Alectoris rufa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Perdiz roja
Perdrix rouge.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Aves
Orden: Galliformes
Familia: Phasianidae
Género: Alectoris
Especie: A. rufa
(Linnaeus, 1758)

La perdiz roja[2] (Alectoris rufa) es una especie de ave galliforme de la familia Phasianidae. No se la debe confundir con la perdiz pardilla (Perdix perdix).

La perdiz roja vive naturalmente en el sudoeste de Europa, Francia y la península ibérica. Se ha naturalizado en el sur de Inglaterra, donde fue introducida como especie cinegética. Ha sido reemplazada en el sudeste de Europa por la muy similar perdiz griega (Alectoris graeca).

La perdiz roja es una especie principalmente terrestre, no migratoria, que forma bandos fuera de la temporada de reproducción.[3] Se reproduce en tierras bajas secas, como las de agricultura de secano y áreas abiertas pedregosas, poniendo sus huevos en un nido en tierra.

En general se alimenta de semillas, pero los jóvenes en particular gustan de insectos como un suplemento proteico esencial.

Su reclamo es trisilábico (ka-chu-chu).

Descripción[editar]

Oscila entre los 35 y 40 cm de longitud, con una cola que supera los 10 cm de largo.

La cabeza se caracteriza por la forma maciza de su base, con un pico de fuerte consistencia y de coloración roja bri­llante. Los ojos están ligeramente rasgados hacia atrás y presentan un color pardo claro. La nuca posee un tono gris vináceo muy subido, con el píleo castaño y el resto de la cabeza gris. Desde el ojo hasta la base del pico existe una franja negra, que contacta con las aberturas na­sales y que se prolonga hacia atrás y por debajo, trazando una línea curva más gruesa y evidente con el punto de in­flexión simétrico de la punta del pico, bajando hasta llegar al límite de la garganta.

El pecho y la zona superior del abdomen son grises cenizos con tonalidad parda. El extremo inferior del abdomen y la porción inferior de la cola muestran una tona­lidad amarillenta anaranjada.

En la zona de los flancos tiene una tonalidad gris clara, que se ve interrumpida por una serie de franjas transversales, donde se alternan los colores blanco, rojo y castaño, ribeteados por una sutil línea de color negro.

Es en las patas donde se presenta una situación caracte­rística de dimorfismo sexual, ya que los machos poseen en la parte posterior de los tarsos una excrecencia de natura­leza córnea, llamada espolón. Las hembras, por su parte, carecen de este elemento o lo tienen de menor tamaño. En ambos casos, las huellas de la perdiz son bastante características, debido a que el dedo frontal medio posee una longitud casi doble que la de los dos laterales, separados por un ángulo muy semejante, en tanto que el dedo posterior se sitúa en la misma línea que el frontal medio.[4]

Muda[editar]

La muda postnupcial es completa, y suele finalizar entre octubre y noviembre. La muda postjuvenil es parcial, incluyendo todas las plumas del ave excepto las dos primarias más externas, y suele terminar entre agosto y los primeros días de noviembre.

Dimorfismo sexual[editar]

Macho[editar]

Tiene manchas negras amplias y brillantes en la base del pico y collar. Posee espolones en ambas patas, de aspecto compacto y con anchura, en la base, superior a cuatro escamas; la anchura del tarso a nivel del espolón es mayor a 8,6 mm. La longitud del ala es mayor a 15,8 cm.

Hembra[editar]

Tiene manchas negras más reducidas y de tono negro mate en la base del pico y collar. No posee espolones, o los tiene en una pata o en las dos, pero de aspecto puntiagudo y con anchura, en la base, inferior a cuatro escamas; la anchura del tarso a nivel del espolón es menor a 8,4 mm. La longitud del ala es menor a 15,4 cm.

Los juveniles pueden sexarse a partir de los tres meses de edad, cuando comienza a desarrollarse el espolón en los machos.

Edad[editar]

Pueden reconocerse 3 tipos de edad:

Juveniles: con plumaje pardo en las partes superiores. Partes inferiores de color ocre. Sin franjas en los flancos. Garganta blanca sin borde negro. Pico pardo. Patas de color rojo pálido.

1.º año otoño/2.º año primavera: con plumaje de adulto, pero conservando las dos primarias más externas sin cambiar, las cuales tienen una mancha blanca en la punta: en postjuveniles la mancha blanca de las primarias externas puede ser pequeña o estar ausente por desgaste; hay que comprobar la diferencia de tonalidad entre las plumas juveniles retenidas, más claras y desgastadas, así como las mudadas.

Adultos: con todas las plumas del ala de la misma generación, con las dos primarias más externas de punta redondeada y sin la mancha blanca.

Comportamiento[editar]

Alimentación[editar]

La perdiz roja es una especie que come prácticamente todo tipo de alimen­tos, y predominan entre estos los cereales cultivados por el hombre, las hojas, las hierbas verdes de los prados y las frutas silvestres. Por otra parte, la perdiz roja suele en­contrarse con cierta regularidad en las cercanías de las fuentes de agua, charcas y arroyos, debido a que este ele­mento resulta necesario para su organismo en mayor me­dida que lo que ocurre con otras variedades o especies de aves.

Reproducción[editar]

Huevos de Alectoris rufa rufa.

El inicio del proceso reproductivo de la perdiz roja comienza en los meses de enero y febrero, cuando en las ban­dadas de esta especie, los machos comienzan a cortejar a las hembras. En esta época del año se producen numerosos y violentos combates entre los machos, que buscan la posesión de las hembras. El apareamiento comienza en los meses de marzo o abril. La lucha entre los machos tiene su causa en el hecho de que cada macho cubre a más de una hembra, es decir, no se trata de animales monógamos. Por el contra­rio, una vez que la primera hembra ha sido cubierta, el macho se aleja de ella en busca de nuevas compañeras. Una vez fecundadas, las hembras comienzan la búsqueda de un refugio en el suelo, normalmente depresiones ocultas, setos, surcos de los sembrados, raíces de árboles, matorrales, etc., donde depositarán sus huevos.

Por lo general, la nidada está formada por una cantidad de huevos que oscila entre doce y dieciocho. Los huevos son de un tamaño que se puede considerar como grande si se tiene en cuenta las dimensiones comunes de una hembra de perdiz roja. La forma de los huevos es ovoidea, redon­deada en los dos casquetes, con color de fondo amarillento rojizo salpicado de pequeñas manchas marrones oscuras. Estos huevos son de una notable consistencia, hecho que probablemente se encuentre vinculado con la escasa protección que les brinda el tosco nido en el que son incubados.

Incubación y nacimiento[editar]

La incubación de los huevos de la perdiz roja es llevado a cabo por la hembra y, a veces, por el macho, y tiene una duración aproximada de veintitrés días, al cabo de los cuales nacen los polluelos que, a poco de abandonar el huevo, se encuentran en condiciones de buscar el alimento por sí mismos, aunque bajo la atenta vigilancia de su madre.

Polluelo de perdiz roja de unos días de vida.

Las pequeñas perdices rojas no tardan demasiado en iniciarse en la práctica de correr y volar, encontrándose en condiciones de llevar a cabo estas actividades con perfec­ción en un período inferior a un mes.

Alimentación de los perdigones[editar]

A diferencia de los ejemplares adultos, los polluelos de la perdiz roja se alimentan principalmente de larvas de in­sectos, pequeños moluscos de agua dulce, gusani­llos terrestres y pequeños granos, que pueden triturar con su pico. A medida que crecen y se desarrollan, las perdices rojas pasan a ser cada vez más granívoras.

Estas características alimentarias de la perdiz roja facili­tan su cría y mantenimiento en cautiverio, un género de vida en el que pueden resistir muchos años.

Referencias[editar]

  1. BirdLife International (2004). Alectoris rufa. 2006 Lista Roja de Especies Amenazadas IUCN. IUCN 2006. Consultado el 18 de febrero de 2011.
  2. Bernis,F.; De Juana, E.; Del Hoyo, J.; Fernández-Cruz, M.; Ferrer, X.; Sáez-Royuela, R. y Sargatal, J. (1994). «Nombres en castellano de las aves del mundo recomendados por la Sociedad Española de Ornitología (Segunda parte: Falconiformes y Galliformes)». Ardeola 41 (2):  pp. 183-191. http://www.ardeola.org/files/285.pdf.  Consultado el 9 de enero de 2013.
  3. http://www.magrama.gob.es/ministerio/pags/biblioteca/hojas/hd_1990_12.pdf
  4. Equipo de especialistas DOMEFAUNA Perdiz. Codorníz. Faisán. Pintada. Colín ISBN 84-315-0890-6>/ pags. 14 / 15

Bibliografía[editar]

  • IUCN. 2006. Asesores: BirdLife International. 2004. id: 47004. Alectoris rufa. 11 mayo de 2006. Database entry includes justification for why this species is of least concern
  • Equipo de especialistas DOMEFAUNA Perdiz. Codorníz. Faisán. Pintada. Colín ISBN 84-315-0890-6

Enlaces externos[editar]