Aldo Moro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Aldo Moro
Aldo Moro
Aldo Moro durante su cautiverio por parte de las Brigadas Rojas (1978)

4 de diciembre de 1963-24 de junio de 1968
Presidente Antonio Segni
Giuseppe Saragat
Predecesor Giovanni Leone
Sucesor Giovanni Leone

23 de noviembre de 1974-29 de julio de 1976
Presidente Giovanni Leone
Predecesor Mariano Rumor
Sucesor Giulio Andreotti

5 de mayo de 1969-29 de julio de 1972
Primer ministro   Mariano Rumor
Emilio Colombo
Giulio Andreotti
Predecesor Pietro Nenni
Sucesor Giuseppe Medici

7 de julio de 1973-23 de noviembre de 1974
Primer ministro   Mariano Rumor
Predecesor Giuseppe Medici
Sucesor Mariano Rumor

1 de julio de 1975-31 de diciembre de 1975
Predecesor Liam Cosgrave
Sucesor Gaston Thorn

2 de junio de 1946-9 de mayo de 1978

Datos personales
Nacimiento 23 de septiembre de 1916
Maglie, Lecce, Italia
Fallecimiento 9 de mayo de 1978 (61 años)
Roma, Italia
Partido Democracia Cristiana
Profesión Profesor universitario de derecho penal

Aldo Moro (pronunciación en italiano) (Maglie, provincia de Lecce, 23 de septiembre de 1916 - Roma, 9 de mayo de 1978) fue en dos ocasiones primer ministro de Italia. Uno de los que más tiempo había permanecido en el cargo desde el final de la Segunda Guerra Mundial, durante un total de 6 años.

Fue uno de los más importantes líderes de la Democracia Cristiana Italiana. Moro era considerado un intelectual y un paciente y hábil negociador, dotes que demostró en numerosas ocasiones para lidiar con conflictos internos en su partido. Fue secuestrado y asesinado por militantes de las Brigadas Rojas, a pesar de que esta teoría suene extraña y difícil de pensar, y más sabiendo el pacto entre la Democracia Cristiana y el Partido Comunista de Italia, con el fin de erradicar la corrupción política en Italia. Otras teorías apuntan a grandes grupos con intereses económicos anclados en la corrupción política.

Biografía[editar]

Sus inicios en la política[editar]

Su carrera se inicia en los últimos años de la dictadura fascista, en los grupos católicos juveniles (GUF y FUCI). Tras la Segunda Guerra Mundial, Moro fue elegido diputado de la Asamblea Constituyente italiana de 1946, ayudando a redactar la constitución de la República Italiana. Fue reelegido en 1948 y en sucesivas ocasiones hasta su asesinato.

Como líder de la coalición parlamentaria sirvió como primer ministro entre 1963 y 1968, y de nuevo desde 1974 hasta 1976.

Compromiso histórico[editar]

A principio de los setenta fue uno de los líderes políticos que se fijó en el proyecto eurocomunista de Enrico Berlinguer llamado Compromesso Storico. Este líder comunista italiano proponía una conjunción solidaria entre comunistas y cristianodemócratas italianos para afrontar la situación de grave crisis económica, social y política que vivía Italia. Moro, entonces presidente de la Democracia Cristiana, ayudó a buscar una fórmula para llegar a un gobierno de concentración, llamado por él de solidaridad nacional.

Secuestro y asesinato[editar]

El 16 de marzo de 1978, miembros de las Brigadas Rojas, encabezados por Mario Moretti secuestraron a Moro (después de asesinar a sus 5 escoltas) en via Fani (Roma) cuando iba de camino a una sesión del congreso italiano en la que se iba a informar y a votar una moción de confianza de esta cámara sobre el nuevo gobierno encabezado por Giulio Andreotti, por primera vez con el apoyo del Partido Comunista Italiano. Era la primera vez que se ponía en práctica el llamado Compromesso storico.

Los secuestradores pretendían intercambiar a Moro por la liberación de varios compañeros encarcelados. Durante su secuestro se especuló con la posibilidad de que se conociese dónde se encontraba (un piso en Roma), e incluso Andreotti (futuro primer ministro) se vio envuelto en una extraña historia de sospechas a este respecto.

En este lapso que duró su cautiverio Moro escribió bastantes cartas a los principales líderes de la Democracia Cristiana y al Papa Pablo VI (quien después oficiaría su funeral). En estas cartas Moro abogaba porque el objetivo fundamental del Estado debía ser salvar vidas humanas, razón por la cual el gobierno debería acceder a las demandas de las Brigadas Rojas. La mayoría de los líderes cristianodemócratas argumentaron que estas cartas no mostraban más que la voluntad secuestrada de Moro, y rechazaron iniciar cualquier negociación, a pesar de las peticiones de la familia de Aldo Moro. En sus peticiones a los terroristas, el Papa Pablo VI les pidió que liberasen incondicionalmente a Moro.

El cuerpo de este político italiano fue abandonado por los terroristas en el maletero de un coche en la Via Caetani, un lugar entre las oficinas de la Democracia Cristiana y el Partido Comunista Italiano, como un reto cargado de simbolismo hacia la clase política y hacia la misma policía, que había mantenido a la nación entera y a Roma en particular bajo una estricta vigilancia.

Dudas en la investigación[editar]

El secuestro de Moro y las causas y métodos por los que fue asesinado todavía son una incógnita, a pesar de muchos intentos y docenas de investigaciones particulares. La gran mayoría de las circunstancias en que se produjo la muerte de Moro son un misterio. Se ha especulado con que Moro utilizaba sus cartas como una manera de envíar mensajes cifrados a su familia y compañeros de partido. Las dudas han surgido por la integridad de las cartas; el general de los Carabineros Carlo Alberto Dalla Chiesa (posteriormente asesinado por la mafia) encontró copias de las cartas en una casa que los secuestradores habían utilizado en Milán, y por alguna razón este descubrimiento no fue hecho público hasta varios años después.

Algunos investigadores sugieren que el asesinato de Moro podría haber sido orquestado por la logia masónica renegada P2, y también que las Brigadas Rojas estaban profundamente infiltradas por elementos de la CIA estadounidense. Parte de estas hipótesis se ilustra en la película Il Divo (2008) sobre Giulio Andreotti, dirigida por Paolo Sorrentino.[1]

«Yo afirmo que el jefe de los servicios secretos descartó varias veces de forma explícita la existencia de una organización secreta de cualquier naturaleza o envergadura».

Giulio Andreotti.[2]

Muchas de estas explicaciones suponen que el esfuerzo hecho por Moro para admitir a miembros del PCI en una coalición gubernamental habían disgustado profundamente a los Estados Unidos. Por ello piensan que en realidad las Brigadas Rojas eran instrumentos de poderes ocultos, pero no existen pruebas que avalen estas hipótesis. Sin embargo, la viuda de Moro posteriormente narró un encuentro con Henry Kissinger y un oficial de inteligencia norteamericano que les advirtió sobre su estrategia de introducir al Partido Comunista en el gabinete, con la amenaza: "Debe abandonar su política de colaboración con todas las fuerzas políticas de su país... o lo pagará más caro que el chileno Salvador Allende, nosotros jamás perdonamos". Según su mujer Moro quedó tan conmocionado por la amenaza que llegó a enfermar, pensando incluso en retirarse de la política.[3]

El asesinato del Primer Ministro Aldo Moro, llevado a cabo por las Brigadas Rojas (Brigate Rosse) en 1978, también se ha vinculado a la oposición desplegada desde los niveles directivos de la Operación Gladio contra la política de Moro sobre "compromiso histórico" (compromesso storico) entre el PCI de Enrico Berlinguer y la Democracia Cristiana. La investigación del secuestro y homicidio se tiñó de sospecha por la estrategia ocultista del Estado. De hecho, el juez Felice Casson[4] manifestó que descubrió la existencia de la Operación Gladio[4] leyendo las cartas que Aldo Moro mandó desde su lugar de detención.[4] Un informe parlamentario de 2000 hecho por El Olivo concluía que: la estrategia de la tensión tenía como objetivo impedir al PCI, y en menor medida al PSI, acceder al poder ejecutivo.[5]

Véase también[editar]


Predecesor:
Michele De Pietro
Emblem of Italy.svg
Ministro de Justicia de Italia

1955-1957
Sucesor:
Guido Gonella
Predecesor:
Paolo Rossi
Emblem of Italy.svg
Ministro de Instrucción Pública de Italia

1957-1959
Sucesor:
Giuseppe Medici
Predecesor:
Amintore Fanfani
Democrazia Cristiana.png
Secretario general de la Democracia Cristiana

1959-1964
Sucesor:
Mariano Rumor
Predecesor:
Giovanni Leone
Flag of prime minister of Italy.svg
Presidente del Consejo de Ministros de Italia

1963-1968
Sucesor:
Giovanni Leone
Predecesor:
Giuseppe Saragat
Emblem of Italy.svg
Ministro de Relaciones Exteriores de Italia
(Interino)

1964-1965
Sucesor:
Amintore Fanfani
Predecesor:
Amintore Fanfani
Emblem of Italy.svg
Ministro de Relaciones Exteriores de Italia
(Interino)

1965-1966
Sucesor:
Amintore Fanfani
Predecesor:
Pietro Nenni
Emblem of Italy.svg
Ministro de Relaciones Exteriores de Italia

1969-1972
Sucesor:
Giuseppe Medici
Predecesor:
Giuseppe Medici
Emblem of Italy.svg
Ministro de Relaciones Exteriores de Italia

1973-1974
Sucesor:
Mariano Rumor
Predecesor:
Mariano Rumor
Flag of prime minister of Italy.svg
Presidente del Consejo de Ministros de Italia

1974-1976
Sucesor:
Giulio Andreotti
Predecesor:
Liam Cosgrave
Flag of Europe.svg
Presidente de turno del Consejo Europeo

Segundo semestre de 1975
Sucesor:
Gaston Thorn

Referencias[editar]

Notas
  1. Mientras que los jueces recibían amenazas de muerte y había que ponerlos bajo protección policial, los canales de televisión interrumpían la transmisión del fútbol para anunciar que Andreotti había sido encontrado culpable de haber encargado al padrino de la mafia Gaetano Badalamenti el asesinato, en 1979, del periodista de investigación Mino Pirelli para evitar que se supiera la verdad sobre el asesinato del ex Primer Ministro de Italia, el demócrata-cristiano Aldo Moro. La iglesia católica trató de salvar la reputación del «Divino Giulio». Ante la gravedad de los hechos, el cardenal Fiorenzo Angelini declaró: «Jesucristo también fue crucificado antes de resucitar». A pesar de todo, Andreotti no acabó sus días tras las rejas. Los veredictos en su contra fueron anulados en octubre de 2003 y «El Tío» fue puesto nuevamente en libertad.
  2. Diario británico The Guardian, 5 de diciembre de 1990
  3. Operación Gladio
  4. a b c Cuando el juez Felice Casson reveló la existencia de Gladio…
  5. Ed. Vulliamy, «Secret agents, freemasons, fascists... and a top-level campaign of political ‘destabilisation’: ‘Strategy of tension’ that brought carnage and cover-up», publicado en el diario británico The Guardian el 5 de diciembre de 1990.
Bibliografía
  • Leonardo Sciascia,El caso Aldo Moro, Ediciones Destino, Barcelona, 1996.
  • Leonardo Sciascia,El caso Moro, Tusquets editores, Barcelona, 2010.
  • Leonardo Sciascia,El caso Moro, Tusquets editores, México, 2011.

Enlaces externos[editar]