Anexo:Clasificación de instrumentos musicales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Actualmente, el sistema utilizado en Occidente clasifica a los instrumentos en instrumentos de cuerdas, instrumentos de viento, e instrumentos de percusión. Sin embargo, se idearon otras clasificaciones diferentes, y algunas de las diferentes culturas utilizan diferentes esquemas.

Sistemas de clasificación antiguos[editar]

El más antiguo esquema de clasificación de instrumentos musicales es chino y data del siglo cuarto antes de Cristo. Agrupa a los instrumentos de acuerdo a como están constituidos. Están, en un grupo, todos los instrumentos hechos de piedra, todos los hechos de madera .Sistema de 8-pliegues de pa yin ("8 sonidos"), de la misma fuente, se produjo poco a poco y con el tiempo el legendario Emperador Shun (3 º milenio aC) se cree que se han presentado en el siguiente orden: metal (mentón), piedra (shih), seda (ssu), bambú (chu), calabaza (p'ao), arcilla (t'u), cuero (ko) y madera (mu) clases, y en correspondencia con las 8 temporadas 8 y los vientos de la cultura china, el otoño y el oeste, otoño-invierno y NW, verano y al sur, la primavera y el este, invierno-primavera y NE, verano otoño-y SW, invierno y al norte, y primavera-verano y SE, respectivamente (Kartomi, 1200).

Sin embargo, el Chou-Li (Programas de Chou), un tratado anónimo compilado de fuentes anteriores en aproximadamente el siglo II a.C, tenía el siguiente orden: metal, piedra, arcilla, cuero, seda, madera, calabaza, y el bambú. El mismo orden se presentó en el Tso Chuan (Comentario de Tso), atribuido a Tso Chiu-Ming, probablemente compilada en el siglo cuarto antes de Cristo (Kartomi, 1990).

Mucho más tarde, de la dinastía Ming (1700-2000) el erudito Chu Tsai Yu reconoció tres grupos: los instrumentos que utilizan la fuerza muscular o la utilizan para el acompañamiento musical, los que se soplan, y los que son rítmicos, un esquema que fue probablemente el primero de tipo académico, las otras son taxonomías tradicionales anteriores, folclóricas. (Margaret Kartomi de 2011, Upward and Downward Classifications of Musical Instruments-musicology.ff, cuni.cz)

Más usualmente, los instrumentos se clasifican de acuerdo a cómo se produce inicialmente el sonido (independientemente del post-procesamiento, es decir, una guitarra eléctrica sigue siendo una instrumento de cuerda con independencia de los efectos de pedales computacionales analógicos o digitales que se le agreguen cuando el aparato procesador de señal recibe dicha señal acústica).

Cordófonos, aerófonos, idiófonos, membranófonos y electrófonos[editar]

El sistema que clasifica a los instrumentos como de viento, cuerdas y percusión, usado hoy en Occidente data de la antigua Grecia. Más tarde, esta clasificación fue ampliada por Martin Agricola, quien distinguió los instrumentos de cuerda pulsada, como la guitarra, de los instrumentos de cuerda frotada, como violín. Hoy en día, la música clásica no siempre mantiene esa división (aunque los instrumentos de cuerdas pulsadas se distingan de los de cuerda frotada en las partituras), pero hay una distinción entre los instrumentos de viento con una caña (instrumentos de viento-madera) y los instrumentos de viento en general, donde el aire se pone en movimiento directamente sobre los labios (Instrumento de viento-metal).

Esta clasificación clásica se aplica en el contexto de la orquesta sinfónica, tanto en lo que se refiere a la orquestación y el análisis musical como a la dirección. La asignación mutua entre ambas clasificaciones es la siguiente:

  • Los instrumentos de cuerda de la orquesta sinfónica son todos cordófonos
  • Los instrumentos de viento son todos aerófonos
  • Los instrumentos de percusión se reparten entre los grupos membranófonos e idiófonos
  • Los instrumentos de teclado pueden ser cordófonos, aerófonos, idiófonos o electrófonos
  • El único electrófono admitido como parte de la orquesta sinfónica son las Ondas Martenot

En el mismo contexto, la subdivisión usual de los instrumentos de viento se establece entre los siguientes grupos: el de los Instrumentos de madera, que independientemente del material de que están construidos incluye a los aerófonos de bisel (flautas), de lengüeta simple (clarinetes), de lengüeta doble (oboes) y de lengüeta libre (acordeón), y el de los Instrumentos de metal, que comprende a los aerófonos de embocadura.

Fuera del contexto de la orquesta sinfónica podemos observar que los estudios formales de música (p.ej. en los conservatorios) comprenden instrumentos fuera de la orquesta como la guitarra (un cordófono) o el saxofón (un aerófono de lengüeta simple).

Hay, sin embargo, problemas con este sistema. Se ha visto que algunas pocas veces los instrumentos no occidentales no se ajustan muy cuidadosamente a la última clasificación dicha. Por ejemplo, un instrumento antiguo que rara vez se ve hoy en día, el serpentón, debería ser clasificado como un instrumento de metal, como una columna de aire que se pone en marcha por los labios. Sin embargo, se parece más a un instrumento de viento, y en muchos aspectos, está más cerca de él, con los dedos colocados en los orificios de control de paso, en vez de válvulas. También hay problemas con la clasificación de ciertos instrumentos de teclado. Por ejemplo, el piano tiene cuerdas, pero son golpeadas por los martillos, por lo que no está claro si debe ser clasificado como un instrumento de cuerda, o un instrumento de percusión. Por esta razón, los instrumentos de teclado son muchas veces considerados como pertenecientes de una categoría propia, incluidos todos los instrumentos tocados por un teclado, ya sea que han afectado a las cadenas (como el piano), cuerdas pulsadas (como el clavecín) o sin condiciones en absoluto (como la celesta). Se podría decir que con estas categorías extras, el sistema clásico de clasificación de instrumentos se centra menos en el modo fundamental en que los instrumentos producen un sonido, y más en la técnica necesaria para reproducirlos.

Los sistemas de Mahillon y Hornbostel-Sachs[editar]

Un antiguo sistema de origen Indio, que data de al menos el siglo primero antes de Cristo, divide a los instrumentos en cuatro principales grupos de clasificación: los instrumentos donde se produce el sonido por la vibración de cuerdas, instrumentos donde se produce el sonido por la vibración de las columnas de aire; los instrumentos de percusión hechos de madera o metal, y los instrumentos de percusión con parches de piel, o membranas. Más tarde, Victor-Charles Mahillon adoptó un sistema muy similar a este. Fue el curador de la colección de instrumentos musicales del conservatorio de Bruselas, y para 1888 catalogó la colección dividida en cuatro grupos de instrumentos: cuerdas, vientos, percusión y otros tipos de instrumentos de percusión. Este esquema fue adoptado más tarde por Erich von Hornbostel y Curt Sachs que publicaron un extenso programa de nuevas clasificaciones en Zeitschrift für Ethnologie (Revista de Antropología Social) en 1914. Este último sistema es utilizado hoy en día, y es lo más comúnmente conocido como el sistema de Hornbostel-Sachs (o el sistema de Sachs Hornbostel).

El sistema original de clasificación de instrumentos de Sachs-Hornbostel se divide en cuatro grupos principales dado por el elemento vibrante que produce el sonido.

  • Aerófonos, tales como el órgano de tubería o el oboe. El elemento vibrante es una columna de aire.
  • Cordófonos, tales como el piano o violonchelo. Su sonido se produce por medio de la pulsación de una o más cuerdas y se dividen en cordófonos de cuerda.
  • Idiófonos, como el xilófono. El instrumento vibra en su totalidad.
  • Membranófonos, tales como la batería o el kazoo. El elemento vibrante cuyo sonido se produce con una membrana tensa (también llamada parche) hecha de piel, o piel sintética.

Más tarde Sachs agregó una quinta categoría, electrófonos, como el Theremín, que producen un sonido por medios electrónicos.[1] Dentro de cada categoría hay muchos subgrupos. El sistema ha sido criticado y revisado en los últimos años, pero sigue siendo ampliamente utilizado por los etnomusicólogos y organólogos.

Los idiófonos de metal son frecuentemente llamados metalófonos.

Andre Schaeffner[editar]

Los instrumentos de cuerdas y percusión son más similares entre ellos que cualquiera de los demás instrumentos, para cerrarlos y abrirlos. De hecho, la existencia y la ubicuidad del piano pone en entredicho el límite entre las cuerdas y la percusión: en ambos se produce el sonido gracias a materia en estado sólido, mientras que los instrumentos de viento producen sonido gracias a materia en estado gaseoso.

Del mismo modo, los idiófonos, membranófonos, cordófonos también producen sonido a partir de materia en estado sólido, mientras que los instrumentos de viento producen sonido los hacen a partir de materia en estado gaseoso.

En 1932, Andre Schaeffner desarrolló un nuevo sistema de clasificación que fue "exhaustivo, que abarca todos los instrumentos reales y potencialmente imaginables".[2]

Por rango de instrumentos[editar]

Normalmente, los instrumentos occidentales también son clasificados por su rango musical en comparación con otros instrumentos de la misma familia. Estos términos se nombran después de cantar las clasificaciones de voz:

Algunos instrumentos se dividen en más de una categoría: por ejemplo, el violonchelo puede ser considerado tenor o bajo, dependiendo de cómo se inscribe su música en el conjunto, y el trombón puede ser alto, tenor o bajo y el corno francés, bajo, barítono, tenor o alto dependiendo del rango que se toque.

Muchos instrumentos indican con parte de su nombre su área de distribución: soprano, saxo alto, saxofón tenor, saxofón barítono, bombardino barítono, flauta alta, flauta, bajo, los adjetivos describen a los instrumentos por encima del registro de soprano o debajo del bajo, por ejemplo: saxofón sopranino, clarinete contrabajo.

Estos términos son relativos cuando se utiliza en el nombre de un instrumento, que describe el alcance del instrumento en comparación con otros instrumentos de su familia y no en comparación con el rango de voz humana o los instrumentos de otras familias. Por ejemplo, el rango de una flauta baja es de C3 a F6, mientras que un clarinete bajo toca sobre una octava más abajo.

Otras clasificaciones[editar]

A veces, los instrumentos se clasifican según los materiales con el cual están hechos. Por ejemplo, los instrumentos de percusión hechos de metal a veces se los denomina metalófonos, mientras que las hechas de piedra se llaman litófonos. Del mismo modo, los instrumentos de viento hechos de metal a menudo se clasifican como Instrumento de viento-metal. Esta idea no se limita a la práctica occidental: los antiguos Chinos clasificaban a los instrumentos en ocho categorías de materiales (seda, bambú, madera, calabaza, tierra, piedra, metal y piel)

Por otra parte, también se puede clasificar a los instrumentos de acuerdo con el método de su construcción en lugar de sus materiales. Por ejemplo, los lamelófonos son instrumentos que producen sonido mediante el "desplume" de su "laminillas" o tiras de metal en forma de lengueta, madera, bambú o fijado a un sonido de a bordo o resonador.

Según la clasificación de instrumentos musicales de Hornbostel-Sachs, los lamelófonos se consideran idiófonos pulsados, una categoría que incluye a diversas formas de arpa mandíbulada y cajas de música mecánicas europeas, así como también a una gran variedad de pianos de pulgar africanos y afro-latinos como el mbira y la marímbula.

Son instrumentos que son oblicuos e autóctonos del continente africano. Se caracterizan por su calidad de sonido único, producido por la pulsación de sus "láminas" o lenguas, o tiras de metal fijadas a un dorde de sonido de madera. Comúnmente denominados: Mbira, Mbila, Kalimba, Karimba, Agidigbo, Sansa, Zanza, Kankowele, Likembe, y muchos otros nombres en función de su filiación cultural, estos instrumentos son una contribución única al mundo de la música.

Varios grupos de instrumentos se conocen después de uno en común, aunque a menudo no exclusivo, tipo o ámbito de uso, como la trompeta, lo que significa su octava.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Historia de los Instrumentos Musicales, C. Sachs, Norton, Nueva York, 1940
  2. Kartomi, página 176, "Sobre conceptos y clasificaciones de los musicales "Instrumentos, por Margaret J. Kartomi, University of Chicago Press, Chicago. Estudios en Etnomusicología (CSE), 1990

Enlaces externos[editar]