Ala volante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ala Volante: Northrop YB-49 .

Ala volante es la designación genérica dada para una configuración de avión de ala fija que sea capaz de vuelo estable, controlable sin la ayuda de la sustentación distinta de la del ala principal, es decir, sin superficies auxiliares tales como estabilizadores horizontales. Adicionalmente, el término se aplica generalmente al avión en el cual la mayor parte de la carga útil se transporta dentro del ala principal, que contiene la mayor parte de su volumen estructural. En algunos casos carece totalmente de un fuselaje diferenciado.

Históricamente, el ala volante ha sido defendida por muchos como la configuración potencialmente más eficiente del avión desde el punto de vista de la aerodinámica y el peso estructural. Tal noción proviene generalmente de la idea que la ausencia de cualquier componente del avión, con excepción del ala, debe reducir el coeficiente de resistencia y la complejidad estructural.

Sin embargo, en estos aparatos el ala debe ser capaz de proporcionar estabilidad y control de vuelo por sí misma, un requisito que en principio impone dificultades adicionales al problema del diseño. De hecho, los aumentos en peso y fricción debido al problema de estabilidad pueden compensar parcial o totalmente los beneficios estructurales de la simplificación.

Historia[editar]

Plano del aeroplano de Alphonse Pénaud y Paul Gauchot.

El concepto del ala volante al parecer nace el 16 de febrero de 1876 cuando los ingenieros franceses Alphonse Pénaud y Paul Gauchot depositaron el brevet o patente de « un aéro-plane ou appareil aérien volant » (un aeroplano o aparato aéreo volante) anfibio movido por dos hélices y poseedor de todas las características de un ala volante tal como se conoce actualmente. Sin embargo habría de esperarse el fin de la Primera Guerra Mundial y el inicio de la aviación comercial para que el concepto comenzara a concretarse.

La aviación exenta de cola fue objeto de experimentación desde los intentos iniciales de volar. Pero no fue hasta que el monoplano con ala ancha fue practicable con gran importancia de la superficie alar, después de la Primera Guerra Mundial, que la oportunidad de descartar cualquier forma de fuselaje floreció y una verdadera ala fija pudo ser llevada a cabo.

El ingeniero alemán Hugo Junkers patentó en 1910 un diseño de transporte aéreo con una sola ala. Vio en ello la solución natural para el problema de construir un avión de línea suficientemente grande como para llevar una cantidad razonable de pasajeros y cargar el combustible que le permitiera cruzar el Atlántico. En 1919 comenzó a trabajar en el diseño de su "Gigante" JG1, pensado para sentar a los pasajeros dentro de las gruesas alas, pero dos años más tarde la Comisión Aliada de Control Aeronaútico ordenó que el incompleto JG1 fuera destruido por exceder los límites impuestos a la aviación alemana en la postguerra. Aun así Junkers ideó alas volantes futuristas, con capacidad para hasta mil pasajeros. Lo más cerca que estuvo de conseguir hacerlas realidad fue en 1931, con el Junkers G-38: un avión de línea que presentaba una gran ala ancha con espacio para el combustible, los motores y dos cabinas de pasajeros. Sin embargo, aún necesitaba un pequeño fuselaje en el que alojar la tripulación y una parte del pasaje.

En las décadas de 1930 y 1940 la configuración de ala volante se estudió de forma extensiva, de forma notable por Jack Northrop y Cheston L. Eshelman en los Estados Unidos, y Alexander Lippisch y los hermanos Horten (Walter y Reimar) en Alemania. En la URSS, diseñadores soviéticos como Boris Ivanovich Cheranovsky comenzaron sus estudios de forma independiente y en secreto bajo el gobierno de Stalin después de 1920.

Ejemplos tempranos de verdaderas alas volantes incluyen:

  • Las alas volantes (sin cola) construidas y probadas por el soviético Boris Ivanovich Cheranovsky, desde los planeadores de 1924 a los motorizados BICh-3.
  • El planeador AV3, diseñado por el francés Charles Fauvel, que voló con éxito en 1933, presentando un perfil alar auto estabilizado en una ala recta.
  • El planeador Hl del alemán Reimar Horten, volado con éxitos parciales en 1933, y el posterior H2, que voló de forma exitosa en sus versiones de planeador y motorizada.
  • El planeador Freel Flying Wing estadounidense, probado en 1937.
  • El Northrop N-1M estadounidense de 1940.
  • El Northrop N-9M estadounidense de 1942.
  • El Northrop YB-35 estadounidense de 1946.
  • El Northrop YB-49 estadounidense de 1947.
  • El Ho 229 de los hermanos Horten (1945), la primera ala volante "pura" equipada con dos motores.
  • El I.Ae. 34 Clen Antú ala volante-planeador argentino de 1949.
  • El I.Ae. 41 Urubú ala volante argentina de 1951.
  • El FMA I.Ae. 37 argentino de 1951, siguiendo inicialmente los diseños de los Horten.
  • El Northrop Grumman B-2 Spirit, bombardero estratégico estadounidense en uso desde los 1988, reune las condiciones de ala volante y de "stealth" avión furtivo o "avión invisible".