Anexo:Fechas del fin del mundo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Esta página lista las fechas para las que se ha vaticinado el fin del mundo.

Antes de 1900[editar]

Fecha Autor Evento Artículo
741 a. C. Habitantes de Roma (en el 753 a. C.) Muchos romanos temían que Roma sería destruida después de 12 años de su fundación (en el 753 a. C.). Había un mito de que 12 águilas habían revelado a Rómulo un número místico que representaba la vida de Roma. [1]
634 a. C. Habitantes de Roma (desde el 740 a. C.) Cuando no se cumplió la profecía anterior, algunos romanos supusieron que cada águila representaba una década (10 años), por lo que Roma sería destruida después de 120 años de su fundación. [1]
389 a. C. Habitantes de Roma desde el 633 a. C. Cuando no se cumplió la profecía anterior, algunos romanos supusieron que el número místico representaba el número de días en un año (365), por lo que esperaban que Roma fuera destruida en el 365 AUC (389 a. C.). [1]
66-70 Simón bar Guiora, esenios Los esenios (ascetas judíos) vieron la revuelta judía contra los romanos (entre el 66 y el 70) como la guerra final. Por la autoridad de Simón, se acuñaron monedas que declaraban la redención de Sión.[2] [3]
100-120 d. C. Jesús de Nazaret (7 a. C.-30 d. C.). Predijo que la llegada del Juicio Final llegaría antes de una generación: «De cierto os digo: hay algunos de los que están aquí que no gustarán la muerte hasta que hayan visto al hijo del hombre viniendo en su reino». (Mateo 16:27-28). Si en ese momento (hacia el año 30) había un bebé presente, habría muerto antes del año 120. Después de esa fecha, para justificar esta profecía inclumplida, se creó el mito del Judío errante, quien habría estado presente cuando Jesucristo profetizó el fin del mundo. Mc 1:15; 9:1; 13:30, 14:25; Mt 24:34; Lc 21:32.
c. 110-130 Pablo de Tarso Siguiendo el anuncio del propio Jesús de Nazaret, san Pablo predijo la llegada inminente del Juicio Final. 1 Tes 4,13-18; 5,1-11; Rom 13, 11-14, etc.
c. 120-130 Juan, autor del Apocalipsis (libro del Nuevo testamento), hacia el 90 d. C. Como la mayor parte de los primeros cristianos, incluyendo el propio Jesús de Nazaret, san Juan predijo la llegada inminente en su tiempo del Juicio Final. Ap 1, 3; 22, 7; 22, 20, etc.
365 Hilario de Poitiers en 365 Este santo francés (315-367) anunció que el final iba a pasar ese año. [4]
375-400 Martín de Tours (316-397) Este santo húngaro afirmó que el mundo se acabaría antes del año 400. «No hay duda de que el Anticristo ya ha nacido. Aunque ya está firmemente establecido en sus primeros años, después de llegar a la madurez alcanzará el poder supremo». [5] [6]
500 Hipólito de Roma, Sexto Julio Africano, Ireneo Los tres predijeron que Jesucristo retornaría en la Pascua del año 500. Una de las predicciones estaba basada en las dimensiones del arca de Noé. [4] [7]
6 de abril de 793 Beato de Liébana El monje español Beato de Liébana profetizó la segunda llegada de Cristo y el fin del mundo en esta fecha. La gente, creyendo que el mundo llegaría a su fin, ayunó durante la noche. A la mañana siguiente, Hordonio, uno de los ayunantes, dijo: «Comamos y bebamos, ya que si morimos, al menos estaremos alimentados».
799-806 Gregorio de Tours Este santo galorromano (538-594) calculó que el Juicio final se produciría más de dos siglos después de su época: entre el 799 y el 806. [8]
800 Sexto Julio Africano Sexto Julio Africano afirmó que si el fin del mundo no sucedía en el año 500 sucedería en el 800.
848 Thiota (siglo IX) En el 847 esta vidente alamana profetizó que al año siguiente sucedería el Apocalipsis. En el 848 fue juzgada y azotada por su herejía. [6]
992-995 Varios cristianos en Europa En el año 992, el Viernes santo coincidió con la fecha de la Anunciación de María, y se corrió el rumor de que en un día coincidente así nacería el Anticristo, y por lo tanto el Fin del mundo sucedería antes de los tres años. [9] [10]
1000-01-01 Silvestre II (en el 999) Este fue el apocalipsis milenarista al final del primer milenio cristiano (que en realidad se había cumplido hacía siete años, ya que Jesucristo no nació en diciembre del 1 a. C. sino en el 7 a. C. aproximadamente). Varios clérigos cristianos predijeron el fin del mundo en esta fecha, incluyendo el papa Silvestre II (945-1003). En los pocos lugares de Europa donde sabían que estaban en el año 1000 se produjeron disturbios. Algunos pobladores comunes se convirtieron en peregrinos y viajaron hacia Jerusalén para poder morir en Tierra Santa. [4] [7]
1033-01-01 Varios cristianos Tras el fracaso del 1 de enero del año 1000, los teólogos milenaristas propusieron que el fin del mundo no ocurriría mil años después del nacimiento de Jesucristo, sino mil años después de su muerte (que ellos creían que había sucedido en el año 33 d. C.), el Viernes santo (aniversario de la muerte de Jesucristo). Tras el fracaso del viernes se esperó el Domingo de Pascua (aniversario de la resurrección de Jesucristo). [4] [7] [11]
1186 Juan de Toledo Este cardenal inglés (fallecido en 1275) predijo el fin del mundo para 1186, basado en la alineación de varios planetas. [4]
1284 Inocencio III (papa). Hacia 1216, el papa Inocencio III predijo que el mundo llegaría a su fin 666 años a partir del surgimiento de la religión islámica (en julio del 622, aunque Inocencio se equivocó por cuatro años, ya que calculó erróneamente que la Hégira había sucedido en el 618).[5]
1524-02-01 Astrólogos londinenses En junio de 1523, los más prestigiosos astrólogos de Inglaterra predijeron que el mundo terminaría a partir de una inundación que comenzaría en Londres. En esa fecha, unos 20 000 londinenses abandonaron sus hogares y se dirigieron a terrenos más altos. [9] [12]
1689 Benjamin Keach
16 de octubre de 1736 William Whiston en 1736 El astrónomo y teólogo británico William Whiston (1667-1752) calculó que un cometa colisionaría con la Tierra, provocando el fin del mundo. [13]
1792 Líderes de la religión de los cuáqueros shakers, en Estados Unidos Los shakers profetizaron que Jesucristo volvería (provocando el fin del mundo) algún día de 1792. Vendría como un ladrón, sin que nadie pudiera preverlo. [6]
1794 Líderes de la religión de los cuáqueros shakers, en Estados Unidos Cuando pasó 1792 y Jesucristo no se presentó, los shakers volvieron a vaticinar que el Juicio Final sucedería en 1794. [6]
1822-11-20 Monjas chilenas El 19 de noviembre de 1822 sucedió un violentísimo terremoto en Copiapó (norte de Chile). Ese mismo día, una monja profetizó que el día siguiente a las 11:00 horas sobrevendría el fin del mundo. Al día siguiente, la monja dijo —gracias a las oraciones de las monjas— Jesucristo había postergado su regreso. [14]
1843-1844 William Miller Miller predijo que Cristo retornaría entre el 21 de marzo de 1843 y el 21 de marzo de 1844. Posteriormente corrigió su predicción, alegando errores de cálculo sobre las Escrituras; la nueva fecha era exactamente el 22 de octubre de 1844. La comprobación de que las predicciones eran incorrectas generó la Gran Decepción. La teología de Miller originó la religión adventista. La creencia bahaísta de que Cristo retornó en 1844 con el advenimiento de Báb, y otras predicciones proféticas de Miller están recogidas en el libro Ladrón en la noche, de William Sears.[15]
1867-1875 Rev. Michael Baxter Según este reverendo, cuarenta maravillas ocurrirían durante los siguientes 7 años y 75 días, incluyendo guerras, hambruna, peste y terremotos. Este período culminaría con el retorno de Cristo en 1875.[16]

1900-2012[editar]

Fecha Autor Evento Artículo
1914 Charles Taze Russell Para los testigos de Jehová sería el fin de los «tiempos de los gentiles» e inicio del reinado milenario de Cristo en paz y felicidad.[17] The gentile times will end in A.D. 1914
1919 Albert Porta Una alineación de los planetas causaría la explosión del Sol.[13]
21 de diciembre de 1954 Dorothy Martin La Sra. Martin, un ama de casa de Chicago declaró haber recibido mensajes de alienígenas por escritura automática; dichos mensajes afirmaban que el mundo acabaría con una gran inundación antes del amanecer del 21 de diciembre de 1954.[18] Cuando la profecía falla[19]
1980 Leland Jensen En 1978, Jensen predijo que en 1980 habría un desastre nuclear, seguido por dos décadas de conflictos y el establecimiento del Reino de Dios en el planeta Tierra.[20]
9 de junio de 1994 John Hinkle El pastor Hinkle, de la Iglesia de Cristo en Los Ángeles, predijo que Jesucristo descendería en la ciudad de Los Ángeles en esta fecha.[21]
6 de septiembre de 1994 Harold Camping Camping predijo que el Rapto ocurriría en esta fecha.[21]
1 de enero de 2000 Varios Se predijo que computadoras y ordenadores dejarían de funcionar al iniciarse el año 2000, dando lugar a fallos en todos los sistemas controlados por computadoras, como el control de las miles de ojivas nucleares que se encuentran armadas en la Tierra. Problema del año 2000
5 de mayo de 2000 Richard Noone En su libro 5/5/2000. Hielo: el último desastre, Noone afirmó (erróneamente) que los planetas Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter y Saturno se alinearían por primera vez en 6000 años. Dedujo (erróneamente) que la alineación de planetas causa catastróficas subidas del hielo en el polo sur (?) y predijo la destrucción del planeta.[22] Hipótesis cataclísmica de la inversión de los polos
6 de junio de 2006 Thomas Chase
21 de mayo de 2011 Harold Camping El rapto tendría lugar este sábado, con Dios llevando a sus elegidos al cielo. Los seguidores de Camping pensaban que aproximadamente el 3 % de la población mundial (210 millones de personas) serían raptados.[23] Predicción del fin del mundo en 2011
21 de octubre de 2011 Harold Camping El fin del mundo ocurrirá cinco meses después del Rapto del 21 de mayo de 2011.[24]
21 de diciembre de 2012 Interpretaciones erróneas del calendario maya Varias predicciones del fin del mundo, incluyendo alineaciones galácticas (?), una reversión geomagnética, una colisión con el planeta Nibiru, una invasión extraterrestre, el surgimiento de una nueva era, la explosión de una supernova (?), etc.[cita requerida] Fenómeno de 2012
13 de marzo de 2013 San Malaquías Elección del papa número 112 que gobernaría la Iglesia católica (desde Celestino II en 1143, incluyendo a los antipapas) que sería conocido como Pedro II (El Romano), el Papa negro.[25] Profecías de los Papas (anterior a 1149).
22 de febrero de 2014 History Channel (canal de televisión). El canal History Channel afirmó que ―según la mitología vikinga― el fin del mundo sucedería el 22 de febrero de 2014.[26]

Más allá de 2014[editar]

Fecha Autor Evento Artículo
2060 Isaac Newton Newton propuso ―basando sus cálculos en datos del bíblico Libro de Daniel, que el apocalipsis podría ocurrir después del 2060.[27] [28] [29] Manuscritos del científico inglés[29]
3797 Michel de Nostradamus Cuarteta del fin del mundo Las verdaderas centurias astrológicas y profecías (1555).

Referencias[editar]

  1. a b c Thompson, Damian: The end of time: faith and fear in the shadow of the millennium (‘el fin de los tiempos: la fe y el miedo a la sombra del milenio’). Hanover (Nuevo Hampshire): University Press of New England, 2011. ISBN 978-0874518498. Pág. 19.
  2. Cran, William; y Loeterman, Ben: «Apocalypse», artículo en inglés en el sitio web del canal Frontline (PBS) del 22 de noviembre de 1998. Consultado el 23 de septiembre de 2011.
  3. Evans, Craig A. (2006): «Messianic hopes and messianic figures in late antiquity»] (‘las esperanzas mesiánicas y las figuras mesiánicas en la Antigüedad tardía’), artículo en inglés en la revista Journal of Greco-Roman Christianity and Judaism, volumen 3, pág. 9-40. 2006.
  4. a b c d e Boyett, Jason (2005): Pocket guide to the Apocalypse: the official field manual for the end of the world. Winter Park (Florida): Relevant Media Group, 2005. ISBN 978-0-9760357-1-8. Consultado el 7 de abril de 2014.
  5. a b Lazarus, William P.; y Sullivan, Mark (2008): Comparative religion for dummies (’religiones comparadas para idiotas)’. John Wiley & Sons, pág.&nbsp:237, 2008. ISBN 978-0470230657.
  6. a b c d Abanes, Richard: End-Time Visions. Nueva York: Four Walls Eight Windows, 1998.
  7. a b c Strandberg, Todd; y James, Terry (2003): Are you rapture ready?. Nueva York: Dutton, junio de 2003.
  8. Weber, Eugen: Apocalipsis. Cambridge (Masachusets): Harvard University Press, 1999. ISBN 0-7567-5314-7.
  9. a b Randi, James: The mask of Nostradamus. Prometheus Books, 1993. ISBN 978-0879758301.
  10. «A short history of the end of the world» (‘una breve historia del fin del mundo’), artículo en The Independent (Londres) del 16 de diciembre de 2012. Consultado el 8 de enero de 2013.
  11. Browne, Silvia: End of days: predictions and prophecies about the end of the world (‘el fin de los días : predicciones y profecías sobre el fin del mundo’). Dutton Penguin, 2008. ISBN 0525950672. Consultado el 8 de enero de 2013.
    Muchas autoridades que habían proclamado en voz alta que el mundo se acabaría definitivamente en el año 1000 explicaron su evidente error de cálculo al «darse cuenta» de que deberían haber añadido el tiempo de vida de Jesús a su predicción. Como resultado, el mundo terminaría de manera fiable en 1033. Many authorities who had loudly proclaimed that the world would definitely end in the year 1000 explained their obvious miscalculation by "realising" they should have added Jesus' life span to their prediction. As a result, the world would now reliably end in 1033
  12. Ashe, Gregory: Encyclopedia of prophecy. ABC-CLIO, 2001. ISBN 978-1576070796, pág. 79. Consultado el 8 de enero 2013
  13. a b Modeen, Marvin: Tilt-God & Other Metaphors. Marvin Modeen, pág. 71. ISBN 978-0-615-16500-4.
  14. Pérez Rosales, Vicente (1807-1886): Recuerdos del pasado (1814-1860). Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello, 1882.

    Ocurriósele a una santa monja decir, a eso de las diez y media de aquella temerosa noche, que sabía por revelación que el temblor había sido precursor del fin del mundo. [...] Terminó al fin el angustiado plazo, y cuando, huyendo de terror, unos cerraban los ojos y otros se desmayaban, un repique general de campanas vino a anunciar al feliz Santiago que el Dios de las bondades, merced a los ruegos de las monjas, había perdonado al género humano.

  15. Ficha del libro «Ladrón en la noche», del bahaísta William Sears.
  16. Baxter, Michael (1867). Coming wonders expected between 1867 and 1875. JB Lippincott & Co. 
  17. Artículo en inglés titulado «The gentile times will end in A.D. 1914» (‘los tiempos de los gentiles terminarán en 1914’) en la revista jehovaísta Bible Examiner de octubre de 1876.
  18. Dorothy Martin abandonó Chicago después de que se la amenzara con la posibilidad de un arresto y tratamientos psiquiátricos. Más tarde fundó la Asociación de Sananda y Sanat Kumara. Con el nombre de «Hermana Thedra» continuó apareciendo en los medios de comunicación y participando en grupos de contacto con ovnis hasta su muerte en 1992. La asociación sigue activa.
  19. Véase «After de prophecy» (‘después de la profecía’), artículo en el sitio web Dr. Vitelli.
  20. Stone, 2000, p. 269
  21. a b Nelson, Chris (18 de junio de 2002). «A brief history of the Apocalypse (1971-1997): millennial madness». Consultado el 23 de junio de 2007.
  22. Noone, Richard W. (20 de mayo de 1997). 5/5/2000, Ice: The Ultimate Disaster. Nueva York: Three Rivers Press. ISBN 0-60980-067-1.  Preface, Table of Contents, Appendices.
  23. «Judgment Day». Familyradio.com. Consultado el 29-11-2010.
  24. «Predicador corrige presunta fecha del fin del mundo» (en español). 'El Universal' (Martes 24 de mayo de 2011). Consultado el 21 de junio de 2011.
  25. «Papa Francisco I: “Me buscaron en el fin del mundo”», artículo en el diario El Popular del 14 de marzo de 2013.
  26. [http://noticias.tuhistory.com/segun-la-mitologia-vikinga-este-sabado-se-acaba-el-mundo
  27. This is London Ltd. (22 de agosto de 2007). «The world will end in 2060, according to Newton». Consultado el 22 de agosto de 2007.
  28. Snobelen, Stephen D.. «Isaac Newton y el apocalipsis ahora». Consultado el 22 de agosto de 2007.
  29. a b «Isaac Newton calculó la fecha del fin del mundo» (en español). 'ABC' (18/06/2007). Consultado el 21 de junio de 2011.

Expecting Armageddon, essential readings in failed prophecy, Nueva York: Routledge, 2000, pp. 269–282, ISBN 0-415-92331-x