Alphege

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Alphege
Alphege.jpg
Alphege según una ilustración de Charles Robinson de The Little Lives of the Saints de 1904.
Nacimiento 954
Weston, Inglaterra
Fallecimiento 19 de abril de 1012
Greenwich, Kent, Inglaterra
Venerado en Iglesia católica, Comunión anglicana
Canonización Roma, 1078 por el Papa Gregorio VII
Festividad 19 de abril
Atributos Arzobispo, usualmente golpeado por un hacha en la cabeza.
Patronazgo Greenwich, Solihull, recuperación de niños secuestrados
[editar datos en Wikidata ]

San Alphege (conocido también como Alfege) es el nombre común usado para referirse a Ælfheah (Bath, Inglaterra, 954Greenwich, Inglaterra, 19 de abril de 1012), un obispo anglosajón de Winchester y posteriormente Arzobispo de Canterbury y primer mártir de Canterbury. Noble de nacimiento, se convirtió en anacoreta antes de ser elegido abad de la Bath. Sus virtudes lo llevaron al puesto del episcopado, convirtiéndose posteriormente en arzobispo. Alphege fue responsable de alentar el culto de san Dunstán y además promovió la educación. En 1011, san Alphege fue capturado por los vikingos invasores, y por resistirse a que se pagara su rescate, fue asesinado en 1012. Después, Alphege fue proclamado como santo por el papa Gregorio VII en 1078.

Vida[editar]

San Alphege nació en el suburbio de Weston, cerca de la ciudad de Bath perteneciente al condado de Somerset, en una familia noble. A edad muy temprana decidió convertirse en monje a pesar de los lamentos de su madre, que había enviudado. Entró en el monasterio de Deerhurst, trasladándose después a Bath, donde se convirtió en anacoreta y fue seguido por muchos de sus anteriores discípulos. Posteriormente, tras la persuasión de Dunstán, fue nombrado abad de la abadía de Bath, siendo reconocido por su piedad y austeridad.[1] Tras la muerte de Aethelwold obispo de Winchester, la influencia de Dunstán, probablemente, aseguró su elección en 984 para ese cargo.[2] Mientras estuvo en dicho obispado, fue el mayor responsable de la construcción de un gran órgano que se podía escuchar a una milla de distancia de la catedral y que requería más de veinticuatro hombres para ponerlo en funcionamiento. También construyó y amplió las iglesias de la ciudad.[3] En esta época, Inglaterra era presa continua de los ataques vikingos. El rey Etelredo II el Indeciso había recurrido en varias ocasiones a los sobornos, con los cuales esperaba comprar un alivio de sus ataques; pero entre otras cosas Alphege usó su capacidad de convencimiento para intentar detenerlos. En 994, Olaf I rey de Noruega y sus hombres, atacaron Londres. Fueron derrotados y se desplazaron a la costa sur pasando el invierno en Southampton. El rey Etelredo envió a Alphege y a Ethelward, ealdorman (jefe magistrado) de Wessex para visitar a Olaf y pedirle una audiencia con el rey inglés; llevaron al noruego hasta Andover, donde Eteraldo residía. Olaf era cristiano, pero aún no había recibido la confirmación, entonces Alphege lo persuadió para entrar en una tregua de paz a cambio de confirmarlo y de que el rey Etelredo lo adoptara como hijo. Acordaron además el pago del danegeld que era el nombre del tributo a los invasores vikingos para que cesaran los ataques.[4] Gracias a este trato, Olaf prometió no invadir Inglaterra de nuevo; y mantuvo fielmente esta promesa.[5] [6]

En 1006, se convirtió en sucesor de Aelfric como arzobispo de Canterbury.[7] [8] Mientras se encontraba en Canterbury, alentó el culto a san Dunstán, además de introducir nuevas prácticas en la liturgia. También trajo con él la cabeza de san Swithun como una reliquia.[6] Fue Alphege quien envió a Aelfric a la abadía de Cerne para hacerse cargo de la escuela monástica de ese lugar.[9] Alphege se encontraba presente en el concejo de Enham en mayo de 1008 donde Wulfstan II, arzobispo de York, predicó su homilía Sermo Lupi ad Anglos o "El sermón del lobo y el inglés", donde criticaba a los ingleses por sus fallas morales y los culpaba de las tribulaciones que afligían al país, entre ellas los ataques de los invasores vikingos; homilía que lo inspiró a tomar medidas sobre la defensa de la nación.[10]

Tan sólo a dos años de obtener el arzobispado, las invasiones vikingas comenzaron de nuevo. Una flota danesa llegó a Inglaterra en dos divisiones. La primera comandada por Earl Torkell, y la segunda por sus hermanos Héming y Eglaf. A partir de este momento las invasiones vikingas no cesaron.

Muerte[editar]

En 1011, los vikingos realizaron una nueva incursión en Inglaterra, y del 8 al 29 de septiembre asediaron Canterbury. Los invasores saquearon finalmente la ciudad a través de la información obtenida de la traición de un hombre llamado Alfmaer, el abad de la abadía de san Agustín, quien había sido salvado en una ocasión por Alphege.[11] Durante la invasión, la ciudad fue saqueada, la catedral fue incendiada, y tomaron una gran cantidad de prisioneros para venderlos como esclavos. Entre ellos se encontraba Alphege, cuyo cautiverio fue mantenido por siete meses en espera de un pago por su rescate.[12] Además de él, se encontraban capturados Godwine I, obispo de Rochester, Leofrun, abadesa de San Mildrith, y el reeve del rey Ælfweard Alfmaer, quien habiendo traicionado a la ciudad, se las arregló para poder escapar.[11] En abril del siguiente año los Witenagemot se reunieron en Londres donde acordaron pagar a los daneses £84,000 en danegeld para que se retiraran. Sin embargo Alphege se negó a pagar o a que se pagara un rescate de £3,000 extra por él sabiendo la pobreza en que se encontraba el país, que en esa época era considerada una cantidad exorbitante. Según una crónica de la época, el líder invasor Thorkell el Alto mencionó estar presente y haber intentado salvar a Alphege y sobornando a los exaltados con sus pertenencias y su botín, exceptuando su nave,[13] pero sus hombres estaban ebrios, enojados por su desafío y habían perdido el control, cabe mencionar que las Crónicas Anglosajonas no mencionan esta presencia.[14] Su martirio se consideró durante mucho tiempo un ejemplo de la crueldad de los vikingos.[15]

En referencia a la muerte de Alphege aparece el siguiente texto en la Crónica anglosajona:

... ya que ahí había vino, desde el sur vinieron. Después tomaron al obispo [...] en la víspera del domingo después de pascua [...] Ellos lo aplastaron con huesos y cuernos de oxen; y uno de ellos lo golpeó con un hacha de hierro en la cabeza; ese golpe lo derribó; y su santa sangre cayó en la tierra, mientras que su sagrada alma fue enviada al reino del Señor.[16]

San Alphege fue el primer arzobispo de Canterbury en morir como mártir.[17] Algunas fuentes registran el golpe final, dado con la parte posterior de un hacha, como parte de un acto de bondad por un converso al cristianismo llamado Thrum. Se cree que las últimas palabras de Alphege fueron:

El oro que les doy es la palabra de Dios.

Frase que dijo en respuesta a la exigencia del pago del rescate de los vikingos. Fue asesinado en Greenwich, Kent (ahora Londres),[12] se cree que en donde se encuentra actualmente la iglesia de san Alphege el 19 de abril de 1012,[7] [8] justo frente al lugar donde se cree que fue martirizado se encuentra una tabla donde están las siguientes palabras grabadas:

Aquel que muere por la justicia muere por Dios.[18]

Fue enterrado en la Catedral de San Patricio,[19] pero después de que Canuto el Grande se convirtió en rey de Inglaterra en 1016, decidió trasladar su cuerpo hacia Canterbury, adoptó una política de conciliación logrando un traslado con gran ceremonia en 1023.[20] [21] Después de la muerte de Alphege, Thorkell el Alto líder de los vikingos quedó horrorizado por la brutalidad de sus compañeros saqueadores y prefirió servir al rey inglés Etelredo II el Indeciso.[19] [22]

Después del golpe fatal en la cabeza, se dice que la sangre de Alphege goteó sobre un remo de madera de los vikingos y que este germinó.[18]

Veneración[editar]

La estatua pintada del martirio de San Alphege, en la Catedral de Canterbury.

En 1078, Lanfranc, un italiano con gusto por las tradiciones normandas, ocupó el cargo de arzobispo de Canterbury. Debido a esto menospreciaba a los anglosajones que estaban a su cargo y tachando a los santos locales de calidad dudosa. Se oponía a que Alphege fuera canonizado ya que fue asesinado por razones políticas y no por renegar de Cristo, como la tradición requería hasta ese momento. Anselmo de Canterbury le convenció de que Juan Bautista tampoco había muerto por abjurar y de cualquier modo fue considerado por la iglesia como santo. Esto logró que junto con Agustín de Canterbury, Alphege fuera el único arzobispo de Canterbury anglosajón anterior a la conquista que Lanfranc mantuvo en la calendarización de santos pertenecientes a esta sede.[23] Justamente en ese año fue canonizado por el papa Gregorio VII otorgándole como día festivo en 19 de abril.[24] La creación de santos en décadas posteriores fue mayormente intervenida por la curia papal, los papas exigían con más frecuencia pruebas de milagros o virtudes basadas en declaraciones de testigos de fiar.

Su altar, cuya reconstrucción fue rechazada por Lanfranc, fue reconstruido y expandido por Anselmo de Canterbury a principios del siglo XII.[25] Después del incendio de la catedral de Canterbury en 1174, los restos de Alphege fueron ubicados junto con los de san Dunstán, alrededor del altar mayor.[6] Actualmente, un pavimento enlosado con hendiduras al norte del altar mayor en la Catedral de Canterbury señala el lugar donde se cree que estuvo el altar del medioevo.[24] Todavía se conserva el "Life of St. Alphege" o "Vida de San Alphege" en verso y prosa, escrito por un monje de Canterbury de nombre Osborn a pedido de Lanfranc.[6]

El 29 de diciembre de 1170 el entonces arzobispo de Canterbury, Tomás Becket fue decapitado en el altar mayor de la catedral, justo sobre la sepultura de Alphege por cuatro caballeros del rey Enrique II, se menciona en varias fuentes que al momento de ser asesinado se encontraba rezando a san Alphege quien había sido su predecesor, hecho que convirtió la catedral en un centro de peregrinaje.[26] [6]

Véase también[editar]

  • Los incorruptibles, una lista de santos y beatos católicos cuyos cuerpos se han reportado como intactos, es decir, sus cuerpos no pasaron por ningún tipo de descomposición después de su entierro y por lo tanto se considera que se encuentran en una forma de protección divina.
  • Catedral de Canterbury
  • Arzobispado de Canterbury

Referencias[editar]

  1. Knowles, David; London, Vera C. M.; Brooke, Christopher (2001). The Heads of Religious Houses, England and Wales, (Las cabezas de las casas religiosas, Inglaterra y Gales) 940-1216 (Second Edition edición). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 28, 241. ISBN 0-521-80452-3. 
  2. Fryde, E. B.; Greenway, D. E.; Porter, S.; Roy, I. (1996). Handbook of British Chronology (Third Edition, revised edición). Cambridge: Cambridge University Press. p. 223. ISBN 9780521563505.  , ISBN 0-521-56350-X
  3. Hindley, Geoffrey A Brief History of the Anglo-Saxons: The beginnings of the English nation New York: Carroll & Graf Publishers 2006 ISBN 978-0-7867-1738-5 p. 304-305
  4. Stenton, F. M. Anglo-Saxon England Third Edition Oxford:Oxford University Press 1971 ISBN 978-0-19-280139-5 p. 378
  5. Williams, Ann Æthelred the Unready: The Ill-Counselled King London: Hambledon and London 2003 ISBN 1-85285-382-4 p. 47
  6. a b c d e Leyser, Henrietta "Ælfheah (d. 1012)" Oxford Dictionary of National Biography Oxford University Press, Septiembre de 2004; Online Edition, October 2006 consultado el 7 de noviembre de 2007
  7. a b Walsh, Michael A New Dictionary of Saints: East and West London: Burns & Oats 2007 ISBN 0-86012-438-X p. 28
  8. a b Fryde, E. B.; Greenway, D. E.; Porter, S.; Roy, I. (1996). Handbook of British Chronology (Libro de mano de la cronología británica) (Third Edition, revised edición). Cambridge: Cambridge University Press. p. 214. ISBN 9780521563505.  , ISBN 0-521-56350-X
  9. Stenton, F. M. Anglo-Saxon England Third Edition Oxford:Oxford University Press 1971 ISBN 978-0-19-280139-5 p. 458
  10. Fletcher, Richard Bloodfeud: Murder and Revenge in Anglo-Saxon England Oxford: Oxford University Press 2003 ISBN 0-19-516136-X p. 94
  11. a b Williams, Ann Æthelred the Unready: The Ill-Counselled King London: Hambledon and London 2003 ISBN 1-85285-382-4 p. 106-107
  12. a b Hindley, Geoffrey A Brief History of the Anglo-Saxons: The beginnings of the English nation New York: Carroll & Graf Publishers 2006 ISBN 978-0-7867-1738-5 p. 301
  13. Tietmaro de Merseburgo Chronicon, ed. Holtman, 1935, VII, p. 42-3.
  14. Williams, Ann Æthelred the Unready: The Ill-Counselled King London: Hambledon and London 2003 ISBN 1-85285-382-4 p. 109-110
  15. Cambridge Medieval History, Forgotten Books, ISBN 1440059268 p. 331
  16. Anglo Saxon Chronicle for 1012 consultado el 4 de noviembre de 2007
  17. Fletcher, Richard Bloodfeud: Murder and Revenge in Anglo-Saxon England Oxford: Oxford University Press 2003 ISBN 0-19-516136-X p. 78
  18. a b «Alfege - saint & martyr». Consultado el 8 de julio de 2008.
  19. a b O'Brien, Harriet Queen Emma and the Vikings: A History of Power, Love and Greed in Eleventh-Century England New York:Bloomsbury ISBN 1-58234-596-1 p. 75-76
  20. Hindley, Geoffrey A Brief History of the Anglo-Saxons: The beginnings of the English nation New York: Carroll & Graf Publishers 2006 ISBN 978-0-7867-1738-5 p. 309-310
  21. O'Brien, Harriet Queen Emma and the Vikings: A History of Power, Love and Greed in Eleventh-Century England New York:Bloomsbury ISBN 1-58234-596-1 p. 129-130
  22. Stenton, F. M. Anglo-Saxon England Third Edition Oxford: Oxford University Press, 1971 ISBN 978-0-19-280139-5 p. 383
  23. Stenton, F. M. Anglo-Saxon England Third Edition Oxford:Oxford University Press 1971 ISBN 978-0-19-280139-5 p. 672
  24. a b Delaney, John J. Dictionary of Saints Second Edition Doubleday: New York 2003 ISBN 0-385-13594-7 p. 29-30
  25. Brooke, Rosalind and Christopher Popular Religion in the Middle Ages: Western Europe 1000-1300 New York: Barnes & Noble Books (reprint) 1996 ISBN 0-7607-0093-1 p. 40
  26. «Canterbury Cathedral - Canterbury, Kent». Consultado el 8 de julio de 2008.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos (en inglés)[editar]