Alimento probiótico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los alimentos probióticos son alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino y ejercen importantes efectos fisiológicos. Ingeridos en cantidades suficientes, pueden tener efectos beneficiosos, como contribuir al equilibrio de la microbiota intestinal del huésped y potenciar el sistema inmunitario. Pueden atravesar el tubo digestivo y recuperarse vivos en las heces, pero también se adhieren a la mucosa intestinal. No son patógenos, excepto en casos en que se suministran a individuos inmunodeficientes.

Contienen esta clase de microorganismos y, por tanto, son alimentos probióticos los yogures frescos, otras leches fermentadas, el kéfir, el jocoque y otros.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS o WHO), la definición de probiótico es: «Microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo huésped».

Efectos en la salud[editar]

Uno de los beneficios de los alimentos probióticos es la mejora del equilibrio. Ayudan a mejorar los síntomas y problemas, como la astenia, problema de defensas, períodos de lactancia y reforzar el sistema inmunitario. Las bacterias probióticas sobreviven al paso por el tracto gastrointestinal y se implantan en el colon o en el intestino delgado y ayudan a mejorar la salud del huésped.[1] Los lácteos probióticos afectan menos a las personas con intolerancia a la lactosa.[2] El consumo reiterado de yogur probiótico en cantidades relativamente abundantes tiene un efecto terapéutico contra Helicobacter pylori.[3]

Polémica[editar]

Algunos estudios ponen en duda el efecto benéfico de los probióticos al margen de modificación en la digestión de azúcares.[4] [5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. De Ross NM, Katan MB. Effects of probiotic bacteria on diarrhea, lipid metabolism, and carcinogenesis: a review of papers published between 1988 and 1998. Am. J. Clin. Nutr., 71, 405-411, 2000.
  2. Rosado JL. El yogur como fuente de auto digestión de lactosa. Rev. Inv. Clínica (Mex), 48, Supl., 63-66, 1996.
  3. Guilliland SE. Fermented milks and probiotics. En: Applied Dairy Microbiology (Marth EH y Steele JL, eds.). Maarcel Dekker, Inc., New York, pp. 195-212, 1999.
  4. Los yogures con probióticos no consiguen el beneplácito científico
  5. [1] Denuncia de Nature por Dider Raoult, profesor de microbiología y especializado en enfermedades infecciosas.

Enlaces externos[editar]