Amistad (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Amistad
Título Amistad
Ficha técnica
Dirección
Producción Debbie Allen
Steven Spielberg
Colin Wilson
Guion David Franzoni
Música John Williams
Fotografía Janusz Kaminski
Montaje Michael Kahn
Protagonistas Matthew McConaughey
Morgan Freeman
Anthony Hopkins
Stellan Skarsgård
Djimon Hounsou
Justice Harry Blackmun
Anna Paquin
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1997
Género Drama
Duración 152 minutos
Idioma(s) Inglés
Mende
Español
Compañías
Productora DreamWorks
Presupuesto $40 millones USD
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Amistad es una película dirigida por Steven Spielberg y estrenada en 1997, basada en la historia real de un grupo de esclavos africanos amotinados en su viaje desde Sierra Leona a Cuba, a bordo de la goleta de bandera española La Amistad cerca de Long Island en julio de 1839. La película se extiende desde esa fecha hasta el año de 1842 en que son declarados inocentes y se les da la opción de quedarse en EE. UU. como ciudadanos libres o volver a su país. Es necesario aclarar que el largometraje incurre en alguna incorrección cronológica como el hecho de que Martin Van Buren ya no era presidente de los EE. UU. cuando se produjo el fallo del Tribunal Supremo.

Se trata de la primera película de Spielberg dirigida para la productora DreamWorks. Recibió cuatro nominaciones a los premios Óscar. La banda sonora corre a cargo del compositor John Williams, habitual colaborador de Spielberg.

Sinopsis[editar]

Un grupo de africanos de la etnia mande son capturados en la costa occidental africana y trasladados a Cuba para servir como esclavos en un barco portugués. Una vez en La Habana, son revendidos a dos negreros españoles que los embarcan en una goleta rumbo a Puerto Príncipe (actual Camagüey). Tras amotinarse y asesinar al capitán y al cocinero del barco logran hacerse con el mando y amenazan al resto de la tripulación para que ponga rumbo al este de vuelta a la costa africana. Estos acceden atemorizados, si bien todas las noches viran secretamente el rumbo hacia el norte. De esta forma poco a poco el barco se dirige hacia la costa este de los Estados Unidos y finalmente es interceptado por los guardacostas de este país. Los africanos son encarcelados y acusados del asesinato de dos españoles. Durante el juicio se demuestra su transporte ilegal pese a que los negreros españoles aportaron documentación falsa tratando de demostrar que eran de origen cubano. La importancia de esta controversia radica en que ya entonces tratados internacionales y las propias leyes de EEUU prohibían la trata internacional de esclavos, si bien se aceptaba ésta en los territorios en que ya existiese. Para demostrar su verdadero origen Joseph Cinqué, relata ante el tribunal su rapto y las penalidades sufridas durante su secuestro y transporte a América junto al resto de esclavos. Su relato ante el tribunal de las torturas, los malos tratos y el hecho de que 50 africanos fueran arrojados al mar por falta de provisiones a bordo constituye la parte más dura de la película.

Todo ello da paso a una fuerte controversia acerca de su carácter de esclavos o de hombres libres, entre los gobiernos de España (regido en ese momento por la reina Isabel II de España, la que contaba apenas con once años de edad) y Estados Unidos. Sus defensores ante los tribunales argumentan que en el caso de que se fueran considerados hombres libres les asistiría el derecho a la legítima defensa ante sus secuestradores y su juicio por asesinato sólo procedería en caso contrario.

En varias escenas se evidencia la división social del país ante la esclavitud y la existencia de importantes intereses económicos que la sustentaban. Las posturas esclavistas son defendidas en el largometraje por el actor que interpreta al exvicepresidente John C. Calhoun que se queja del trato recibido por los estados del sur por parte del gobierno federal y llega a amenazar al presidente de los Estados Unidos con la guerra civil. La otra cara de la moneda será la del expresidente John Quincy Adams, que actuará como defensor de los acusados. Paradójicamente Adams y Calhoun sirvieron como presidente y vicepresidente en un mismo mandato y ambos pertenecían al Partido Demócrata-Republicano.

Para los reos en cambio se trata de la lucha por un derecho básico de la humanidad, la libertad, que los llevará hasta la última instancia judicial, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.