Alfonso Plazas Vega

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luis Alfonso Plazas Vega
Coronel (R)
Lealtad Flag of Colombia.svg Colombia
Servicio/rama Ejército Nacional
Unidad Escuela de Caballería
Participó en

Conflicto armado colombiano


Estatus legal Condenado
Acusaciones Desaparación forzada
Tortura
Nacimiento 21 de junio de 1944 (69 años)
Bogotá, Colombia

Luis Alfonso Plazas Vega (nacido el 21 de junio de 1944, en Bogotá, D.C.[1] ) es un militar retirado colombiano de origen boyacense que comandó, en Bogotá, la operación de recuperación del Palacio de Justicia durante la toma en 1985 por parte de la guerrilla del Movimiento 19 de abril (M-19).[2] Entonces actuando como coronel, Plazas fue acusado por los familiares de las víctimas de utilizar fuerza excesiva en la operación, además de haber desaparecido personas que estaban dentro del edificio del Palacio de Justicia durante la toma. Plazas Vega ha negado tener que ver con la desapariciones durante la toma. Por decisión del Juzgado Tercero Penal Especializado de Bogotá, el 9 de junio de 2010 Plazas Vega fue condenado a 30 años de prisión, la decisión fue apelada por la defensa de Plazas y por la Procuraduría,[3] fue ratificada el 30 de enero de 2012 por el Tribunal Superior de Bogotá.[4]

Biografía[editar]

Educación y academia[editar]

Plazas Vega es administrador de empresas de la Universidad de América, con especialización en Administración Pública en la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP).[5] Realizó estudios en Alta Gerencia en la Universidad de los Andes en Bogotá y adelantó especializaciones en Estados Unidos en armas blindadas en Fort Knox, Kentucky, en el Instituto de Idiomas de Base Aérea de Lackland en San Antonio (Texas), en Asuntos Internacionales en la Sociedad de Estudios Internacionales de Madrid y fue graduado con honores en el colegio de comando y Estado Mayor en Fort Leavenworth (Kansas). En España se graduó en la Escuela de Estado Mayor del Ejército de Tierra de España.[5]

Plazas Vega ha sido miembro de la Academia Colombiana de Historia, la Sociedad Bolivariana de Colombia, la Academia de Historia de Boyacá, el Instituto Sanmartiniano de Colombia y la Academia de Historia Militar.[5] También fue recientemente nombrado Senior Fellow in Political and Human Rights Leadership en el Instituto Interamericano de Filosofía, Gobierno y Pensamiento Social.[6]

Vida militar[editar]

Al inicio de su vida como militar, Plazas Vega prestó el servicio activo como comandante del Grupo Guías de Casanare en el municipio de Yopal en el año de 1982. Entre 1985 y 1986 fue comandante de la Escuela de Caballería del Ejército Nacional de Colombia. Fue ayudante general del Comando General de las Fuerzas Militares entre 1987 y 1988, y jefe de Estado Mayor de la Segunda Brigada en Barranquilla entre 1989 y 1990.[5] En 1990 fue agregado militar adjunto en Madrid y en 1992 se retiró del Ejército, pues no fue llamado a curso de general. A lo largo de su carrera fue condecorado con 17 medallas nacionales, una del gobierno venezolano y seis condecoraciones más después de su retiro, incluyendo la Orden de la Democracia de la Cámara de Representantes.

La salida del las Fuerzas Militares no fue fácil. Tras renunciar por no haber sido llamado a curso de ascenso, Plazas interpuso una tutela para ser reincorporado, pero finalmente la perdió.

Operación Retoma del Palacio de Justicia[editar]

En 1985, cuando ejercía la comandancia de la Escuela de Caballería, coordinó las acciones militares de retoma entre el 6 y 7 de noviembre, cuando la guerrilla del M-19 realizó una asalto armado del Palacio de Justicia.[7] Plazas se encontraba en una conferencia en la Brigada XIII del Ejército cuando es notificado por el general Jesús Armando Arias Cabrales quien había sido alertado por el comandante del Batallón Guardia Presidencial de que el M-19 había tomado por asalto el Palacio. En la tarde de ese 6 de noviembre de 1985 Plazas se dirigió a la Plaza de Bolívar con tanques EE-09 Cascavel para efectuar una operación de retoma del Palacio junto con sus superiores Arias y el coronel Edilberto Sánchez, bajo órdenes del presidente Belisario Betancur, el objetivo era retomar el palacio y rescatar rehenes. Según la Revista Semana, el Ejército al mando de Arias, Sánchez, Plazas y otros militares efectuaron el 'Plan Tricolor', que se basaba en acabar con los subversivos pero sin tomar en cuenta la vida de los rehenes. Durante extensas horas de combate en las que Plazas dirigió los tanques cascabel, soldados y toda la fuerza usada durante la retoma se caracterizó su frase:

«Mantener la democracia maestro, aquí no van ellos a asustarnos ni a atentar contra ninguno de los poderes ni contra ninguna de las ramas del poder público, en este momento esto es un atentado contra la rama jurisdiccional y eso hay que dejarlo muy claro; que el Ejército esta en condiciones de mantener todas las ramas del poder público funcionando porque esto es una democracia y para eso estamos, para hacerla respetar.»

Investigaciones[editar]

En las investigaciones de 1985, la justicia colombiana enjuició a la cúpula del grupo guerrillero M-19 por la toma, pero al firmar la paz con el gobierno del presidente Virgilio Barco, el caso del Palacio de Justicia fue cerrado.[8]

El 11 de noviembre de 1985, el entonces teniente coronel Plazas, siendo comandante de la Escuela de Caballería, le envió al comandante de la XIII Brigada, general Jesús Armando Arias Cabrales, un reporte rotulado como 'Operación Palacio de Justicia'.[9]

Vida civil[editar]

Tras su retiro, el Coronel Plazas Vega buscó participar en la política activa, en el Partido Liberal, donde militaba activamente su primo Édgar Plazas, ex candidato a la Cámara y quien luego fue director de Inravisión de Ernesto Samper, comisionado de Televisión y ministro plenipotenciario en Caracas, entre otros cargos públicos. En 1994 le concedió, como representante de la reserva de las Fuerzas Armadas, su respaldo y el de los integrantes de la reserva al entonces candidato presidencial Ernesto Samper, corrigiendo información suministrada por la campaña de su entonces contendor Andrés Pastrana acerca de que los militares de la reserva apoyaban su candidatura.[10]

En 1995 fue nombrado cónsul en Hamburgo, pero el nombramiento fue reversado debido al rechazo del coronel por parte del gobierno Alemán, dados los señalamientos de los que era objeto por organizaciones de derechos humanos que lo vinculaban con la conformación de grupos paramilitares en Cundinamarca y la desaparición de sobrevivientes de la retoma del Palacio de Justicia. Ese mismo año fue nombrado cónsul en los Ángeles, pero duró meses esperando la visa diplomática que le fue negada finalmente en 1995 por las mismas razones. Finalmente fue nombrado en un cargo diplomático en Sudáfrica.

Plazas también gerenció diferentes empresas privadas, pero después de su retiro de la vida militar siguió vinculado al sector público. Fue asesor Presidencial en la Consejería de Defensa y Seguridad Nacional, del Ministerio de Relaciones Exteriores en la oficina de soberanía territorial y del general Fernando Tapias Stahelin cuando éste fue Comandante General de las Fuerzas Militares entre 1998 y 2001. En 2002 fue nombrado secretario del Interior de Boyacá por Miguel Ángel Bermúdez, pero antes de aceptar el cargo lo declinó, pues recibió otro ofrecimiento: Álvaro Uribe Vélez lo nombró Director Nacional de Estupefacientes.

En ese cargo fue objeto de críticas por la asignación de bienes incautados a la familia Pupo Murgas, la de un auto deportivo también incautado a su hijo, el cual tras un choque fue declarado en pérdida total;[11] porque defendió las fumigaciones con glifosato y por haber intervenido para impedir la excarcelación de los Rodríguez Orejuela. En la DNE estuvo hasta 2004, cuando renunció después de un fuerte debate de control político que Javier Cáceres citó en el Senado.

A pesar de esa difícil situación, Plazas se lanzó de nuevo al Senado en 2006, esta vez en el Partido de La U. Perdió al obtener poco menos de 5.000 votos, mientras el único miembro retirado de las fuerzas de seguridad que ganó en esas elecciones, el ex-sargento Luis Elmer Arenas, obtuvo 27.634 votos.

Reapertura del proceso por los hechos del Palacio de Justicia[editar]

El 7 de noviembre de 2005, la Fiscalía General reabrió el proceso por los desaparecidos del Palacio de Justicia, tras encontrar méritos tras cerca de 20 años de impunidad en las desapariciones y muertes.[7] La fiscal que asumió el caso decidió recoger múltiples testimonios y elementos probatorios. Durante meses fueron llamados a declarar ante la Fiscalía numerosos testigos; los magistrados rescatados, militares involucrados en la toma, familiares de los desaparecidos, personalidades del gobierno, entre ellas el presidente de Colombia de ese entonces Belisario Betancur.[7] El expresidente Betancur declaró ante la Fiscalia el 17 de enero de 2006 y dijo que él "había sido informado por sus generales de la salida de varios guerrilleros vivos del Palacio, pero que desconocía sus nombres y el número". La afirmación contradijo la versión oficial de las fuerzas militares que ejecutaron la retoma en las investigaciones de 1985, en la que "ningún subversivo sobrevivió".[7]

En videos con grabaciones de noticieros de la época que fueron encontrados en la casa de Plazas, se veía la imagen de un soldado que llevaba en sus hombros a Cristina del Pilar Guarín, saliendo del Palacio de Justicia. El cadáver de Guarín apareció tiempo después enterrado en una fosa.[7] También en el video, el administrador de la cafetería, Carlos Augusto Rodríguez, se veía saliendo del Palacio de Justicia tomado de las manos por dos soldados. Aún no se sabe nada sobre su paradero.[7]

Con base en los videos, Plazas fue capturado el 16 de julio de 2007 por órdenes de la Fiscalía emitidas el 13 de julio.[7]

Juicio[editar]

El juicio contra Plazas Vega comenzó el 25 de julio de 2008. El mismo día, Plazas confrontó segundos antes de entrar a la corte a familiares de las víctimas que le reclamaban la muerte de sus familiares en la operación de retoma del Palacio de Justicia.[12] Le reclamaban entre otras los atrasos que había provocado al juicio, ya que no asistía a las audiencias, cambió numerosas veces de abogado, lo que fue demandado por los abogados. Plazas Vega presentó excusas médicas en varias ocasiones, argumentando que "no estaba en condiciones físicas y tampoco mentales para asistir".[12]

En agosto de 2009 y todavía contando con la medida de aseguramiento, Plazas fue internado por órdenes de la juez María Estella Jara en el Hospital Militar bajo el argumento que tenía desórdenes psiquiátricos y estrés.[13] El 20 de agosto de 2009, Plazas fue recluido en el pabellón de los paramilitares.[13]

El abogado de los familiares de las víctimas, Jorge Molano, dijo que entablaría una demanda en contra del Hospital Militar ya que no daba de alta a Plazas a pesar que Medicina Legal había señalado en dos ocasiones que éste se encontraba en perfecto estado de salud.[13] El Hospital sin embargo, emitió un comunicado donde aclaraba que Plazas ya había sido dado de alta pero que se negaba a salir del Hospital.[13]

El juicio, sin embargo, logró terminarse en el tiempo establecido. El 21 de septiembre de 2009 se llevó a cabo la audiencia de juzgamiento, se presentaron las pruebas y testimonios de los testigos. La Fiscalía General de la Nación pidió condenarlo, mientras que la Procuraduría General de la Nación pidió absolverlo.[12]

Condena[editar]

El 9 de junio del 2010, Plazas fue condenado a 30 años de prisión por el delito de desaparición forzada agravada por la Juez Tercera Especializada de Bogotá, María Stella Jara quien lo encontró culpable por la desaparición de los empleados de la cafetería del palacio y de la guerrillera Irma Franco, quienes salieron vivos del palacio y poco después desaparecieron luego de ser llevados hacia la Casa del Florero. La juez tomó en cuenta varios videos, en los cuales se demostraba que varias personas que posteriormente se reportaron como desaparecidas, salieron con vida escoltados por unidades del ejército, y uno de ellos, el abogado asistente del consejo de Estado Carlos Horacio Urán Rojas, apareció dentro del palacio ejecutado con un disparo en la cabeza.[14] Entre las consideraciones para culpar a Plazas la juez Jara dijo:[15]

" [Plazas] formó parte de la estrategia emprendida por ciertos sectores que pretendían aplacar las voces de todas aquellas personas que poseían información o tenían interés en indagar por la suerte de los sobrevivientes del Palacio, de quienes no se volvió a tener noticia, con el fin último de extender un manto de impunidad alrededor de los funestos acontecimientos acaecidos prevaliéndose de una estructura de personas y medios estatales que operó al margen del estado de derecho (...) existe suficiente material probatorio que demuestra que el entonces coronel Luis Alfonso Plazas Vega impartió órdenes respecto al tratamiento que debía brindárseles a los sobrevivientes que habían sido trasladados a la Escuela de Caballería y que finalmente resultaron desaparecidos".[15]

Juez María Stella Jara.

La juez Jara fue amenazada días después, por lo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió un concepto el 11 de junio pidiendo medidas de protección al Gobierno colombiano del presidente Álvaro Uribe para que adoptara "las medidas necesarias para garantizar la vida y la integridad personal" a Jara y su hijo.[14]

El entonces presidente Álvaro Uribe dijo sobre la condena al General Plazas:[12]

"No conocía la noticia. Una alianza criminal entre el narcotráfico y la guerrilla asesinó a la Corte Suprema de Justicia en 1985 y de los actores criminales ninguno está en la cárcel. Y ahora condenan a un integrante de las fuerzas armadas de Colombia que simplemente buscó cumplir con su deber... Duele... da tristeza".[12]

El representante de las víctimas del Palacio de Justicia, Jorge Molano, dijo que es "un fallo histórico y creo que es algo que contribuye al establecimiento de la verdad y la justicia".[12]

El presidente (e) de la Corte Suprema de Justicia, Jaime Arrubla, dijo sobre la condena al general Plazas, "Recibimos esta sentencia con el mayor respeto. Con el mayor respeto por la independencia de los jueces, con el mayor respeto por el procesado, y con el mayor respeto por las víctimas".[8]

El 17 de agosto de 2010, Plazas fue entrevistado en el programa RCN La Radio de la Noche de RCN Radio.[16] En la entrevista dijo sobre su condena; "Era la crónica de una muerte anunciada... estoy condenado a 30 años de prisión sin una sola prueba (...) mi inocencia no está en juego, soy inocente y tengo la tranquilidad de que no he cometido ninguno de los delitos que se me imputan".[16] Plazas aseguró que la juez Jara, que lo condenó a 30 años de prisión, desconoció a uno de los testigos clave en el proceso en su contra y dijo que no podía decir "si hubo o no desaparecidos", ya que según Plazas, el narcotráfico se había inmiscuido en su proceso. Plazas se declaró incocente y dijo sobre su condena que "no se ha probado y, la única prueba, la tiene un tribunal que en 1985 dice que los secuestradores (el M-19) llevaron a los desaparecidos al piso cuarto y posteriormente fueron desaparecidos".[16] Plazas negó que él hubiera desaparecido a Cristina Guarín, una de las empleadas que laboraba en el Palacio de Justicia y según familiares se encontraba allí durante la toma. Plazas, en referencia al video en el que supuestamente el Ejército evacuaba a Guarín del Palacio, no era Guarín, pues un testigo decia que no era Guarín sino de ella misma. Alegó además que un sepulturero había atestiguado haber reconocido el cadáver de Guarín antes de enterrarla en un cementerio al sur de Bogotá.[16] El 22 de junio de 2010, la juez que condenó a Plazas dijo haber tenido que salir de Colombia junto a su hijo por amenazas.[14]

La condena contra Plazas fue ratificada el 30 de enero de 2012 por el Tribunal Superior de Bogotá.[4]

Obras publicadas[editar]

  • Presidentes de Colombia.
  • 25 Soldados.
  • La batalla del Palacio de Justicia.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Juzgado Tercero Penal Especializado de Bogotá (11-06-2010). movimientodevictimas.org (ed.): «Sentencia contra Alfonso Plazas Vega». Consultado el 21-10-2010.
  2. Semana (09-06-2010). La F.M. (ed.): «El coronel (r) Alfonso Plazas Vega, acusado de desaparición forzada». Consultado el 21-10-2010.
  3. Radio Santa Fe (10-06-2010). «Procuraduría apelará sentencia contra Coronel (r) Alfonso Plazas Vega». Consultado el 21-10-2010.
  4. a b Terra (30 de enero de 2011). «Ratifican condena contra Plazas Vega por Palacio de Justicia». Consultado el 30 de enero de 2012.
  5. a b c d palaciodejusticia.org fechaacceso= 21-10-2010. «Hoja de Vida del Coronel Plazas».
  6. http://theinteramerican.org/about-us/fellows.html
  7. a b c d e f g Semana (16-07-2007). «El coronel (r) Alfonso Plazas Vega, acusado de desaparición forzada, fue recluido en el Cantón Norte». Consultado el 21-10-2010.
  8. a b El Tiempo (09-06-2010). «Coronel (r) Alfonso Plazas Vega, primer condenado por los 11 desaparecidos del Palacio de Justicia». Consultado el 21-10-2010.
  9. El Espectador (05-01-2010). Comisión Intereclesial de Justicia y Paz (ed.): «Así denominó el coronel Alfonso Plazas Vega el informe ‘Operación Palacio de Justicia’». Consultado el 21-10-2010.
  10. Diario El Tiempo, 10 de junio de 1994: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-147967
  11. Diario El Tiempo, 16 de marzo de 2003: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1031868
  12. a b c d e f El Colombiano (09-06-2010). «Coronel (r) Alfonso Plazas Vega fue condenado a 30 años de prisión». Consultado el 21-10-2010.
  13. a b c d El Espectador (21-08-2009). «Alfonso Plazas Vega pasó su primera noche en La Picota». Consultado el 21-10-2010.
  14. a b c Caracol TV (22-06-2010). «Jueza que condenó a Alfonso Plazas Vega sale del país por amenazas». Consultado el 21-10-2010.
  15. a b El Nuevo Día (Domingo 13 de Junio de 2010). «30 años para Plazas Vega y sigue el silencio sobre desaparecidos del Palacio de Justicia 00:00». Consultado el 14-11-2010.
  16. a b c d RCN La Radio. «Alfonso Plazas Vega asegura que su proceso fue manipulado». Consultado el 22-10-2010.

Enlaces externos[editar]