Alianza (Half-Life 2)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Alianza (the Combine en inglés) es una raza y un imperio alienígena del videojuego de disparos en primera persona de Valve, Half-Life 2. Durante el juego, también es referido como "La Unión Universal" y "Nuestros Benefactores" como propaganda. Son los principales antagonistas del juego.

Perspectiva general[editar]

La Alianza es un imperio que atraviesa múltiples dimensiones. La alianza es dirigida por una raza de extraterrestres llamados "Advisors", ó "Consejeros", que asemejan babosas gigantes con distintos mecánismos anexos a sus cuerpos. Su ejército está constituido por una amplia gama de extraterrestres provenientes de otros planetas. Estos, también han perdido su planeta a causa del imperio de la Alianza, y han sido obligados a servir para ellos. Siendo modificados para servir en batalla, estos seres reciben el nombre de "Synths".

Tras la tormenta de portales en la Tierra, ocurridas debido al incidente de Black Mesa, la Tierra se vio invadida por criaturas salvajes del mundo fronterizo Xen. Esta situación atrajo la atención de la Alianza, y después de una guerra que duró 7 horas, lograron dominar a la Tierra gracias a la rendición de la tierra por el doctor Wallace Breen.

Dominio en la Tierra[editar]

La Alianza domina a la humanidad con severidad y frialdad. La mayoría de los humanos han sido confinados a distintas ciudades, que son fuertemente controladas por la Alianza. Las han nombrado con números (13,14,15,16,17...), siendo la de mayor importancia en el juego la Ciudad 17. En esta se pueden observar estructuras metálicas de color negro, que bloquean ciertos lugares, llamadas "barreras inteligentes". También la Alianza muestra propaganda por todos lados. Se ven posters alusivos al imperio en los edificios y al Administrador Dr. Breen, quien da discursos a través de pantallas instaladas en puntos estratégicos de la ciudad.

Mediante los cuerpos de Seguridad como Protección Cívil y la Armada Combine, La Alianza da un estricto seguimiento a las actividades de los ciudadanos, detiene levantamientos, y castiga las rebeliones.