Alejandría de Tróade

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tetradracma de plata de Alejandría de Tróade, hacia 107-95 a. C. Anverso: cabeza de Apolo laureado mirando hacia la izquierda.

Alejandría de Tróade (griego antiguo Ἀλεξάνδρεια Τρώας) o Alejandría de Troas, fue una antigua ciudad griega, portuaria, situada en la costa de la Tróade, en el noroeste de Asia Menor, que corresponde a la moderna Eski Istanbul. Estaba en la actual provincia de Çanakkale, en Turquía, enfrente de la isla de Bozcaada (antigua Ténedos).

Fue fundada en 310 a. C. en el lugar de la antigua aldea de Sigeo, por el diádoco Antígono I Monóftalmos y dotada de un puerto artificial. Primero fue llamada Antigoneia, y reagrupaba el territorio de otras nueve aldeas o ciudades, porque Antígono deseaba disponer de una poderosa ciudad comercial en la entrada del Helesponto. Los primeros habitantes fueron poblaciones campesinas desplazadas a la fuerza por Antígono desde las antiguas localidades, sobre todo de Escepsis, hacia la nueva ciudad.

Cuando Lisímaco, otro diádoco reemplazó a Antígono, dio a Antigoneia su nombre definitivo de Alejandría de Tróade, en honor de Alejandro Magno.[1] Lisímaco autorizó a varios de los desplazados a volver a unir sus antiguos poblados, y casi todas las ciudades inicialmente integradas en Alejandría, terminaron por recobrar su independencia. A pesar de todo, Alejandría experimentó un gran desarrollo en la época de Lisímaco.

Posteriormente, Alejandría formó parte del Reino de Pérgamo.

Pasó a Roma y fue una ciudad próspera que en tiempos de Estrabón, recibió una colonia romana, sin duda en tiempos de Augusto (Colonia Augusta Troas), que la restauró y embelleció. En la época de Adriano, se construyó un acueducto. Fue considerada por Augusto y Constantino I el Grande como posible nueva capital del Imperio romano.

A partir del 130, fue incorparada a la provincia romana de Asia y después, al Imperio bizantino a partir del 476.

Augusto y el emperador romano Trajano, así como el mecenas Herodes Ático, contribuyeron a su restauración y a su embellecimiento.

En el siglo XVII, Mehmed IV la saqueó y se llevó columnas para los edificios de Estambul. Quedan muchos restos, especialmente las murallas y los baños.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • R. Stillwell, W.L. MacDonald et M.H. McAllister, The Princeton encyclopedia of classical sites, 1976 [1] (inglés).
  • Encyclopædia Universalis, s.v. «Ville-fondations de cités et urbanisations dans le monde gréco-romain».

Enlaces externos[editar]