Alomántico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un alomántico es un personaje ficticio de la serie de novelas de fantasía de Brandon Sanderson Nacidos de la Bruma. Tiene una habilidad llamada alomancia que le permite "quemar" (o usar) metales ingeridos, para mejorar varias habilidades físicas y mentales. Para obtener un estallido adicional de poder, los alománticos pueden quemar los metales más rápidamente, consumiéndolos a un mayor ritmo: esto se conoce como “inflamar” el metal. Una persona que solo es capaz de quemar uno solo de los metales listados abajo es llamado brumoso. Cualquier persona que pueda quemar más de un metal es capaz de quemarlos todos; a esos se les denomina nacidos de la bruma.

Sabios alománticos[editar]

Los alománticos que inflaman intensamente su metal durante largos periodos de tiempo pueden verse psicológicamente alterados por el flujo constante de la alomancia. Se les suele llamar sabios alománticos. Estas personas experimentan poderes amplificados y más dependencia del metal que queman de esta manera. Se suele considerar a este proceso dañino y, sin una poderosa intervención externa, irreversible.

Metales alománticos[editar]

Hay 16 metales que los alománticos pueden quemar: 8 metales básicos (4 metales base y 4 aleaciones) y 8 metales superiores (4 metales base y 4 aleaciones). También hay otros tres metales adicionales denominados “metales divinos” que se sitúan fuera del cuadro principal de los otros 16.

Cada metal tiene una habilidad distinta que los alománticos usan como se indica debajo. Esos metales deben ser ingeridos en estado puro y mezclados en las proporciones correctas. Por ejemplo el latón puede contener desde un 20% a un 50% de zinc (siendo el resto mayormente cobre) pero solo una de esas mezclas (denominada latón alomántico) es segura para un alomántico. Si los metales se mezclan de forma impura o incorrecta aquel que lo queme puede enfermar gravemente o incluso morir. Lo mismo pasaría si quemara un metal distinto de los listados abajo, por ejemplo plata, plomo o platino.

Los metales alománticos se clasifican en cuatro grupos de cuatro metales: físicos, mentales, temporales y mejoras. Cada uno de esos cuatro grupos tiene dos metales base y sus dos aleaciones que tienen una habilidad relacionada o contraria. Cada metal produce un efecto interno o externo.

Los 8 metales básicos se organizan en dos grupos de cuatro: metales físicos (hierro, acero, estaño y peltre) y metales mentales (zinc, latón, cobre y bronce). Los 8 metales alománticos superiores también se organizan en dos grupos de cuatro: temporales (cadmio, Bendaleo, oro y electrum) y mejoras (cromo, nicrosil, aluminio y duraluminio).

El grupo final de metales son los llamados “divinos”: atium y lerasium (son los únicos metales totalmente ficticios, es decir, inventados para los libros). Estos metales son manifestaciones de poder del dios correspondiente. Todas menos una de las aleaciones del atium son desconocidas, al igual que sus efectos. El lerasium y sus aleaciones proporcionan a la gente corriente poderes alománticos. El lerasium puro crea nacidos de la bruma y sus aleaciones crean brumosos dependiendo del metal con el que sean mezclados.

Metales básicos[editar]

Los metales aquí listados son los 8 metales alománticos básicos.

Metales físicos[editar]

Hierro (externo)[editar]

El hierro es un metal puro elemental.

Un alomántico que quema hierro es capaz de “tirar” de metales cercanos. Esto les permite hacer que objetos metálicos que pesen menos que ellos vuelen en línea recta hacia ellos, a través del aire o atravesando paredes. Si el objeto metálico pesa más que el alomántico, causará que este se vea lanzado hacia el objeto. Se ha asumido que un alomántico no puede tirar de los metales que están atravesando la carne o que están ingeridos, pero aún así un alomántico extremamente poderoso puede conseguirlo.

Un brumoso que sólo puede quemar hierro es un “atraedor”.

Acero (externo)[editar]

Acero es una aleación del hierro con cantidades pequeñas de carbono y otros elementos.

Un alomántico que quema [acero]] es capaz de empujar metales cercanos a él. Esto les permite hacer que objetos que pesan menos que ellos sean empujados por el aire lejos de el alomántico (usando monedas, por ejemplo, como armas). Para objetos metálicos que pesan más que ellos, esto puede causar que el alomántico sea empujado en sentido contrario del objeto. Se ha asumido que un alomántico no puede empujar los metales que están atravesando la carne o que están ingeridos, pero aún así un alomántico extremadamente poderoso puede conseguirlo.

Un brumoso que solo puede quemar acero es llamado “lanzamonedas”.

Estaño (interno)[editar]

El estaño es un metal puro elemental.

Un alomántico que quema estaño es capaz de mejorar sus cinco sentidos. Una de las pegas de quemar estaño es que si hay un ruido intenso o una luz espontánea y demasiado brillante puede hacer que el alomántico quede desorientado por un tiempo. Los brumosos que queman estaño se suelen utilizar como vigilantes porque pueden ver en la oscuridad casi total. El estaño también permite ver en la niebla.

Un brumoso que quema estaño es conocido como “ojo de estaño”.

Peltre (interno)[editar]

El peltre es una aleación de estaño, con hasta un 15% de una mezcla de cobre, plomo, antimonio y bismuto. Se revela en el primer libro de la saga que el peltre alomántico contiene un 91% de estaño y un 9% de plomo.

Un alomántico que quema peltre es capaz de mejorar enormemente sus habilidades físicas. Mientras quema peltre un alomántico puede luchar o hacer un trabajo que requiera más tiempo del normal y se vuelve varias veces más fuerte de lo normal; esto se aplica tanto para su fuerza muscular como ósea, cutánea, etc. Esta fuerza mejorada también permite hacer caso omiso de heridas que incapacitarían o incluso matarían a otra persona. Quemar peltre también le proporciona al alomántico un sentido del equilibrio, destreza y velocidad incrementados. Un alomántico usando un "recurso de peltre" puede correr muchas horas a una velocidad inhumana. Esto es extremadamente cansado para el cuerpo y requiere que después de terminar la carrera el alomántico siga quemando peltre solo para evitar que su cuerpo entre en coma.

Un peligro de quemar peltre mientras se lleva algo que normalmente no se podría es que si se agota el metal, el objeto podría aplastar al alomántico. Otro peligro es que al hacer caso omiso de una herida grave mientras se quema peltre, si se agota este puedes morir por la herida.

Un brumoso que solo quema peltre es conocido como “brazo de peltre” o como “violento”.

Metales mentales[editar]

Zinc (externo)[editar]

El zinc es un metal elemental puro.

Un alomántico que puede quemar zinc es capaz de inflamar las emociones de los que estén cerca. Esto puede usarse para incitar a un disturbio o un motín o para simplemente incitar a alguien a hacer algo. Este poder se puede usar tanto con personas individuales como con grupos de personas, hasta multitudes; sin embargo, resulta más fácil hacerlo de un solo individuo.

Un brumoso que solo puede quemar zinc es llamado “encendedor”.

Latón (externo)[editar]

El latón es una aleación de zinc y cobre, con trazas de otro elementos.

Un alomántico que quema latón es capaz de aplacar o guiar las emociones hacia una dirección en particular. Un alomántico puede afectar tanto a una persona como a un grupo de individuos en un área; sin embargo y al igual que el zinc siempre resultará más fácil hacerlo en un individuo que en una multitud.

Un brumoso que solo puede quemar latón es conocido como “aplacador”.

Cobre (interno)[editar]

El cobre es un metal puro elemental.

Un alomántico que quema cobre es capaz de esconderse a sí mismo y a otros de los “buscadores” porque encubre los pulsos alománticos emitidos al quemar metales. El radio de efecto de este efecto es denominado como “nubecobre” (de aquí viene el nombre dado a sus brumosos). En las bandas, un alomántico que queme cobre es una ayuda extraordinaria para evitar ser cogidos por un Buscador, aunque un alomántico que queme cobre y sea suficientemente fuerte (quizás porque su poder sea mejorado por un clavo hemalúrgico) puede atravesar las nubecobres y sentir los pulsos débilmente. Además, si se quema cobre se es inmune a la alomancia emocional (aunque esta habilidad no se comparta con el resto de la nubecobre). Cuando usan su alomancia, los nacidos de la bruma queman primero el cobre para ocultar el resto de metales de los Inquisidores del Acero u otros alománticos. El cobre arde lentamente, por lo que muchos nacidos de la bruma lo queman continuamente sin tener mucho efecto en su salud.

Un brumoso que solo puede quemar cobre puede ser llamado “ahumador” o “nube de cobre”.

Bronce (interno)[editar]

El bronce es una aleación de cobre y (comúnmente) estaño.

Un alomántico que quema bronce es capaz de determinar si alguien más está usando alomancia en el área cercana a él (esta área se expande si su alomancia es más fuerte). Con práctica un alomántico puede determinar no sólo la posición exacta del que está quemando el metal sino también el metal que está quemando. Un alomántico especialmente poderoso puede penetrar la nube de cobre de un ahumador.

Un brumoso que sólo puede quemar bronce es conocido como “buscador”.

Metales superiores[editar]

Estos metales se conocen como metales alománticos superiores. Al principio se pensaba que eran exclusivos de los nacidos de la bruma pero más tarde se descubrió que había brumosos de cada metal.

Metales temporales[editar]

Cadmio (externo)[editar]

El cadmio es un metal puro elemental.

Un alomántico que quema cadmio puede hacer que el tiempo pase más lento dentro de la “burbuja” que crea a su alrededor.[1]

Un alomántico que sólo puede quemar cadmio es llamado “pulsador”.[1]

Este metal es revelado en Nacidos de la Bruma: Aleación de ley.

Bendaleo(externo)[editar]

Bendaleo (metal de Woods) es una aleación de cadmio que consiste mayoritariamente en bismuto y plomo, conteniendo también estaño.

Un alomántico que quema Bendaleo puede hacer que el tiempo pase más rápido dentro de la “burbuja” que crea que en el mundo exterior.[2]

Un brumoso que solo puede quemar bendaleo es llamado “deslizador”.[1]

Este metal se revela en Nacidos de la Bruma: Aleación de ley.

Oro (interno)[editar]

El oro es un metal puro elemental.

Los alománticos de oro son capaces de ver lo que podrían haber sido si hubieran escogido de forma diferente en el pasado. Es raro su uso porque puede causar traumas emocionales.

Un brumoso que solo puede quemar oro es llamado “augur”.[1]

Electrum (interno)[editar]

El electrum es una aleación de oro y plata.

Los alománticos que queman electrum son capaces de ver su propio futuro.[3] Quemar electrum es un medio de contrarrestar a un alomántico quemando atium.

Un brumoso que solo puede quemar electrum es llamado “oráculo”.[1]

Metales mejora[editar]

Cromo (externo)[editar]

El cromo es un metal puro elemental. Un alomántico que quema cromo es capaz de destruir los metales alománticos de otra persona, al igual que el aluminio hace con uno mismo.[4]

Un brumoso que solo puede quemar cromo es llamado “sanguijuela”.[1]

Este metal todavía se desconoce al final de Nacidos de la Bruma: Aleación de ley.

Nicrosil (externo)[editar]

Un alomántico que quema nicrosil es capaz de provocar un estallido de poder en otro alomántico, quemando sus metales a tal ritmo que desaparecen en el mismo estallido.[5] Esto es similar al efecto del duralumín, pero en otras personas en vez de en uno mismo.

Un brumoso que solo puede quemar nicrosil es llamado “nicroestallante”.[1]

Este metal es desconocido todavía al final de Nacidos de la Bruma: Aleación de ley.

Aluminio (interno)[editar]

El aluminio es un metal puro elemental.

Un nacido de la bruma que quema aluminio hace que todas sus reservas de metal desaparezcan, dejándose sin poderes.[6]

Un brumoso que solo puede quemar duraluminio es llamado “mosquito de duraluminio”[1] por el mismo motivo que a los de aluminio.

Duraluminio (interno)[editar]

Duraluminio es una aleación de aluminio que contiene trazas de cobre, magnesio y/o manganeso. Se revela en el principio de Nacidos de la Bruma: El Pozo de la Ascensión que el duraluminio alomántico contiene 96% de aluminio y 4% de cobre.

Un nacido de la bruma que quema duraluminio causa una reacción con cualquiera de los metales que esté quemando en ese momento para crear un estallido del poder relacionado con ese metal consumiendo todo lo que queda de él. El grado exacto de la reacción es desconocido, pero se sabe que es masivo: quemando peltre y aluminio, Vin revienta la cabeza de un asesino mediante un cabezazo y más tarde, con un solo mandoble, corta por la mitad a Straff Venture y a su caballo a la vez.

Un brumoso que solo puede quemar duraluminio es llamado “mosquito de duraluminio”[1] por el mismo motivo que a los de aluminio.

Metales divinos[editar]

Atium (externo)[editar]

Antes se pensaba que era solo un metal superior pero se reveló en Nacidos de la Bruma: El Héroe de las Eras que el Atium es la forma física del dios Ruina, al que Preservación encerró cuando lo situó en el Pozo de la Ascensión.[7]

El atium es el metal más valioso del mundo y se extrae lenta y dolorosamente para sus mineros de los Pozos de Hathsin. El metal es extraído por los prisioneros del Lord Legislador porque usar la alomancia cerca de los cristales de atium puede romperlos. Este metal permite a los nacidos de la bruma ver unos pocos segundos en el futuro, permitiéndoles anticipar los movimientos de su oponente; también mejora su capacidad mental de forma que pueden tratar con esas visiones, haciendo al nacido de la bruma invencible por un tiempo. El atium se quema muy rápidamente.

Al principio la única forma de contrarrestar el atium era quemarlo uno mismo, permitiendo ver lo que la otra persona va a hacer. Esto provoca que cambie lo que se va a hacer, lo que cambia lo que la otra persona hará, creando así un confuso vórtice de sombras de atium. También se podría quemar electrum lo que crea muchas sombras de atium propias sin permitirte ver las del otro.

En el segundo libro, Nacidos de la Bruma: El Pozo de la Ascensión, se revela que si alguien que quema atium ataca a uno que no lo hace, hay un modo de combatir al que lo hace. La persona que es atacada puede dejar al otro ver su futuro, dejando que empiece a interceptarle. Sin embargo, cuando el atacante con atium ha iniciado ya la maniobra, se piensa una cosa distinta, creando así otra sombra de aitum para el atacante, lo cual puede resultar mortal. Esta técnica es especialmente efectiva cuando el atacado tiene peltre activo. En el tercer libro se dice que el electrum también puede contrarrestar los efectos del atium.

Quemar atium con duralumín permite a un nacido de la bruma ver los efectos últimos de las acciones inmediatas y actuar en consecuencia.[cita requerida]

Puede ser que el crear una aleación de atium con otro de los 16 metales consiga generar otra aleación que proporcione poderes alománticos, como el malatium en el caso del oro.[1]

Un brumoso que solo puede quemar atium es llamado “vidente”.

Malatium (externo)[editar]

El malatium es una aleación de atium y oro que cuando se quema permite al alomántico ver una visión de otros posibles caminos que podría haber tomado la persona que está viendo en su pasado. En Nacidos de la Bruma: El Imperio Final, a este metal se le conoce como el “legendario” Undécimo metal.

Lerasium (interno)[editar]

Una pepita de color verde metálico que permite al que la quema (que puede ser cualquier humano) convertirse en nacido de la bruma, permitiéndole así quemar los otros metales. Estas pepitas son la fuente de todo nacido de la bruma y al final resulta ser genético: los descendientes ya tienen posibilidades de convertirse en nacidos de la bruma o brumosos sin necesidad de quemar lerasium. Estos descendientes no nacen con la habilidad de la alomancia y no mostrarán ningún signo de esta hasta que reciban su “ruptura” alomántica (alguna clase de evento traumático) y hagan despertar sus poderes ocultos.[7]

Si se ingiere lerasium puro la persona se volverá nacido de la bruma pero si se ingiere en una aleación de otro de los 16 metales alománticos se volverá brumoso de aquel metal que se encontrara en la aleación. Sanderson ha dicho en una de las anotaciones sobre el libro que este no es el uso primario del lerasium y que si lo quemara un nacido de la bruma tendría un efecto totalmente distinto.[8]

El lerasium no es uno de los 16 metales alománticos, pero sí que está claramente relacionado con ellos. En Nacidos de la Bruma: El Héroe de las Eras, se revela que cada una de esas pepitas son partes del “cuerpo” del dios Conservación.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]