Akiva ben Iosef

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Akiva ben Iosef (50 –135 EC) (hebreo: עקיבא) o simplemente Rabí Akiva fue un taná que vivió a finales del siglo I y principios del siglo II (los años de nacimiento y muerte mencionados son estimados). Perteneció a la tercera generación de Tanaim. Fue una gran autoridad en materia de tradición Judía, y uno de los esenciales contribuyentes a la Mishná y los Midrashim Halájicos. Es nombrado en el Talmud como "Rosh ha Jajamim" (Cabeza de todos los sabios). Si bien carecemos de datos históricos independientes de la tradición talmúdica, merece ser llamado el Padre del Judaísmo Rabínico.[1]

un elef[editar]

De acuerdo al cómputo de Maimónides, Rabí Akiva pertenece a la tercer generación de Tanaim.

Dentro de los numerosos discípulos que tuvo, caben destacar de los pertenecientes a la "segunda generación":

  • Rabí Ieudá ben Ilai[2]
  • Rabí Shimon bar Iojai, autor del Zohar según la tradición
  • Rabí José ben Halafta autor del Seder Olam Rabá.[3]
  • Rabí Nehemiá (autor de Mishnat ha-Middot, texto de Geometría)

Rabí Iehuda Ha-Nasi (conocido como Rabí o Rebí); compilador de la Mishná, fue discípulo de Rabí Meir, quien le trasmitió las enseñanzas de Rabí Akiva.

Respecto a la primera generación de discípulos, el Talmud nos cuenta que la mayoría fallecieron en una gran epidemia durante los días de la cuenta del Omer. En la fiesta de Lag Baomer se recuerda la finalización de dicha plaga.[4]

Aquila de Sinope realizó una nueva traducción del Tanaj al griego bajo la supervisión de Rabí Akiba, siendo está muy literal, a diferencia de la Septuaginta. Dentro de las diferencias podemos citar la traducción del versículo respecto a la profecía de la mujer mencionada en Isaías 7:14, donde la palabra ha-almah es traducida como "Mujer joven" en lugar de "Virgen", como traduce la Septuaginta, dado que la palabra hebrea para Virgen es Betula.[5]

Método[editar]

La metodología desarrollada por Akiva estaba basada en una interpretación del texto que daba principal importancia a cada letra, palabra y símbolo. De esta manera, Akiva pudo adecuar las leyes trasmitidas por tradición a las necesidades de su tiempo. Sus discípulos aplicaron este acercamiento en los Midrashim que compilaron.

Asimismo, Akiva organizó sistemáticamente el conjunto de leyes (halajot) y tradiciones anteriores de la ley oral (hebreo: Torá she beal pé תורה שבעל פה), que era complejo y muy difícil de comprender, separando las leyes de su exégesis. Compiló y organizó las leyes en en 6 secciones y subsecciones, de acuerdo al tema en cuestión. Este sistema fue continuado por Rabí Meir y su discípulo, Rabí Iehuda Ha-Nasi, que lo utilizó al escribir la Mishná. Los tratados del Talmud, al ser comentarios de los tratados de la Mishná, siguen este orden. La exégesis de las leyes las compiló en el Midrásh, desarrollando esté método, (midrash halájico) y promulgó nuevas leyes (halajot) deducidas lógicamente de las anteriores, constituyendo un cuerpo legal orgánico. Esta es una de las razones por las que se lo considera fundador del Judaísmo Rabínico. Su código recibe el nombre de Mishná de Akiva.

Iojanan Bar Napá nos dejó esta importante cita al respecto de la composición y edición de la Mishná y otros textos halájicos:

Nuestra Mishná viene directamente de Rabí Meir, la Tosefta de Rabí Nehemiá, el Sifrá de Rabí Ieudá, y el Sifrei de Rabí Simón, pero todos ellos tomaron a Akiva como modelo en sus trabajos y siguieron su método (tratado Sanedrín 86a)

Ideas fundamentales[editar]

Akiva nunca olvidó su origen humilde, y esto se refleja en sus ideas, dentro de las que podemos mencionar:[6]

  • Las desigualdades e injusticias existentes en el mundo creado no deben interferir en nuestra creencia, por lo que las leyes no deben excluir ni exigir grandes sacrificios a los sectores más pobres y débiles ni privilegiar a los más poderosos. Por ej., en el caso de las sepulturas costosas.
  • Las leyes civiles pueden interpretarse. La legislación debe favorecer a los sectores más oprimidos, como viudas y huérfanos. Por ej. las leyes de Peá dando preferencia a las viudas y huérfanos en la recolección de las gavillas dejadas atrás.[7]
  • La mujer debe ser protegida. Por ej. dictaminó que si los ingresos de una mujer eran superiores al costo de su mantenimiento, la diferencia era de su propiedad.
  • El matrimonio debe ser protegido, por lo que estableció duras penas contra la infidelidad.
  • Los comerciantes observantes de la Torá deben ser protegidos por las desventajas que esto implica. Por ej. tienen limitado el margen de ganancia.[8]
  • Las supersticiones deben ser erradicadas del judaísmo porque son una forma de Idolatría.

Citas en el Tratado de Principios[editar]

Algunas de las citas en Pirke Avot.[9]

Justicia y Benevolencia[editar]

La idea de aplicación estricta de la Ley es básica en el pensamiento de Rabí Akiva, por lo que el atributo divino de Benevolencia podría entrar en conflicto con el de Justicia. El enseñó que Dios combina Bondad y Benevolencia con estricta Justicia.[10] Dijo:

El mundo es juzgado con benevolencia pero todo depende de la mayoría de nuestras acciones". (Pirke Abot Cap. 3:18)

Es decir, Dios es benevolente, pero el resultado del juicio sobre el hombre está dado por si predominan nuestras buenas acciones sobre las malas o viceversa.

Libre albedrío[editar]

Akiva sostenía enfáticamente la libertad de elección en el Hombre, en aparente contradicción con la predestinación. Su máxima al respecto está citada en el Pirke Avot:

Todo está previsto pero el hombre tiene el libre albedrío (Pirke Abot Cap. 3:18)

Definiendo que esta aparente paradoja simplemente está más allá de la capacidad de comprensión del Hombre.

Normas de vida[editar]

Respecto a como conducirnos, Rabí Akiva dice:

La burla y la frivolidad conducen al hombre a la inmoralidad. La tradición es como una valla que salvaguarda la Torá, la beneficencia salvaguarda la riqueza, los votos conducen a la abstinencia, mientras que el silencio conduce a la sabiduría.(Pirke Abot Cap. 3:17)

Cábala[editar]

Si bien algunas fuentes minoritarias lo citan como autor del Séfer Ietzirá,[11] hay numerosas citas del texto anteriores a él. Aryeh Kaplan sugiere la posibildad que Akiva haya modificado el texto, que en esa época se trasmitía oralmente, siguiendo su método de precisión en cada letra y palabra.[12] A su discípulo, Rabí Shimon bar Iojai, se le atribuye la redacción del Zohar, texto fundamental en la Cábala judía. Asimismo, Akiva es mencionado en múltiples textos cabalísticos, como el Shiur Komá, de Rabí Moshe Cordovero, el Sefer ha-Bahir, y otros.

Relatos[editar]

Existen múltiples hagadot (relatos) de Rabí Akiva tanto en el Talmud Ierushalmi como en el Talmud Babli. Mencionaremos solo algunos de ellos.

Modestia[editar]

Un ejemplo de su modestia es la directiva sobre su entierro dada a su hijo Simón, donde expresamente pide que su entierro sea simple, y que sus seguidores lo honren cumpliendo con las leyes de la Torá. El dice:[13]

Hermanos de la casa de Israel, escuchenme. No porque yo sea un estudioso deben ustedes concurrir en gran número; existe gente mas docta que yo. No porque sea un hombre rico, porque hay mucha gente mas rica que yo. La gente del sur conoce a Akiba, pero ¿cuanta gente de la Galilea me conoce?. Los hombres me conocen, pero ¿cuantas mujeres y niños me conocen?

Fe[editar]

Relata el Talmud:[14]

Raban Gamliel, Rabi Eleazar ben Azarya, Rabi Yehoshua y Rabi Akiva subieron nuevamente a Jerusalén. Al arribar a Har Hazofim (monte Scopus), rasgaron sus ropas en señal de duelo. Después cuando llegaron al monte del Templo, vieron a un zorro que salía del lugar del Sacta Sactorum. Ellos empezaron a llorar menos Rabi Akiva que reía. Le preguntaron: ¿Por que ríes?, y él les preguntó ¿ Ustedes, por qué lloran? Le contestaron: Este es el lugar sobre el que está escrito «y el extraño que se acerca debe morir» (Bamidbar 1) y ahora los zorros caminan sobre ese lugar, como no vamos a llorar.Rabi Akiva les contesto: por eso río, como está escrito en Yeshayahu 8 «voy a atestiguar con testigos fieles, con Uria el sacerdote y con Zejatria ben Yebarjihu». Nuestros sabios preguntaron ¿porque está puesto Uria junto a Zejaria? Uria vivió durante el Primer Templo y Zejaria durante el Segundo Templo. El motivo es que están conectados el versículo de la profecía de Zejaria con el de la profecía de Uria.

En Uria está escrito (Mija 3) «Por tal Razón, por vuestra culpa, Zión será arada como un campo, Jerusalén se convertirá en una pila de escombros y el Monte del Templo será como montes cubiertos de bosque.»

En Zejaria está escrito (Zejaria 8-4) «Así dijo el Dios de los Ejércitos, todavía se van a sentar ancianos y ancianas en las calles de Jerusalén y el hombre con su apoyo en su mano por su longevidad. Y las calles de la ciudad se llenaran de niños y niñas que jugaran en sus calles.» Hasta que no se cumplió la profecía de Uria temí que no se iba a cumplir la profecía de Zejaria, pero ahora que se cumplió la profecía de Uria, se que la profecía de Zejaria se cumplirá. Ellos le dijeron: “Akiva, nos consolaste”

Relación con su esposa[editar]

El Talmud Babli tratado Shabat 86a nos cuenta:

Rabí Akiva le regaló una joya de oro muy importante a su esposa. La esposa del Nasí Raban Gamliel vio la joya, le dio envidia y recriminó a su esposo. Este le contesto: «Si tu hubieras echo por mi lo que ella hizo por él, yo hubiera hecho por ti lo que él hizo por ella». (en referencia a que ella cortó sus trenzas y las vendió para que él pudiera continuar con sus estudios de Torá)

Entrada al Paraíso[editar]

El Talmud Babli Tratado Jaguigá 14.2 nos cuenta:

Cuatro entraron al Pardes, Ben Azái, Ben Zomá, Elisha ben Abuya y Rabí Akiva. Ben Azái observó y enloqueció. Ben Zomá observó y murió, Elisha ben Abuya cortó las amarras, Rabí Akiva entró en paz y salió en paz.

La palabra Pardes en hebreo puede traducirse como jardín, en referencia al paraíso, pero también se interpreta es el acrónimo de las cuatro formas de interpretación de la Torá:

P por Pshat: Interpretación literal
R por Remez: Interpretación alusiva el contexto, donde todas las letras nos dicen algo.
D por Drash: Interpretación Exegética.
S por Sod: Interpretación secreta o mística.

Esta cita tiene múltiples interpretaciones, sobre todo cabalísticas.[15] La mayoría de los estudios concuerdan en tomar esta cita como prueba que Rabí Akiva estudiaba los textos secretos cabalísticos.

Enseñanza de la Torá[editar]

Rabi Akiva continuó la enseñanza de la Torá en público aun cuando el gobierno romano la había prohibido con pena de muerte según los decretos de Adriano. Papus ben Iehuda, le advirtió que estaba poniendo en riesgo su vida. Rabi Akiva le contestó con la siguiente parábola:

Un zorro estaba caminando una vez por la orilla de un río, y vio que los peces nadaban de un lado al otro. "¿De qué están huyendo?", le preguntó a los peces. "Escapamos de las redes del pescador", le contestaron. "En ese caso vengan y quédense junto a mi en la tierra seca", dijo el zorro. Los peces le contestaron "¿A ti es al que describen como el más inteligente de los animales?, No eres astuto sino tonto. Si aquí en el agua que es donde vivimos estamos en peligro, cuánto más lo estaremos en la tierra seca, donde seguro moriremos".

Un Midrash cuenta que Moises le preguntó a Dios en el Sinai, cuando estaba recibiendo la ley, si está continuaría en el tiempo. Dios le mostró a Moises la academia de Rabí Akiba en una clase con los alumnos, y Moises no entendió nada de lo que Akiva explicaba. En un momento, uno de de los alumnos le preguntó a Akiba de donde venía esa ley, y Akiba contestó: Moises la recibió de Dios en el Sinai. Y Moises se tranquilizó sobre el futuro de la Halajá.

Enseñanza de los Kethuvim[editar]

Respecto al Cantar de los Cantares Rabí Akiva expresó su aprecio así:

"El mundo entero no era digno del día en que esta Canción sublime fue dada a Israel."

(Mishna Yadayim 3:5).

Sitios Externos[editar]

En castellano[editar]

En inglés[editar]

Referencias[editar]

  1. Talmud Ierushalmi Moed iii 47b, Rosh Hashaná i. 56d.
  2. Enciclopedia Judía en Ingles
  3. Yevamot, 82b; Nida, 46b.
  4. Lag Baomer Jabad Lubavitch Argentina
  5. Ewert, David (1990) (1990). A General Introduction to the Bible: From Ancient Tablets to Modern Translations. Zondervan. ISBN 0-310-45371-2. 
  6. Jinuj.net: Rabi Akiva, su Pensamiento
  7. www.iadb.org/Etica/Documentos/kli_judai.doc EL JUDAÍSMO RECLAMA EL COMPROMISO CON EL OTRO Y LA ACCIÓN autor Bernardo Kliksberg
  8. Del Valle, Carlos. «Orden Cuarto Daños Nesiquin». En Ediciones Sigueme S.A. La Misna (Segunda Edición edición). p. 674. ISBN 84-301-1342-8. « Hay daño cuando existe un recargo de cuatro piezas en veinticuatro» 
  9. Seminario Rabínico LatinoAmericano (1989). SIDUR. Buenos Aires: Abel Resnik e Hijos. ISBN 950-99230-1-X. 
  10. Mishná Segundo orden Moed, Tratado Hagiga 14a
  11. http://www.maqom.com/journal/paper14.pdf
  12. Aryeh Kaplan (2002). Sefer Yetzirah El libro de la creación. Madrid, Equipo Difusor del Libro S.L. ISBN 84-95593-06-8. 
  13. Talmud Babli Makot 21b
  14. Talmud Babli Makot 24b
  15. Halel