Ana Pauker

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ana Pauker
Ana Pauker.jpg

Coat of arms of the Popular Republic of Romania (1948-1952).svg
Ministra de Asuntos Exteriores
30 de diciembre de 1947-9 de julio de 1952
Presidente Constantin Ion Parhon
Petru Groza
Predecesor Gheorghe Tătărescu
Sucesor Simion Bughici

Datos personales
Nacimiento 13 de febrero de 1893
Bandera de Rumania Codăești, distrito de Vaslui, Rumanía
Fallecimiento 14 de junio de 1960
(63 años)
Bandera de Rumania Bucarest, Rumanía
Partido Partido Comunista Rumano
Otras afiliaciones políticas Activista comunista
Cónyuge Marcel Pauker
Hijos Tanio, Vlad, Tatiana
Profesión Maestra
Religión Atea
Residencia Bucarest, Suiza, París, Moscú
[editar datos en Wikidata ]

Ana Pauker (nacida como Hannah Rabinsohn; Codăești, 13 de febrero de 1893Bucarest, 14 de junio de 1960) fue una política rumana, que desempeñó el cargo de ministra de asuntos exteriores a finales de los años 1940 y principios de los años 1950. Fue la líder oficiosa del Partido Comunista Rumano después de la Segunda Guerra Mundial.

Biografía[editar]

Nació en una familia judía pobre de Codăești, distrito de Vaslui, en la región de Moldavia). De joven se convirtió en maestra. Mientras su hermano menor era sionista ella optó por el comunismo, incluyéndose a la facción pro-bolchevique del grupo que tomó el control del Partido Socialista de Rumanía en el Congreso de 12 de mayo de 1921 y se unió al Comintern bajo el nombre de Partido Social-Comunista (futuro Partido Comunista de Rumanía). Ella y su marido, Marcel Pauker, se hicieron miembros destacados. Fueron los dos arrestados en 1922 por sus actividades políticas y se fueron al exilio en Suiza al ser liberados.

Ana Pauker se marchó a Francia donde se convirtió en instructora del Comintern y también se vio implicada en el movimiento comunista en otros lugares de los Balcanes. Regresó a Rumanía y fue arrestada en 1935, siendo sentenciada a diez años de prisión. En mayo de 1941 fue enviada al exilio a la Unión Soviética a cambio de Ion Codreanu, anterior miembro del Sfatul Ţării (Parlamento de Besarabia que votó por la unión con Rumanía el 27 de marzo de 1918) detenido por los soviets después de la ocupación de Besarabia en 1940, justo a tiempo para escapar de la política de masacre de judíos del régimen de Ion Antonescu, aliado de la Alemania nazi. Su marido cayó víctima de la gran purga soviética de 1938. Hubo rumores de que fue ella misma quien lo denunció como un traidor trotskista; documentos de archivo del Comintern revean, sin embargo, que ella una y otra vez rechazó hacerlo.[1]

En Moscú, se convirtió en la líder de los comunistas rumanos exiliados. Cuando el Ejército rojo entró en Rumanía en 1944, Ana Pauker volvió a su país, entrando en el gobierno de posguerra, dominado por los comunistas. En noviembre de 1947, el no comunista Ministro de Asuntos Exteriores Gheorghe Tătărescu fue desbancado y reemplazado por Pauker, haciendo de ella la primera mujer en el mundo moderno que desempeñó tal cargo. Pero lo primordial era su puesto como líder del Partido Comunista, que hacía de ella la dirigente oficiosa de la Rumanía de posguerra. En 1948, la revista Time la presentó en su portada, con el título de The most powerful woman alive ("La mujer viva más poderosa").[2] Se la veía como una estalinista sin fisuras y como el principal agente de Moscú en Rumanía.

Sin embargo, una vez en el poder, empezó a distanciarse del Kremlin. Se opuso a la construcción del canal Danubio-mar Negro, aunque Stalin había propuesto el proyecto personalmente.[3] Se opuso a la purga de veteranos rumanos de la guerra civil española o la resistencia francesa, como pretendía Stalin como parte de la campaña soviética contra Josip Broz Tito, así como los planes de Stalin de juzgar al anterior líder comunista Lucreţiu Pătrăşcanu.[4] Apoyó la emigración de alrededor de cien mil judíos rumanos a Israel desde la primavera de 1950 a la de 1952, cuando el resto de estados satélites de la URSS habían cerrado sus puertas a la emigración judía por la campaña anti-sionista de Stalin.[5] Y se opuso firmemente a la colectivización forzosa que se llevaba a cabo por órdenes de Moscú en el verano de 1950 mientras ella estaba en el hospital del Kremlin tratándose un cáncer de mama. Esto, así como su apoyo de precios más altos para los productos agrícolas en desafío a los de sus "asesores" soviéticos,[6] llevó a Stalin a acusarla de haberse desviado fatídicamente hacia "políticas pro-campesinas, no marxistas."[7] [8]

La "facción de Moscú" formada por Pauker y otros que vivieron exiliados en la URSS se enfrentaba a la "facción de la prisión", la de aquellos comunistas que habían pasado el período fascista en Rumanía, principalmente bajo la dictadura de Antonescu, en la cárcel, particularmente la prisión de Doftana). Gheorghe Gheorghiu-Dej lideraba esa facción de la prisión, había apoyado la colectivización y era un rígido estalinista.

A instancias del secretario general Gheorghiu-Dej, a pesar de la defensa que de ella hizo el ministro soviético de asuntos exteriores Viacheslav Molotov, Pauker y sus defensores fueron objeto de purga en mayo de 1952, consolidando el poder de Gheorghiu-Dej sobre el país y el Partido. Se acusó a Pauker de "cosmopolitismo", el cargo que Stalin usaba contra los judíos de la Unión Soviética y el Bloque del Este. Se la acusaba de ser demasiado blanda. Fue arrestada en febrero de 1953 y se vio sometida a prolongados interrogatorios en preparación de un juicio, como había ocurrido con Rudolf Slánský y otros en los Juicios de Praga. Tras la muerte de Stalin en marzo de 1953 fue puesta en libertad y quedó bajo arresto domiciliario.

En 1956, fue llamada para ser interrogada por una comisión del partido de alto nivel. Insistieron en que ella se reconociera culpable, pero se negó. Gheorghiu-Dej intentaba que ella y otros líderes comunistas fueran la cabeza de turco por los excesos estalinistas de los años cuarenta y cincuenta a pesar de que ellos habían pedido moderación contra la insistencia en el dogmatismo de Gheorghiu-Dej. El período en que los tres estuvieron en el poder estuvo marcado por la persecución política y el asesinato de oponentes (como los experimentos de lavado de cerebro en la prisión de Pitești ein 1949-1952). Gheorghiu-Dej, que era responsable tanto como ellos, usó momentos como esto para asegurarse la supervivencia de su política en la Rumanía postestalinista.

En su retiro forzoso, le permitieron a Pauker trabajar como traductora de francés y alemán para la editorial Editura Politică.

Referencias[editar]

  1. Robert Levy, Ana Pauker: The Rise and Fall of a Jewish Communist, University of California Press, 2001, ISBN 0-520-22395-0, pp. 64-66.
  2. "A Girl Who Hated Cream Puffs", Time, September 20, 1948
  3. Levy, pp. 88, 286, nota 158. Los hallazgos de Levy se basan en documentos en los archivos del Partido Comunista de Rumanía.
  4. Levy, pp. 134-162.
  5. Levy, pp. 166-180.
  6. Levy, pp. 91-93
  7. Levy, pp. 199-200.
  8. Robert Levy, 'The "Right Deviation" of Ana Pauker",' Communist and Post-Communist Studies 28(2) 1995:239-254.

Enlaces externos[editar]