentes– con vistas a facilitar las comunicaciones, los transportes y el comercio, y también con fines defensivos. Este extraordinario sistema de caminos se extiende por una de las zonas geográficas del mundo de mayores contrastes, desde las cumbres nevadas de los Andes que se yerguen a más de 6.000 metros de altitud hasta la costa del Pacífico, pasando por bosques tropicales húmedos, valles fértiles y desiertos de aridez absoluta. La red viaria alcanzó su máxima expansión en el siglo XV, llegando a extenderse por todo lo largo y ancho de la cordillera andina. El nuevo sitio del patrimonio mundial, que consta de 273 componentes y se extiende a lo largo de más de 5.000 kilómetros. Los componentes se han seleccionado para poner de relieve la importante función social y política de la red viaria; las obras maestras de arquitectura e ingeniería y las infraestructuras conexas dedicadas a las actividades mercantiles, el alojamiento y el almacenamiento de mercancías; y los sitios con un significado religioso. (UNESCO/BPI)[1]

Lista indicativa[editar]

La inscripción en esta lista es la primera etapa para cualquier futura candidatura. Se han sometido los siguientes sitios:

Trujillo peru plaza.JPG Centro histórico de la ciudad de Trujillo

Bien cultural

Propuesto en 1996

Pachacamac Mamacona.jpg Zona arqueológica de Pachacámac

Bien cultural

Propuesto en 1996

Puente de Pucayacu entre Llama y Yauya.jpg El Gran Camino Inca, Sistema de Transporte Llamado Qhapaq Ñan

Bien cultural

Propuesto en 1996

Cajamarca NªSª de la Piedad lou.jpg Centro Histórico de Cajamarca

Bien cultural

Propuesto en 2002

Iles Flottantes Titicaca (pixinn.net).jpg Lago Titicaca

Bien mixto

Propuesto en 2005

Kuelap.jpg Complejo arqueológico de Kuélap

Bien cultural

Propuesto en 2011

Chanquillo Fortaleza (remains).jpg Complejo astronómico de Chankillo

Bien cultural

Propuesto en 2013

Patrimonio cultural inmaterial[editar]

Actualmente Perú tiene 6 elementos inscritos en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial, además de uno compartido con Bolivia y Chile inscrito bajo el artículo 18.

Patrimonio oral y manifestaciones culturales del pueblo zápara
Bien inmaterial inscrito en 2008 (originalmente proclamado en 2001).
Este elemento es compartido con Flag of Ecuador.svg Ecuador

El pueblo zápara vive en una región de la selva amazónica situada entre el Perú y Ecuador. Afincados en una de las regiones del mundo más ricas en biodiversidad, los záparas son los últimos representantes de un grupo etnolingüístico que comprendía muchas otras poblaciones antes de la conquista española. En pleno corazón del Amazonas, han desarrollado una cultura oral particularmente rica en conocimientos de su entorno natural, como atestigua la abundancia de su terminología sobre la flora y la fauna y su conocimiento de las plantas medicinales de la selva. Este patrimonio cultural también se expresa a través de mitos, rituales, prácticas artísticas y de su lengua. Esta, que es la depositaria de sus conocimientos y de su tradición oral, representa también la memoria de toda la región.

Cuatro siglos de historia marcados por la conquista española, la esclavitud, las epidemias, las conversiones forzosas, las guerras o la deforestación han diezmado a este pueblo. Sin embargo, pese a tantas amenazas, los záparas han sabido preservar con obstinación sus conocimientos ancestrales. Gracias a los matrimonios con otros pueblos indígenas (quechuas y mestizos), este pueblo ha logrado sobrevivir. Pero esta dispersión implica también la pérdida de una parte de su identidad.

La situación actual del pueblo zápara es crítica y no se excluye el riesgo de extinción. En 2001, el número de záparas no superaba los 300 (200 en Perú y 100 en Ecuador), de los cuales sólo 5, de más de 70 años, hablan aún la lengua zápara. (UNESCO/BPI)
Taquilenos knitting.jpg El arte textil de Taquile
Bien inmaterial inscrito en 2008 (originalmente proclamado en 2005).

La isla de Taquile está situada en el altiplano andino peruano, en el lago Titicaca, y es conocida por su artesanía textil realizada por hombres y mujeres de todas las edades, cuyos productos son usados por todos los miembros de la comunidad.

La población de Taquile vivió relativamente aislada del continente hasta los años cincuenta, y la noción de comunidad sigue siendo muy fuerte entre ellos. Esto se refleja en la organización de la vida comunitaria y en la toma de decisiones colectiva. La tradición de tejer en la isla de Taquile se remonta a las antiguas civilizaciones inca, pukara y colla, por lo que mantiene vivos elementos de las culturas andinas prehispánicas. Los tejidos se hacen a mano o en telares prehispánicos de pedal. Las prendas más características son el chullo, un gorro de punto con orejeras, y el cinturón-calendario, un cinturón ancho que representa los ciclos anuales asociados a las actividades rituales y agrícolas. El cinturón-calendario ha atraído el interés de muchos investigadores, ya que representa elementos de la tradición oral de la comunidad y de su historia. Aunque el diseño del arte textil de Taquile ha introducido nuevos símbolos e imágenes contemporáneas, aún se mantienen el estilo y las técnicas tradicionales.

Taquile tiene una escuela especializada para aprender la artesanía local, lo que contribuye a la viabilidad y a la continuidad de la tradición. El turismo ha contribuido al desarrollo de la economía comunitaria, que se basa principalmente en el comercio textil y en el turismo. Mientras que el turismo se considera como una manera eficaz de asegurar la continuidad de la tradición textil, la demanda creciente también se traduce en cambios significativos en cuanto al material, producción y significado. La población de Taquile ha crecido considerablemente a lo largo de las últimas décadas, lo que ha originado una escasez de recursos y la necesidad de importar cada vez más productos del continente. (UNESCO/BPI)
Danzante de tijera.jpg La Danza de las tijeras
Bien inmaterial proclamado en 2010.

La danza de las tijeras se ha venido interpretado tradicionalmente por los habitantes de los pueblos y las comunidades quechuas del sur de cordillera andina central del Perú y, desde hace algún tiempo, por poblaciones de las zonas urbanas del país. Esta danza ritual, que reviste la forma de una competición, se baila durante la estación seca del año y su ejecución coincide con fases importantes del calendario agrícola. La danza de las tijeras debe su nombre a las dos hojas de metal pulimentado, parecidas a las de las tijeras, que los bailarines blanden en su diestra. La danza se ejecuta en cuadrillas y cada una de ellas –formada por un bailarín, un arpista y un violinista– representa a una comunidad o un pueblo determinado. Para interpretar la danza, se ponen frente a frente dos cuadrillas por lo menos y los bailarines, al ritmo de las melodías interpretadas por los músicos que les acompañan, tienen que entrechocar las hojas de metal y librar un duelo coreográfico de pasos de danza, acrobacias y movimientos cada vez más difíciles. Ese duelo entre los bailarines, llamado atipanakuy en quechua, puede durar hasta diez horas, y los criterios para determinar quién es el vencedor son: la capacidad física de los ejecutantes, la calidad de los instrumentos y la competencia de los músicos que acompañan la danza. Los bailarines, que llevan atuendos bordados con franjas doradas, lentejuelas y espejitos, tienen prohibido penetrar en el recinto de las iglesias con esta indumentaria porque sus capacidades, según la tradición, son fruto de un pacto con el diablo. Esto no ha impedido que la danza de las tijeras se haya convertido en un componente apreciado de las festividades católicas. Los conocimientos físicos y espirituales implícitos en la danza se transmiten oralmente de maestros a alumnos, y cada cuadrilla de bailarines y músicos constituye un motivo de orgullo para los pueblos de los que es originaria. (UNESCO/BPI)

Huaconada-Mito-Perú.jpg La huaconada, danza ritual de Mito
Bien inmaterial proclamado en 2010.

La huaconada es una danza ritual que se representa en el pueblo de Mito, perteneciente a la provincia de Concepción, situada en la cordillera andina central del Perú. Los tres primeros días del mes de enero de cada año, grupos de hombres enmascarados, denominados huacones, ejecutan en el centro del pueblo una serie de danzas coreografiadas. Los huacones representan el antiguo consejo de ancianos y se convierten en la máxima autoridad del pueblo mientras dura la huaconada. Ponen de relieve esta función tanto sus látigos, llamados “tronadores”, como sus máscaras de narices prominentes que evocan el pico del cóndor, criatura que representa el espíritu de las montañas sagradas. En la danza intervienen dos clases de huacones: los ancianos, vestidos con atuendos tradicionales y portadores de máscaras finamente esculpidas que infunden respeto y miedo; y los más jóvenes, engalanados con indumentarias de colores y portadores de máscaras que expresan terror, tristeza o burla. Durante la huaconada, estos últimos ejecutan una serie de pasos de danza estrictamente limitados en torno a los ancianos que, debido a su edad, gozan de una mayor libertad para improvisar movimientos. Una orquesta toca diversos ritmos al compás de la “tinya”, un tamboril indígena. La huaconada, que es una síntesis de diversos elementos andinos y españoles, integra también nuevos elementos modernos. Sólo pueden ser huacones los hombres de buena conducta y gran integridad moral. La danza se transmite tradicionalmente de padres a hijos y los vestidos y las máscaras se heredan. (UNESCO/BPI)

Eshuva, rezos cantados de la etnia Huachipaeri
Bien inmaterial proclamado en 2011.

Los Huachipaeri son un grupo étnico indígena que habla el idioma Harakmbut y habitan en la selva tropical del sur peruano. La oración del Eshuva es parte de los mitos religiosos Huachipaire que se realiza como parte de ceremonias tradicionales. Según la tradición oral los cantos del Eshuva se aprendieron directamente de animales del bosque, y con ellos se invoca a los espíritus de la naturaleza para ayudar a aliviar las enfermedades o malestares, y promover el bienestar. El canto del Eshuva no tiene instrumentación y se canta únicamente en lengua Harakmbut. Como tal representan un factor clave en la salvaguardia de la lengua y la preservación de los valores del grupo y su visión del mundo. La enseñanza del Eshuva se hace por vía oral. El Eshuva está en riesgo de perderse pues la transmisión se ha visto interrumpida debido a la falta de interés de los jóvenes Huachipaeri en aprenderlo, además de la fuerte migración interna y la asimilación de elementos culturales externos. En la actualidad sólo hay 12 cantantes conocidos entre los Huachipaeri.(UNESCO/BPI)

Qoyllur Rit'i young dancer.jpg La peregrinación al santuario del Señor de Qoyllurit’i
Bien inmaterial proclamado en 2011.

En la peregrinación al santuario del Señor de Qoyllurit’i (Señor de la Estrella de Nieve) se mezclan elementos procedentes del catolicismo y del culto rendido a los dioses prehispánicos. Esta peregrinación comienza cincuenta ocho días después de la celebración del Domingo de la Pascua de Resurrección, cuando unas 90.000 personas de los alrededores de Cusco se ponen en marcha hacia el santuario, situado en la hondonada del Sinakara. La muchedumbre de peregrinos se divide en ocho “naciones”, correspondientes a sus pueblos de origen: Paucartambo, Quispicanchi, Canchis, Acomayo, Paruro, Tawantinsuyo, Anta y Urubamba. La peregrinación comprende procesiones con cruces que suben a la cumbre nevada de la montaña para luego descender, y también una procesión de veinticuatro horas de duración en la que la nación Paucartambo y la nación Quispicanchi llevan al pueblo de Tayancani las imágenes la Virgen Dolorosa y del Señor de Tayancani, a fin de celebrar la aparición de los primeros rayos del sol. La danza desempeña un papel fundamental en la peregrinación y se llegan a ejecutar unos cien bailes diferentes, representativos de las diferentes naciones. El Consejo de Naciones Peregrinas y la Hermandad del Señor de Qoyllurit’i organizan las actividades de la peregrinación, establecen sus reglas y códigos de conducta, y proporcionan la comida necesaria. Del mantenimiento del orden se encargan los pablitos o pabluchas, personajes vestidos con prendas de alpaca que llevan máscaras de animales tejidas con lana. La peregrinación abarca una gran variedad de expresiones culturales y ofrece un lugar de encuentro a comunidades asentadas a distintas alturas de la Cordillera de los Andes que se dedican a actividades económicas diferentes.(UNESCO/BPI)

Ver también Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Artículo 18[editar]

El Artículo 18 de la convención de la UNESCO de 2003 estipula que el comité intergubernamental selecciona periódicamente entre las propuestas presentadas por los estados partes, programas, proyectos y actividades de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial que reflejen mejor los principios y objetivos de la convención. Uno de esos proyectos corresponde al Perú bajo el título de Salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial de las comunidades aymaras de Bolivia, Chile y Perú[2] , seleccionado en 2009.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]