Alfred Deller

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Alfred Deller (Margate, Inglaterra, 31 de mayo de 1912 - Bolonia, Italia, 16 de julio de 1979) fue un contratenor inglés.

Biografía[editar]

El contratenor inglés Alfred Deller fue uno de los artistas que hizo renacer el repertorio para voz de contratenor en el siglo XX. Fue un pionero en la popularización de la práctica actual de la interpretación de música antigua.

Alfred Deller fue completamente autodidacta. Su padre era maestro de educación física en el Ejército. Alfred comenzó a cantar a temprana edad. Tras años de práctica, logró alcanzar el registro de contralto. Cantó en el coro de la Catedral de Canterbury desde 1940 hasta 1947. Michael Tippett lo escuchó en Canterbury y lo invitó a Londres para hacer su debut. Alfred Deller llamó la atención del público británico en 1946, después de una emisión de radio de la obra de Henry Purcell Come ye sons of art away. Durante los primeros años de su carrera se concentró en compositores ingleses barrocos y pre-barroco, como Purcell y Dowland. Su erudición y maestría musical lo llevó a conquistar la admiración internacional.

En 1950, Alfred Deller formó su propio conjunto vocal e instrumental, el Consorte Deller, en calidad de director de orquesta y solista. Con un repertorio de música inglesa temprana, el grupo se consagró a la música antigua con autenticidad en la práctica instrumental y vocal. Esta empresa única, que sumó a distinguidos cantantes, condujo a una recuperación de los madrigales del Renacimiento Inglés. Desde 1955 hasta 1979, el grupo realizó incontables giras internacionales, lo cual llevó la música de este periodo a un nuevo público y a un altísimo estándar de calidad en la prácticas auténtica de ejecución de la música barroca, desde J.S. Bach y Georg Friedrich Händel, pasando por John Blow, Henry Purcell y John Dowland. En 1964, el hijo de Deller, Mark, se unió al Consorte Deller, también como contra-tenor.

Alfred Deller fundó el Festival de Música de Stour en 1963 con el fin de tener otro lugar para su Consorte y hacer equipo con otros especialistas en música antigua, como Frans Brüggen y Gustav Leonhardt. En 1960, cantó el papel de Oberon en el estreno de El sueño de una noche de verano de Benjamin Britten en el Festival de Aldeburgh. Este fue el primer papel importante de contra-tenor en la ópera del siglo 20 (por desgracia, fue reemplazado al año siguiente por requerimiento del Royal Opera House). Otros compositores que escribieron obras especialmente para Deller son Fricker, Mellers, Ridout, y Rubbra.

La voz de Deller era ligera y muy varonil, con una calidad lírica maravillosa. Tenía un tipo de timbre singular, claro y penetrante, unido a una exquisita musicalidad. Una de las cualidades en el canto Deller, que a menudo se observó, es la plenitud de su tono, a diferencia del sonido de tuberías de los niño-sopranos que se oye a menudo. Él fue el más efectivo en las piezas más contemplativa, pero cuando fue necesario era capaz de cantar piezas muy floridas. A pesar de que podía cantar las arias dramáticas de G.F. Handel, nunca se permitió "empujar" su voz más allá de su registro natural. Aunque G.F. Händel no estaba de moda durante el apogeo de su carrera, cantó en muchos de los oratorios del compositor. Su voz expresiva, literalmente, fue causa del descubrimiento de un repertorio totalmente nuevo para los asistentes a salas de concierto británicas y sus cientos de grabaciones siguen siendo apreciados por los coleccionistas. Sin él, el reconocimiento internacional de la voz de contra-tenor no hubiera llegado tan rápidamente. No es exagerado decir que las carreras de cantantes tan populares como Brian Asawa, David Daniels o Andreas Scholl, no habrían sido posibles sin el trabajo pionero de Alfred Deller.

En 1970 Alfred Deller fue nombrado Comendador de la Orden del Imperio Británico. Murió mientras estaba de vacaciones en Italia.

Las grabaciones Alfred Deller cubren toda la gama del repertorio, desde las canciones para laúd de Dowland a El sueño de una noche de verano de Benjamin Britten, con muchas paradas en el camino.