Alfa y omega

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El labarum o chi-rho con el alfa y omega.
Escudo de armas del Principado de Asturias.
El escudo de armas de la diócesis anglicana de Trinidad.

Alfa y Omega es una manera en que se denomina el nombre de Dios en el alfabeto griego, donde Alfa es la primera letra y Omega es la última letra, el que Dios se llame por esas dos letras recalca que antes de Dios no había ninguno y no habrá ninguno después Apocalipsis21, 6 (comparese a Juan 4:14 y 7:37); y 22, 13 del Apocalipsis (de la Biblia cristiana).

En griego está escrito como «το 'Αλφα και το Ωμέγα». Sería similar a referirse en español a "A y Z". Aunque, cuando aparece este título es clarificado con el título adicional "el principio y el fin" (Apocalipsis 21, 6; 22, 13).

En la Versión Reina Valera de Apocalipsis 1, 11 dice: "Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último". Este versículo claramente muestra una referencia indisputable a Dios. Sin embargo, esta frase no aparece en los manuscritos griegos más antiguos (incluyendo el Alejandrino, el Sinaítico y el Códice Ephraemi Rescriptus). El especialista Robert Young afirma que "el manuscrito más antiguo lo omite".[1]

Muchos especialistas y diccionarios aplican este título tanto a Dios. Las letras Alfa y Omega yuxtapuestas se usan como símbolo cristiano (ver ejemplos).

Este símbolo lo sugiere el Apocalipsis, donde muchos creen que Yahvé, es "el primero y el último" (ii, 8); "el Alfa y el Omega, el primero y el último, el principio y el fin" (cf., xxii, 13; i, 8). Clemente de Alejandría habla de la expresión como "el alfa y el omega por Quien solo el fin se convierte en principio y el fin de nuevo en el principio original sin ninguna interrupción" (Stromata, IV, 25). Tertuliano (De Monogamiâ, v), y por Prudencio (Cathemer, ix, 10) sabemos que en el siglo IV la interpretación de los escritos apocalípticos seguían siendo los mismas: "Alpha et Omega cognominatus, ipse fons et cláusula, Omnium quae sunt, fuerunt, quaeque post futura sunt" que traduce «Alfa y Omega sinónimo, el origen y el final mismo de todas las cosas que son, fueron y serán». Fue, sin embargo, al principio de la cristiandad en que el símbolo Alfa y Omega se encontraba en boga.

Esta frase es interpretada por muchos cristianos como significado de que Dios existió desde el principio del tiempo y que existirá por siempre.[cita requerida]

Enlaces externos[editar]

Enlaces externos (en inglés)[editar]

Referencias[editar]

  1. Young's Concise Commentary on the Holy Bible p. 179 1977