Anatomía de los hongos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La anatomía de los hongos es el conjunto de partes que conforman a un hongo. No todos los hongos tienen exactamente las mismas partes, de hecho se dividen en dos clases: superiores —que son posibles de ver a simple vista— e inferiores —microscópicos—.[1]

Superiores[editar]

Diagrama general de un hongo superior. En la imagen, la amanita caesarea ha sido distorsionada, normalmente no tienen a las láminas cubriendo a las laminillas, son libres.

Los hongos superiores o agáricos son los que tienen una morfología más compleja. Está conformados por las siguientes partes:

  • Píleo. También llamado sombrero, es la parte del cuerpo fructífero del hongo que sustenta la superficie donde se alojan las esporas —es decir: el conjunto de láminas y laminillas, conocido como himenio—.[2]
  • Himenio. Es el conjunto de láminas y laminillas, es la parte fértil del hongo.
    • Láminas. Son las estructuras bajo el sombrero que actúan como unión de las laminillas con el pie.
    • Laminillas. Son las que contienen los basidios, y estos a su vez son los que generan las esporas.
  • Anillo. Sólo presente en algunos hongos, es el resto del velo parcial al romperse para exponer a las esporas. El velo parcial es la estructura de algunos hongos para proteger el desarrollo del himenio.
  • Estipe. También llamado pie o pedúnculo, es el que sostiene el sombrero. Está conformado por tejido estéril hifal.
  • Volva. Sólo presente en algunos hongos, es el resto dejado por el velo universal. El velo universal es una cubierta que cubre por completo a un hongo inmaduro, en algunos casos —como en la amanita muscaria— deja un resto visible en el sombrero.
  • Micelio. Es una masa de hifas —filamentos cilíndricos— encargada de la nutrición de los hongos.

Inferiores[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. El mundo de los hongos de Jaume Carles.
  2. Moore-Landecker, E: “Fundamentals of the Fungi”, página 560. Prentice Hall, 1972.