Medicago sativa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Alfalfa»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Alfalfa
Illustration Medicago sativa1.jpg
Medicago sativa en Otto Wilhelm Thomé: Flora von Deutschland, Österreich und der Schweiz, 1885
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Rosidae
Orden: Fabales
Familia: Fabaceae
Subfamilia: Faboideae
Tribu: Trifolieae
Género: Medicago
Especie: Medicago sativa
L., Sp.Pl2: p.778. 1753[2]
Subespecies
[3][4]
Alfalfa
Medicago sativa (5182406895).jpg
Valor nutricional por cada 100 g
Energía 20 kcal 100 kJ
Carbohidratos 2.1 g
 • Fibra alimentaria 1.9 g
Grasas 0.7 g
Proteínas 4 g
Tiamina (vit. B1) 0.076 mg (6%)
Riboflavina (vit. B2) 0.126 mg (8%)
Niacina (vit. B3) 0.481 mg (3%)
Ácido pantoténico (vit. B5) 0.563 mg (11%)
Vitamina B6 0.034 mg (3%)
Vitamina C 8.2 mg (14%)
Vitamina K 30.5 μg (29%)
Calcio 32 mg (3%)
Hierro 0.96 mg (8%)
Magnesio 27 mg (7%)
Manganeso 0.188 mg (9%)
Fósforo 70 mg (10%)
Potasio 79 mg (2%)
Sodio 6 mg (0%)
Zinc 0.92 mg (9%)
% CDR diaria para adultos.
Fuente: Alfalfa en la base de datos de nutrientes de USDA.
[editar datos en Wikidata ]
Inflorescencia y hojas trifolioladas.
Frutos en hélices siniestras, maduros e inmaduros.

La alfalfa, cuyo nombre científico es Medicago sativa, es una especie de planta herbácea perteneciente a la familia de las fabáceas o Leguminosae.

Descripción[editar]

Son hierbas perennifolias, sobre todo erectas a suberectas que alcanzan un tamaño de 30-60 cm de altura, pubescentes a subglabras. Los foliolos de 5-20 mm de largo, 3-10 mm de ancho, obovadas a sublineal, dentados en el ápice, adpreso pubescentes; entera o dentada en la base. Inflorescencia en racimo pedunculado, el pedúnculo mucho más largo que el pecíolo. Corola de 6-12 mm de largo, violeta pálido lavanda. Las fruta o en una espiral floja de 11-4 giros, glabras a pilosas.[1]

Usos[editar]

Es una planta que se utiliza ampliamente como pasto y con este propósito se cultiva intensivamente en el mundo entero. Tiene un ciclo vital de entre cinco y doce años, dependiendo de la variedad utilizada, así como del clima; en condiciones benignas puede llegar a veinte años.[2] Llega a alcanzar una altura de 1 metro, desarrollando densas agrupaciones de pequeñas flores púrpuras. Sus raíces suelen ser muy profundas, pudiendo medir hasta 4,5 metros. De esta manera, la planta es especialmente resistente a la sequía.

Tiene un genoma tetraploide.[3]

Es una especie que muestra autotoxicidad, por lo que es difícil para su semilla crecer en cultivares de alfalfa[4] ya existentes. Así, se recomienda que sus cultivares se roten con otras especies (por ejemplo, maíz o trigo) antes de resembrar.[5]

Historia[editar]

La alfalfa procede de Persia, donde probablemente fue adoptada para el uso por parte del humano durante la Edad del bronce para alimentar a los caballos procedentes de Asia Central.[6] [5] Según Plinio el Viejo, se introdujo en Grecia alrededor del 490 a. C., durante la Primera Guerra Médica,[7] posiblemente en forma de semillas llegadas con el pienso de la caballería persa. Pasó a ser un cultivo habitual destinado a la alimentación de los caballos.[8] [9] [10] El humano puede ingerirla como brotes en ensaladas y emparedados.[11] [12]

Como todas las leguminosas, sus raíces poseen nódulos que contienen las bacterias Sinorhizobium meliloti, con habilidad de fijar nitrógeno, que producen alimento altoproteico, sin importar el nitrógeno disponible en el suelo.[13] Su habilidad fijadora de nitrógeno (incrementando el N del suelo) y su uso como pienso animal mejora la eficiencia de la agricultura.[14] [15]

Ilustración
En su hábitat
Vista de la planta

Principios activos[editar]

Propiedades medicinales[editar]

Se utiliza la hoja. Tiene cualidades nutritivas excepcionales. Contiene más proteínas que la mayor parte de los vegetales. Es también rica en Vitamina A, y minerales derivados. Contiene cantidades poco usuales de Vitamina K (necesaria para coagular la sangre).[17]

Plagas y enfermedades[editar]

Enfermedades[editar]

Enfermedades bacterianas[editar]

Las plantas atacadas presentan síntomas de detención de crecimiento de la punta del tallo, y amarilleamiento al segundo o tercer año del establecimiento. Los brotes tienen hojas pequeñas y las puntas se marchitan en verano cuando hace calor. La sección de las raíces pasa a tener un color marrón claro en el cambium. No existe tratamiento para combatir la enfermedad, pero se pueden tomar precauciones para mantener la productividad de la alfalfa como es la fertilización, buen manejo, y efectuar los cortes en las épocas secas, ya que hay que tener en cuenta que la infección tiene lugar a través de heridas y grietas de la planta.

Enfermedades producidas por hongos[editar]

Enfermedad de mayores daños en la alfalfa, siendo difícil de combatir. El síntoma clásico es la aparición en la corona o cuello de una podredumbre. Se expande por encharcamiento y por los daños producidos por el ganado o la maquinaria.

Otras enfermedades producidas por hongos son
Enfermedades de los órganos aéreos[editar]

Es la enfermedad más frecuente de las partes aéreas de la alfalfa, similar a la roya. Presenta manchas cloróticas en las hojas jóvenes e inferiores al tener estas mayor humedad. Su tratamiento consiste en aplicar productos fungicidas organocúpricos.

Otras enfermedades aéreas son

Plagas[editar]

Importante en todo el sur de España. De color verde amarillento y pequeño tamaño. Plaga invernal y de principios de primavera, desaparece con el aumento de la temperatura y la sequía

Dentro de este grupo de hemípteros el más importante es el pulgón verde (Acyrtosiphon trifolii T. maculata), son chupadores de savia y de los jugos del parénquima. Para su eliminación es frecuente el uso de insecticidas.

Otras plagas frecuentes en los cultivos de alfalfa son

Alfalfa genéticamente modificada[editar]

Existe una variedad (Roundup Ready) modificada por ingeniería genética, patentada por Monsanto Co., resistente al herbicida de Monsanto «glifosato».[cita requerida]

Taxonomía[editar]

Medicago sativa fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 2: 778–779. 1753.[1]

Etimología

Medicago: nombre genérico que del término latíno medica, a su vez del griego antiguo: μηδική (πόα) medes que significa "hierba".[18]

sativa: epíteto latíno que significa "cultivada"[19]

Variedades aceptadas
Sinonimia
  • Medicago afganica (Bordere) Vassilcz.
  • Medicago alaschanica Vassilcz.
  • Medicago asiática subsp. sinensis Sinskaya
  • Medicago beipinensis Vassilcz.
  • Medicago grandiflora (Grossh.) Vassilcz.
  • Medicago ladak Vassilcz.
  • Medicago mesopotamica Vassilcz.
  • Medicago orientalis Vassilcz.
  • Medicago pekinensis Vassilcz.
  • Medicago polia (Brand) Vassilcz.
  • Medicago praesativa Sinskaya
  • Medicago praesativa subsp. spontanea Sinsk.
  • Medicago roborovskii Vassilcz.
  • Medicago sativa f. alba Benke
  • Medicago sativa var. grandiflora Grossh.
  • Medicago sativa var. tibetana Alef.
  • Medicago sogdiana (Brand) Vassilcz.
  • Medicago tibetana (Alef.) Vassilcz.
  • Trigonella upendrae H.J.Chowdhery & R.R.Rao[20]

Nombres vernáculos[editar]

Afalfe, afarfa, alfal, alfalce (2), alfalce bordo, alfalfa (11), alfalfa brava, alfalfa mansa, alfalfa silvestre, alfalfe (5), alfalz, alfance, alfange, alfarfa, alfauce, alfaz, alfás, alholva, almierca, amelca, amielcas, arfarfa (2), carretón (2), carretón borde, ervaye, falfa, farfa, melga (2), merga (2), miajera, mielca (2), mielcón, mielga (10), mielgas, mierga (3), miergas, mierpes, nielga, probayernos, trebolillo, trébol de España, zarza.Entre paréntesis, la frecuencia del vocablo en España, y en negrita los más extendidos.[21]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  1. CONABIO. 2009. Catálogo taxonómico de especies de México. 1. In Capital Nat. México. CONABIO, Mexico City.
  2. Correll, D. S. & M. C. Johnston. 1970. Man. Vasc. Pl. Texas i–xv, 1–1881. The University of Texas at Dallas, Richardson.
  3. Cronquist, A.J., A. H. Holmgren, N. H. Holmgren, Reveal & P. K. Holmgren. 1989. Vascular Plants of the Intermountain West, U.S.A., FABALES. 3B: 1–279. In A.J. Cronquist, A. H. Holmgren, N. H. Holmgren, J. L. Reveal & P. K. Holmgren (eds.) Intermount. Fl.. Hafner Pub. Co., New York.
  4. Fernald, M. 1950. Manual (ed. 8) i–lxiv, 1–1632. American Book Co., New York.
  5. Foster, R. C. 1958. A catalogue of the ferns and flowering plants of Bolivia. Contr. Gray Herb. 184: 1–223. View in Biodiversity Heritage Library
  6. Gleason, H. A. 1968. The Choripetalous Dicotyledoneae. vol. 2. 655 pp. In H. A. Gleason Ill. Fl. N. U.S.. New York Botanical Garden, New York.
  7. Gleason, H. A. & A.J. Cronquist. 1991. Man. Vasc. Pl. N.E. U.S. (ed. 2) i–910. New York Botanical Garden, Bronx.
  8. Great Plains Flora Association. 1986. Fl. Great Plains i–vii, 1–1392. University Press of Kansas, Lawrence.
  9. Hickman, J. C. 1993. The Jepson Manual: Higher Plants of California 1–1400. University of California Press, Berkeley.
  10. Hitchcock, C. H., A.J. Cronquist, F. M. Ownbey & J. W. Thompson. 1961. Saxifragaceae to Ericaceae. Part III: 614pp. In C. L. Hitchcock Vasc. Pl. Pacif. N.W.. University of Washington Press, Seattle.

Enlaces externos[editar]