Anexo:Definiciones de anarquismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Anarchy symbol.png

Existen múltiples definiciones de anarquismo en los diccionarios y enciclopedias, coincidiendo la mayoría de las veces en lo básico y a veces diferenciándose ligeramente en ciertas apreciaciones particulares, por personas o por corrientes internas, estas definiciones unas veces son muy elementales otras demasiado complejas. De todas formas los principios básicos suelen ser los mismos, fundamentados en el poder directo de las personas sobre sus vidas.

Ponemos algunas otras definiciones a consideración, extraídas de diversos medios y que más o menos reflejan la principal definición de anarquismo, donde este es la idea de que la gente puede asociarse libremente y cooperar voluntariamente para satisfacer las necesidades de todos y cada uno de los asociados, sin autoridad impuesta, y sin sacrificar la libertad, vida y propiedad individuales sino al contrario a partir del ejercicio de ellas[1]:

  • Con el nombre de anarquismo se conoce a una serie de ideas filosóficas, sociales y políticas que aspiran a la desaparición de cualquier tipo de Estado o gobierno obligatorio, que siempre resultan opresivos. Según el anarquismo los individuos, libremente organizados, pueden hacer funcionar la sociedad de manera mejor y más justa. [2]
  • La creencia de que es posible la existencia de un orden social armónico en ausencia de gobierno alguno. Si bien existen varias escuelas anarquistas, todas ellas comparten la idea común de que una sociedad puede existir pacíficamente sin estructuras estatales.[3]
  • Doctrina política que pretende la desaparición del Estado y de sus organismos e instituciones representativas y defiende la libertad del individuo por encima de cualquier autoridad. [4]
  • Tanto etimológicamente como en teoría política, anarquía significa “no gobierno” en el sentido de un control proactivo por parte del estado en cualquiera de sus formas (y debe contrastarse con las distintas formas de gobierno estatal – oligarquía, aristocracia, democracia, etc.- tal y como se definían, por ejemplo, en el Politics de Aristóteles). La anarquía no significa desgobierno, ausencia de ley ni ausencia de orden: esto es caos, no anarquía. Los anarco-libertarios están completamente a favor del orden y la ley anárquica, en lugar de las versiones estatales de estos conceptos, cuya ineficiencia nos acerca al caos en mayor o menor medida. Los estatistas se confunden a sí mismos si emplean el término “anarquía” para definir el caos o la ausencia de normas, ley y orden, y entonces creen que éstas son razones para desechar lo que los anarquistas libertarios defienden. [5]
  • Los anarquistas abogan por la anarquía en el sentido de que nadie sea el jefe de nadie. El anarquismo proviene de la convicción de que el propósito de la sociedad es incrementar las oportunidades individuales. Para un individuo totalmente aislado, la opción sería, o bien hacer lo que es necesario para permanecer con vida, o morir. En una sociedad saludable, cada individuo hace uso de los otros, y la libertad de elegir es incrementada. Toda cooperación voluntaria es saludable, en el sentido de cumplir el propósito de la sociedad. La organización es saludable, siempre y cuando la gente haga lo que quiere, y no sea forzada por otras organizaciones a hacer algo que no desean hacer. El liderazgo es saludable, siempre y cuando sea liderazgo en el sentido de innovar lo que otros libremente copian, y no 'liderazgo' como un eufemismo de ser el jefe. [6]
  • El anarquismo es una teoría política cuyo objetivo es crear la anarquía, "la ausencia de amo, de un soberano". En otras palabras, el anarquismo es una teoría política cuyo objetivo es crear una sociedad en la que los individuos cooperen juntos libremente como iguales. Como cualquier anarquista se opone a todas las formas de control jerárquico -ya sea ese control del estado o de un capitalista- tan perjudiciales para el individuo y su individualidad y además tan innecesario. [7]
  • El anarquismo, por tanto, es una teoría política cuyo objetivo es crear una sociedad sin jerarquías políticas, económicas o sociales. Los anarquistas mantienen que la anarquía, la ausencia de gobernantes, es una forma viable de sistema social y así trabajan para la maximación de la libertad individual e igualdad social. Ven como meta la libertad y la igualdad a través del apoyo mutuo. [8]
  • El anarquismo supone la defensa radical y consecuente de la libertad. La sociedad libre y ética es la basada en la propiedad privada y los contratos, donde ninguna persona o grupo de personas está legitimado para agredir a otros. La sociedad no tiene derecho a forzar a los individuos. El anarquismo implica la abolición de todas las formas de estado por innecesarias, peligrosas e indeseables. Anarquismo no es sinónimo de caos, desorden o violencia. El anarquismo se opone al estado, a la violencia sistemática, y defiende el orden espontáneo que surge de las relaciones cooperativas pacíficas y voluntarias entre los seres humanos en la sociedad libre. [...] es espontáneo y evolucionista. El anarquismo no es la expresión de una epistemología subjetivista irracional que permite a cada persona decidir por sí misma si el uso de la fuerza está justificado. [...] tiene un código legal objetivo, la ética humana de la propiedad privada y los contratos. El anarquismo no es contrario a los gobiernos o las instituciones, sólo a aquellos que violan la propiedad privada y los contratos. No es la autoridad lo que es malo, sino su abuso, monopolio e imposición.
La anarquía no es la dominación sin restricciones de los más fuertes sobre los más débiles. Si un grupo violento predominante usa su fuerza superior para obligar a los demás, constituye un estado, que se mantiene porque tiene poder para hacerlo, porque ningún otro grupo es capaz de limitarlo. Una sociedad anarquista carece de una autoridad central coercitiva, pero esto no implica que no existan servicios legítimos de seguridad que impidan la violencia. El anarquismo no es una guerra permanente de todos contra todos. La guerra no es el estado natural de los seres humanos no gobernados. En una sociedad libre predomina la cooperación sobre la agresión.
El anarquismo no es simplemente una declaración emocional de rebeldía y oposición contra todas las normas y autoridades de cualquier tipo, ni un deseo absurdo de destruir un mundo odiado sin ofrecer ninguna alternativa. [...] no implica ni supone aislamiento de los individuos, ni fomento de la insolidaridad o de la indiferencia. Los seres humanos libres de coacción pueden participar en asociaciones cooperativas de tipo voluntario. En una sociedad libre cada individuo puede ser autónomo o interdependiente en la medida en que él mismo y los demás lo deseen y sean capaces.[9]
  • Es una filosofía social, centrada en un enfoque que concibe a la libertad e igualdad plenas —ejercidas en un marco de solidaridad— como condiciones indispensables para el progreso humano en lo individual y lo colectivo. [10]
  • ‬El anarquismo apoya la libertad para todos con el único límite de la igual libertad de los demás‭; ‬que no significa‭ ‬que reconozcamos,‭ ‬ni deseemos respetar,‭ ‬la‭ "‬libertad‭" ‬para explotar,‭ ‬oprimir,‭ ‬mandar,‭ ‬lo cual es opresión y ciertamente no es libertad.
  • Anarquismo: (del griego an- y arke, contrario a la autoridad), es el nombre que se da a un principio o teoría de la vida y la conducta que concibe una sociedad sin gobierno, en que se obtiene la armonía, no por sometimiento a ley, ni obediencia a autoridad, sino por acuerdos libres establecidos entre los diversos grupos, territoriales y profesionales, libremente constituidos para la producción y el consumo, y para la satisfacción de la infinita variedad de necesidades y aspiraciones de un ser civilizado.[11]
  • Anarquismo: la filosofía de un nuevo orden social basado en la libertad sin restricción, hecha de la ley del hombre; la teoría que todos los gobiernos descansan sobre la violencia y por lo tanto son equívocos y peligrosos, al igual que innecesarios. [12]
  • Esto nos lleva al anarquismo, al que podemos definir como la doctrina según la cual todos los asuntos del hombre deben ser manejados por los individuos o las asociaciones voluntarias, y que el Estado debe ser abolido. [13]
  • El anarquismo es autogobierno y supone la defensa radical y consecuente de la libertad. [...] es una organización social espontánea, autónoma, no coactiva, un orden voluntario cooperativo basado en la ética objetiva y universal de la libertad y la justicia rectamente entendida como el derecho individual de propiedad privada. El anarquismo no significa caos, desorden o salvajismo, sino simplemente ausencia de estado monopólico. [...] implica la abolición de todas las formas de estado por innecesarias, peligrosas e indeseables. [...] Existen instituciones, leyes y agencias de seguridad, pero no son impuestas mediante la violencia. Se trata de una heterarquía o estructura de red, y no una jerarquía o estructura de árbol. Anarquismo y mercado no son contradictorios: propiedad y estado sí que son incompatibles. [14]
  • anarquismo: Doctrina política que sostiene que la mejor forma de organización social es aquella en la que no existe Estado y en la que los individuos, libremente, deciden sin interferencia estatal la conducta que consideran más conveniente. A pesar de tener raíces en diversos pensadores de la antigüedad el anarquismo adquirió fuerza, como movimiento político, sólo en el siglo XIX; autores como Proudhon, Bakunin y Kropotkin dieron forma a un anarquismo anticapitalista y revolucionario, en alguna medida próximo al socialismo. En la actualidad no existen movimientos anarquistas amplios pero la idea de una sociedad sin Estado es reivindicada por pensadores que llevan hasta el extremo las posiciones del liberalismo y la idea del laissez faire. En estas concepciones se considera posible y deseable que las funciones que asume actualmente el Estado sean desempeñadas por empresas o asociaciones privadas. [15]
  • Los anarquistas llaman a la disolución (más que a la toma) del poder de un humano sobre otro, de un estado sobre una comunidad. Mientras muchos socialistas invocan un gobierno de la clase trabajadora y un gradual "debilitamiento del estado", los anarquistas creen que los medios crean el fin, que un estado fuerte se autoperpetúa. La única forma de alcanzar el anarquismo (de acuerdo a la teoría anarquista) es a través de la creación de cooperativas y formas anti-autoritarias. El separar el proceso de los objetivos de la revolución es asegurar la perpetuación de una estructura y modelo opresor. [...] Específicamente, en término de organización social y política significa equilibrar la iniciativa individual con la acción colectiva a través de la creación de estructuras que posibiliten la toma de decisiones por parte de los individuos organizados en grupos, en comunidades o en fábricas, no por "representantes" o "líderes". Significa coordinación y acción en una red de pequeños grupos o comunidades no jerárquicos (en un esquema de círculos más que de forma piramidal). Finalmente, significa que el triunfo de la revolución implica individuos y grupos autónomos, sin manipulación, trabajando juntos para tomar "directamente, sin mediación el control de la sociedad y de sus propias vidas". [16]
  • Nosotros vemos en el anarquismo un sistema de convivencia grupal, en el que las relaciones de los conformantes de los grupos sociales se establecen en un marco de estrecha corresponsabilidad mediante la generación de una pluralidad de pactos o acuerdos de carácter netamente confederal, que sirven en cuanto garantía de la cohesión interna de cada grupo, afianzando las condiciones para el establecimiento de los necesarios nexos con los demás grupos sociales que forman una comunidad, generando así el marco indispensable de igualdad y respeto requeridos para que la pluralidad de comunidades, que mediante sus relaciones da forma a una sociedad determinada, pueda desarrollarse ampliamente siendo por igual beneficiados todos los grupos sociales, los individuos que los conforman, las comunidades estructuradas por esos grupos sociales y la sociedad formada por la multiplicidad de relaciones establecidas por la pluralidad de comunidades existentes. [17]
  • Desde un punto de vista ético, un sistema de mercado puro, en el que no existen barreras de entrada y todos los productos y servicios son vendidos y comprados voluntariamente (incluidos los de seguridad y justicia), es un sistema que, per se, no implica el inicio de la fuerza contra inocentes. No hay impuestos, luego no se usurpa sistemáticamente la propiedad ajena, y no se impide por la fuerza que los individuos se organicen para dispensarse justicia y seguridad (formando empresas, asociaciones o lo que sea). Por otro lado, la provisión de justicia y seguridad ya no adolecería de los problemas de incentivos y cálculo económico que padece el monopolio público de la fuerza. Las agencias de protección (las empresas dedicadas a proteger a los individuos de las agresiones externas) tendrían incentivos para proveer el mejor servicio al menor precio posible y captar así más clientes. La emergencia de precios y el test de ganancias y pérdidas permitiría a estas agencias gestionar sus recursos del modo más eficiente posible.
Su viabilidad exige que una mayoría suficiente de la población lo acepte expresa o tácitamente. De este modo, puesto que la ley sería provista en el mercado, su contenido obedecería a lo que demandara la población. Si la población demandara leyes liberales, si en general los individuos demandaran leyes que les protegieran de las agresiones (asesinatos, robos, violaciones, fraude, etcétera), los tribunales a los que acudirían las agencias desarrollarían preceptos legales atendiendo a los principios liberales.
El resultado sería un sistema legal descentralizado, similar al de la common law, en el que jurados/jueces intentarían resolver las disputas guiados tanto por los principios abstractos de justicia como por los precedentes establecidos, y examinando de cerca el contexto factual y todas sus variables. La agencias de seguridad llevarían los casos de sus clientes a estos tribunales y ejecutarían sus veredictos. [18]
  • [...] el anarquismo define a una sociedad en la que existe una organización democrática en la toma de decisiones y en la economía, y en la que la autoridad de los capitalistas ya no existe, tampoco la de la policía y los tribunales, ni ninguno de los instrumentos de control que tenemos en la sociedad moderna, en la que esas instituciones no actúan para controlar las acciones de la gente, y en la que la gente tiene algo que decir sobre su destino, en la que no se le obliga a elegir entre dos partidos políticos ninguno de los cuales representa sus intereses. En resumen, para mí el anarquismo equivale a democracia política y económica, en el mejor sentido de ambos términos. [19]
  • La razón es que son los anarquistas un conjunto de personas que buscan rescatar lo esencial de cada ser humano, su libertad e igualdad. Es por ello que son capaces de enfrentarse a la visión de la historia presentada por los sistemas de interpretación dominantes, en tanto que los anarquistas enfocan la espontaneidad creativa de la humanidad. Son y serán eternos buscadores, pues reconocen que por encima de cualquier doctrina acerca de la vida está la vida misma. No intentan ser creadores de sistemas inmodificables o proyectos perfectos de sociedad, que obliguen a cada quien a ser teórico conocedor antes que practico que participe. Los anarquistas no temen el desorden pues confían en la fertilidad que conlleva y la rica armonía en que desemboca, armonía que no es solo de la razón, sino de la totalidad del hombre. Por eso mismo, su objetivo es una sociedad abierta, un estado de mutación permanente por la viva interacción entre el individuo y la sociedad, sin autoridad ni gobierno.
Solo así es posible para un gran intelecto individual llegar a ese núcleo, definiendo en pocas palabras un rasgo de la naturaleza humana concreta y de su aspiración. Intentaremos aclarar lo que entendemos por anarquismo, tarea pertinente cuando la palabra ha tenido significaciones tan equívocas. Así, anarquismo es respetar el individuo y su libertad, asumir el socialismo, luchar contra el Estado y su opresión, ser crítico e irreverente; pero la inversa no necesariamente es cierta y expliquemos por qué. [...] Pero la intención es construir una sociedad mejor. Sin el aspecto constructivo, el desenfado y el tremendismo no pasan de ser modas vacías, que no pocas veces ocultan la pretensión de disfrutar de ese poder contra el que dicen luchar. Entonces, como en muchas otras ocasiones, ni son todos los que parecen, ni parecen todos los que son, aunque es fácil confundirse, porque de anarquista y de loco todos tenemos un poco. Aunque por ahora ese poco no sea suficiente. [20]
  • Filosofía política que propone no solo la abolición de la sociedad desigual y clasista sino también y en paralelo la del Estado y los signos de autoridad sobre los que aquélla se asienta. Esta última es la gran diferencia que le separa del otro gran discurso igualitarista del siglo XIX: el marxismo. El anarquismo no es una doctrina cerrada y acabada, lo que ha dado lugar a expresiones del mismo que pueden parecer, y lo son, contradictorias: pacifismo radical y justificación de la violencia como denuncia social; individualismo extremo y participación en sindicatos; rechazo absoluto a toda relación con las instituciones y participación limitada en algunas de ellas. Si algo le caracteriza es su confianza en la libertad del individuo, en su capacidad para juzgar y obrar, en la necesidad de formar adecuadamente el criterio para un buen ejercicio de esa libertad, y en la lógica casi natural que conduce a pensar que el poder no está para organizar las cosas sino para imponer la fuerza de unos sobre los otros. [21]
  • El anarquismo [...] enseña la posibilidad de una sociedad en la que las necesidades de vida puedan ser totalmente abastecidas para todos, y en la que las oportunidades para el completo desarrollo de la mente y el cuerpo fueran patrimonio de todos...enseña que el injusto presente de organización de la producción y distribución de la riqueza debe finalmente ser completamente destruido y reemplazado por un sistema en el que se asegure a cada uno la libertad de trabajar, sin tener que buscar un amo al que se deba rendir un diezmo del producto, que garantice su libertad de acceso a las fuentes y medios de producción [...] fuera de la sumisión ciega, que crea el descontento; fuera de la decepción inconsciente, crea la decepción consciente [...] El anarquismo busca despertar la conciencia de la opresión, el deseo de una sociedad mejor, y un sentido de la necesidad de una incesante guerra contra el capitalismo y el Estado.[22]
  • El anarquismo, defienden los anarquistas, es simplemente la expresión teórica de nuestra capacidad para organizarnos a nosotros mismos y operar en una sociedad sin jefes ni políticos. Permite a la clase trabajadora y otra gente oprimida llegar a ser consciente de nuestro poder como clase, defender nuestros intereses inmediatos y luchar por una sociedad revolucionaria como un todo. Sólo haciendo esto podemos crear una sociedad que se ajuste a los seres humanos que viven en ella. [] No es una filosofía abstracta. Las ideas anarquistas son puestas en práctica cada día. En cualquier sitio donde la gente oprimida se levante por sus derechos, realice acciones para defender su libertad, practique la solidaridad y cooperación, luche contra la opresión, se organice a ellos mismos sin líderes ni jefes, el espíritu del anarquismo vive. Los anarquistas simplemente buscan fortalecer estas tendencias libertarias y llevarlas a su total realización.[23]
  • El anarquismo es un movimiento para la libertad humana. Es concreto, democrático e igualitario [...] El anarquismo comenzó -y mantiene- un desafio directo de los desfavorecidos a su opresión y explotación. Se opone al crecimiento insidioso del poder del estado y al ethos pernicioso del individualismo posesivo, que juntos o por separado, sirve finalmente solo a los intereses de unos pocos a costa del resto. El anarquismo es una teoría y una practica de vida a la vez. Filosóficamente, apunta por un máximo acuerdo entre los individuos, la sociedad y la naturaleza. Prácticamente, apunta a que nos organicemos y vivamos nuestra vida de la misma forma que lo hacen los políticos, gobiernos, estados y sus directivos superfluos.
En una sociedad anarquista, los individuos soberanos mutuamente respetuosos estarían organizados en relaciones no-coercitivas dentro de comunidades definidas de forma natural en las que los medios de producción y distribución serán mantenidas en común. [...] En última instancia, solo la lucha determina el resultado, y el progreso hacia una comunidad más significativa debe comenzar con la voluntad de resistir toda forma de injusticia. En términos generales, esto quiere decir desafiar toda explotación y desafiar la legitimidad de toda autoridad coercitiva. Si los anarquistas tienen un artículo de fe inquebrantable, es que, una vez que la costumbre de delegar en los políticos e ideólogos se pierde, y que la de resisitir la dominación y la explotación se coge, entonces la gente normal tiene la capacidad de organizar cada aspecto de su vida en su propio interés, en cualquier sitio y en cualquier momento, libre y justamente.
Los anarquistas no se quedan aparte de la lucha popular, ni intentan dominarla. Buscan contribuir prácticamente siempre que puedan, y también ayudan lo más posible tanto a nivel de autodesarrollo individual como la solidaridad de grupo. Es posible reconocer las ideas anarquistas acerca de las relaciones voluntarias, la participación igualitaria en los procesos de tomas de decisión, la ayuda mutua y la crítica relativa a todas las formas de dominación en los movimientos filosóficos, sociales y revolucionarios en todos los tiempos y lugares.[24]
  • El anarquismo es una doctrina política que se opone a cualquier clase de jerarquía, tanto si se ha consolidado por la tradición o el consenso como si se ha impuesto de forma coactiva. Los anarquistas creen que el mayor logro de la humanidad es la libertad del individuo para poder expresarse y actuar sin que se lo impida ninguna forma de poder, sea terrenal o sobrenatural, por lo que es básico abatir todo tipo de gobierno, luchar contra toda religión o secta organizada, en cuanto que éstas representan el desprecio por la autonomía de los hombres y la esclavitud económica. Combatir al Estado como entidad que reprime la auténtica libertad económica y personal de todos los ciudadanos se convierte en una necesidad inmediata y la desaparición del Estado se considera un objetivo revolucionario a corto plazo. La doctrina anarquista impone para su acción una sola limitación: la prohibición de causar perjuicio a otros seres humanos, y de esta limitación nace otro presupuesto ideológico básico: si cualquier humano intenta hacer daño a otros, todos los individuos bienintencionados tienen derecho a organizarse contra él.[25]
  • El anarquismo, representa la liberación de la mente humano de la dominación de la religión; representa la liberación del cuerpo de la dominación de la propiedad; la liberación de las cadenas y restricciones de un gobierno. El anarquismo representa un orden social basado en la conjunción de grupos libres de individuos que producen el bienestar social, y un orden que le dará la garantía a todo ser humano de tener libre acceso a la tierra y a la posibilidad de cubrir sus necesidades vitales, de acuerdo a sus deseos, gustos e inclinaciones individuales. [26]
  • El anarquismo es "una ideología que considera que la abolición del gobierno es la precondición necesaria para una sociedad libre y justa. El término procede de las palabras griegas que significan 'sin gobernante'. El anarquismo rechaza toda forma de autoridad jerárquica, social y económica, así como política". [...] Los anarquistas pueden emplear varios métodos para la toma de decisiones, como por ejemplo la democracia directa, las federaciones y redes, el consenso, los grupos afines y los colectivos. [27]
  • El vocablo anarquía viene de dos palabras griegas que significan negación o ausencia de gobierno; de autoridad, de mando. En el sentido de desorden no nos interesa, pero debemos reconocer que la significación de reglamentación le es completamente exótica. Según su fisonomía verbal el término anarquía es esencialmente negativo o crítico, y nunca positivo o constructor. Sin embargo, por extensión se le ha hecho designar una concepción filosófica de la sociedad, sin obligación ni sanción autoritarias. El anarquista es el protagonista o realizador de las ideas y de los hechos consiguientes a la anarquía, y el anarquismo no es más que el procedimiento, la descripción ideal, el punto esencial especulativo y práctico para llegar al más allá. Creemos que prácticamente puede considerarse como anarquista a todo el que después de una reflexión seria y consciente, rechaza toda coerción gubernamental, intelectual y económica, o sea toda dominación, cuyo corolario económico es la explotación del hombre por el hombre, del hombre por el medio o del medio por el hombre.[28]
  • Anarquismo. Una variedad de ideologías que comparten el principio fundamental de que el Estado y formas similares de autoridad gobernante están injustificadas y son opresivas e ilegítimas y por tanto deben ser abolidas y reemplazadas por la cooperación social y económica que debe darse solo por medio de las relaciones sociales voluntarias y acuerdos consensuados bajo condiciones de perfecta igualdad legal. [29]
  • Es la idea de que las personas son capaces de trabajar juntas de un modo pacífico y racional, en igualdad. En lugar de una sociedad en la que los individuos compiten unos contra otros, algunos de ellos disfrutando de enormes beneficios y cada uno preocupándose sólo de su propio interés, una comunidad anarquista sería un esfuerzo cooperativo. Esta ayuda mutua o trabajo de equipo no requiere de un gran altruismo o espíritu de sacrificio, tan solo de un mínimo de decencia y ganas de ayudar. [...] El anarquismo es la negación del poder de dominar y controlar. Los seres humanos, cuando están acostumbrados a hacerse responsables de su propia conducta, pueden cooperar sobre la base de la confianza mutua y la libre asociación. [...] El gobierno en gran parte sirve para mantener el poder de la clase dominante, pero también tiene sus propios intereses: aumentar su poder sobre sus súbditos. Todo gobierno sobrevive de la extorsión -llamada impuestos- y nos impone sus leyes y decretos bajo la amenaza de sanciones legales. Los grandes ultrajes de la historia, las guerras y las dictaduras, han sido obra de los gobiernos, mientras que casi todos los avances del pensamiento, casi todas las mejoras de la condición humana, han surgido de la cooperación voluntaria o de la iniciativa individual. Los seres humanos creativos y responsables se esfuerzan por mejorar el mundo usando sus habilidades, pero las concentraciones de riqueza y de poder se lo impiden. [30]
  • Del griego, sin poder (anarquía), o sin dominio (acracia). Si bien la aspiración a la libertad absoluta tuvo diversas manifestaciones desde la Antigüedad, el término designa más específicamente un movimiento intelectual, político y social de la Edad Contemporánea, con raíces en la Ilustración y la Revolución francesa, que propugna la liberación del hombre de cualquier tipo de autoridad política, ideológica, religiosa, económica, social o jurídica, y persigue una sociedad en la que no existan ni el poder ni la autoridad. Este ideal igualitario y antiautoritario constituye el marco de referencia general del anarquismo, pero desde las primeras formulaciones de los precursores [...] las doctrinas y movimientos anarquistas han sido muy variados. El anarquismo se sitúa entre el liberalismo y el socialismo. [31]
  • En cuanto movimiento político, el anarquismo se desarrolló en la segunda mitad del siglo XIX y, dentro de las corrientes socialistas que rechazaban el sistema capitalista, se caracterizó por su rechazo radical del Estado, por dirigirse y recoger las aspiraciones de sectores heterogéneos de las masas desfavorecidas, tanto urbanas como rurales, incluidos los grupos más marginales, por su exaltación de la libertad del individuo y de la colectividad, y por sus continuos enfrentamientos con el socialismo marxista. Aun cuando asumían la vinculación del individuo con la sociedad, los anarquistas consideraban que los únicos límites a la libertad eran los impuestos por la naturaleza y por una voluntad colectiva que era aceptada por un acto libre de voluntad individual y no por imposición.[32]
  • El término anarquismo va indisolublemente unido a los vocablos autogestión, autogobierno o autorregulación, y ello no importando que el significado estrictamente gramatical de la palabra anarquismo nos conlleve a la exclusión, ausencia o rechazo de una autoridad externa, ya que ésta representa la posibilidad de desestabilización de la pluralidad de grupos sociales, comunidades y finalmente de la sociedad en sí.[33]
  • El anarquismo es la doctrina que propone la reorganización de la sociedad en base de las comunidades pequeñas, autónomas y en las que la tierra, el producto, y la maquinaria de la producción serán poseídos en campo común, y de la energía del Estado político suprimido para que la medida más completa de libertad y de igualdad individuales pueda prevalecer.[34]
  • El anarquismo es el orden social y moral éticamente más justo [...] La anarquía no es un dogma ni una idea cerrada, todo lo contrario, se aspira a conseguir el máximo desarrollo de la humanidad (tanto social, científico, económico) basándose en la libertad.[35]
  • Hay varios tipos de anarquismo, y sus ideas difieren respecto a la organización de una nueva sociedad. Todos tienen en común que el estado deber ser sustituido por una sociedad sin clases y sin violencia (fuerza restrictiva, represión) [...] [36]
  • El anarquismo es un nombre genérico dado a las teorías y movimientos que llaman a la abolición del gobierno y de toda forma de jerarquía y autoridad para conseguir la anarquía. Los anarquistas consideran que la sociedad podría ser mejor organizada sin un gobierno y proponen muchas maneras de hacerlo. Los anarquistas también discuten que las relaciones éticas solo pueden ser basadas en la asociación voluntaria. El anarquismo busca la total libertad del individuo.[37]
  • Doctrina social, política y filosófica, que preconiza y exalta la libertad del individuo y propugna la abolición del Estado y de cualquier otra forma de gobierno, en pro del establecimiento de una sociedad de hombres libres y justos, regida por las leyes naturales y en un orden libremente acordado. Acracia y anarquía son sinónimos de anarquismo.
  • Anarquismo, (gr.. an-privativo = sin + arho = mandar), forma de organización social que implica la ausencia de toda forma de Estado y de gobierno. Esta doctrina intenta que una sociedad ideal pueda administrar sus asuntos sin emplear la coacción y, por tanto, sin necesidad de ningún órgano oficialmente autorizado para el empleo de la fuerza. Aunque los objetivos finales son similares al comunismo, sus medios difieren, ya que se niega el papel del Estado y de la dictadura del proletariado. [38]
  • El anarquismo es un compendio de teorías diferentes que comparten una serie de componentes: rechazo en bloque del sistema capitalista: sistema de salarios, capital [...]; separación teórica clara entre lo que es el Estado y lo que es la Sociedad, renegando del primero y buscando en la libertad individual la forma definitoria de la sociedad, negando cualquier tipo de relación de subordinación-mando, y de las jerarquías que de estas relaciones autoritarias se infieren. [39]
  • Nuestra utopía es abierta (no dogmática) y propaga valores de solidaridad, espontaneidad, igualdad, libertad y creatividad en todas las facetas de la vida humana. Siempre al frente de las circustancias del momento, luchamos por la construcción de un tejido social solidario con el ser humano y con el planeta. El anarquismo es una ideología, una corriente de pensamiento que lucha por un cambio radical (desde la raíz) en la organización social. No es una ideología creada por un sólo autor, sino que nace de una pluralidad de ideas. Tampoco describe un paraíso para el día después de la revolución, se limita a sugerir formas de organización de la sociedad del mañana como forma de mantener la lucha de cada día.[40]
  • Aún en las diversas especificaciones, el movimiento libertario, tal como se ha ido configurando en el mundo moderno, presenta algunos aspectos fundamentales comunes que se pueden sintetizar en el rechazo incondicional de cualquier tipo de organización política y social basada en la coacción, acompañado de la aspiración de un orden igualitario, en el que el orden y la libertad coinciden, dejando aparte rigurosamente las dos fuentes principales de cualquier tipo de autoridad : la Iglesia, con todos sus instrumentos perfeccionados para someter a las conciencias, y el Estado, con sus aparatos represivos, desde el Ejército a la policía, desde los tribunales a la escuela.[41]
  • Forma de organización social que implica la ausencia de toda forma de Estado y de gobierno. Esta doctrina intenta que una sociedad ideal pueda administrar sus asuntos sin emplear la coacción y, por tanto, sin necesidad de ningún órgano oficialmente autorizado para el empleo de la fuerza. [42]
  • El anarquismo significa que tú serías libre, que nadie te esclavizaría, ni sería tu jefe, ni te robaría, ni se impondría a tí. Significa que tú serías libre para hacer las cosas que deseas hacer y que tú no serías obligado a hacer lo que no quieres hacer. Significa que tú tendrías una oportunidad para escoger el género de vida que necesitas vivir, y vivirla sin ninguna interferencia. Significa que el otro individuo tendría, la misma libertad que tú, que cada uno tendría los mismos derechos y libertades. Significa que todos los hombres son hermanos y que vivirían como hermanos, en paz y armonía. Es decir, que no habría guerra ni violencia empleada por un grupo de hombres contra otro, ni monopolio, ni pobreza, ni opresión, ni sacar ventaja de tu prójimo. En una palabra anarquismo significa, una condición o sociedad donde todos los hombres y mujeres son libres, y donde todos disfrutan igualmente los beneficios de una vida ordenada y sensata.[43]
  • Es la doctrina que sostiene que toda autoridad política es innecesaria y nociva, aunque otros tipos de autoridad (jurídica, religiosa) son también perjudiciales. El anarquismo sostiene que mediante la abolición de la autoridad se puede crear una sociedad justa, basada en la voluntad innata del hombre de cooperar pacíficamente con el resto de la sociedad. El anarquismo posee notables concepciones filosóficas sobre la historia, la sociedad, el hombre y la libertad. [44]
  • El anarquismo es realmente un sinónimo del socialismo. El anarquista es primeramente un socialista cuyo fin es la abolición de la explotación del hombre por el hombre. En vez de -planificación central- los anarquistas abogan por la libre asociación y se oponen al socialismo -de estado- como una forma de capitalismo -de estado.
  • Anarquía es un sinónimo de libre albedrío, libertad, independencia, juego libre, auto-gobierno, no-interferencia, preocuparse de los propios asuntos y dejar tranquilo al vecino, laissez faire, sin gobierno, autonomía y más. [...] Se dice que el anarquismo no es socialismo. Esto es un error. El anarquismo es socialismo voluntario. Hay dos tipos de socialismo: arquista y anarquista, autoritario y libertario, de Estado y libre.
  • El anarquismo es una teoría política que aboga por la creación de la anarquía, una sociedad basada en la máxima de -sin soberanos-. Para llegar a ello, (en común con todos los socialistas) los anarquistas mantienen que la propiedad privada de la tierra, el capital, y la maquinaria ha tenido su día; que esta condenada a desaparecer: y que todos los requisitos de producción deben de, y se convertirán en la propiedad común de la sociedad, y serán gestionados en común por los productores de la riqueza. Y mantienen que la organización política ideal de la sociedad es un estado de cosas donde las funciones del gobierno se reducen al mínimo [...] y que la meta final de la sociedad es la reducción de las funciones del gobierno a la nada -es decir, una sociedad sin gobierno, la anarquía.
  • El anarquismo es la única forma de pensamiento político que no busca el control del individuo por medio de la fuerza. Es el rechazo del control estatal y representa una demanda del individuo de vivir una vida de elección personal, no una de manipulación política [...] al negarte a ser controlado estas tomando tu vida en tus propias manos, lo que (a diferencia de la idea popular de anarquía igual caos) significa el principio de un orden personal basado en la responsabilidad [...] el estado de anarquía no es un manicomio caótico donde cada uno está solo por su cuenta.
  • Anarquismo: Según el diccionario político, el término tiene un origen preciso en el griego sin gobierno y se identifica con una sociedad libre de todo dominio político autoritario, en la cual el hombre actúa en virtud de la propia acción ejercida en un contexto sociopolítico en el que todos deben ser igualmente libres. Por esta razón, el anarquismo significa la liberación de todo poder superior, ya sea este de orden ideológico, político, jurídico, económico o social. Es, por lo tanto, un movimiento que asigna tanto al hombre individual como a la colectividad el derecho de usufructo de toda libertad, sin ser oprimidos y encontrando únicamente los obstáculos que presenta la propia naturaleza.