Anarquía posizquierda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Anarquía posizquierda, anarquismo posizquierdista o posizquierdismo es una corriente reciente en el pensamiento anarquista que promueve una crítica de la relación del anarquismo con el izquierdismo tradicional.[1] [2] Esta crítica suele también elaborar una crítica de las ideologías en general así como de la moralidad.[3] Influenciada por los escritos de Max Stirner[3] y por la Internacional Situacionista,[3] la anarquía postizquierda enfatiza el concepto de insurrección y un rechazo de los modos tradicionales de organización de la izquierda política.[4]

Las revistas anarchy: A Journal of Desire Armed, Green Anarchy y Fifth Estate han estado envueltas en desarrollar la anarquía postizquierda. Escritores individuales asociados con la tendencia son Hakim Bey, Bob Black, John Zerzan, Jason McQuinn, Fredy Perlman, Lawrence Jarach y Wolfi Landstreicher. La red contemporánea de colectivos noerteamericanos CrimethInc. es una exponente de estos puntos de vista.

Visión general[editar]

Lawrence Jarach (izquierda) y John Zerzan (derecha), dos prominentes autores contemporáneas de la anarquía postizquierda

Los anarquistas postizquierda argumentan que la gran parte de la política izquierdista, incluso de la izquierda revolucionaria, es anacrónica e incapaz de crear cambios. La anarquía posizquierda ofrece críticas de las estrategias y las tácticas de la política radical las cuales considera anticuadas: la manifestación, el activismo enfocado en la lucha de clases, el enfoque en la tradición y la incapacidad de escapar los confines de la historia. El libro Anarchy in the Age of Dinosaurs (Anarquía en la edad de los dinosaurios),[5] por ejemplo, crítica las ideas tradicionales de la izquierda y el anarquismo clásico mientras llama hacia un movimiento anarquista rejuvenecido. El ensayo de CrimethInc. titulado "Your Politics Are Boring as Fuck" (traducido al español como "Tu política es más aburrida que la mierda"[6] ) es otra crítica de los movimientos izquierdistas y afirma:

¿Por qué el proletariado oprimido no despierta y se suma a ustedes en su lucha por la liberación mundial? [...] (Porque) saben que sus anticuados estilos de protesta -sus marchas, las señales de mano, y reuniones- son ahora impotentes a efecto de un cambio real, ya que se han convertido en una parte previsible de la situación actual. Ellos saben que tu jerga postmarxista es disuasiva, ya que es realmente un lenguaje de mera controversia académica, y no un arma capaz de socavar los sistemas de control [...]

Algunos postanarquistas han llegado a conclusiones similares, por diferentes motivos. "De Bakunin a Lacan", de Saul Newman hace estas observaciones:

Hay una letanía de determinadas opresiones que las teorías más radicales están obligadas a rendir homenaje. ¿Por qué es que cuando a alguien se le pide hablar de una política radical de hoy, inevitablemente, hace referencia a esta misma cansada y vieja lista de las luchas y las identidades? ¿Por qué somos tan carentes de imaginación política y no podemos pensar fuera de esta "lista de compras" de la opresión?

Pensamiento[editar]

Teoría y crítica de las organizaciones[editar]

Jason McQuinn describe la tendencia organizacional de la izquierda como una estructura de "correa de transmisión" con una división explicita entre los líderes y los liderados, junto con provisiones para disciplinar a los cuadros políticos o miembros mientras se escuda a los líderes de la responsabilidad para con aquellos que son liderados.[7] Para él existen 4 resultados de ese tipo de estructura:

  • Reduccionismo: Aquí "Solo aspectos particulares de la lucha social son incluidos dentro de estas organizaciones. Otros aspectos son ignorados, invalidados o reprimidos, conduciendo a una mayor compartimentación de la lucha. Lo cual asimismo facilita la manipulación por las élites y su eventual transformación en sociedades puramente de cabildeo con toda la crítica radical general.[3]
  • Especialización o Profesionalización: Esto llama la atención a la tendencia en donde "aquellos envueltos en la operación cotidiana de la organización son seleccionados o auto-seleccionados para realizar roles crecientemente especializados dentro de la organización, a menudo conduciendo a una división oficial entre líderes y liderados, con graduaciones de poder e influencia introducidas en la forma de roles intermedios en la evolución de la jerarquía organizacional.[3]
  • Substitucionismo en donde crecientemente la organización formal se convierte en el foco de la estrategia y práctica, la organización tiende a ser progresivamente substituida por la gente, el liderazgo de la organización-especialmente si se ha hecho formal-tiende a sustituirse a sí mismo por la organización como un todo, y eventualmente un líder máximo a menudo emerge que termina personalizando y controlando a la organización."[3]
  • La Ideología en donde la organización se convierte en el sujeto primario de la teoría con los individuos asignados roles a cumplir, en ves de que la gente construya sus propias auto-teorías. Todas menos las organizaciones anarquistas más auto-conscientes tienden a adaptar alguna forma de ideología colectivista, en la cual el grupo social en algún nivel es visto como que tiene mayor realidad política que el individuo libre. En donde la soberanía recae, allí recae la autoridad política; si la soberanía no es disuelta sobre cada persona siempre se requiere la subyugación de los individuos a un grupo en alguna forma."[3]

Para contrarrestar estas tendencias la anarquía postizquierda aboga por la autonomía individual y grupal dentro de la iniciativa libre, la asociación voluntaria, el rechazo de la autoridad política, y así de la Ideología, pequeña, simple, informal, transparente y por la organización temporal, y descentralizada, con organización descentralizada federativa con decisiones hechas directamente y respeto por las minorías.[3]

La crítica anti-ideológica[editar]

Max Stirner. Su crítica de las ideologías es muy importante para el pensamiento de la anarquía posizquierda

La anarquía postizquierda se adhiere a una crítica de la ideología que "se remonta al trabajo de Max Stirner".[3] Para Jason McQuinn "Toda ideología en esencia envuelve la sustitución de conceptos e imágenes extranjeras (o incompletas) para la subjetividad humana. Las ideologías son sistemas de conciencia falsa en la cual la gente ya no se ve a si mismas directamente como sujetos en su relación con su mundo. En cambio ellos se conciben en alguna forma como subordinados a algún tipo u otro de entidad abstracta o entidades que son confundidos como los sujetos reales o actores en su mundo". "Aunque la abstracción de Dios, el Estado, el Partido, La Organización, tecnología, la Familia, Humanidad, Paz, Ecología Naturaleza, Trabajo, Amor, o inclusive Libertad; si esto es concebido y presentado como si esto fuera un sujeto activo con un ser en si mismo que nos hace demandas a nosotros, es entonces que es el centro de una ideología."[3]

El rechazo de la moralidad[editar]

La moral es también un objetivo de la anarquía postizquierda tanto como lo fue en el trabajo de Stirner[3] y en los escritos de Friedrich Nietzsche. Para McQuinn "La moral es un sistema de valores reificados-valores abstractos que son tomados fuera de contexto, grabados en piedra, y convertidos en creencias incuestionables para ser aplicados sin tomar en cuenta los deseos, pensamientos y objetivos reales de una persona y sin tomar en cuenta la situación en la cual la persona se encuentra. El moralismo es la práctica en la cual no solo se reduce los valores de vida a la moral reificada, sino también de considerarse a uno mismo como mejor que otros debido a que uno se ha sujetado uno mismo a la moralidad, y el hacer proselitismo por la adopción del moralismo como herramienta de cambio social. Vivir de acuerdo con la moralidad significa sacrificar algunos deseos y tentaciones (sin tomar en cuenta la situación real en la que te encuentres) a cambio de las recompensas de la virtud."[3]

En "tanto rechazar la moralidad implica el construir una teoría crítica de uno mismo y de la sociedad (siempre auto-crítica, provisional y nunca totalizante) en la cual un objetivo claro de terminar la alienación social propia nunca es confundida con objetivos parciales reificados. Esto implica enfatizar lo que la gente tiene que ganar de la crítica radical y la solidaridad en vez de lo que la gente tiene que sacrificar o entregar en tanto vivir vidas virtuosas de moralidad políticamente correcta."[3]

Crítica de la política de la identidad[editar]

La anarquía postizquierda tiende a criticar lo que ve como visiones parciales y victimistas dentro de la política de la identidad. Feral Faun escribe en "La ideología de la victimización" que existe una "versión feminista de la ideología de la victimización: una ideología que promueve el miedo, la debilidad individual (y subsecuentemente la dependencia en grupos de apoyo ideológicos basados en ideologías y protección paternalista por parte de las autoridades)".[8] Pero al final "como todas las ideologías, las variedades de la ideología de la victimización son formas de conciencia falsa. El aceptar el rol social de víctima -en cualquier forma de sus muchas formas- [...] ni siquiera es crearse la vida propia por uno mismo o el explorar las relaciones propias con las estructuras sociales. Todos los movimientos parciales de liberación -feminismo, GLBT, de trabajadores, etc.- definen a los individuos en términos de sus roles sociales. Debido a esto, estos movimientos no solo no incluyen una inversión de perspectivas que destruya roles sociales y permite a los individuos el crear una praxis construida sobre sus propias pasiones y deseos; estos en realidad trabajan en contra de tal cambio de perspectiva: la 'liberación' de un rol social al cual un individuo se mantiene sujeto."[8]

El rechazo del trabajo[editar]

Los temas del trabajo, la división del trabajo y el rechazo del trabajo han sido un tema importante en la anarquía posizquierda.[9] [10]

Bob Black en su famoso texto[11] se apoyó en las ideas de intelectuales revolucionarios como Charles Fourier, William Morris, Paul Goodman, Marshall Sahlins y Paul Lafargue. Allí argumenta en contra de la subordinación de la vida de las personas por el esquema del trabajo en donde se las obliga a una vida dedicada a la producción y consumo de mercancías.[12] Aunque desarrolla una crítica profunda del capitalismo y de los puntos de vista del liberalismo pro capitalista también crítica a los esquemas marxistas de socialismo de estado debido a que estos también mantendrían una lógica productivísta que se diferenciaría del capitalismo en el que en este, uno trabaja para un patrón/burgués mientras que en el socialismo de estado uno recibe órdenes de un administrador asignado por el estado socialista. Por otro lado también crítica la glorificación del trabajo y del trabajador en el marxismo así como al mantenerse en la línea teórica del liberalismo pro capitalista, al hablar que las cosas adquieren valor por medio del trabajo.[13]

Black define su concepto de "trabajo" como la actividad productiva compulsiva puesta en marcha por medios económicos y/o políticos. Black muestra numerosos datos para demostrar que la gran parte de la miseria en el mundo esta ligada al trabajo. Por este motivo denuncia al trabajo por su compulsión y por subordinar a las personas a otro que les dice que tienen que hacer y así las personas perderían su subjetividad y por ende su libertad. Esto se hace a través de múltiples formas degradantes de disciplina cada vez más sofisticadas. Por otro lado la crueldad del sistema se mostraría en los altísimos accidentes en el trabajo que van desde las heridas hasta las muertes en dicha actividad.[14] La forma en la cual las personas pudieran reclamar su libertad es por medio de reclamar el tiempo que ahora emplean en sus trabajos y re dirigirlo hacia actividades donde entraría lo que él encuentra como el opuesto del trabajo, el "juego" y lo lúdico. El juego no es necesariamente gobernado por reglas y es hecho voluntariamente en libertad. Black identifica al juego como idéntico con la actividad no instrumental y con la economía del regalo.[15]

Auto-teoría o teoría de uno mismo[editar]

Las anarquistas posizquierda rechazan todas las ideologías en favor de el individuo y la construcción comunal de la teoría de uno mismo o autoteoría.[3]

La auto-teoría individual es teoría en la cual el individuo integral -en contexto (en todas sus relaciones, con toda su historia, deseos y proyectos, etc)- es siempre el centro subjetivo de la percepción, entendimiento y acción.[3]

La auto-teoría comunal es en forma similar basada en el grupo como sujeto, pero siempre con un entendimiento subyacente de los individuos (y sus propias auto-teorías) que hacen el grupo u organización.[3] Para McQuinn "Las organizaciones anarquistas no-ideológicas (o grupos informales) son siempre explícitamente basados en la autonomía de los individuos que los construyen, lo que es diferente de las organizaciones izquierdistas clásicas que requieren la subordinación de la autonomía personal como prerequisito para la membresía".[3]

Vida cotidiana, creación de situaciones e inmediatismo[editar]

Para Wolfi Landstreicher "la reapropriación de la vida en el nivel social, tanto como su completa reapropriación en el nivel individual, solo puede ocurrir cuando paramos de identificarnos a nosotros mismos esencialmente en términos de nuestras identidades sociales".[16] Así "el reconocimiento de que esta trayectoria debe ser llevada a su final y nuevas formas de vivir y relacionarse deben ser desarrolladas si vamos a lograr la autonomía y libertad completas"[16] En tanto las relaciones con otros ya no son vistas más como en el activismo en el cual el objetivo es "el buscar seguidores que acepten la posición propia"[16] sino "compañeros y cómplices con los cuales llevaremos a cabo nuestras exploraciones".[16]

En tanto Hakim Bey aboga el no tener que "esperar por la revolución" sino que inmediatamente se puede "buscar ´espacios´ (geográficos, sociales, culturales, imaginarios) con potencial para florecer como Zonas Autónomas Temporales-y que estamos buscando por tiempos en los que estos espacios sean relativamente abiertos, ya sea por medio de la negligencia por parte del Estado o debido a que han escapado del conocimiento de los mapeadores, o por cualquier otra razón"[17] En última instancia "cara a cara, un grupo de humanos sinergizan sus esfuerzos de realizar deseos mutuos, ya sea para la buena comida y ánimos, bailar, conversación, las artes de la vida; tal vez incluso para el placer erótico, o para crear una obra de arte comunal, o para alcanzar el estado de felicidad mismo-en corto, una "unión de egoístas" (tal como Stirner lo puso) en su forma más simple o, en los términos de Kropotkin, un impulso biológico básico hacia el "apoyo mutuo"".[17]

Relación con otras tendencias dentro del anarquismo[editar]

La anarquía posizquierda ha sido crítica de las escuelas más clásicas del anarquismo como el plataformismo[18] y el anarcosindicalismo.[19] Una cierta relación cercana existe entre la anarquía posizquierda y el anarcoprimitivismo, el anarquismo individualista[20] [21] y el anarquismo insurreccionalista. De todas formas los anarquistas posizquierda como Wolfi Landstreicher[22] y Jason McQuinn[23] se han distanciado de y han criticado al anarcoprimitivismo como "ideológico".

Plataformismo[editar]

Sobre el plataformismo Bob Black ha dicho que "atestigua a la bancarrota ideológica de los anarquistas organizacionistas de hoy que decidan exhumar (no resucitar) un manifiesto que ya estaba obsoleto cuando fue promulgado en 1926. La Plataforma Organizativa para una Unión General de Anarquistas disfruta de una permanencia imperecedera: extemporánea entonces, extemporánea ahora, extemporánea por siempre. Intencionada para persuadir, motivó ataques desde casi todo prominente anarquista de ese tiempo. Intencionada para organizar, provocó rupturas. Intencionada para hacer historia, si acaso logró entrar en los libros de historia.[18] Para Black "El resultado es otra secta"[24]

Anarcosindicalismo[editar]

Feral Faun ha dicho que "los anarcosindicalistas pueden hablar de abolir el estado, pero ellos tendrán que reproducir cada una de sus funciones para garantizar el funcionamiento fluido de su sociedad."[25] Así "el anarcosindicalismono hace una ruptura radical con la sociedad presente. Solamente busca el extender los valores de esta sociedad para que estos nos dominen más plenamente en nuestras vidas diarias".[25] Así "el liberal burgués esta contento con deshacerse de sacerdotes y reyes, y el anarcosindicalista añade presidentes y patrones. Pero las fábricas se mantienen intactas (aunque los sindicalistas las llamen centros de distribución, la familia se mantiene intacta-el sistema social entero se mantiene intacto. Su nuestra actividad diaria no ha cambiado significativamente-y los anarcosindicalistas no dan indicación de querer cambiarla más allá de adicionar la carga de administrar las fabricas al tener que trabajar en estas-entonces que diferencia existe si no hay jefes?-seguimos siendo esclavos!"[25]

La cuestión del "anarquismo de estilo de vida"[editar]

El anarquista estadounidense Murray Bookchin escribió Anarquismo social o anarquismo estético es un libro escrito en la mitad de la década de los 90 por el ecologista anarquista Murray Bookchin. Es una crítica al anarquismo individualista, la ecología profunda, al biocentrismo y al "anarquismo estético" (basado en "estilos de vida" culturales), señalándolos como fundamentados en la mistificación romántica (por tanto superficiales e irrelevantes), y que en su peor caso son factores sectarizantes. Bookchin prioriza ante ello la preparación y organización política de un anarquismo práctico y coherente y un ecologismo radical y libertario que sea racional y humanista, cuyo eje esté en el bienestar humano y la ciencia y tecnología ecológica.

El anarquismo postizquierdista Bob Black respondio a Bookchin en un libro titulado Anarchy After Leftism el cual se constituyó en un trabajo iniciador importante para la anarquía postizquierda.[26]

Anarcoprimitivismo[editar]

John Zerzan, pensador importante tanto de la anarquía postizquierda como del anarco-primitivismo

Una relación cercana existe entre la anarquía postizquierda y el anarcoprimitivismo en tanto anarcoprimitivistas como John Zerzan y la revista Green Anarchy se han adherido y han contribuido al la perspectiva de la anarquía postizquierda. Sin embargo anaquistas postizquierdistas como Jason McQuinn y Feral Faun/Wolfi Landstreicher[22] se han distanciado del anarcoprimitivismo y lo han criticado.

Wolfi Landstreicher ha criticado la "moralidad ascética de sacrificio o de una desintegración mística hacia una supuesta unidad no alienada con la Naturaleza," [27] la cual aparece en el anarcoprimitivismo y la ecología profunda. Jason McQuinn ha criticado lo que el ve como una tendencia ideológica en el anarcoprimitivismo cuando el dice que "para la mayoría de los primitivistas una visión idealizada hipostasiada de las sociedades primarias tiende a desplazar irresistiblemente la centralidad esencial de la auto-teoría crítica, sea cual sea sus protestas ocasionales hacia lo contrario. El lugar de la crítica se mueve rápidamente de el auto-entendimiento crítico del mundo social y natural a la adopción de un ideal preconcebido en contra del cual ese mundo (y la vida propia) es medida, un postura arquetípicamente ideológica. Esta casi irresistible susceptibilidad a la idealización es la mayor debilidad del primitivismo."[23]

Anarquismo individualista[editar]

Murray Bookchin ha identificado a la anarquía postizquierda como una forma de anarquismo individualista en Anarquismo social o anarquismo estético, en donde el identifica "un cambio dentro de los anarquistas euroamericanos alejándose del anarquismo social y hacia un anarquismo individualista o de estilo de vida. De hecho, el anarquismo de estilo de vida hoy está encontrando su principal expresión en el graffiti en aerosol, el nihilismo postmoderno, antirracionalismo, neoprimitivismo, antitecnologismo, ´terrorismo cultural´, neosituacionista, misticismo, y una ´práctica´ de escenificación de ´insurrecciones personales´ foucaultianas".[28]

Renzo Novatore, Anarquista individualista italiano que fue traducido al inglés por el anarquista post-izquierdista Wolfi Landstreicher

Una fuerte relación existe entre la anarquía postizquierda y los escritos del anarco-individualista Max Stirner. Jason McQuinn dice que "cuando yo (y otros anarquistas anti-ideológicos critican la ideología, es siempre desde una perspectiva anarquista específicamente crítica basada en la filosofía escéptica anarco-individualista de Max Stirner.[21] También Bob Black y Feral Faun/Wolfi Landstreicher se adhieren al anarquismo egoísta stirneriano. Bob Black ha sugerido humorísticamente la idea de un "stirnerismo marxista".[29] Hakim Bey ha manifestado que "De la ´Unión de egoístas´ de Stirner procedemos al círculo de ´espíritus libres´ de Nietzsche y desde allí a las ´series pasionales´ de Charles Fourier doblandonos y redoblandonos a nosotros mismos inclusive mientras el Otro se multiplica a si mismo en el eros del grupo".[21] Hakim Bey escribió además que "La Sociedad Mackay, de la cual soy miembro activo, está dedicada al anarquismo de Max Stirner, Benj. Tucker & John Henry Mackay...La Sociedad Mackay...representa una corriente poco conocida de pensamiento individualista que nunca corto lazos con el sindicalismo revolucionario. Dyer Lum, Ezra & Angela Haywood representan a esta escuela de pensamiento; Jo Labadie, el cual escribió para la publicación Liberty de Tucker, se erigió como lazo que conectó a los anarquistas "plumb line", los anarquistas "filosóficos", y el sector sindicalista y comunista del movimiento; su influencia alcanzó a la Sociedad Mackay a través de su hijo, Laurence. Como los Stirneristas Italianos (quienes nos han influenciado a través de nuestro amigo desaparecido Enrico Arrigoni) nosotros apoyamos a todas las corrientes anti-autoritarias, a pesar de sus aparentes contradicciones."[30]

En tanto anarco-individualistas posteriores Jason McQuinn usó por algún tiempo el seudónimo de Lev Chernyi en honor del anarco-individualista ruso del mismo nombre mientras Feral Faun ha citado al anarco-individualista italiano Renzo Novatore[31] y lo ha traducido al inglés a él[32] y al joven anarco-individualista italiano Bruno Filippi.[33]

Anarquismo insurrecionalista[editar]

Feral Faun (el cual después escribiendo como Wolfi Landstreicher) ganó notoriedad cuando escribió artículos que aparecieron en la revista de anarquía posizquierdista anarchy: A Journal of Desire Armed. La anarquía posizquierda ha realizado críticas similares a las organizaciones, tal como lo ha hecho el Anarquismo insurreccionalista, como se ve en el trabajo de Wolfi Landstreicher y Alfredo Maria Bonanno. John Zerzan ha dicho sobre el anarquista insurreccionalista italiano Alfredo Maria Bonanno que "tal vez el insurrecionalismo es menos una ideología y más una tendencia no definida, en parte izquierdista y en parte anti-izquierda pero, generalmente, anarquista."[34]

Relaciones con tendencias de pensamiento fuera del anarquismo[editar]

McQuinn ha dicho que "Aquellos que buscan promover la síntesis han sido primariamente influenciados tanto por el movimiento anarquista clásico hasta la revolución española por un lado, como por las más prometedoras críticas y modos de intervención desarrollados desde los años sesenta por otro. Las más importantes críticas mixtas incluyen aquellas de la vida cotidiana y la sociedad del espectáculo, de la ideología y la moralidad, de la tecnología industrial, del trabajo y la civilización. Modos de intervención que se enfocan en el despliegue concreto de la acción directa en todas las facetas de la vida.[3] Así, el pensamiento de la Internacional Situacionista es muy importante para el pensamiento de la anarquía posizquierda.[35] Otros pensadores que han influenciado a escritores de la tendencia son Charles Fourier,[36] la Escuela de Frankfurt,[21] Friedrich Nietzsche[21] y antropólogos como Marshall Sahlins.[37]

Referencias[editar]

  1. "Anarchy after Leftism" por Infoshop.org
  2. "Primitivist and post-left 'anarchism'" por Anarchism.WebSite
  3. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q "Post-Left Anarchy: Leaving the Left Behind Prologue to Post-Left Anarchy" by Jason McQuinn
  4. Macphee, Josh. Realizing the Impossible. AK Press.
  5. Anarchy in the Age of Dinosaurs por Curious George Brigade
  6. http://web.archive.org/web/http://caosmosis.acracia.net/?p=118 ¿Tu política es tan aburrida como jodida? por Crimethinc.
  7. "Against Organizationalism: Anarchism as both Theory and Critique of Organization" por Jason McQuinn
  8. a b "The ideology of victimization" by Feral Faun
  9. Division of Labor By John Zerzan
  10. "Work: The Theft of Life" by Wolfi Landstreicher
  11. "The Abolition of Work" ("La abolición del trabajo")
  12. "The Abolition of Work" ("La abolición del trabajo") por Bob Black
  13. "The Abolition of Work" ("La abolición del trabajo") por Bob Black
  14. "The Abolition of Work" ("La abolición del trabajo") por Bob Black
  15. "The Abolition of Work" ("La abolición del trabajo") por Bob Black
  16. a b c d Insurgentdesire.org.uk "From Politics to Life: Ridding anarchy of the leftist millstone" By Wolfi Landstreicher
  17. a b ."The Temporary Autonomous Zone" by Hakim Bey
  18. a b "¿Zuecos o plataformas?: Sobre la Plataforma Organizacional de los Comunistas Libertarios" por Bob Black
  19. "Las raíces burguesas del anarcosindicalismo" por Feral Faun
  20. "social anarchism or lifestyle anarchism: An Unbridgeable Chasm" by Murray Bookchin
  21. a b c d e "What is Ideology?" by Jason McQuinn
  22. a b "La Red de la Dominación" by Wolfi Landstreicher
  23. a b "Why I am not a Primitivist" by Jason McQuinn
  24. ¿Zuecos o plataformas?: Sobre la Plataforma Organizacional de los Comunistas Libertarios” por Bob Black
  25. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas http:.2F.2Ffeartosleep.blogspot.com.2F2011.2F12.2Flas-raices-burguesas-del.html
  26. Thomas, Kenn (1999). Cyberculture Counterconspiracy. Book Tree. ISBN 1585091251.  Texto «pages-p.15» ignorado (ayuda)
  27. "La Red de la Dominación" by Wolfi Landstreicher
  28. Social Anarchism or Lifestyle Anarchism: An Unbridgeable Chasm by Murray Bookchin
  29. "Theses on Groucho Marxism" by Bob Black
  30. The Mackay Society, of which Mark & I are active members, is devoted to the anarchism of Max Stirner, Benj. Tucker & John Henry Mackay...The Mackay Society, incidentally, represents a little-known current of individualist thought which never cut its ties with revolutionary labor. Dyer Lum, Ezra & Angela Haywood represent this school of thought; Jo Labadie, who wrote for Tucker’s Liberty, made himself a link between the american “plumb-line” anarchists, the “philosophical” individualists, & the syndicalist or communist branch of the movement; his influence reached the Mackay Society through his son, Laurance. Like the Italian Stirnerites (who influenced us through our late friend E. Arrigoni) we support all anti-authoritarian currents, despite their apparent contradictions.
  31. Anti-politics.net, "Whither now? Some thoughts on creating anarchy" by Feral Faun
  32. Towards the creative nothing and other writings by Renzo Novatore
  33. «The rebel's dark laughter: the writings of Bruno Filippi».
  34. "The Left Today" by John Zerzan
  35. "some situationist-inspired writers are Bob Black, Hakim Bey...the...two are best defined as neo-situationists, in line with the publication "Anarchy: A Journal of Desire Armed"'s "About the Situationist International
  36. [http://www.theanarchistlibrary.org/HTML/Hakim_Bey__The_Lemonade_Ocean___Modern_Times.html "The Lemonade Ocean & Modern Times" by Hakim Bey]
  37. "Primitive Affluence: A Postscript to Sahlins" by Bob Black

Libros[editar]

Enlaces externos[editar]

Archivos generales[editar]

Publicaciones[editar]

Archivos de teóricos de la tendencia[editar]