Alfonso Hernández Catá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de Hernández Catá publicado en 1911.

Alfonso Hernández Catá (Aldeadávila de la Ribera, provincia de Salamanca, 24 de junio de 1885 - Río de Janeiro, 8 de noviembre de 1940), periodista, escritor, dramaturgo y diplomático hispano-cubano.

Biografía[editar]

Era hijo del coronel español Ildefonso Hernández y de la cubana Emelina Catá. Sin cumplir aún el año de vida regresa con su familia a Cuba y reside en Santiago. A los 16 años ingresó en el Colegio de Huérfanos Militares de Toledo pero, nada inclinado a la carrera militar de su padre, se escapó y trasladó a Madrid, donde fue aprendiz de ebanista e ingresó en la bohemia del Modernismo. Estudió idiomas, lo que le sirvió de momento para trabajar como traductor y más tarde para ingresar en la carrera diplomática; cursó también Psicología (de lo que hay huella en sus caracterizaciones, sobre todo en los relatos cortos) e Historia. En 1907 publicó su primer libro, Cuentos pasionales, con éxito. Se casó con Mercedes Galt y regresó a La Habana, donde fue periodista en el Diario de la Marina y La Discusión, y colaboró en Gráfico, El Fígaro y Social. En 1909 ingresó en la carrera diplomática y fue cónsul de segunda clase, primero en El Havre (1909) y luego en Birmingham (1911), Santander (1913), Cádiz y Alicante (1914). En 1918 es ascendido a cónsul de primera clase y llega a Madrid, donde una serie de polémicas periodísticas va llevándole a rechazar el neocolonialismo hasta que, en 1921, unos artículos en que defiende el derecho de autodeterminación de los marroquíes motiva su expulsión y retorno a El Havre; desde entonces se sintió y proclamó profundamente cubano. Fue encargado de negocios de la República de Cuba en Lisboa, pero regresó a Madrid en 1925 como cónsul y en 1933 es nombrado Embajador de Cuba en España y, posteriormente, en Panamá (1935), Chile (1937) y Brasil (1938), donde murió en accidente de aviación al sobrevolar la Bahía de Botafogo en Río de Janeiro, el 8 de noviembre de 1940. La poetisa chilena Gabriela Mistral y el escritor austriaco Stefan Zweig pronunciaron sendos elogios fúnebres.

Obra[editar]

Escribió muchos dramas y comedias en colaboración con su cuñado cubano Alberto Insúa (En familia, Cabecita loca, Amor tardío, La culpa ajena, Nunca es tarde y El bandido) y, con Eduardo Marquina, Don Luis Mejía. Con Alejandro Casona, El misterio de María Celeste. En solitario, La mujer desnuda, El drama de la señorita Occidente, La casa deshecha, Martierra, La noche clara y La última flecha. En cuanto a su narrativa, cultivó la novela erótica y romántica al estilo de Insúa, escribiendo más de veinte. Destacan Pelayo González (1909), dedicada a Benito Pérez Galdós y Novela erótica (1909); Los frutos ácidos (1915) es una colección de cuentos y Mitología de Martí (1929) un ensayo motivado por la publicación de las obras completas de José Martí en Cuba a partir de 1913. Otra colección de cuentos es Los siete pecados (1918), género para el que estaba muy dotado y en que suele retratar casos clínicos de psiquiatría. Aunque algunos le atisban influjo de Leopoldo Alas, la mayoría observa en sus obras técnicas más propias de Rudyard Kipling, Guy de Maupassant, Joseph Conrad o Somerset Maugham. Según Max Henríquez Ureña escribía una genuina prosa modernista, trabajada con arte, castigada y elegante, de rico vocabulario, en una línea cosmopolita, libre esencias nativistas o costumbristas, mezclando una cierta crítica social naturalista con el estilo preciosista del Modernismo. Mantuvo un caudaloso epistolario con Mariano Aramburu, Jesús Castellanos, José Antonio Ramos, Max Henríquez Ureña y José María Chacón y Calvo.

Premio de cuento en su honor[editar]

A su muerte, por imposición de su testamento instituyó de su peculio un premio literario nacional e internacional que durante muchos años se dedicó a recompensar la obra de reconocidos cultivadores del relato corto.

Bibliografía[editar]

Relatos[editar]

  • Cuentos pasionales (1907)
  • Los siete pecados (1918)
  • Los frutos ácidos (1919)
  • La casa de las fieras (1919)
  • Manicomio (1931).

Novelas[editar]

  • Pelayo González (1909)
  • Novela erótica (1909)
  • La juventud de Aurelio Zaldívar (1912)
  • La muerte nueva (1922)
  • El ángel de Sodoma (1927)
  • El bebedor de lágrimas (1927).

Lírica[editar]

  • Escala (1931).

Teatro[editar]

  • La mujer desnuda
  • El drama de la señorita Occidente
  • La casa deshecha
  • Martierra, zarzuela con música de Jacinto Guerrero (1928)
  • La noche clara
  • La última flecha.

Ensayo[editar]

  • Mitología de Martí (1929)
  • Un cementerio en las Antillas (1933)
  • La casa de fieras (bestiario) (1922)
  • Zoología pintoresca (1919)

Fuentes[editar]

  • Manuel Gómez García, Diccionario Akal de Teatro. Madrid: Akal, 1997.
  • Alberto Sánchez Álvarez-Insúa, Alfonso Hernández Catá, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños (Aula de Cultura), 1987.

Enlaces externos[editar]