Análisis bursátil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El análisis bursátil clásico tiene como objetivo el estudio del comportamiento de los mercados financieros y de los valores que los constituyen. Con ese análisis se pretende conseguir información relevante que ayude en las decisiones de inversión en situaciones de incertidumbre.Implica un incremento o dimensión de la bolsa de valores teniendo en cuenta el mercado fluctuante la oferta y la demanda en un tiempo determinado. Lo cual permite mejorar y cerrar favorablemente las acciones.

Se divide en una doble categoría de análisis, en ocasiones contrapuestos, que son los siguientes:

Ambas categorías parten de suposiciones diferentes a la hora de interpretar el comportamiento de los mercados financieros. Pueden ser utilizados tanto en los mercados al contado como en los mercados de futuros, tanto de activos financieros como de materias primas o bienes tangibles, y pretenden, en líneas generales, determinar que valores, activos, mercados pueden ser más atractivos en nuestro afan inversor, pues pueden esconder mayores rentabilidades futuras, o mejores perspectivas económicas. Inversiones permite lograr un nivel razonable del mercado como también una incidencia de un resutado poco favorable repercute notablemente . El incremento constante permite comprar acciones a razón de un precio razonable como también ganar mercado y obtener otros optimizar las ganancias de los inversiones de esa manera lograr alzas favorables. El gráfico del análisis bursátil muestra la situación actual de un mercado en un tiempo determinado por tal motivo es posible obtener conclusiones estudiar posibles inversiones. Al indicar un resultado favorable permite generar confianza en los inversores para de esa manera lograr obtener rentabilidad crear de esa manera una mercado de acciones satisfactorio.


Críticas[editar]

El análisis bursátil clásico fue ampliamente criticado por la teoría del paseo aleatorio. Según esta teoría, los precios de los activos financieros siguen un paseo aleatorio, y no son predecibles por ningún sistema de análisis, por lo que, tanto el análisis técnico como el análisis fundamental serían inútiles. El marco conceptual establecido por la teoría del paseo aleatorio, así como la teoría de la eficiencia de mercado, y la nueva teoría de la cartera, han desprestigiado, a nivel académico las dos versiones del análisis bursátil clásico, aunque, a nivel profesional, se utilizan ampliamente.

Críticas al análisis fundamental[editar]

El análisis fundamental parece bien fundamentado teóricamente, y muchos analistas en la actualidad lo usan. Sin embargo, la investigación académica estadística seria ha concluido que el análisis fundamental no es mejor que análisis técnico bursátil a la hora de predecir el precio futuro de las acciones.[1] Por ejemplo el profesor Burton Malkiel resume el estado de la cuestión así:

La comunidad académica pronunció su veredicto. El análisis fundamental no es mejor que el análisis técnico a la hora de ofrecer a los inversores la oportunidad de obtener beneficios por encima de la media

Un paseo aleatorio por Wall Street[2]

De hecho el propio Benjamin Graham uno de los creadores de este tipo de análisis reluctantemente ha admitido que;

Ya no soy defensor de las técnicas elaboradas del análisis de inversión para encontrar mejores oportunidades para los valores. Ésta era una actividad gratificante hace unos cuarenta años, cuando se publicó por primera vez el Graham y Dodd; pero la situación ha cambiado [... En la actualidad] dudo de que esfuerzos tan amplios produzcan una selección superior que justifique los costes [...] Estoy de parte de la escuela de pensamiento del «mercado eficiente».

Un paseo aleatorio por Wall Street, p. 175

Críticas al análisis técnico[editar]

El análisis gráfico es considerado por la investigación estadística seria y en círculos académicos como poco útil.[3] Los filtros comúnmente usados por los cartistas han sido probados, y cuando se consideran los costes de negociación, no son superiores a la estrategia de comprar y mantener una determinada acción durante largo plazo. De hecho los economistas Arnold Moore y Eugene Fama, lograron determinar que sólo alrededor de un 3% de la variación diaria puede ser explicada a partir de los precios pasados de la acción. Es por eso que la información contenida en el histórico del precio pasado de un determinado título es insuficiente para predecir el precio futuro.[4] [5] [6]

Predictibilidad del mercado[editar]

Existen varias hipótesis que explicarían las difucultades del análisis técnico y otro tipo de análisis bursátiles para predecir las cotizaciones futuras:

  • Una de ellas tiene que ver con la hipótesis de los mercados eficientes, según la cual toda la información públicamente disponible rápidamente influye en la cotización de un determinado título. Esto haría que fuera imposible "golpear el mercado" a partir de considerar subvaloraciones o sobrevaloraciones padas.

Encontrar resultados favorables en los mercados de acciones locales como también extranjeros.

  • Otro tipo de evidencia fue encontrado por Gilovich y Belsky señalan que los mercados básicamente tienen periodos de paseo aleatorio en que básicamente no pasa nada determinate interrumpidos por euforias y pánicos abruptos. Estos autores consideraron cotizaciones desde 1963 a 1993, lo que incluía 7802 días de negocio en los que la rentabilidad anual media fue algo inferior al 12%. Si se descontaban los 40 mejores días entonces la rentabilidad anula media sólo era ligeramente superior al 7%. Esto significa que el 0,5% de las sesiones son responsables de casi el 5% de la rentabilidad siendo el 99,5% restante responsable de sólo el 7%. Dado el caracter extremadamente abrupto de las euforias y los pánicos estos autores sugieren que difícilmente las técnicas de pronóstico actuales puedan ser demasiado útiles.[7] [8]

Referencias[editar]

  1. Thomas Kida (2006): Don't Believe Everything You Think, p. 147, ISBN 978-1-59102-408-8.
  2. B. Malkiel (1998), Un paseo aleatorio por Wall Street, p. 173, Alianza Editorial, S.A., Madrid, ISBN 84-206-9486-X.
  3. Thomas Kida: Don't Believe Everything You Think, p. 122
  4. A. Moore, "Some Charecteristics of Changes in Common Stock Prices", en The Random Characteristics of Stock Market Prices, ed. Paul H. Cootner, Cambridge University Press, 1964, p. 139.
  5. E. Fama, "The Behaviour of Stock Market Prices", Journal of Business, 38, nº 1, 1965, p. 34.
  6. W. Sherden, The Fortune Sellers: The Big Business of Buying and Selling Predictions, John Wiley and Sons, New York, 1998, p.86
  7. Belsky & Gilovich, Why Smart People Make Big Money Mistakes, 2005, p.60.
  8. H. Seyhun: ["Stock Markets Extremes and Portfolio Performance" www.townley.com]