Amigos de la Tierra - Francia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La federación Amigos de la Tierra - Francia es una asociación de protección del hombre y del medio ambiente, representante en Francia del movimiento internacional “Friends of the Earth”. Creada de acuerdo a la ley 1901, se encuentra autorizada para ejecutar su labor de protección del medio ambiente en el ámbito nacional por decreto del Ministerio del Ambiente. Es independiente de todo poder económico, político y religioso.

La asociación forma una red de treinta grupos locales y grupos asociados autónomos que actúan según sus prioridades locales y difunden las campañas nacionales e internacionales tomando como base un compromiso común en favor de la justicia social y medioambiental.

Historia[editar]

Durante la efervescencia de las ideas ecológicas que agitaba Estados Unidos a partir de la publicación de “Primavera silenciosa” de Rachel Carson, David Brower decidió dejar la presidencia del Sierra Club americano para fundar una asociación que fuese capaz de remontarse a las verdaderas causas de los problemas medioambientales y desde ahí combatirlos –por ejemplo la política energética–. Así, funda una nueva asociación llamada Friends of the earth, cuyo comité de apoyo reunió desde un principio a numerosas personas ilustres.

En Francia, Amigos de la Tierra, presentó sus estatutos a la prefectura de Paris el 11 de julio de 1970. Los principales fundadores fueron Edwin Matthews, un abogado estadounidense que vivía en Paris, y Alain Hervé, un poeta, navegante y reportero cuya idea inicial era hacer de los Amigos de la Tierra un gran movimiento de conocimiento sobre la naturaleza. Sin embargo, la toma de conciencia de los grandes problemas ecológicos ya estaba hecha. La composición del comité de patrocinio incluía al naturalista y antiguo director del museo de historia natural, Jean Dorst, al novelista Pierre Fourrier (quien firmaba bajo el nombre de Pierre Gascar), al etnólogo Claude Levis Strauss, al biólogo Konrad Lorenz, al etnólogo Théodore Monod y al biólogo Jean Rostand.

Los Amigos de la Tierra se encontraron entre los precursores de las candidaturas ecologistas durante las elecciones políticas, entre las cuales se encuentran las elecciones presidenciales de 1974 con René Dumont –quien fuera posteriormente presidente honorario de la asociación–. Algunos de sus militantes han construido carreras políticas desde entonces, entre ellos Pierre Radanne (ex director de ADEME) o Dominique Voynet (ex ministro de planificación del territorio y medio ambiente).

En 1983, Amigos de la Tierra decidió enfocarse de nuevo en actividades asociativas. Una gran parte de los militantes salieron de la asociación para participar en la creación del partido político ecologista “Les verts” (los verdes) –entre ellos Yves Cochet, del grupo de Rennes y actual vicepresidente de la asamblea nacional– y más tarde, en la creación de Generación Ecología, como Brice Lalonde, del grupo de Paris, quien se convirtiera en ministro del medio ambiente en 1988.

Frente a esta disminución de los recursos militantes, y por entonces financieros, varios equipos, como el de Pierre Samuel y Guy Aznar, tuvieron éxito en mantener y desarrollar la acción nacional de los Amigos de la Tierra.Sin embargo, su estructura ha quedado predominantemente descentralizada. Los grupos locales tienen una gran autonomía aunque conservan la voluntad de unir sus fuerzas en el plano nacional y global.

ORGANIZACIÓN[editar]

Tres entidades estructuran la organización de Amigos de la Tierra:

El consejo federal reúne 12 miembros elegidos, principalmente venidos de los grupos locales. Su papel es vigilar la buena aplicación de las orientaciones tomadas durante la Asamblea federal y decidir a propósito de las grandes líneas de acción de la asociación. El nuevo consejo federal elegido en junio de 2012 se conforma por:

  • Martine Laplante, presidente (los amigos de la Tierra Limousin)
  • Chrisitian Berdot vicepresidente (los Amigos de la Tierra Landes)
  • Benedicte Bonzi, secretaria federal (los Amigos de la Tierra Vaucluse)
  • Gérard Eripret, tesorero (los Amigos de la Tierra Seine et Marne)

Los grupos locales están compuestos por miembros voluntarios y por militantes que, según sus disponibilidades, dan un poco de su tiempo para intentar mejorar el medio ambiente, el ejercicio de los derechos humanos y la participación ciudadana, a los niveles local, nacional e internacional. Cada grupo local es una asociación financieramente autónoma, la cual elige sus modalidades de funcionamiento o sus acciones según sus prioridades.

El secretariado federal está compuesto de un equipo de asalariados, voluntarios y becarios. El secretariado está encargado de poner en marcha las orientaciones decididas por la Asamblea federal y el consejo federal.

POSTURA DE LOS AMIGOS DE LA TIERRA[editar]

Para los Amigos de la Tierra, la convergencia de las crisis ecológicas y sociales llama la atención sobre la necesidad de comprometerse a una transición hacia sociedades sostenibles que permiten articular la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales y la preservación de los ecosistemas. Esas sociedades, basadas en la sobriedad y la equidad, son también aquéllas de la dignidad humana y la realización de sí mismo, es decir, sociedades basadas en la auténtica riqueza del ser humano en su dimensión social y espiritual y no en la acumulación de bienes.

OBJETIVOS[editar]

El objetivo de la federación es actuar para la protección de los seres humanos y del medio ambiente. Este objetivo está precisado con una carta federal llamada “carta de los principios fundamentales de los Amigos de la Tierra Francia” cuyos objetivos son construir un mundo en el cual:

  • Las necesidades humanas fundamentales de todos sean satisfechas, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas.
  • El acceso y el compartimiento de los recursos naturales sean equitativos, el derecho de cada uno a vivir (y a trabajar) en un medio ambiente sano –así como el deber de preservarlo– sean respetados al igual que la vida en todas sus formas
  • Todos participen activamente como ciudadanos para construir una sociedad basada en los principios democráticos, en la que las decisiones estén comprometidas con nuestro presente, nuestro futuro y el de nuestros hijos, especialmente aquéllas relativas al medio ambiente, a nuestras formas de consumo y al uso de tecnologías susceptibles de presentar riesgos. Estas decisiones deben ser tomadas en concertación con todos los ciudadanos y de acuerdo con los principios de precaución y de participación.

FORMAS DE ACCIÓN[editar]

A través de la información, la sensibilización y la representación, promoviendo alternativas y soluciones innovadoras para resolver los problemas, a partir de la difusión de información fiable, pertinente y accesible a todos, organizando manifestaciones no violentas, participando en las instancias de concertación lo más cerca posible del terreno. A través de la acción de los ciudadanos, organizando, movilizando y motivando al gran público para que él mismo sostenga de manera activa nuestros objetivos y para que adopte un modo de vida coherente con nuestros valores, esto gracias a la movilización federativa pero también creando acciones conjuntas con otras asociaciones, sindicatos y movimientos sociales que comparten nuestros objetivos.

CAMPOS DE ACCIÓN[editar]

  • Transición ecológica
  • Agricultura, ciudad y biodiversidad
  • Justicia económica
  • Energía y industrias extractivas
  • Riesgos y tecnologías

CAMPAÑAS[editar]

Los temas de las campañas son:

Transición ecológica[editar]

  • Modos de producción y consumo sostenibles:

Implementado desde el año 2011 en torno al programa "One Planet" –puesto en marcha con el Centro de Recursos Independiente para el Desarrollo (CRID)– para crear conciencia sobre cuestiones como la gestión sostenible de los recursos naturales, incluidos los límites definidos por el espacio ecológico. Amigos de la Tierra ha participado de forma activa en torno a este programa.

Como parte de esta temática, el informe "Consumo excesivo, una amenaza para el agua" fue lanzado en 2011. Éste pone en relieve la huella de consumo de agua, es decir, el volumen de agua necesaria para la producción de bienes que las personas consumen (por ejemplo, una camiseta requiere 2.700 litros de agua para ser producida). Otro informe "Europa, dependiente de las tierras de otros” se centra en el uso del suelo. El informe muestra de forma inédita que el 60% de las tierras destinadas a satisfacer la demanda europea de productos agrícolas y forestales se encuentra fuera del continente. Ya sea las tierras destinadas a la producción de alimentos, de ganado o de fibra necesaria para el sector textil, pero también por la creciente demanda de biocombustibles.

  • La obsolescencia planificada

En el informe "Obsolescencia planificada" de 2010, Amigos de la Tierra se ha centrado en la reducción del volumen de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Con los productores, la asociación defiende la necesidad de vender los productos más sólidos, reparables, durables y presionó para extender el período de garantía de 2 a 10 años. Con los consumidores, la asociación busca informar mostrando la responsabilidad de la sociedad de consumo del siglo XXI. Amigos de la Tierra también ha participado en el grupo de trabajo ADEME sobre el tiempo de vida de los productos.

Energía y Clima[editar]

  • Hacerle frente a la energía nuclear.

La lucha contra la energía nuclear es una de las más apoyadas por Amigos de la Tierra Francia. De hecho, en la primera reunión internacional de Rambouillet los diferentes grupos pidieron una moratoria del funcionamiento de las centrales nucleares. Amigos de la Tierra emprendió un viaje en barco hasta el atolón de Mururoa para impedir las pruebas nucleares, entonces atmosféricas.

Para la asociación, los operadores y constructores de las centrales nucleares se benefician desde 1957, de una cuasi exención de responsabilidad civil y ninguna aseguradora acepta asumir los riesgos. Las demandas en torno a la energía nuclear son el cierre inmediato de los reactores, el abandono de ésta en Francia en uno o dos períodos de cinco años, detener el uso de uranio empobrecido en armas y en los productos de consumo o equipamiento, así como un verdadero sentido de servicio público y la no especulación financiera con la producción de energía.

  • Sands, cada vez más lejos, cada vez más sucio!

En el contexto del agotamiento de las reservas de petróleo, Amigos de la Tierra denunció desde 2001 a las empresas que invierten en la fuente de hidrocarburos no convencionales, como las arenas bituminosas. Amigos de la Tierra señaló principalmente a la empresa francesa Total, cuyas operaciones principales se encuentran en el estado de Alberta, en Canadá. Total también está interesada en la explotación de grandes yacimientos en Madagascar, por lo que Amigos de la Tierra publicó el informe "Madagascar: el nuevo “El dorado” para las compañías mineras y petroleras" de noviembre de 2012.

  • Gas de esquisto (Shale gas)

La explotación del gas de esquisto ha aumentado considerablemente durante la última década en Estados Unidos y Canadá. En Francia, Schuepbach, GDF, Total y Devon consiguieron en marzo de 2010 tres permisos de exploración (permisos llamados "Montelimar" a "Nant" y "Villeneuve-de-Berg") para una superficie total de 9.672 km2, sobre los departamentos de Ardèche, Drôme, Lozère, Hérault, Gard y Vaucluse. Otras licencias se están investigando en la Provenza y Picardía. El gas de esquisto se presenta a menudo por la industria como parte del "gas natural", dentro de los llamados "fósiles limpios". Sin embargo, Amigos de la tierra, e incluso la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos y la Dirección General de Energía y Materias Primas (DGEMP) en Francia –en su "Informe anual sobre la industria del petróleo y gas en 2009"– informaron sobre impactos ambientales significativos.

En este sentido, Amigos de la Tierra pide al gobierno que garantice el cumplimiento del principio de precaución y que publique un estudio exhaustivo sobre los riesgos sanitarios y ambientales asociados con el uso de gas de esquisto. Pide a las empresas parar sus actividades con el gas de esquisto y redirigir sus inversiones hacia el desarrollo de la energía renovable y la eficiencia energética, y exige a los bancos no participar en la financiación de las campañas de exploración de gas de esquisto.

Justicia Económica[editar]

El objetivo es obligar a los agentes financieros a tener en cuenta sus impactos dramáticos sobre el medio ambiente y las personas.

  • Instituciones Financieras Internacionales

Amigos de la Tierra ha reforzado la campaña internacional "Libérenos de los combustibles fósiles" contra el apoyo económico del Banco Mundial a proyectos de combustibles fósiles. La asociación solicita detener todos los fondos destinados a los combustibles fósiles en Francia y reorientar sus actividades para apoyar la energía renovable y la eficiencia energética. Amigos de la Tierra también ha continuado su campaña en el Banco Europeo de Inversiones (BEI) así como en el Banco público de la Unión Europea que participa en varios proyectos mineros en África. La Asociación ya cuenta con la clausura del proyecto Mopani como victoria. Ahí el BEI anunció que dejaría de financiar los proyectos de la empresa Glencore AG en tanto las graves acusaciones resultado de una investigación interna no sean contrarrestadas por la multinacional suiza. Francia 5 emitió un documental del evento titulado "Zambia: ¿quién se beneficia del cobre?".

  • Los bancos privados

La campaña concierne a los bancos privados y a COFACE. En ella Amigos de la Tierra cuestiona las inversiones bancarias en la producción de energía nuclear y sus contribuciones indirectas a la crisis climática. Una de las acciones fue la distribución de periódicos Nuclear Finantial Times ante la sede de la OCDE en París. Por otro lado, la campaña "¡A nuestros bancos!" –en colaboración con ATTAC–, llama a los diez grupos bancarios más importantes de Francia a evaluar sus impactos sociales, ambientales y económicos, a través del informe "Los bancos bajo presión ciudadana: hora de rendir cuentas".

  • La responsabilidad social y medioambiental de las empresas

Para Amigos de la Tierra, las empresas son íntegramente responsables de las acciones de todos sus órganos (sobre todo sus filiales) y de los impactos, en particular en materia de derechos humanos, salud y medio ambiente, derivados de la producción y la circulación de sus productos y servicios. En respuesta al evidente fracaso de los enfoques voluntarios en materia de RSME, Amigos de la Tierra Francia exige un enfoque jurídicamente vinculante sobre los impactos sociales y ambientales de las multinacionales, en particular en los países en desarrollo en los que a menudo están presentes y activas. En este contexto, Amigos de la Tierra, actúa a través de la campaña CRAD40 y los “Premios Pinocho”.

- CRAD40: Amigos de la Tierra dirige la campaña “Tiremos las máscaras Crad40" a través de la cual se exige una legislación para que las compañías sean legalmente responsables de las actividades de sus filiales en el extranjero. Esta campaña tiene como objetivo firmar una petición y reclamar a los diputados franceses que fortalezcan el marco jurídico para las empresas multinacionales.
- Premios Pinocho: desde 2008, “Los premios del desarrollo sostenible Pinocho” pretenden ilustrar y exponer los impactos negativos de algunas empresas francesas, en total contradicción con el concepto de desarrollo sostenible que utilizan extensivamente.

Con el fin de denunciar públicamente la discrepancia entre el “maravilloso discurso verde" por un lado y la realidad de los actos de las empresas por el otro, Amigos de la Tierra otorga tres premios Pinocho, refiriéndose por supuesto a la famosa marioneta de madera y a su muy particular concepción de la verdad:

Categoría "Más verde que el verde" otorgado a la empresa que llevó a cabo la campaña de comunicación más abusiva, engañosa y equivocada comparada con sus actividades reales;

Categoría "¡Uno para todos, todos para mí!" Premio a la empresa que llevó a cabo la política más agresiva en términos de apropiación, explotación y destrucción de los recursos naturales;

Categoría "Manos sucias, bolsillos llenos" para la empresa que llevó a cabo a la política más exitosa en términos de opacidad y cabildeo.

PUBLICACIONES[editar]

La Baleine[editar]

“La Baleine” es la revista de la asociación. Reúne los análisis que elabora la asociación sobre las problemáticas sociales y ecológicas. También informa acerca de sus actividades y de sus aliados a nivel local, nacional e internacional.

ALIADOS[editar]

Varias campañas se llevan a cabo con la colaboración de varias organizaciones incluyendo: el CRID, la Red de Acción por el Clima, Red de Semillas Campesinas, la Red salir de la energía nuclear, Combat Monsant, Naturaleza & Progreso.


Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Arts, B., 1998, The political influence of global NGOs: case studies on the climate and biodiversity conventions, Jan van Arkel (International Books), 1998. 350 pp.