Amazona vittata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Cotorra puertorriqueña
Amazona vittata.jpg
Amazona vittata
Estado de conservación
En peligro crítico (CR)
En peligro crítico (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Psittaciformes
Familia: Psittacidae
Subfamilia: Psittacinae
Género: Amazona
Especie: A. vittata
(Boddaert, 1783)
Subespecies

La cotorra puertorriqueña (Amazona vittata) también conocido como iguaca, es una especie de ave de la familia de los loros endémica del archipiélago de Puerto Rico y en peligro crítico de extinción. Tiene el aspecto de una cotorra y generalmente posee un plumaje de color verde brillante con una banda roja en la frente, un anillo blanco alrededor del ojo y plumas primarias azules. Tanto hembras como machos son parecidos y miden aproximadamente entre 28 y 30 cm. Se conocen dos subespecies aunque una de ellas, la A. v. gracilipes se considera extinta desde 1912. Sus relativos más cercanos son la Amazona Cubana (Amazona leucocephala) y la cotorra de la Española (Amazona ventralis).

La cotorra puertorriqueña alcanza su madurez sexual entre los tres y los cuatro años de vida. Se reproduce una vez al año en un nido en cavidad. Una vez que la hembra deposita los huevos, se queda en el nido incubándolos hasta su nacimiento. Las crias son alimentadas por ambos padres hasta y emplumecen entre 60 y 65 días después de su nacimiento. La dieta del pájaro es variada y consiste en su mayor parte de flores, frutas, hojas y néctar que consiguen en el dosel arbóreo.

Su población en libertad consta de unos 40 ejemplares, más unos 100 ejemplares en cautividad.[1]

Comportamiento de reproducción[editar]

La cotorra puertorriqueña llega a edad reproductiva en aproximadamente 3 a 5 años. Las cotorras normalmente forman parejas que duran mucho tiempo. Las parejas permanecen juntas casi todo el año, excepto cuando la hembra está incubando y el macho asume la responsabilidad de proveer alimento. La cotorra construye su nido en cavidades que se encuentran en árboles de gran tamaño como el palo colorado (Cyrilla racemiflora). El anidaje comienza en los meses de febrero y marzo, hasta junio. El anidaje ocurre en el periodo más seco del año y durante el periodo de fructificación de la palma de sierra, ya que su fruta es su alimento principal durante la época de reproducción.

Distribución[editar]

La cotorra puertorriqueña, ave endémica de Puerto Rico, fue abundante en toda la isla y también en las islas de Culebra, Vieques y Mona. Se estima que cuando los españoles colonizaron Puerto Rico la población de cotorras alcanzaba el millón de individuos. Actualmente se encuentra solamente en el Bosque Nacional del Caribe (conocido como "El Yunque") en el noreste de la isla, Rio Abajo y hay varios individuos en cautiverio.

Amenazas[editar]

La dramática reducción en el número de cotorras para fines del siglo XIX se debió principalmente a la deforestación para agricultura, la cual eliminó extensas áreas de bosque maduro. Ya para la década de 1940 la única población de la cotorra puertorriqueña se encontraba en la Sierra de Luquillo, conocida popularmente como "El Yunque", al este de Puerto Rico. Entre las causas de la reducción dramática se incluyen la destrucción de hábitat, la caza ilegal y la competencia por cavidades con especies como el zorzal pardo. En 1989 el huracán Hugo tuvo gran impacto en la población de la iguaca, reduciendo su población silvestre de 47 individuos a 22 individuos.

Medidas de conservación[editar]

La cotorra puertorriqueña fue designada como especie en peligro de extinción en el año 1967. En 1968 se inició un esfuerzo cooperativo entre el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales para recuperar esta especie. El mismo incluyó un programa de propagación en cautiverio que continúa hasta el presente. Otras actividades de recuperación incluyen la construcción de cavidades artificiales tanto para la cotorra puertorriqueña como para el zorzal pardo y la observación de nidos para evitar la depredación y para asegurar el desarrollo normal de los huevos y pichones.

La población en cautiverio se mantiene para varios propósitos: para reproducir cotorras y aumentar su número para asegurar poblaciones adicionales, particularmente en el caso de una catástrofe natural tal como un huracán y para eventualmente poder proveer aves para reintroducidas a los bosques donde habitaban. Actualmente hay cerca de 50 individuos en cautiverio en el aviario de Luquillo.

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales construyó un aviario en el Bosque Estatal de Río Abajo para mantener una segunda población de cotorras en cautiverio. En mayo de 1993 se trasladaron 10 aves de Luquillo a Río Abajo para reproducidas y establecer una nueva población. *El 28 de diciembre de 2010 el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) informó que, en colaboración con el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre y el Servicio Forestal Federal, bajo el Proyecto de Recuperación de la Cotorra Puertorriqueña, liberó hoy en la Isla 10 de estas aves (Amazona vittata)seis hembras y cuatro machos.

La liberación de las 10 cotorras se realizó durante horas de la madrugada en el Aviario José Luis Vivaldi en el Bosque Río Abajo en el Municipio de Utuado. Estas cotorras se unirán a la bandada de cotorras silvestres que habitan en los bosques de Puerto Rico. En este bosque se han liberado más de 70 cotorras durante los pasados cuatro años. Es nuestra meta, lograr el establecimiento de una población silvestre autosuficiente, que pueda sobrevivir y reproducirse sin el apoyo humano. Con esta liberación esperamos seguir aumentando la población de cotorras puertorriqueñas en estado silvestre, propiciando el aumento de nuevas parejas que puedan reproducirse. La cotorra puertorriqueña, es la única especie de cotorra nativa de Puerto Rico y, actualmente, se encuentra en peligro de extinción. Por tal razón, es de gran importancia para el DRNA la conservación y protección de los individuos existentes de esta especie y de su hábitat. Estas aves están protegidas por la Ley Núm. 241 de 15 de agosto de 1999, Nueva Ley de Vida Silvestre de Puerto Rico y por el Reglamento Núm. 6766, Reglamento para Regir las Especies Vulnerables y en Peligro de Extinción en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, que dispone como ilegal la posesión, compra o venta de cotorras puertorriqueñas o de alguna de sus partes (incluyendo plumas, huevos y nidos).

Referencias[editar]

  1. BirdLife International (2008). Amazona vittata. En: UICN 2008. Lista Roja de Especies Amenazadas UICN. Consultado el 28 de enero de 2009.
  • Esta información es adaptada de una hoja informativa publicada por el Fish and Wildlife Service
    • Esta información es adaptada de artículo del periódico El Nuevo Dia - edición 28 de diciembre de 2010

Enlaces externos[editar]