Amaranthus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Amaranta»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Amaranto
Amaranthus tricolor0.jpg
Amaranthus tricolor
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Caryophyllales
Familia: Amaranthaceae
Subfamilia: Amaranthoideae
Tribu: Amarantheae
Género: Amaranthus
L.
Especies

Ver Texto

Sinonimia
  • Acanthochiton Torr.
  • Acnida L.
  • Amblogyna Raf.
  • Euxolus Raf.
  • Goerziella Urb.
  • Mengea Schauer
  • Montelia A. Gray
  • Sarratia Moq.[1]

Los amarantos (del griego ἀμάραντος, que no se marchita; lat. Amarantus), son un género de hierbas pertenecientes a la familia Amaranthaceae. Ampliamente distribuido por la mayor parte de las regiones templadas y tropicales. Varias de ellas se cultivan como verduras, cereales o plantas ornamentales.[cita requerida] Como ejemplo de su distribución y hábitat véase la descripción de la especie Amaranthus caudatus. Aunque persiste algo de confusión sobre su exacta taxonomía, comprende 565 especies descritas y de estas, solo 113 aceptadas.[2]

Descripción[editar]

Los miembros de este género comparten muchas características y usos con los miembros del género Celosia, estrechamente emparentado.

El amaranto es muy resistente a los climas fríos y secos, incluso crece en suelos pobres y húmedos en zonas muy tropicales y con lluvias muy frecuentes (aprox. 980 mm). Además tiene un alto nivel alimenticio, lo cual lo hace una excelente alternativa para regiones con dificultades para la siembra de otro tipo de cereales.[cita requerida]

China es uno de los mayores productores de amaranto. Las hojas de esta planta son muy parecidas a las de las espinacas. Es tradicional su uso en recetas culinarias de Asia, América y África.[cita requerida]

Historia[editar]

Una historia parecida se dio con la especie usada por los Incas y culturas anteriores. En la zona andina, la kiwicha o Amaranthus caudatus aparece en tumbas de más de cuatro mil años de antigüedad, demostrándose su domesticación hace milenios.[3] [4]

El amaranto fue una planta de alta consideración en los pueblos precolombinos. Las muestras arqueológicas del grano de amaranto o Amaranthus cruentus, hallados en Tehuacán, Puebla, indican que probablemente se originó en América Central y del Sur. La producción del grano estuvo en su máximo apogeo durante los periodos Maya y Azteca en Centroamérica. Los Mayas quizás fueron los primeros en usar el amaranto, "xtes", como cultivo de alto rendimiento, apreciando especialmente su valor alimenticio. Los Aztecas lo conocían como “huautli” y lo ligaban con sus ritos religiosos. Y los Incas lo denominaron “kiwicha” (pequeño gigante) y lo respetaban principalmente por sus poderes curativos. En la época prehispánica los amarantos se sembraban junto con otras plantas en las chinampas, ya que era alimento de familias completas y la consumían todos los estratos sociales.

El amaranto era, por lo tanto, un alimento de gran consumo y altamente apreciado. A la vez, los indígenas le atribuían propiedades vigorizantes, afrodisíacas y hasta esotéricas, considerándolo una semilla sagrada, la cual utilizaban en los rituales de sus ceremonias religiosas politeístas. Era parte de las ofrendas que se entregaban a los dioses, a los gobernantes y a los muertos en las tumbas. En ocasiones especiales, el amaranto, molido o tostado, se mezclaba con miel de maguey y la pasta resultante se utilizaba para modelar figurillas de animales, guerreros, elementos de la naturaleza o de la vida cotidiana y, por supuesto, deidades como el Dios de la guerra, Huitzilopochtli. Al finalizar la ceremonia de culto, las figurillas eran cortadas y repartidas entre los asistentes, quienes las comían.

Como se sabe, los conquistadores decidieron imponer su visión religiosa a toda costa, condenando y destruyendo todo elemento reminiscente de los ritos paganos indígenas. Esto determinó que el amaranto resultara “satanizado” y su cultivo, posesión y consumo quedaran totalmente prohibidos en tiempos de la colonia. Esta situación prevaleció durante siglos y la consecuencia fue la desaparición tácita del amaranto.[5] [6]

Otros usos[editar]

Calacas de amaranto y miel para el Día de Muertos en México.

Una teoría bastante popular afirma que el origen de la palabra Caracas proviene del nombre de esta planta, el amaranto, tal cual lo pronunciaban desde épocas prehispánicas los habitantes de la zona conocida por el mismo nombre: el valle de Caracas. Ellos llamaban a esta planta "caraca".[cita requerida]

Una especie de la familia del amaranto es el huauzontle, de gran importancia en el México Prehispánico, y que sobrevive ahora en un platillo tradicional igualmente llamado huauzontles. Se trata de un guisado de las ramas con frutos, cubiertos con una capa de huevo y harina (llamada en México "capeado"), cocinados en caldillo de jitomate.

En México se usa el amaranto para fabricar atole y alegrías, que son semillas de amaranto reventadas mezcladas con miel o piloncillo para formar una barra de sabor dulce.

Igualmente, la variedad kiwicha es muy usada en países andinos (Perú, Bolivia, etc) como un alimento básico, junto a otros cereales de la misma familia tales como la quinua y la kañiwa (o cañihua), altamente alimenticios.

El amaranto en México tiene uso en la medicina tradicional; por ejemplo, los pueblos del norte del país lo utilizan para la cura de la tuberculosis, ictericia y problemas cardiacos. Estos usos medicinales provienen desde la época prehispánica pues se elaboraban tamales de esta planta con maíz o atole para la cura de las bubas, también para la ictericia, lo cual se sigue practicando en algunos pueblos. En el aspecto ritual, en el Valle de Metztitlán se le relaciona con la muerte y por su colorido se coloca en las ofrendas de Día de Muertos. En Chihuahua y Veracruz las hojas se comen a manera de quelites, y en Durango se realizan jabones a base del tallo. En el resto del país se utiliza como colorante y como forraje para los animales o como plantas ornamentales.[7]

Controversia[editar]

Actualmente el amaranto inca o kiwicha (Amaranthus caudatus) se está convirtiendo en un problema para cultivos como el de la soja,[cita requerida] debido a que esta especie de amaranto es altamente resistente a herbicidas como el glifosato.

Taxonomía[editar]

El género fue descrito por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum, vol. 2, p. 989–991 en 1753.[8] La especie tipo es: Amaranthus caudatus L.

Etimología

amaranthus: nombre genérico que procede del griego amaranthos, que significa "flor que no se marchita".[9]

Especies destacadas[editar]

(Amaranthus caudatus) Kiwicha.
Lista completa de todos los taxones de Amaranthus, con los aceptados, los sinónimos y los no resueltos, en The Plant List.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. USDA, ARS, National Genetic Resources Program. Germplasm Resources Information Network - (GRIN) [Base de Datos en Línea]. National Germplasm Resources Laboratory, Beltsville, Maryland. URL: http://www.ars-grin.gov/cgi-bin/npgs/html/genus.pl?484 (10 May 2014)
  2. a b Amaranthus en PlantList
  3. http://www.slideshare.net/ravsirius/cereales-andinos
  4. http://www.kokopelli-seed-foundation.com/actu/new_news.cgi?id_news=193.
  5. Reyna Trujillo Teresa, et, al. Amaranto (Amaranthus L) en México, en Revista del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, N° 3, 1989.
  6. http://www.sanmiguel.com.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=12&Itemid=31
  7. Amo R Silvia. Algunos Aspectos Ecológicos y Económicos del Amaranto (alegría).Un Cultivo Tradicional en México. Instituto Nacional Indigenista: Investigaciones Sociales, colección N°17, México, 1988.
  8. «Amaranthus». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 6 de agosto de 2012.
  9. Amaranthus en Flora de Canarias

Bibliografía[editar]

  1. Bailey, L. H. & E. Z. Bailey. 1976. Hortus Third i–xiv, 1–1290. MacMillan, New York.
  2. Flora of North America Editorial Committee, e. 2003. Magnoliophyta: Caryophyllidae, part 1. 4: i–xxiv, 1–559. In Fl. N. Amer.. Oxford University Press, New York.
  3. Forzza, R. C. & et al. 2010. 2010 Lista de espécies Flora do Brasil. http://floradobrasil.jbrj.gov.br/2010/.
  4. Idárraga-Piedrahita, A., R. D. C. Ortiz, R. Callejas Posada & M. Merello. 2011. Flora de Antioquia. Catálogo de las Plantas Vasculares, vol. 2. Listado de las Plantas Vasculares del Departamento de Antioquia. Pp. 1-939.
  5. Molina Rosito, A. 1975. Enumeración de las plantas de Honduras. Ceiba 19(1): 1–118.
  6. Nasir, E. & S. I. Ali (eds). 1980-2005. Fl. Pakistan Univ. of Karachi, Karachi.
  7. Standley, P. C. & J. A. Steyermark. 1946. Amaranthaceae. In Standley, P.C. & Steyermark, J.A. (Eds), Flora of Guatemala - Part IV. Fieldiana, Bot. 24(4): 143–174.
  8. Stevens, W. D., C. Ulloa Ulloa, A. Pool & O. M. Montiel. 2001. Flora de Nicaragua. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 85: i–xlii.

Enlaces externos...[editar]