Amalia Domingo Soler

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Amalia Domingo Soler
Amalia Domingo Soler.jpg
Nacimiento 10 de noviembre de 1835
Sevilla
Defunción 29 de abril de 1909
73 años
Barcelona, España
Nacionalidad Española
Ocupación Periodista, escritora, espiritista
Lengua de producción literaria Español

Amalia Domingo Soler (Sevilla, 10 de noviembre de 1835 - Barcelona, 29 de abril de 1909) fue una escritora y novelista española, y gran exponente del movimiento espiritista español por sus actuaciones de divulgación y médium psicógrafa.[1]

En Brasil es reconocida por su libro "Memorias del Padre Germán", dictado por su guía espiritual, el padre Germán. Sus escritos se caracterizan por el estilo poético y delicado.

También se caracterizó por su fortaleza, en soportar numerosas dificultades por los prejuicios de la época sobre las mujeres, que superó con valor.

Infancia y juventud[editar]

Era originaria de la ciudad de Sevilla, región de Andalucía, España, comenzando su paso por la vida con grandes dificultades.

En esa época, España estaba gobernada por Isabel II, que subió al trono en 1833, habiendo sido Maria Cristina, su madre, la regente. Su cuidad natal, Sevilla, era destino de muchas rutas de más allá del mar, cuando las tropas de Napoleón invadieron España de 1808 a 1814 provocando una crisis que ayudaría a que España perdiera gran parte de sus colonias americanas en los comienzos del siglo.

Su padre murió antes de que naciera. Y a los ocho años queda "ciega" y sería curada (parcialmente) por un farmacéutico. En esa difícil etapa fue indispensable la compañía de su madre, pues problemas visuales la acompañaron toda la vida, mas gracias a los esfuerzos de la progenitora, de los dos a los cinco años aprendió la lectoescritura.

A los diez años comienza a escribir poesía y la publica a sus dieciocho años.

A los veinticinco años, su madre muere. Amalia entra en otra etapa difícil. Sus recursos financieros fueron utilizados en el mantenimiento de su delicado estado de salud. No estaba casada, y las relaciones con la familia paterna eran inestables. Surgen de parte de familiares y amigos sugerencias que son refutadas por Amalia: matrimonio de conveniencia, o entrada a un convento. Resuelve por ese entonces trasladarse a la capital, Madrid, soñando con tiempos mejores.

Una vez en la capital, en 1868, pasa por nuevas dificultades: no encuentra trabajo, se muere de hambre y recurre a instituciones de caridad. Sola y sin recursos, piensa en desistir.

Primeros contactos con el Espiritismo[editar]

Una noche, caminando sin esperanzas, decepcionada de la vida, se le aparece su difunta madre. La visión le espanta, pero le reviven las esperanzas y Amalia recuerda su religión. Busca ayuda en una iglesia luterana. La predicación de la iglesia y el contacto con la religión le impulsan a no darse por vencida. Vuelve a la poesía, la escritura, y tratará de reconstruir. La vista de nuevo le causa angustia, y busca la ayuda del médico homeópata Dr. Hysern, que le salva de la ceguera. Este mismo homeópata, aunque declarado materialista, le entrega un ejemplar de "El Critério", periódico espiritista que circulaba en la época.

Ese pequeño periódico espiritista le despierta la curiosidad y, buscando mayores esclarecimientos, Amalia escribe para revistas espiritistas de la época. Y toma coraje, y resuelve escribir una poesía para "El Critério" pero que no fue publicada, mas estimuló al editor a enviarle un ejemplar de "Preliminares del Espiritismo".

Movimiento espiritista[editar]

Su primera publicación, una poesía, aparece en el periódico espiritista "La Revelación". Su primer artículo doctrinario "La Fe Espiritista" sale en "El Critério", en su N.º 9, de 1872. Sus artículos llaman la atención y, se integró poco a poco con el Movimiento Espiritista Español, asistiendo a reuniones en casas espiritistas.

El 31 de marzo de 1875, aniversario de la desencarnación de Allan Kardec, leyó la poesía "A la Memoria de Allan Kardec" delante de los miembros de la Sociedad Espiritista Española, pasando a integrar las filas de los propagandistas de la Doctrina Espiritista.

Junto a los espiritistas de Murcia, permanece cuatro meses recuperándose de una enfermedad. Amalia creyó firmemente que sería un error vivir del espiritismo, así que siguió trabajando de día; y de noche escribía. Permaneció en Madrid hasta que se mudó a Barcelona, el 10 de agosto de 1876, invitada por el grupo espiritista "Circulo La Buena Nueva", y con la esperanza de encontrar mejores condiciones de trabajo en la capital catalana, ya entonces una ciudad emprendedora y de gran actividad económica.[2]

Padre Germán[editar]

El 9 de mayo de 1879, se le aparece quien sería su guía espiritual, el Padre Germán. En Barcelona, se encontró con el psíquico médium sonámbulo Eudaldo que recibió varios mensajes destinados a Amália, muchos de ellos reunidos en el libro "Memórias do Padre Germano", que fue publicado en partes a partir de 29 de abril de 1880. En 1891, Amalia escribe sus memorias bajo la orientación del Padre Germán.

Divulgación[editar]

El 22 de mayo de 1879 Amália publica el primer número de "La Luz del Porvenir" dirigido por ella misma. En su primer número salió el artículo "La idea de Dios" que fue denunciado a las autoridades, lo que provocó la suspensión del periódico por 42 semanas. Pero no se intimidó, y lanzó otra revista, con el nombre "O Eco da Verdade", hasta que la revista suspendida pudiese volver a circular. Así, el periódico circuló, a posteriori de un decreto del rey Alfonso XII. Ese fue un período difícil pues el catolicismo pues era la religión oficial de España y reaccionaba ante cualquier movimiento que pudiera ocupar su posición.

Amalia escribió para varios periódicos, entre ellos: "La Idea de Dios", "El Critério", "El Espiritismo", "La Gaceta de Cataluña", "Revista de Estudos Psicológicos", "La Revelación", "El Espiritismo" entre otros, dejando un gran legado al movimiento espiritista español y mundial.

Falleció a los 73 años, a consecuencia de una bronconeumonía. Su entierro civil tuvo lugar en el Cementerio del Sud-Oeste, en la ladera del Montjuic.[3]

Algunas publicaciones[editar]

  • Réplica a la escuela materialista. en línea
  • El Espiritismo
  • Un ramo de amapolas y una lluvia de perlas, o sea, un milagro de la Virgen de la Misericordia, 1868
  • Memorias del Padre Germán, 1900
  • Memorias del Padre Germán: comunicaciones obtenidas por el medium parlante del centro espiritista La Buena nueva de la ex-villa de Gracía. Editor Kier. 295 pp.
  • Te perdono!: Memorias de un espíritu. Vol. 2 de Biblioteca de novelas ocultistas. Ed. Editorial Kier, 1944
  • Memorias de una mujer
  • Hechos que prueban
  • Réplicas de Amalia
  • La Luz del Camino
  • Memorias de la insigne cantora del espiritismo, 1912
  • Las Grandes Virtudes
  • Sus más hermosos escritos. Del más allá. 4ª edición de Editorial Kier, 352 pp. 1952

Honores[editar]

Eponimia[editar]

  • Asociación Espírita Andaluza Amalia Domingo Soler [4]

Bibliografía[editar]

  • antônio de souza Lucen, paulo alves Godoy. 1982. Personagens do Espiritismo. São Paulo: Edições FEESP

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. «Amalia Domingo Soler. 1835 - 1909» (en castellano). Casa Espirita. Consultado el 3 de mayo de 2013. http://www.spiritist.com/amalia.htm
  2. «Biografía de Amalia Soler» (en castellano). Acepe.org (2010). Consultado el 3 de mayo de 2013.
  3. «Amalia Domingo Soler» (en castellano). ECURED.cu. 2013. http://www.ecured.cu/index.php/Amalia_Domingo_Soler. Consultado el 3 de mayo de 2013. 
  4. «¡Bienvenido a la página de la Asociación Espírita Andaluza - Amalia Domingo Soler!» (en castellano). Andaluciaespiritista.es (2009). Consultado el 3 de mayo de 2013.=

Enlaces externos[editar]