Ana de Bretaña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ana de Bretaña
Duquesa de Bretaña
Reina consorte de Francia
BNF - Latin 9474 - Jean Bourdichon - Grandes Heures d'Anne de Bretagne - f. 3r - Anne de Bretagne entre trois saintes (détail).jpg
Ana de Bretaña.
Duquesa de Bretaña
(Junto a Carlos II)
(Junto a Luis II)
1488-1514
Predecesor Francisco II de Bretaña
Sucesor Claudia de Francia
Información personal
Nacimiento 25 de enero de 1477
Nantes
Fallecimiento 9 de enero de 1514 (36 años)
Blois
Familia
Padre Francisco II de Bretaña
Madre Margarita de Foix
Consorte Carlos VIII de Francia
Luis XII de Francia
Descendencia Con Carlos VIII:
Carlos Rolando, Delfín de Francia
Carlos, Delfín de Francia
Francisco, Delfín de Francia
Ana de Francia
Con Luis XII:
Claudia de Francia
Renata de Francia
COA french queen Anne de Bretagne.svg
Escudo de Ana de Bretaña

Ana de Bretaña (Nantes, 25 de enero de 1477 – 9 de enero de 1514) fue duquesa titular de Bretaña y por dos veces reina consorte de Francia.

Primeros años[editar]

Ana nació el 25 de enero 1477 en Nantes, en el ducado de Bretaña, como hija y única heredera del duque Francisco II de Bretaña y de la infanta navarra Margarita de Foix.

Es probable que haya recibido educación de una joven noble de su tiempo. Aprendió a leer y escribir en francés, tal vez un poco de latín. Contrariamente a lo que se dice, es poco probable que haya aprendido griego y hebreo. Su institutriz fueFrançoise de Dinan, condesa de Laval.[1] Su mayordomo fue el poeta Jean Meschinot (desde 1488 a la muerte de este último en 1491). Podría haberle enseñado baile, canto y música.

Características personales[editar]

Ana recibe un libro en alabanza de mujeres famosas, pintada por Jean Perréal

Ana era una mujer muy inteligente, que pasó gran parte de su tiempo en la administración de Bretaña. Fue descrita como astuta, orgullosa y altiva en sus modales. Hizo la salvaguardia de la autonomía de Bretaña, y la preservación del Ducado fuera de la corona francesa, obra de su vida, a pesar de que el objetivo sería consolidarlo, falló poco después de su muerte.

Ana también fue una mecenas de las artes y disfrutaba de la música. Una creadora prolífica de tapices, es muy probable que los tapices unicornio ahora en el Museo Cloisters de Nueva York fueran encargados por ella con motivo de la celebración de su boda con Luis XII. Ella también encargó un libro de manuscritos franceses (un Libro de Horas), conocido como El Gran Horas de Ana de Bretaña. También instituyó criadas de la reina de honor en la corte.

Una de las piernas de Ana era más corta que la otra, causándole cojera. Para solucionar el problema llevaba un talón más alto en una pierna.

Ana tenía una caja de piedras preciosas. Al azar solía elegir una y la ofrecía a sus visitantes. [Cita requerida]

Era una madre devota, pasaba el tiempo tanto como le era posible con sus hijos. A su hijo, Charles-Orland, le encargó un libro de oraciones, destinado a ser utilizado para enseñarle a orar, y com guía para el futuro rey de Francia; por desgracia, Charles-Orland murió en 1495, y su otro hijo no vivió más de un par de semanas.

En su matrimonio con Carlos VIII, a los 14 años, Anne fue descrita como una chica joven y de mejillas sonrosadas; en el momento de su matrimonio con Louis, a los 22 años, después de siete embarazos sin hijos sobrevivientes, fue descrita como de cara pálida . Al final de su vida, a los 36, había estado embarazada 14 veces, con siete de sus niños muertos . De los siete restantes, sólo dos sobrevivieron a la infancia.

La cuestión del Compromiso[editar]

Ana de Bretaña era un "atractivo premio", no le faltaron pretendientes.

Con Eduardo V de Inglaterra[editar]

En 1481 Ana fue prometida oficialmente en matrimonio con Eduardo V de Inglaterra, hijo de Eduardo IV. En 1483, sin embargo, Eduardo desapareció, presuntamente asesinado en la Torre de Londres, y fue dado por muerto poco después de la muerte de su padre.

Otras ofertas[editar]

Francisco II temiendo la presencia de enemigos cerca de sus territorios a causa de la soltería de la duquesa ,optó por defender su posición por medio de la guerra. Mientras el padre de Ana barajaba aliarse con los diferentes candidatos entre los cuales había varios príncipes de Europa y reyes:


  • Enrique VII de Inglaterra, (1457-1485-1509), entonces al poder en Gran Bretaña, aunque el matrimonio no le interesaba.
  • Maximiliano I de Austria, rey de los romanos, el futuro emperador (1449-1508-1519), viudo de María de Borgoña, heredera de Carlos el Temerario.
  • Alano de Albret, señor de Gascón (1440-1522), hijo de Catalina de Rohan, el esposo de Françoise de Blois-Penthièvre (por lo tanto posible heredero), primo y aliado de Francisco II.
  • Luis, duque de Orleans, primo del rey Carlos VIII y el futuro rey Luis XII (1462-1498-1515), aunque él ya estaba casado con Juana de Francia. (Finalmente se casan).
  • Juan de Chalons, príncipe de Orange (1443-1502), sobrino de Francisco II (nieto de Richard d'Etampes) y heredero del ducado después de Anne e Isabel.
  • Vizconde Juan II de Rohan, otro heredero, propuso, con el apoyo del mariscal Rieux el doble matrimonio de su hijo Francisco y Juan, con Ana y su hermana Isabella, pero Francisco II se opuso.

En 1488, sin embargo, los ejércitos de Francisco II de Bretaña fueron derrotados en la batalla de Saint-Aubin-du-Cormier, intentando poner fin a la Guerra entre Bretaña y Francia. En el Tratado de Sablé, que concluyó en acuerdo de paz, el duque se vio obligado a aceptar cláusulas que estipulaban que sus hijas no iban a casarse sin la aprobación del rey de Francia. Francisco murió poco después, el 9 de septiembre 1488, como resultado de una caída de su caballo. Ana se convirtió en duquesa, y Bretaña se hundió en una nueva crisis, que llevaría a la última guerra franco-Bretona.

Primer matrimonio con Maximiliano I de Austria[editar]

Al morir su padre en un accidente de caballo sin haber descendientes varones, tuvo que asumir el título de duquesa de Bretaña. Su primer paso fue asegurarse un marido; éste debía ser preferentemente contrario a la unión con Francia y lo suficientemente poderoso como para mantener la independencia bretona. Maximiliano I de Austria fue considerado el candidato más adecuado para sus planes. Su matrimonio por poderes tuvo lugar en Rennes el 19 de diciembre de 1490, lo cual le confirió el título de Reina de los Romanos, pero demostró tener serias consecuencias. Francia se lo tomó como una provocación: no sólo violaba el tratado de Verger puesto que el rey de Francia no había dado su consentimiento, sinó que además ponía el gobierno de Bretaña en manos de un enemigo de Francia. Por otra parte, el enlace se llevó a cabo en una mala época:los Habsburgo estaban demasiado ocupados luchando en dos frentes, Hungría por el Este y Granada por el Oeste, como para dedicarle la atención debida a Bretaña. Aunque tanto Castilla como Inglaterra enviaron unas pocas tropas de refuerzo al ducado,, ninguno deseaba verdaderamente entrar en guerra abierta con Francia. La primavera de 1491 trajo una nueva victoria para Carlos VIII al mando del general francés La Trémoille en el sitio de Rennes. Como Maximiliano falló en asistir a su prometida, Rennes cayó en poder francés y Ana fue finalmente prometida a Carlos. La duquesa salió, escoltada por su propio ejército para dar a entender que consentía en el enlace, en dirección a Langelais donde arreglarían legalmente la situación de ambos esposos. El matrimonio de Ana con Maximiliano se anuló puesto que no había sido consumado. Carlos, por su parte, tuvo que anular su compromiso con Margarita de Austria, hija de Maximiliano y María de Borgoña. Finalmente la ceremonia de matrimonio tuvo lugar en Langelais el 6 de diciembre de 1491.

Segundo matrimonio con Carlos VIII de Francia[editar]

Boda de Ana de Bretaña con Carlos VIII en el castillo de Langeais el 6 de diciembre de 1491

Tras invadir Carlos VIII de Francia el ducado, Ana fue forzada a casarse con él firmando un pacto por el que, en caso de no tener descendencia, debía casarse con el siguiente heredero al trono francés. Carlos estaba prometido con Margarita de Austria, pero los regentes rompieron el compromiso y lo prometieron a Ana, heredera del ducado; si con ello la corona francesa renunciaba al Franco-Condado y al Artois, ganaba a Bretaña y quedaba así convertida en "un hermoso reino, donde ya no tenía que temer a nadie".[2]

Ana se comprometió con Carlos en la bóveda de los jacobinos en Rennes. Después, escoltada por su ejército (supuestamente para demostrar que ella había aceptado de buen grado el matrimonio), Ana fue a Langeais a casarse. Aunque Austria hizo protestas diplomáticas, alegando que el matrimonio era ilegal porque la novia no estaba disponible, ya que estaba legalmente casada con Maximiliano, y que Carlos estaba comprometido legalmente con Margarita de Austria, hija de Maximiliano.

El matrimonio, celebrado el 6 de diciembre de 1491, no gozó de buenos auspicios inicialmente, pero permitió a Carlos liberarse de la tutela familiar y asumir las riendas del reino. El 8 de febrero de 1492, Ana fue coronada reina de Francia y lo sagrado de Saint-Denis. Su esposo le prohibió utilizar el título de duquesa de Bretaña. La reina residiría en el Clos Lucé, que Carlos adquirió para ella.

El segundo matrimonio de Ana empezó mal: ella trajo dos camas consigo cuando vino a casarse con Carlos, y el rey y la reina a menudo vivían separados. Ella fue ungida y coronada reina de Francia en Saint-Denis el 8 de febrero 1492, su esposo le prohibió que usara el título de "duquesa de Bretaña" y se convirtió en una manzana de la discordia entre los dos. Cuando su esposo luchó en las guerras de Italia, la Regencia se ejerce por su hermana Ana de Beaujeu. Embarazada la mayor parte de su vida de casada, Ana vivió principalmente en los castillos de Amboise, Loches y Plessis o en las ciudades de Lyon, Grenoble o Moulins (cuando el rey estaba en Italia). Ella se convirtió en la reina de Sicilia y de la reina titular de Jerusalén, con la conquista de Nápoles por Carlos VIII.

A su alrededor, había un famoso círculo de poetas de la corte, entre ellos el humanista italiano Publio Fausto Andrelini de Forli, que difundieron los nuevos estudios en Francia.

El matrimonio tuvo cuatro hijos. El rey murió en Amboise, en 1498, cuando solo tenía veintisiete años de edad, a causa de una apoplejía sufrida durante un partido de pelota a causa de un golpe en la cabeza contra el dintel de una puerta. Habiendo muerto antes todos los hijos tenidos con Ana, el reino pasó a su primo Luis de Orleans. Ella se volvió a casar.

Descendencia[editar]

Ana y Carlos tuvieron a cuatro niños, pero todos ellos murieron a temprana edad:

  • Carlos Rolando de Valois (1492-1495); Delfín.
  • Carlos de Valois (1496); Delfín.
  • Francisco de Valois (1497-1498); Delfín.
  • Ana de Valois (1498).

Tercer Matrimonio con Luis XII[editar]

Luis XII de Francia, su tercer esposo

Tras la muerte de Carlos el 7 de abril de 1498 en un torneo, Ana se casó con su sucesor Luis XII, garantizando así los reyes franceses de manera permanente el anexo Bretaña. Carlos VIII de Francia era hermano de la Juana de Valois, primera esposa de Luis XII de Francia. Luis XII hizo un pedido de anulación de su boda con Juana de Francia al papa Alejandro VI para poder conseguir que la poderosa Bretaña continuase unida a Francia, casándose con Ana. Se casó con Ana de Bretaña, viuda de su antecesor y primo. Hasta ese momento él era Luis de Orleans y se convirtió en rey bajo el nombre de Luis XII.

Cuando Carlos VIII murió en 1498, Anne tenía 21 años y ningún hijo. Legalmente, ella se vio obligada a casarse con el ahora nuevo rey, Luis XII, que tenía 36 años, sin embargo, él ya estaba casado con Juana, hija de Luis XI y la hermana de Carlos VIII. El 19 de agosto de 1498, en Étampes, accedió a casarse con Luis si obtuviera la anulación de Juana en un año. Fue una apuesta que perdió: el primer matrimonio de Luis fue disuelto por el Papa antes de finalizar el año.

En octubre de 1498, Ana regresó al gobierno de Bretaña. Se restituyó al fiel Philippe de Montauban a la Cancillería de Bretaña, llamado el príncipe de Orange como título hereditario Teniente General de la Bretaña, convocó a los Estados de Bretaña, y ordenó la producción de una moneda con su nombre. Aprovechó la oportunidad para visitar el ducado, visitar muchos lugares que nunca había sido capaz de ver siendo niña. Hizo entradas triunfales en las ciudades del ducado, donde sus vasallos la recibieron con esplendor.

La ceremonia del tercer matrimonio de Ana tuvo lugar el 8 de enero 1499 (vistiendo de blanco y sentando un precedente para futuras novias), se celebró bajo condiciones radicalmente diferentes de las de la segunda. Ya no era una niña, pero era una reina viuda, y estaba decidida a asegurar el reconocimiento de sus derechos como duquesa soberana de ahora en adelante. A pesar que su nuevo marido ejercía los poderes de soberano de Bretaña, reconoció formalmente su derecho al título de "duquesa de Bretaña" y las decisiones de la emisión en su nombre.

Antes de casarse Ana de Bretaña con Luis XII firmaron un contrato en Nantes, que era mucho menos interesante para Francia que el de Langeais. La bretona se había aprovechado del amor de Luis para recobrar las ventajas que tenido que ceder a Carlos VIII después de la derrota de su padre.

Este nuevo contrato estipulaba:

- Que Ana de Bretaña conservaría personalmente el gobierno del ducado.

- Que si nacían hijos del matrimonio, el ducado sería para el segundo, macho o hembra, y que si los esposos sólo tenían un heredero, al segundo hijo del mismo.

- Que si la duquesa fallecía si dar un hijo al rey Luis XII conservaría la Bretaña en vida, pero después, el ducado vovería a manos de los herederos directos de Ana.

Como duquesa, Ana defendió ferozmente la independencia de su ducado. Se arregló el matrimonio de su hija Claudia con Carlos de Luxemburgo en 1501, para reforzar la alianza franco-española y asegurar el éxito de Francia en las guerras de Italia, sin embargo, Luis rompió el matrimonio cuando se hizo probable que Anne no produciría un heredero varón. En cambio, Luis arregló un matrimonio entre Claudia y el heredero al trono de Francia, Francisco de Angulema. Anne, decidida a mantener la independencia bretona, se negó hasta la muerte a sancionar el matrimonio, en su lugar presionó para casarla con Carlos, o para que el ducado fuese heredado por su otra hija, Renata. El matrimonio de Claudia y Francisco finalmente se llevó a cabo en el año después de la muerte de Anne. A su alrededor, había un famoso círculo de poetas de la corte: entre ellos el poeta italiano Publio Fausto Andrelini, originario de Forlì, difusor de humanismo renacentista en Francia.

Descendencia[editar]

El matrimonio tuvo varios hijos, de los que sólo sobrevivieron dos.

  • Claudia de Francia (14 de octubre 1499–20 de julio 1524). Se casó con Francisco I de Francia el 18 de mayo 1514. Tuvieron siete hijos.
  • Hijo sin nombre (1500–1500) muerto.
  • Hijo sin nombre (21 de enero 1503–21 de enero 1503).
  • Aborto involuntario a finales de 1503
  • Aborto involuntario
  • Hijo sin nombre (21 de enero 1508–21 de enero 1508). Algunas fuentes dicen que se trataba de un aborto involuntario
  • Aborto involuntario 1509
  • Renata de Francia (25 de octubre 1510–12 de junio 1574). Se casó con Hércules II de Este en abril de 1528 y se convirtió en duquesa de Chartres. Tuvieron cinco hijos.
  • Hijo sin nombre (21 de enero 1512–21 de enero 1512)

Luis XII también tuvo un hijo ilegítimo Michel de Bucy, Arzobispo de Bourges en 1505, que murió en 1511 y fue enterrado en Bourges.

Legado[editar]

Ana en oración, miniatura de las Grandes horas de Ana de Bretaña

Jean Bourdichon creó para Ana un libro de horas, conocido como Grandes horas de Ana de Bretaña.

Muerte[editar]

Relicario de Ana de Bretaña
Murió en la ciudad de Blois en 1514, a los 36 años.
Placa

Anne no pudo sobrevivir el invierno de 1513-1514, murió de un ataque de riñón y de piedra en el castillo de Blois. Fue enterrada en la necrópolis de Saint Denis. Su funeral fue de excepcional longitud, con una duración de 40 días, e inspiró a todos los funerales futuros de la realeza francesa hasta el siglo 18. El Réquiem de Ana fue compuesto probablemente por el famoso compositor Johannes Prioris.

De acuerdo a su voluntad, su corazón fue colocado en un relicario de esmalte fabricado en oro, luego se transportó a Nantes para ser depositado, el 19 de marzo de 1514, en la bóveda de los Carmelitas, en la tumba hecha por sus padres, después de ser trasladado a la la catedral de saint-Pierre. El relicario del corazón de Ana, duquesa de Bretaña es un óvalo de caja, bivalva, hecho de una lámina de oro repujado y guilloché, articulada por una bisagra, una andanada de Cordelière oro y rematadas por una corona de lirios y el trébol. Se inscribe como sigue:

Sobre una de las caras exteriores: Sobre la otra:

« En ce petit vaisseau
De fin or pur et munde
Repose ung plus grand cueur
Que oncque dame eut au munde
Anne fut le nom delle
En France deux fois royne
Duchesse des Bretons
Royale et Souveraine.
  C
M V XIII »

« Ce cueur fut si très hault
Que de la terre aux cyeulx
Sa vertu libérale
Accroissoit mieulx
Mais Dieu en a reprins
Sa portion meilleure
Et ceste terrestre
En grand deuil nous demeur. »

En el revestimiento interior en esmalte blanco, hay grabado a un lado: Y en el otro:

« O cueur caste et pudicque
O juste et benoît cueur
Cueur magnanime et franc
De tout vice vainqueur. »

« Cueur digne entre tous
De couronne céleste
Ore est ton cler esprit
Hord de paine et moleste. »

Fue hecha por un orfebre anónimo de la corte de Blois, debido quizás a Jean Perréal. En 1792, por orden de la Convención Nacional, el relicario fue exhumado, vaciado, y se apoderaron, como parte de una colección de metales preciosos pertenecientes a las iglesias, y enviado a Nantes para ser fundidos. Sin embargo, se mantuvo en su lugar en la Biblioteca Nacional, y fue devuelto a Nantes en 1819, se mantiene en varios museos, y en el Museo Dobrée desde 1896. El Museo Dobrée desde 18 abril de 1896, y prestó al castillo los duques de Bretaña en 2007, el tiempo de una exposición sobre Anne.

Ana también se otorga la sucesión de Bretaña a su segunda hija, Renee. Esta fue ignorada por su marido, quien confirmó a Claudia duquesa y la casó con Francisco.

Ascendencia[editar]


Predecesora:
Carlota de Saboya
Reina consorte de Francia
(1491-1498)
Sucesora:
Juana de Valois
Predecesora:
Juana de Valois
Reina consorte de Francia
(1499-1514)
Sucesora:
María Tudor
Predecesor:
Francisco II
thum
Duquesa de Bretaña

(1488-1514)
Sucesora:
Claudia de Valois

Referencias[editar]

  1. Sophie-Cassagnes Brouquet, un manuscrito de Ana de Bretaña: La vida de las mujeres famosas de Antoine Dufour, Ouest-France, septiembre de 2007, p. 251 (ISBN 978-2-7373-4029-1), p. 19. Contiene extractos del manuscrito conservado en el Museo Departamental Dobrée en Nantes.
  2. Maurois, p. 110

Bibliografía[editar]

  • Choque, Pierre Choque. Cuenta de los funerales de Ana de Bretaña por Bretaña.
  • de Commynes, Philippe. Mémoires.
  • Maurois, André (1951). Historia de Francia. Madrid: Editorial Surco.
  • Breton, Guy. Historias de amor de la historia de Francia. 1956 Editions Noir et Blanc

Enlaces Externos[editar]