Alberto Hurtado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Alberto Hurtado Cruchaga»)
Saltar a: navegación, búsqueda
San Alberto Hurtado
Padre Hurtado junto a jóvenes católicos.jpg
Nombre Luis Alberto Miguel Hurtado Cruchaga
Nacimiento 22 de enero de 1901
Viña del Mar, Flag of Chile.svg Chile
Fallecimiento 18 de agosto de 1952
Santiago, Flag of Chile.svg Chile
(51 años)
Venerado en Iglesia católica romana
Beatificación 16 de octubre de 1994 por Juan Pablo II
Canonización 23 de octubre de 2005 por Benedicto XVI
Festividad 18 de agosto
Patronazgo Niños pobres, trabajadores sociales, FEUCA

Luis Alberto Miguel Hurtado Cruchaga, venerado por la Iglesia católica como san Alberto Hurtado (Viña del Mar, 22 de enero de 1901Santiago, 18 de agosto de 1952), fue un abogado y jesuita chileno. Es popularmente conocido como «padre Hurtado» y por ser el fundador del Hogar de Cristo. Es considerado el patrono de los trabajadores en Chile y de la Federación de Estudiantes de la UCA en Argentina.

Fue beatificado por Juan Pablo II el 16 de octubre de 1994 y posteriormente canonizado por Benedicto XVI en la plaza de San Pedro (Ciudad del Vaticano) el 23 de octubre de 2005, convirtiéndose en la segunda persona nacida en Chile —tras santa Teresa de Los Andes— en ser elevada a los altares.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Nació en Viña del Mar, en una familia chilena de origen vasco[1] formada por sus padres, Alberto Hurtado Larraín y Ana Cruchaga Tocornal, y su hermano Miguel.[2] Tras la muerte de su padre a manos de salteadores, se trasladó junto a su familia a Santiago a la edad de cuatro años.

Gracias a una beca, ingresó al Colegio San Ignacio de Alonso Ovalle dirigido por la Compañía de Jesús en 1908. Inició su trabajo con los más pobres de la ciudad cuando entró a trabajar en el patronato anexo a la Parroquia Nuestra Señora de Andacollo. Hurtado trabajó en la secretaría, la dirección de la biblioteca y la caja de ahorro de los alumnos de la escuela y del Centro Obrero,[3] además de en El Diario Ilustrado, un conservador periódico santiaguino. En su conciencia social, jugó un importante papel su director espiritual, el jesuita Fernando Vives, pionero en el tema de la responsabilidad social del católico.

En 1918, ingresó a estudiar Derecho en la Pontificia Universidad Católica de Chile. En 1919, ingresó al Partido Conservador. Su tesis para optar al título de abogado trató del «trabajo a domicilio», donde mostró la situación y las malas condiciones en que las costureras efectuaban sus labores. En 1920, ingresó al ejército en la llamada «Guerra de don Ladislao», ante la amenaza ficticia de un nuevo conflicto bélico con Perú. En 1923, se recibió de abogado. Sin embargo, su vocación religiosa lo llevó a ingresar a la Compañía de Jesús el 14 de agosto de 1923. Su instrucción la inició en el Noviciado de los jesuitas en Chillán; luego recorrió Argentina, España y Bélgica. Fue ordenado sacerdote por el cardenal primado de Bélgica, Jozef-Ernest Van Roey, en la ciudad de Lovaina el 24 de agosto de 1933. Fue comisionado por el Ministerio de Educación a que estudiara en Bélgica y Alemania, donde recibió el doctorado en pedagogía el 10 de octubre de 1935. Regresó a Chile en febrero de 1936.

Trabajo social[editar]

Cuando volvió a Santiago, su trabajo se concentró en acercar la Iglesia a la juventud y a los más pobres. Trabajó como profesor en el colegio San Ignacio y en la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde también contribuyó a la creación de la Facultad de Teología. El 9 de octubre de 1938, puso la primera piedra del Noviciado y la Casa de Ejercicios de Marruecos, pueblo que en la actualidad lleva el nombre de Padre Hurtado en su honor.

En 1941, fue nombrado asesor de la Acción católica juvenil de la arquidiócesis de Santiago, cargo en el cual trabajaría con el obispo de Talca, Monseñor Manuel Larraín Errázuriz, quien fue compañero suyo en el San Ignacio. El dinamismo y entusiasmo que le entregó a este grupo permitió que, en tres años, fuese ampliado al resto del país y que sus integrantes aumentaran de 1500 a 12 000 y sus centros, de 60 a 600. Sin embargo, la defensa de los derechos de los obreros, aun invocando la Doctrina Social de la Iglesia y las encíclicas de los pontífices, lo llevó a un conflicto con su amigo de juventud y obispo auxiliar de Santiago, entonces transformado en su superior jerárquico, Monseñor Augusto Salinas Fuenzalida. El obispo conminó a Hurtado a que renunciara a la asesoría de la Acción católica. El «padre Hurtado», fiel al voto de obediencia, acató la renuncia.

Su defensa de los pobres y los trabajadores llevó a que los sectores más acomodados y conservadores de la sociedad y de la Iglesia lo apodaran de «cura rojo» o «cura comunista». Sin embargo, se cree que Hurtado estuvo influenciado fuertemente por la Falange Nacional, la que posteriormente se transformaría en el Partido Demócrata Cristiano de Chile, aunque el propio padre Hurtado desmintió cualquier vínculo con la Falange. Lo cierto es que los líderes de este partido salieron de la Acción católica, dirigida por Hurtado en aquella época.

Hogar de Cristo y trabajos intelectuales[editar]

Imagen del padre Hurtado en un altar de la catedral de Santiago.

Luego de su participación en el mundo juvenil, se dedicó a ayudar a los más pobres. Así, comenzó una campaña, principalmente en el diario El Mercurio que llevó a la fundación del Hogar de Cristo. El 21 de diciembre de 1944, colocó la primera piedra de la construcción de la sede principal de la fundación, ubicada en la calle Bernal del Mercado, en la comuna de Estación Central.

En junio de 1945, fundó la Acción Sindical y Económica Chilena (ASICH). Pese a las reticencias iniciales de la Conferencia Episcopal de que fuera utilizada como una trinchera del comunismo dentro de la Iglesia, fue reconocida por esta en 1950. El 8 de octubre de 1947, fue recibido por el papa Pío XII, a quien solicitó ayuda para preparar dirigentes obreros sindicalistas y patrones jóvenes en el pensamiento católico y la doctrina social de la Iglesia.

En 1950, publicó El orden social cristiano en los documentos de la jerarquía católica y Sindicalismo, historia, teoría, práctica. En octubre de 1951, fundó la Revista Mensaje como una forma de difundir la doctrina social católica.

Últimos días[editar]

Oración al padre Hurtado.

Debido a un cáncer de páncreas que había desarrollado durante los últimos años, el padre Hurtado falleció en Santiago el 18 de agosto de 1952 a los 51 años de edad. Sin embargo, su muerte no implicó el fin de sus enseñanzas y mensajes: el Hogar de Cristo se volvió la mayor institución de beneficencia de Chile y un ícono para los jóvenes, pobres, ancianos y obreros.

El gobierno chileno declaró el 18 de agosto como el «Día de la solidaridad» y, desde su beatificación en 1994, el calendario litúrgico y el santoral de la Iglesia católica recuerdan su memoria ese mismo día, aniversario de su muerte.

Beatificación[editar]

Tras la acreditación de un milagro, consistente en la sanación de un tumor cerebral a María Alicia Cabezas, fue beatificado por el papa Juan Pablo II en la plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano, el 16 de octubre de 1994. A la celebración asistieron miles de chilenos, encabezados por el presidente de la República, Eduardo Frei, y los presidentes de las cámaras legislativas.

Canonización[editar]

Luego de que las comisiones de médicos, teólogos y cardenales verificaran un segundo milagro, en la persona de Viviana Galleguillos, una joven que logró salir completamente sana, luego de ingresar al hospital de IST Viña del Mar con un TEC grave, debido a un accidente automovilístico. el «padre Hurtado» fue declarado santo de la Iglesia católica en una misa solemne celebrada por Benedicto XVI en la plaza de San Pedro el 23 de octubre de 2005, siendo la primera canonización de su pontificado. La misa fue concelebrada por obispos chilenos junto a cardenales de la Curia Romana, mientras entre los asistentes había más de siete mil peregrinos chilenos, entre los cuales se encontraba un grupo de jóvenes y adultos de escasos recursos beneficiados por el Hogar de Cristo. La delegación oficial fue encabezada por el presidente de la República, Ricardo Lagos Escobar, acompañado de su esposa, la primera dama de Chile Luisa Durán. En aquella ocasión, Lagos definió al «padre Hurtado» como «nuevo padre de la Patria».[cita requerida]

Medios de comunicación[editar]

En 1990, Canal 13 de Chile (Corporación de Televisión de la Pontificia Universidad Católica de Chile en ese entonces) emitió la miniserie biográfica Crónica de un Hombre Santo, la cual explora la vida personal de san Alberto Hurtado desde su nacimiento hasta su muerte. Su elenco estuvo lleno de populares figuras de telenovelas y cuatro actores de diversas edades encarnaron al padre Hurtado durante su vida —el popular actor Cristián Campos lo interpretó durante sus años de apostolado—. La serie también ha sido emitida por el canal católico EWTN.

Con motivo de su canonización, el mismo Canal 13 produjo el filme Alberto: cuánto cuesta hacer un ojal, que relata la historia de la tesis del joven Alberto Hurtado para obtener el título de abogado, la cual versó sobre las costureras y los derechos laborales. Este largometraje fue protagonizado por el actor Iván Álvarez de Araya.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Ayuda vasca permite crear primera empresa discapacitados en Chile (SID)» (HTML). Consultado el 31 de marzo de 2010.
  2. Pilleux Cepeda, Mauricio (16 de febrero de 2013). «Genealogía de la Familia Hurtado - Hurtado de Mendoza». www.genealog.cl. Consultado el 12 de marzo de 2013.
  3. Hurtado, S.J., Alberto. Cartas e informes del padre Alberto Hurtado, S.J. Santiago: Ediciones Universidad Católica.

Enlaces externos[editar]