Alfred Mahan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alfred Mahan
Alfred-Thayer-Mahan.jpg
Alfred Mahan en 1904.
Nombre Alfred Thayer Mahan
Nacimiento 27 de septiembre de 1840
Bandera de los Estados Unidos West Point, Estados Unidos
Fallecimiento 1 de diciembre de 1914, 74 años
Flag of the United States.svg Estados Unidos
Nacionalidad estadounidense
Alma máter Universidad de Columbia
Ocupación Historiador, militar, profesor
Padres Mary Helena
Dennis Hart Mahan
[editar datos en Wikidata]

Alfred Thayer Mahan, más conocido con el nombre de Alfred Mahan o de Alfred T. Mahan, nacido el 27 de septiembre de 1840 en West Point (Estado de New York), y fallecido el 1 de diciembre de 1914, fue un historiador y estratega naval estadounidense.

Hijo de Mary Helena Mahan y de un reputado profesor de táctica en West Point llamado Dennis Hart Mahan,[1] sirvió en la Marina durante la Guerra de Secesión, y luego fue presidente del Colegio de Guerra Naval[2] de Newport en Rhode Island.

Mahan sobre todo es conocido por la influencia que tuvo en la doctrina marítima de Estados Unidos. Su obra The Influence of Sea Power upon History, 1660-1783[3] (1890) tuvo mucha influencia, en su época, sobre la importancia y la necesidad, para los Estados Unidos, en cuanto a desarrollar una Armada potente y muy operativa.

En 1902, ocupó la presidencia de la American Historical Association, y se retiró como Contraalmirante en 1906.

Y fue él que por la primera vez empleó el término Medio Oriente, en un artículo de septiembre de 1902 titulado "The Persian Gulf and International Relations", y publicado oportunamente en la National Review[4] de Londres.[5]

Teoría de Mahan[editar]

En sus libros, el almirante Mahan trataba de explicar de donde provenía el prestigio y la fortaleza del Imperio británico, afirmando que podía encontrarse la respuesta en la adquisición por parte de los británicos de la supremacía marítima, gracias a lo cual se aseguró (1) un comercio exterior próspero, y (2) una muy buena y eficiente marina mercante capaz de apoyar dicho comercio, así como (3) una potente marina de guerra que podía ir en defensa de los barcos de comercio allá donde se lo necesitase, y también (4) una serie de bases marítimas en donde los navíos podían reabastecerse o ser reparados, y también por cierto, (5) una serie de territorios coloniales que podían proporcionar las materias primas que necesitaba la industria de la metrópoli, así permitiendo satisfacer las necesidades más exigentes de los mercados de consumo en cuanto a productos finos y/o exóticos. Opinaba Mahan que estos cinco elementos a la vez eran complementarios e indispensables para asegurar la prosperidad y la supremacía, ya que sin ellos o sin algunos de ellos, una nación inevitablemente quedaba en inferioridad de condiciones, y sin posibilidades de obtener la eficiencia y los rendimientos que eran de desear. Y los estadounidenses bien supieron aprender la lección, y aprovechar en su beneficio esta doctrina.

Mahan se daba perfectamente cuenta que, en su época, no era posible rivalizar y competir con los británicos de igual a igual, y que en el camino de reafirmación de poder que debía recorrer EEUU, la toma de control de territorios o de colonias sería la última etapa a cumplir. Lo primero de lo que debía preocuparse el gobierno americano, era establecer una propia flota de guerra susceptible de controlar los océanos en el entorno al propio territorio estadounidense. Acto seguido, debía preocuparse por impedir acceder a sitios estratégicos cercanos a las zonas a defender, a todo potencial enemigo o competidor. Y una posterior preocupación, sería la de marcar presencia militar y comercial en las principales rutas marítimas del globo, por más lejanas que ellas se encontraran del propio territorio americano.

Por cierto y en cuanto a adquisiciones, Mahan no recomendaba la anexión de cualquier territorio, sino que era selectivo: decididamente no era partidario de la adquisición de Guam, de Filipinas, y de ninguna isla al oeste de Hawái; y en el Caribe, estaba mediocremente interesado en Cuba, Haiti, o Puerto Rico, islas todas ellas muy pobladas, pues prefería Hawaii así como una de las Indias Occidentales Danesas, el control de la zona de un canal transoceánico, y el alquiler de al menos un buen puerto en América Central o América del Sur.

Influencia de Mahan[editar]

Alfred thayer mahan.jpg

La importancia de los aportes intelectuales de Mahan vienen sobre todo de la influencia que este especialista ejerció sobre gobernantes y personalidades, en cuanto a la definición de la política extranjera estadounidense. Dicha influencia muy particularmente se manifestó sobre Benjamin Franklin Tracy,[6] secretario de la Marina, quien oportunamente propuso un vasto plan de construcciones navales en 1889, así como sobre Henry Cabot Lodge, miembro de la Comisión de la Marine en la Cámara de representantes entre 1889 y 1893, y después en el Senado a partir de 1895, y obviamente también sobre Theodore Roosevelt, quien fue nombrado Assistant Secretary de la Marina en marzo de 1897.

Henry Lodge por ejemplo, declaró en el Senado el 2 de marzo de 1895, que ninguna nación no podría ser realmente poderosa e importante, sin tener una buena flota naval, y sin poseer ciertas islas como las de Hawái, consideradas clave en el océano Pacífico.

La propia construcción de un canal transoceánico, el futuro Canal de Panamá, perdería buena parte de su valor estratégico-potencial, si no se tuviera una buena flota de barcos.

Theodoro Roosevelt en 1882, justo luego de su salida de Harvard, escribió un libro sobre la guerre de 1812, y en donde adoptó completamente los puntos de vista de Mahan.

En 1890, el Naval Policy Board (Consejo de política marítima) nombrado por Benjamin Tracy, afirmó la necesidad para Estados Unidos de tener una flota poderosa y operativa, no solamente para el patrullaje costero, pero también para proteger sus rutas comerciales. Las recomendaciones del consejo no fueron enteramente seguidas, pero igual, parte de estas ideas se reflejaron en el Naval Act de 1890, y en la construcción de acorazados costeros capaces de internarse en alta mar para eventualmente cumplir misiones más ambiciosa. En 1898, en oportunidad de la Guerra Hispano-Estadounidense, la United States Navy contaba ya con 5 acorazados. Y en 1900, la armada estadounidense ya era la tercera en el mundo, y en 1908 pasó a ser segunda.

Citas[editar]

"Una derrota abrumadora o una marcada inferioridad en presencia de una flota enemiga, equivale a una dislocación completa de todo el sistema de las colonias y de sus zonas de influencia, cualquiera que fuere el lugar de la citada derrota".
"Una potencia marítima en primer lugar promueve el comercio sobre las rutas más ventajosas; y una potencia militar siempre sigue al comercio, para ayudarlo a progresar y para protegerlo".
"Las guerras se ganan desde el mar, por el estrangulamiento económico del enemigo, puesto que el poder naval dominante hará desaparecer al enemigo de una determinada zona marítima o le permitirá aparecer en ella como si fuera un fugitivo".

Obras[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Wikipedia. «Dennis Hart Mahan» (en inglés).
  2. Wikipedia. «Naval War College» (en inglés).
  3. (en inglés) The Influence of Sea Power upon History sobre el Proyecto Gutenberg
  4. Wikipedia. «National Review (London)» (en inglés).
  5. Roger Adelson, London and the Invention of the Middle East: Money, Power, and War, 1902–1922. New Haven: Yale University Press 1995, ISBN:0-300-06094-7 p. 22-23
  6. Wikipedia. «Benjamin Franklin Tracy» (en inglés).

Enlaces externos[editar]