Alimento saludable

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rueda de los alimentos.

Un alimento saludable es aquel que carece de algún ingrediente, o no lo contiene en grandes cantidades, que pueda generar alguna enfermedad degenerativa cuando su consumo se repite.[1]

Además, son aquellos que por su composición igual o por el particular proceso de su fabricación, se distinguen de los productos de consumo corriente. Son apropiados para el objetivo nutritivo señalado y se comercializan indicando que responden a dicho objetivo.

Podemos encontrar estos alimentos saludables en:

  • Alimentos para niños lactantes y de corta edad;
  • Alimentos para situaciones en las que aumentan las necesidades de energía o nutrientes;
  • Alimentos sin gluten;
  • Alimentos con reducido contenido en calorías;
  • Alimentos con reducido contenido en grasa, colesterol y ácidos grasos saturados;
  • Alimentos destinados a personas con diabetes;
  • Alimentos no refinados y productos a base de fibra alimentaria;
  • Productos para nutrición artificial;
  • Alimentos que son bajos en colesterol.

Moderación, variedad y balance[editar]

Los principios de la alimentación saludable vienen determinados por la moderación, la variedad y el balance.

En la cuestión de la moderación, "no hay alimentos buenos o dañinos, sino que todo alimento es saludable si se consume con moderación". En cuanto a la variedad, nos encontraremos con el consumo de todos aquellos nutrientes necesarios para el organismo, permitiendo una gran variedad de alimentos. Por último se determinará la adecuada ingesta de nutrientes, entre el consumo energético, la ingesta de calorías y el gasto energético.[2]

Existen dos tipos de balances energéticos:

  • Balance Energético Positivo: ocurre cuando la ingesta de energía (alimentos) supera el gasto energético total. El exceso de energía se almacena en forma de grasa en las células adiposas y los cambios a largo plazo se reflejan en la estructura corporal y el aumento de peso.
  • Balance Energético Negativo: es cuando la ingesta de energía es menor que el gasto energético total. Como consecuencia, el cuerpo utiliza las reservas de glucógeno y de grasa como combustible, reduciendo el tejido graso y provocando la reducción de peso.

El cálculo del gasto energético se realiza de la siguiente manera:

Balance energético = ingesta energética (alimentación) - gasto energético.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Martinez, Alfredo (2004). Alimentos.Composición y propiedades (primera edición edición). Interamericana de España. Consultado el 26 de febrero de 2011. 
  2. MORALES, Carmen Montero. "Alimentación y Vida Saludable ¿Somos lo que comemos?". Universidad Pontificia de Comillas, Madrid. 2003. ISBN:84-8468-105-X
  3. VELÁZQUEZ, Gladys. "Fundamentos de la alimentación saludable". Editorial Universidad de Antioquía. 2006. ISBN:958-655-990-4