Alessandro Magnasco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La resurrección de Lázaro, obra de Alessandro Magnasco.

Alessandro Magnasco también conocido como il Lissandrino (4 de febrero de 16671749), fue un pintor rococó italiano del Norte de Italia, conocido sobre todo por sus escenas de género o paisajes estilizadas, fantásticas, a menudo fantasmagóricas.

Biografía[editar]

Nació en Génova, hijo de un artista menor, Stefano Magnasco, aprendió con Valerio Castello, y finalmente con Filippo Abbiati (1640-1715) en Milán. Excepto por el periodo 1703-9 (o 1709-11)[1] cuando estaba trabajando en Florencia para el Gran Duque Cosme III, Magnasco permaneció en Milán hasta 1735, cuando regresó a su Génova nativa. Rudolf Wittkower le considera "solitario, tenso, extraño, místico, extático, grotesco, y sin relación con el curso triunfal de la escuela veneciana" desde 1710 en adelante.[1] Sin embargo, Magnasco encontró mecenas entre sus contemporáneos por su obra entre las familias destacadas de su época, incluyendo a los Arese y los Casnedi de Milán.[2]

Estilo maduro[editar]

Después de 1710, Magnasco destacó produciendo pequeños lienzos hipocrómicos, con paisajes y ruinas extraños y sombríos, o interiores repletos de gente con personajes pequeños, a menudo alargados como si fueran personajes de tiras cómicas. Las personas de las pinturas de Magnasco eran a menufo pordioseros licuados vestidos con harapos, pintados a brochazos nerviosos. Algunas de las pinturas se completaron con la ayuda de Clemente Sprera y Antonio Francesco Peruzzini. A menudo tratan temas inusuales tales como servicios en una sinagoga, reuniones de cuáqueros, o de ladrones, catástrofes, e interrogatorios inquisitoriales. Sus sentimientos en relación con estos temas no quedan muy claros.

Luigi Lanzi le describe como el Cerquozzi de su escuela; y le coloca así en el círculo de los bambochantes. Indica que Magnasco tenía figuras poco más que un largo arco pintaba con humor y placer, pero no si esta era la intención del pintor. Indica que estas piezas excéntricas eran favorecidas por el Gran Duque Giovanni Gastone Médicis. Magnasco a menudo colaboró colocando figuras en los paisajes de Carlo Antonio Tavella y las ruinas de Clemente Spera en Milán. Magnasco era más estimado por los extranjeros que por los genoveses. "Su toque grueso, aunque unido a una concepción noble y un correcto dibujo, no era atractivo en Génova, puesto que está lejos del acabado y la unión de tintas que estos maestros seguían."[3]

Notas[editar]

  1. a b Wittkower, 1993, p. 478
  2. Spike, 1986, p. 87
  3. *Lanzi, Luigi (1847). Thomas Roscoe (traductor). ed. History of Painting in Italy;From the Period of the Revival of the Fine Arts to the End of the Eighteenth Century (Vol. III). Londres; Original from Oxford University, Digitized January, 2007: Henry G. Bohn. pp. pages 287. http://books.google.com/books?id=k0sGAAAAQAAJ&dq=luigi+lanzi. 

Referencias[editar]

  • Spike, John T. (1986). Centro Di, Kimball Museum of Art, Fort Worth, Texas, USA. ed. Giuseppe Maria Crespi and the Emergence of Genre Painting in Italy. pp. 87. 
  • Wittkower, Rudolf (1993). Art and Architecture Italy, 1600-1750. Penguin Books, Pelican History of Art. pp. 478. 

Enlaces[editar]