Andrea Navagero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de Andrea Navagero por Rafael (1516).

Andrea Navagero, Navajero o Navagiero, latinizado Andreas Naugerius (Venecia, 1483 - Blois, Francia, 8 de mayo de 1529), humanista, escritor y político veneciano.

Biografía[editar]

De noble familia, estudió en Padua bajo la guía de Marco Antonio Sabellico, en griego de Marco Musuro y en filosofía del aristotélico Pietro Pomponazzi; más tarde, en Venecia, estuvo entre los colaboradores del impresor de clásicos grecolatinos Aldo Manuzio el Viejo y para él cuidó algunas ediciones anotadas de autores latinos de época augustea, de la que era un fanático estudioso: las obras de Quintiliano (1513), Virgilio (1514), Lucrecio (1516), Ovidio y Terencio (1517) y Horacio y Cicerón (1519)

En 1516 sucedió a Sabellico como custodio de la biblioteca donada a la Catedral de San Marcos por el cardenal Besarión, uno de los sabios huidos de Constantinopla, y fue nombrado cronista de la república, lo que llevaba aparejado el encargo de continuar la Historia de Venecia iniciada por su predecesor, pero que no pudo acabar debido a su temprana muerte; más tarde la concluiría su amigo Pietro Bembo.

Fue después embajador de la República de Venecia ante las cortes de Carlos V (1525-1528) para gestionar un tratado de paz entre la Signoria veneciana y España y lograr la libertad de Francisco I; desembarcó en Barcelona, fue a Toledo y estuvo ocho meses en arduas negociaciones; se sumó después al largo viaje que hizo la Corte por toda Andalucía y, en 1526, cuando se celebraba la tornaboda del emperador con Isabel de Portugal, conoció en Granada al poeta barcelonés Juan Boscán y le convenció de que intentase aclimatar en la métrica española el verso endecasílabo y las estrofas italianas (soneto, terceto, octava real, canción en estancias, lira), así como las convenciones temáticas y estilísticas del Petrarquismo, en lo que le siguieron también los caballeros castellanos Garcilaso de la Vega y don Diego Hurtado de Mendoza, éste último también embajador en su tierra, Venecia.

El 7 de diciembre de 1526 la Corte se trasladó a Valladolid, donde sus negociaciones empezaron a sufrir reveses, así que decidió dar por terminada su representación y marchó el 30 de mayo de 1528 a dar cuenta de la misma a Venecia; su senado le encargó entonces otra embajada a la corte de Francisco I de Francia (1528), y allí murió, en Blois, cuando se acercaba al Congreso de Cambrai (1529). Existe un retrato doble de los escritores Andrea Navagero y Agostino Beazzano encargado a Rafael Sanzio de Urbino en 1516, durante la estancia de ambos en Roma.

Obras[editar]

Queda de él un cuantioso epistolario de gran importancia histórica, donde destacan especialmente sus cinco cartas al humanista Giambattista Ramusio y aquellas en que da cuenta de sus viajes por España y Francia. También poseen un gran interés para los estudios botánicos, pues fue un gran amante de las flores y los jardines y en sus viajes deja siempre detallada cuenta de los que observa. Como poeta destacó especialmente por sus obras en lengua latina, recogidas bajo el título de Lusus, in Carmina quinque illustrium poetarum (1548); las más logradas son idilios pastoriles, églogas, epigramas; asimismo, la República Veneciana le encargó oraciones fúnebres para Caterina Cornaro (1510), Bartolomeo d’Alviano (1515) y para el dux o dogo Leonardo Loredan (1521). Como humanista fue un intrasigente partidario del latín de la época clásica, e incluso se cuenta de él que quemó las obras de Marcial.

Bibliografía del autor[editar]

  • Lusus, in Carmina quinque illustrium poetarum (1548);
  • Viaggio fatto in Spagna ed in Francia (Viaje hecho a España y a Francia) (Venecia, 1563). Traducido al castellano por Fabié en 1879 y por José María Alonso Gamo (Valencia: Castalia, 1951); la última edición moderna del Viaje por España es la de Turner: Madrid, 1983.
  • Opera omnia (1718).

Enlaces externos[editar]