Andrés Ducatenzeiler

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Andrés Ducatenzeiler, ex-dirigente del fútbol argentino, fue presidente del Club Atlético Independiente. Presidió el club desde 2002 hasta 2005, en ése último año presentó la renuncia aunque ya no tomaba decisiones políticas en el club.

Elecciones[editar]

Andrés Ducatenzeiler fue elegido como presidente de Independiente el 24 de noviembre del 2002, ganó con claridad las elecciones con un 76,09% de los votos, una ventaja histórica en el club de Avellaneda. El momento deportivo del equipo era el mejor de los últimos tiempos ya que estaba a punto de coronarse campeón del fútbol argentino. Fue fundamental para que ganara Ducatenzeiler el apoyo grande que recibió por parte del empresario Daniel Grinbank quién había aportado dos jugadores al club ante los problemas financieros que éste tenía y gracias a esos aportes pudo ser campeón en 2002. La gente que votó a su favor seguramente pensó en que Independiente seguiría teniendo grandes jugadores que les cedería el empresario. En ese momento el club Rojo tenía una deuda importante de 26 millones de pesos y entre sus primeras palabras el nuevo presidente dijo que Independiente iba a estar a la altura de River Plate y Boca Juniors. A la semana siguiente el cuadro de Avellaneda festejaba el título.

Gestión presidencial 2003/2004[editar]

Las cosas se derrumbaron al año siguiente, cuando Independiente con el mismo equipo que festejara el Apertura 2002, realizó un paupérrimo Clausura 2003 en el cuál los jugadores comprados por Grinbank bajaron mucho su rendimiento y esto hizo que no hubiese ofertas de clubes extranjeros para llevarse a estos futbolistas, por lo que tuvo que informarle a Ducatenzeiler que no aportaría dinero para traer jugadores para la temporada 2003/2004. Ante esto, Independiente vendió a su mejor jugador, el zaguero central Gabriel Milito al Real Zaragoza español a cambio de unos 2.500.000 dólares. Con ese dinero Independiente trajo a 15 jugadores a préstamo. Cabe destacar que antes también se cambió de entrenador, asumió Oscar Ruggeri a mediados del Clausura 2003 reemplazando a Américo Gallego quién se demoró en pensar en la renovación de su contrato con el equipo de Avellaneda. Se desarmó por completo el plantel campeón del 2002 y se armó todo un equipo nuevo a cargo de Ruggeri, el equipo resultó un rotundo fracaso al poco tiempo, dejó de luchar el Apertura 2003 ya en la octava jornada y fue eliminado por goleada en la Copa Sudamericana al caer ante el River Plate por 4 a 1 y 4 a 0. Inmediatamente Ruggeri presentó su renuncia tras los resultados negativos y además por la pésima relación que tenía con la hinchada de Independiente que lo insultaba y mucho ante la mínima adversidad que se presentara en un partido. Se contrató de entrenador para terminar lo que restaba del Apertura a Osvaldo Sosa quien sacó apenas 9 puntos en 11 juegos. Al finalizar el certamen Sosa fue destituido y éste criticó con dureza al presidente y a la institución diciendo que ya no era un equipo grande de la Argentina, además el club le debía dinero.

En 2004, el equipo volvía a disputar la Copa Libertadores de América, se contrató al histórico entrenador José Omar Pastoriza por pedido de la Comisión Directiva ya que Ducatenzeiler prefería a César Luis Menotti. Lo cierto es que no se sumaron jugadores importantes y el equipo se quedó rápidamente eliminado de la competición y lejos también del campeonato Clausura 2004. El 9 de mayo de ese año, Independiente recibe una durísima derrota como local por 4 a 1 ante un Boca Juniors que jugó con jugadores suplentes. El presidente ese día tras el partido, habló con dureza hacia el líder de la AFA, Julio Grondona y admitía que los clubes que no "pactaban" con Grondona terminaban quebrados y que el título del 2002 había sido "comprado", lo que generó un malestar profundo en la gente de Independiente. Ducatenzeiler un tiempo después justificaría estos dichos diciendo que cuando se refirió a "comprar" el título fue que se compraron a los mejores jugadores y que le pidió a Julio Grondona que no fuesen designados ciertos árbitros para que dirijan los partidos de Independiente, que es un pedido que también hacen otras instituciones poderosas como Boca o River. La deuda de Independiente seguía aumentando considerablemente y llegó a peligrar la participación del equipo en el torneo Apertura 2004 por falta de pagos.

La AFA decide suspender por dos años al presidente el día 22 de junio de 2004, amparándose en el artículo 47 de su reglamento. Ducatenzeiler por fallo judicial rápidamente recupera la presidencia el día 8 de julio. Para más desgracias en la Institución fallece por problemas cardíacos el entrenador José Omar Pastoriza y se suicida el ex-árbitro Fabián Madorrán, quién era un arbitro que Ducatenzeiler criticó y mucho después del partido de su equipo ante River por la Copa Sudamericana 2003 al no cobrar un clarísimo penal para Independiente. Madorrán fue destituido como árbitro a los pocos días por la AFA por "mala actitud física", aunque ese no sería el verdadero motivo de su salida sino que fue despedido por solicitud del presidente Rojo. Ese encuentro ante River fue el último que dirigió él mencionado árbitro, esto fue un 17 de septiembre de 2003, el día 28 del mismo mes la AFA le rescindió el contrato. Madorrán se suicida en la ciudad de Córdoba el 31 de julio de 2004.

Estos hechos afectaron a Ducatenzeiler, quien es internado en un neuropsiquiátrico por un grave estado depresivo. A estas alturas la conducción del club la estaba llevando a cabo el empresario Julio Comparada que se hizo cargo de muchas deudas y de traer jugadores al primer equipo de Independiente. Después de ser rehabilitado en septiembre de 2004, Ducatenzeiler siguió criticando la conducción de Grondona en la AFA. Seguía siendo presidente de Independiente pero no tomaba decisiones, no presidía, era lo que algunos llamaron un "presidente sin cartera", o un "presidente que no presidía". El fútbol profesional estaba a cargo de Comparada y otros miembros de la Comisión Directiva. Los dichos de Ducatenzeiler contra Grondona fueron avalados por el ex-presidente de Vélez Sársfield Raúl Gamez que es otro de los pocos dirigentes del fútbol argentino que se atrevieron a criticar al líder de la AFA.

Reelección y renuncia[editar]

En marzo de 2005 Ducatenzeiler dijo que iba a presentarse a la reelección que se tenía planeada a fines de ese año, pero finalmente el 15 de abril decidió renunciar como presidente y también como postulante a recuperar el trono de la Institución de Avellaneda ya que recordemos que desde julio de 2004 no tomaba decisiones en el club más allá de ser el presidente. En su carta de renuncia expresaba cosas como: "Desde el infausto día en que la arbitraria resolución del Comité Ejecutivo de la AFA resolvió suspenderme por dos años soy continuamente asediado por injuriosas manifestaciones reproducidas y difundidas por distintos medios", y apuntó a "... páginas centrales en suplementos deportivos de algunos de los diarios de mayor circulación en nuestro país". Su carta de renuncia se la entregó al Vicepresidente de Independiente.

Balance final[editar]

El balance de su gestión es de las peores que hubo en Independiente.[cita requerida] Sobre el final de la misma, la deuda del club era de casi 50 millones de pesos, casi el doble de lo que ésta era cuando asumió. No hubo logros deportivos, sino campañas en las que no se superaron los 25 puntos y complicaron al equipo con el promedio del descenso. Se sumaron muchos jugadores en condición de cedidos que rápidamente abandonaron el club. Existió un caso gravísimo, en el que al jugador Cristian Tavio le falsificaron la firma para privarlo de que cobrase unos 57 mil pesos en concepto de primas.[cita requerida] El dinero no lo cobró el jugador sino alguna otra persona ligada al club. El 90% de los socios del club calificaron como "pésima" a la gestión de Ducatenzeiler.[cita requerida]

En el mes de noviembre de 2006 rompió el silencio después de mucho tiempo en una larga nota que le hizo el diario Perfil.[1] En ella expresó su punto de vista sobre la AFA y la posición de Julio Grondona en ella, su relación con los barrabravas, y el trato preferencial que, según él, recibían ciertos clubes, asegurando que se arrepentía de haber sido dirigente.

Juicio a la AFA y Crónica[editar]

En el año 2004 Ducatenzeiler le inició un juicio a la AFA y al diario Crónica. En 2012 la justicia falló a su favor[2] , convirtiéndose en el primer dirigente deportivo en ganarle un juicio a la Asociación del Fútbol Argentino. De todas maneras ese fue un fallo de primera instancia, en abril de 2014 la Cámara Nacional de Apelaciones en la Civil, Sala F de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, falló en contra de Ducatenzeiler.[3]

Referencias[editar]

  1. Carlos Romero y Federico Bassahun (20 de noviembre de 2006). «Por primera vez, alguien rompe el código de silencio del fútbol». Diario Perfil. Consultado el 22 de junio de 2013.  |coautores= requiere |autor= (ayuda)
  2. Ducatenzeiler le ganó el juicio a la AFA
  3. Fallo de Cámara de un juicio a favor de la AFA

Enlaces externos[editar]