Alejo I Comneno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alejo I
Emperador del Imperio bizantino
Alexios I Komnenos.jpg
Alejo I Comneno
Predecesor Nicéforo III
Sucesor Juan II
Información personal
Consorte Irene Ducaena
Descendencia Ana Comnena
María Comnena
Juan II Comneno
Andrónico Comneno
Isaac Comneno
Eudoxia Comnena
Teodora Comnena
Manuel Comneno
Zoe Comnena
Nombre completo Alejo Comneno
Dinastía Comneno
Padre Juan Comneno
Madre Ana Dalasena
Nacimiento 1048
Fallecimiento 15 de agosto de 1118

Alejo I Comneno (1048 - 15 de agosto de 1118), fue emperador bizantino entre 1081 y 1118.

Fue el tercer hijo de Juan Comneno y Ana Dalasena[1] y sobrino de Isaac I Comneno, emperador entre 1057 y 1059. El padre de Alejo rechazó el trono cuando Isaac abdicó, y entre 1059 y 1081 reinaron cuatro emperadores pertenecientes a dinastías diferentes. Durante el reinado de uno de ellos, Romano IV Diógenes (1067-1071), Alejo sirvió con honores en el ejército combatiendo contra los selyúcidas.[2] Posteriormente, bajo Miguel VII Parapinaces (1071-1078) y Nicéforo III Botaniates (1078-1081), combatió, junto con su hermano mayor, Isaac, a los rebeldes en Asia Menor, Tracia y Epiro.

Los éxitos de los Comnenos provocaron los celos de Botaniates y sus ministros. Los hermanos tomaron las armas contra el emperador, y entraron en Constantinopla. Botaniates fue forzado a abdicar y recluido en el monasterio de Peribleptos. Isaac renunció a la corona en beneficio de su hermano, y Alejo fue coronado solemnemente por el patriarca de Constantinopla Cosme Hierosolimites el 4 de abril de 1081, a la edad de 33 años.

Familia[editar]

Alejo era por entonces amante de la emperatriz María Bagrationi, hija del rey Bagrat IV de Georgia, que había sido esposa primero de Miguel VII Ducas y luego de Botaniates, y era célebre por su belleza. Alejo y María no disimulaban su relación, y vivían juntos en el Palacio de Mangana. El joven hijo de María con Miguel VII, el príncipe Constantino Ducas, fue adoptado por Alejo y proclamado su heredero. Esto procuró a Alejo cierta legitimidad dinástica, pero pronto la madre del emperador, Ana Dalasena, consolidaría la conexión con la familia Ducas arreglando la boda de su hijo con Irene Ducas, nieta del césar Juan Ducas, cabeza de la poderosa familia feudal y principal valedor del antiguo emperador Miguel VII.

La relación de Alejo con María continuó, sin embargo. Poco después de su nacimiento, la primera hija de Alejo e Irene, Ana Comnena, fue prometida en matrimonio al heredero Constantino Ducas, y se trasladó a vivir al Palacio Mangana, con los dos amantes. No obstante la situación cambió drásticamente cuando Irene tuvo un hijo varón, Juan: se deshizo el compromiso matrimonial entre Ana y Constantino, quien perdió su condición de heredero imperial; la princesa fue llevada al palacio principal para vivir junto a su madre y su abuela y Alejo rompió su relación con María. Poco tiempo después murió el joven Constantino, y María fue recluida en un convento.

Guerras[editar]

El largo reinado de Alejo I Comneno (cerca de 37 años) estuvo lleno de problemas. En sus inicios, tuvo que afrontar el ataque de los normandos Roberto Guiscardo y su hijo Bohemundo, quienes conquistaron Dyrrhachium y Corfú, y pusieron sitio a Larissa, en Tesalia.[3] Tuvo pactar una paz con los turcos seléucidas de Rum para hacer frente a la amenaza que representaba Roberto Giscardo en el Epiro. El peligro normando fue providencialmente conjurado por la muerte de Roberto Guiscardo en 1085, y los territorios perdidos fueron recuperados por el Imperio.

Posteriormente se vio obligado a repeler en Tracia las invasiones de los pechenegos y los cumanos, con quienes habían hecho causa común los bogomilos, secta maniquea. En tercer lugar, debió enfrentarse al creciente poder de los selyúcidas en Asia Menor.

Primera Cruzada[editar]

La crisis más difícil que tuvo que afrontar Alejo fue la causada por la llegada de los caballeros de la Primera Cruzada, organizada a consecuencia de la petición de sus propios embajadores ante el Papa Urbano II en el Concilio de Clermont de 1095.[4]

Pero Alejo había pedido simplemente fuerzas mercenarias para combatir a los infieles, y no las inmensas huestes que empezaron a llegar. El primer contingente de cruzados, guiado por Pedro el Ermitaño, fue hábilmente desviado por Alejo hacia Asia Menor, donde fue masacrado por los turcos en 1096. El segundo contingente era una fuerza mucho más organizada, y estaba conducido por Godofredo de Bouillón. Alejo los envió también a Asia, comprometiéndose mediante juramento a auxiliarles en caso de necesidad. Los cruzados recobraron para el Imperio Bizantino varias ciudades e islas, como Nicea, Quíos, Rodas, Esmirna, Éfeso, Filadelfia, Sardes, y el tercio occidental de Asia Menor.

La habilidad de Alejo con los cruzados es considerada por su hija, la historiadora Ana Comnena, un ejemplo de diplomacia, en tanto que los historiadores occidentales que relatan los hechos de la Primera Cruzada consideran al emperador un ejemplo de falsedad y traición. Los cruzados creyeron que había quebrantado su juramento al no haberles ayudado durante el asedio de Antioquía; Bohemundo, autoproclamado príncipe de Antioquía, declaró la guerra al emperador, pero terminó por aceptar convertirse en su vasallo tras firmar el Tratado de Devol (1108).

Últimos años[editar]

Durante los últimos veinte años de su vida, perdió gran parte de su popularidad. Estos años estuvieron marcados por la persecución de los herejes paulicianos y bogomilos -una de sus últimas decisiones fue la de quemar a Basilio el Médico, líder de los bogomilos, con el que había manteido una controversia teológica-, así como por nuevos enfrentamientos con los turcos (1110-1117). Además, se desataron intrigas por sucederle: su esposa, Irene Ducas, y su hija Ana conspiraron para que nombrara sucesor al marido de Ana, Nicéforo Brienio.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Norwich, John J. (1995). Byzantium: The Decline and Fall. Alfred A. Knopf, Inc. ISBN 978-0-679-41650-0.
  • Canduci, Alexander (2010), Triumph & Tragedy: The Rise and Fall of Rome's Immortal Emperors, Pier 9, ISBN 978-1-74196-598-8
  • Kazhdan, Alexander, ed. (1991), Oxford Dictionary of Byzantium, Oxford University Press, ISBN 978-0-19-504652-6

Referencias[editar]

  1. Kazhdan, pg. 63
  2. Norwich, pg. 4
  3. Canduci, pg. 277
  4. Norwich, pg. 31


Predecesor:
Nicéforo III
Emperador del Imperio Bizantino
10811118
Sucesor:
Juan II Comneno