Anexo:Leyendas de Michelena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Municipio Michelena cuenta con infinidad de mitos y leyendas que son parte del imaginario colectivo. Este es un breve resumen de las leyendas que más se escuchan en el municipio, y en las que destacados personajes de la cultura tachirense como Lolita Robles de Mora se han basado para escribir sus libros.

El Encadenado de Michelena[editar]

Cuenta la leyenda que a mediados de 1925 vivía un joven buen mozo y enamoradizo llamado José, se dice que tenía su novia oficial llamada María Eugenia, pero siempre estaba con unas y con otras.

El padre de María Eugenia harto de los chismes que corrían por doquier, lo esperó una noche con un garrote y lo persiguió por todo el pueblo de Michelena, y lo golpeó hasta que terminó con su vida. Pasados unos días, mandó a que botaran el cadáver sin darle cristiana sepultura.

Días más tarde el padre de María Eugenia se dispuso a salir muy temprano a hacer unas diligencias, pero al regresar se le hizo demasiado tarde, teniendo que pasar frente de la cuesta del cementerio y acordándose cuando dejó al muchacho sin vida. Al acercarse sintió un escalofrío pero de todos modos prosiguió. Más adelante vio como la figura de un hombre se aparecía frente a él. En efecto, era el espíritu de José que lo llamaba y le decía que tenía que pagar por lo que había hecho. El padre llegó asustado a la casa donde lo recibieron sus hijos y sin nada que decir cayó desmayado.

Tiempo después, el padre de Eugenia enloqueció y después murió, nadie se explica lo sucedido pero dicen que fue el espíritu de José quien se lo llevó.

Con el correr de los años, los vecinos comenzaron a ver un terrorífico espanto que bajaba del cementerio con una túnica negra, ojos brillantes y unas largas cadenas que pendían de sus brazos y se arrastraban por las calles empedradas.

La figura encadenada sigue apareciendo por las calles principales del pueblo, desde el cementerio hasta el barrio Santa Rita, los días cercanos al aniversario de la muerte de este joven, llamado José.

La Laguna Encantada de Boca de Monte[editar]

En el pueblo de Boca de Monte, que hoy en día es parte de El Corredor Turístico de las Rosas, hace mucho tiempo atrás, cuando la niebla no dejaba de cubrir el pueblo todos los días del año, había una pequeña quebrada que formaba una pequeña laguna llamada por la gente del pueblo La Laguna Encantada, ya que todo el que se acercara, desaparecía.

La Llorona[editar]

La Llorona es una leyenda muy común en toda latinoamericana y también se dice que se puede ver en los campos del Municipio Michelena, en México aparece cargando un bebé en sus brazos y le pide a todo el que se le acerca que la ayude. Cuenta la leyenda que una mujer flaca, alta y de pelos negro oscuros suelta en la calle llorando buscando a su hijo que lo había perdido. Se aparece en las noches a media noche.la que iso este cuento es Yenis

La Sayona[editar]

La Sayona es el espíritu en pena de una mujer llanera que mató a su madre y a su hijo, su madre la maldijo para siempre, y desde entonces camina por los caminos desolados asustando a los hombres parranderos y fiesteros. Es muy común escucharla los días de Semana Santa en Tribiños y Boca de Monte, dicen que da terror verla.

El Silbón[editar]

El Silbón Se trata, según la leyenda, de un muchacho que asesinó a sus padres y está condenado a vagar con un saco lleno de los huesos de sus progenitores. Tiene un silbido característico que se asemeja a las notas musicales do, re, mi, fa, sol, la, si, en ese mismo orden subiendo el tono hasta fa y luego bajando hasta la nota si. Es un ánima en pena que normalmente se escucha en los Los Llanos venezolanos, es un hombre alto con la ropa rota. Dicen también que anda suelto por ahí y aparece más que toda en la noche, el silbón es una leyenda muy común porque los pobladores del pueblo llanero.

Las Ánimas del Purgatorio[editar]

Las Benditas Ánimas del purgatorio, es una variante de la conocida leyenda La Santa Compaña, en España. Según cuentan los abuelos de Michelena, en este lugar las ánimas se dividen en dos grupos: Las Ánimas negras y las Ánimas blancas, las primeras, auguran malos tiempos; las segundas son más puras y rezan por nosotros. Las negras conceden deseos si les rezas sin descanso todos los días. El que un día falte a su promesa, se dice que la ánima negra le arruina la vida y los vuelve locos.